Jiménez cumple el sueño de sus dos porteros

Corría en calendario el 14 de enero, pero no de este recién estrenado año sino de 2007. El Sevilla Atlético que seis meses después coronaría una gran temporada con el ansiado ascenso, recibía en una fría mañana a la UD Melilla en el campo principal de la ciudad deportiva sevillista. El técnico del filial, Manolo Jiménez, volvía a tener en la cabeza el debate que hizo extensible al transcurso de la campaña. ¿Saldría como titular Javi Varas o Pablo Vargas? La dupla de guardametas se lo ponía cada semana tan difícil al mister, que Jiménez se veía obligado a decidir la titularidad teniendo en cuenta el trabajo y la motivación mostrada por ambos durante la semana.

Esto permitió que los dos permaneciesen en forma y con la mente puesta en el equipo durante los 42 partidos que se disputaron, hasta el punto de que cada uno disputó un partido de la gran final ante el Burgos. Ahí nació la estrecha relación que une a Vargas y a Varas, a Varas y a Vargas, con el actual entrenador de la primera plantilla.

Esta noche, como lo hizo él, los dos cancerberos de la casa cumplirán su sueño de formar juntos en la convocatoria del partido ante el CD Numancia. La marcha de De Sanctis en verano permitió a ambos dar un salto en el escalafón. Mientras que Javi se convirtió en futbolista del primer equipo de pleno derecho, Pablo pasó a ser cabeza de un ratón que se vuelve irremediablemente por donde vino. El primero de ellos tenía casi hechas las maletas para Gijón, donde el Sporting lo seguía desde hacía tiempo para dar juntos el salto a la élite desde Segunda. Sin embargo, el italiano que marchó a Turquía hizo cambiar los planes y el de Pino Montano saltó aún mucho más.

Tanta era su competencia que muchos periódicos locales colocaban a “Javi Vargas” en sus alineaciones hace sólo dos años, al creer que se trataba de un sólo futbolista. Esta noche, aunque la competencia será nula porque los roles están bien marcados, los dos podrán volver a hacer juntos el calentamiento previo a un partido. No será ni en la ciudad deportiva, ni en el Romero Cuerda de Villanueva de la Serena. Tampoco tocará calentar en el Constantino Navarro de Baza. Mañana será en la Bombonera de Nervión, donde llevan soñando hacerlo juntos desde hace tanto y tanto tiempo.