Sevilla FC 2; Valencia CF 1. El equipo de la casta y el coraje

No se presentaba muy bien la noche a la vista del partido que ofreció el equipo en liga frente al Racing. Las espadas estaban en todo lo alto. Nos bastaba con hacer un golito y dejar nuestra portería a cero para llevarnos el gato al agua. Aunque la hora y otras circunstancias impidieron un llenazo en Nervión, los que estuvieron, que no fueron pocos, cumplieron y con creces.

Pero un jarro de agua helada nos cayó a todos cuando en el minuto 7 y tras una desaplicación defensiva (tercer gol recibido en cuatro días a balón parado) el renegado Marchena remataba solo como la una un corner lanzado por Silva. Vaya como se reía y celebraba el gol el chavalito de Las Cabezas. Ya se le ha olvidado de donde viene y gracias a quién es hoy lo que es.  De desagradecidos está el mundo lleno. Pues jódete chaval y tira pa Valencia que vas calentito.

Los primeros treinta minutos y como viene siendo costumbre, el Sevilla salió a contemporizar. Ni siquiera el gol en contra le hizo venirse arriba. Solo en la recta final de la primera parte pareció despertar del letargo y se decidió a buscar el empate. Lo consiguió en el 36. Falta que saca Romaric y remata Kanouté a gol de espléndido cabezazo a la antigüa usanza, picando abajo y superando en el bote al portero con toque en el larguero incluido. Fabiano tuvo en el 39 oportunidad de hacer el segundo cuando se quedó solo y remató al cuerpo del portero. Tras esto, nos íbamos al descanso con las tablas en el marcador.

En  la reanudación, el Sevilla se hizo definitivamente dueño del juego. Practicando un fútbol rudimentario y sin transición por el centro del campo, el equipo, justito de fuerzas, sacó  la casta y con más voluntad que cabeza se dedicó a hostigar al Valencia a base de colgar balones que buscaban siempre a Kanouté y Luis Fabiano. En uno de esos  arreones, en el 86 Navas se trabaja un corner. Renato con toque de seda la pone en la olla donde nadie acierta a despejar y Squillaci con la caña preparada remata a la media vuelta a las mallas. Era el 2-1 y Nervión deliraba. La gente se frotaba los ojos porque el milagro estaba cerca. Cuando nadie daba ya un duro por el Sevilla, ahí estábamos, acariciando una nueva semifinal. Los diez minutos que restaban, el Sevilla los jugó como había que jugarlos; al “otro futbol”. Ni una sola ocasión crearon los “chés” gracias a los buenos oficios de los nuestros.

Ahora nos espera el Athletic de “Jokin” Caparrós. De nuevo se vuelve a dar una circunstancia idéntica a la del año 2007, cuando por aquel entonces tuvimos que jugarnos las semifinales  frente al Depor entrenado también por el utrerano de oro. Ojalá se salde la eliminatoria con el mismo resultado. El miércoles día 4 (o el jueves 5), cita de nuevo en Nervión para seguir haciendo historia. Por cierto, ya tenemos precios de las entradas para el duelo hispalense-bilbaíno: 15 euritos en gol, 20 y 25 en fondo y 30, 35 y 40 en preferencia.¡¡ A por ellos !!

Jugaron: Palop (2); Mosquera (2), Squillaci(3), Escudé(2), Navarro(2), Duscher(1), Romaric(1), Navas(3) , Adriano(sc) , Kanouté (2) y Luis Fabiano (1). Tambien participaron Capel (3), Renato (2) y Dragutinovic (s.c.)