Canal Sur; ¿la nuestra?


La que se supone que debe ser la televisión de todos los andaluces ningunea sistematicamente al Sevilla FC cada vez que tiene ocasión. Ya sabemos que el presidente de la Junta, el alcalde y una buena cantidad de directivos de la RTVA hacen gala de su verdolaguismo pero eso no justifica que un partido que interesa al menos a 500.000 sevillanos como es la final de la copa del rey de juveniles no sea retransmitido por alguno de los dos canales autonómicos andaluces. El Sevilla FC tuvo que comprar los derechos de retransmisión al canal castellano-leones que televisó el partido y gracias a eso muchos miles de sevillistas pudimos disfrutar de una gran final y de un triunfo apoteósico de los nuestros. Hasta el canal 33 de Cataluña emitió la final en directo, dando muestras de una sensibilidad que sus homólogos andaluces deberían imitar.  Un cero absoluto para la RTVA.

Canal Sur; ¿la nuestra?. La mía seguro que no.

Anuncios

4 comentarios to “Canal Sur; ¿la nuestra?”

  1. Carlos Daniel Says:

    Es absolutamente vergonzoso el bajo nivel periodístico y profesional que muestra este medio supuestamente andaluz, pero que sirve mayoritariamente a los clubes de Madrid y Barcelona, y a algo a los clubes andaluces, el último el Sevilla FC.
    Esta actitud se podría malamente justificar con el ser béticos y populistas, muchos de los dirigentes de Canal Sur y responsables políticos con incidencia directa en esa casa.
    Pero no creo que solo sean consignas espontaneas de un sentimiento envidioso y acomplejado.
    Estas repetitivas actitudes muestran un método sistemático de falta de respeto a una admirable entidad ciudadana centenaria que se ha ganado por méritos propios un lugar prioritario en Andalucía, con mas de 50.000 sevillanos y muchísimos mas de 85.000 seguidores en toda España y el extranjero.
    Negarle méritos a una entidad andaluza, que si ha sido reconocida en todo el mundo dos años consecutivos, como primera del mundo, u ocultar triunfos consecutivos y méritos que muestran una continuidad en su labor exitosa. Es cuanto menos, en estos tiempos donde es vital los medios de comunicación, una sustración de derechos, es un ataque hostil sin motivos y una provoción a muchos ciudadanos que se consideran, justamente, con el mismo derecho al menos que cualquier otra entidad igualmente deportiva que no haya alcanzado el mismo nivel, pero jamás un trato muy inferior.
    Este daño se hace a muchas personas, familias y ciudadanos de pleno derecho en un servicio público como es RTVA.
    Pero a quien más daño se le hace es a todos los niños y jóvenes andaluces que se ven privado de sentir como propio unos éxitos ejemplares de una entidad admirable de su tierra y de sus gentes.
    Si solo fuera por el sentir acomplejado de unos colores no se daría tan sistemáticamente hechos como este tan repugnante, y no se repetiria estos gestos en todos los informativos de noticias.
    Supuestamente se subsanaría pronto con los profesionales responsables de evitar desigualdades claramente manifiesta.
    Por el contrario en estos casos deja un reflejo, un tufo maloliente de ordenes despóticas y atendidas por una máquina bien engrasada, donde hacer diferencias dentro y (lo que es peor) fuera de Andalucía, es la consigna. Órdenes dadas por los máximos responsables y que se elevan a cargos políticos de un color.
    A costa de los andaluces jóvenes deportistas o de quien sean.
    Esto no deja de ser responsabilidad política. Donde aún se sigue alimentando que Madrid, Barcelona y otras ciudades y regiones del Norte y Centro de España son superiores a los andaluces.
    Y es con esa intención donde se persigue el tener acomplejados y postrados a los andaluces.
    Es idéntico al trato diferenciador en temas políticos, económicos, judiciales, sociales etc.
    Se dice que las comparaciones son odiosas, y no hay que hacer agravio comparativo. ¿Y por qué?
    Cuando se hace diferencias sistemáticas e injustas desde las mismas autoridades que deben evitarlas.
    Las comparaciones son odiosas, cuando son realmente manifiestas e injustamente diferenciadas en el trato.
    No son solos acciones aisladas de individuos, con cargos intermedios, afines a un color.
    Si es cierto que se favorece a otras entidades, y propietarios injustamente, sin reconocimientos ni merecimiento alguno, exclusivamente por la afinidad de color, aún cuando pueden ser a veces actividades delictivas.
    ¿Dónde está el servicio público que pagamos todos?
    ¿Dónde se esconden los cargos políticos responsables de este servicio informativo?

  2. java61 Says:

    Hola Carlos Daniel; nos ha gustado mucho tu comentario y quisieramos colgarlo de la página principal. ¿ Nos dás autorización ?.
    ASR

  3. Carlos Daniel Says:

    Si si por supuesto, teneis mi autorización.
    Y os lo agradezco.
    Un abrazo
    PD: Guardo un grato recuerdo de la empresa de S Jerónimo. Algún compañero amigo y también un profesor, pero ya ha llovido.

  4. Respuesta de Carlos Daniel al artículo: “Canal Sur: ¿la nuestra? « Asociación de Sevillistas de Renault Says:

    […] Aquí os dejamos un artículo escrito por Carlos Daniel como respuesta al post titulado “Canal Sur: ¿la nuestra?” y que ha dejado en un comentario. Lo consideramos lo suficientemente interesante para darle su […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: