Monchi, la satisfacción del trabajo bien hecho

Con el calendario por delante la pretemporada aún no ha comenzado, y el Sevilla FC tiene prácticamente configurado ya el equipo para el ejercicio 08/09. Los cuatro fichajes realizados convierten al club nervionense en uno de los equipos más activos de primera en materia de fichajes junto con otros clubes como Villarreal y FC Barcelona. A falta de una sola incorporación si no se registra ninguna salida inesperada, Monchi no tiene prisa para cerrar el puesto de defensa central para el que afirma que existen varios frentes abiertos. Si uno se pone a pensar en la proyección según cuentan de los cuatro futbolistas firmados el aficionado no tiene más remedio que volver a soñar con ese “Sevilla poderoso” que veíamos no hace mucho, al que cualquiera que se le pusiera enfrente sabía que mordería el polvo.

Está claro que sin Alves se abre una nueva época en el club. Ese “todocampista” que vino de Bahía intentará seguir creciendo en Barcelona, aunque a excepción de Ramos ninguna de las grandes ventas hispalenses ha conseguido triunfar fuera de Nervión. Recuerdo que antes era Glucevic el que venía de hartarse de marcar en el Extremadura y al llegar aquí se le iba toda la fuerza. Una década después los Reyes o Baptistas que deslumbraron en Nervión nunca volvieron a ser los mismos más allá de la “fábrica de sueños”.

Aunque Mosquera o De Mul nos hayan demostrado que Monchi es humano, uno parece estar tranquilo con lo que le traen porque, a diferencia de lo que ocurre en otros equipos, aquí es difícil que te den gato por liebre.