La importancia de terminar terceros

Mucho se habla en estos días, a colación de las rotaciones, de que se ha conseguido un importante colchón de puntos con respecto al quinto clasificado, que es el que marca los puestos de Champions League. Pero no hay que llevarse a engaños, porque a diferencia de lo que venía ocurriendo en años anteriores, a partir de esta temporada es clave ser uno de los tres primeros para obtener plaza de Liga de Campeones.

La llegada de Michel Platini a la presidencia de la UEFA ha revolucionado las dos principales competiciones continentales. Mientras que la UEFA Cup desaparece para dejar sitio a la Europa League (12 grupos de cuatro equipos en la primera fase), la Champions también verá modificada su fase previa. Antes, los dos primeros de las grandes ligas entraban de forma directa, mientras que los dos siguientes obtenían su pase con una eliminatoria ante un rival menor.

Ahora sin embargo, son los tres primeros los que no tendrán que ganarse el pase a los grupos en España, Francia e Inglaterra. Francia, Alemania y Rusia meten a sus dos primeros, mientras que lo mismo ocurre con los campeones de Rumanía, Portugal, Paises Bajos, Escocia, Turquía y Ucrania.

Aún siendo terceros, puede que Villarreal o Atlético ganen la Champions, por lo que nos adelantarían y tendríamos los “privilegios” del cuarto clasificado. En este punto tendríamos que disputar una previa, como el año pasado, pero los rivales serán mucho más complicados. Y es que Platini se ha propuesto dar sitio en Champions a equipos de Ligas pequeñas, por lo que desde la tercera previa el torneo se divide entre “Campeones” (equipos pequeños pero ganadores de sus Ligas) y “No campeones” (equipos de Ligas potentes pero cuya posición fue tercero o cuarto). Estos equipos no se mezclan de cara a meterse en la fase de grupos, por lo que de ser cuartos o terceros relegados por el ganador, jugaríamos la previa con el cuarto de Italia o Inglaterra en el peor de los casos, pero con franceses, alemanes, portugueses, rusos o similares en el mejor.

Todo esto es un poco enrevesado pero deja a las claras que este año la referencia no es el quinto, sino el cuarto de nuestra Liga, al menos en nuestra situación actual. A por la Copa sí, pero a por la Liga también.