CA Osasuna 0; Sevilla FC 0. Sin bandas no hay paraíso

Jiménez lo tiene tan fácil como con escuchar las ruedas de prensa de sus pupilos. “El Sevilla funciona con los dos de arriba y las bandas” decía con toda la razón Luis Fabiano entre semana. Su técnico se ha encargado de ratificar esta idea pero, soprendentemente, lo ha hecho con la negación de esta máxima. Sin bandas, el Sevilla fue vapuleado en la primera parte por un equipo cuya permanencia en la categoría peligra. Con Navas y Capel llegaron los pocos acercamientos que tuvimos, pero Velasco Carballo puso de su parte y expulsó injustamente a Romaric. El punto puede ser válido, pero todo dependerá de lo que pase mañana.

Con Romaric y Adriano en las bandas, ya estaba todo dicho desde el minuto 1. El Sevilla salía a especular y a verlas venir, mientras que Osasuna como no puede ser de otra forma en casa, empujó y empujó. Este tipo de partidos suelen resolverse pronto con un gol de los de casa, pero en esta ocasión tuvimos la suerte de nuestro lado y Pandiani no tuvo su día. Además, Palop trabajó a destajo con algunas acciones espectaculares que dejaron nuestra portería a cero.

La lesión del rojillo Juanfran, además, cortó y mucho las alas a los de Camacho, aunque Kike Sola también hizo daño en las acciones por alto. No faltaron tampoco las típicas jugadas del antiguo Sadar, en las que los osasunistas engarzaron varios rechaces en una misma acción, aunque el meta sevillista siempre estuvo al quite. Por nuestra parte, alguna llegada aislada que en el mejor de los casos terminó en corner.

Hasta aquí la primera parte, en la que los locales merecieron irse por delante más por insistencia que por calidad. En la segunda, Jiménez no vio necesario cambiar nada hasta que se lesionó Kanouté, cuando no tuvo más remedio que darle bola a las bandas con la entrada de Navas. Sin embargo, el empuje navarro provocaba que el palaciego jugase más como lateral que como extremo. Mejor fue todo cuando salió Capel por Adriano. El de Albox entró cuando pudo por la izquierda y amansó bastante las ansias de Osasuna, que no obstante seguía con ganas de guerra.

Parecía que las cosas iban a pintar bien hasta que Velasco Carballo entró en acción. No debe haber problemas para alegar por la segunda amarilla que vio Romaric, en un salto completamente limpio con Sola, en el que ni siquiera abrió el brazo al elevarse. Eran los minutos finales y se vivió un toma y daca en el que pudo pasar de todo, pero en el que finalmente no pasó nada. Aumentamos en un punto la ventaja con los perseguidores, eso está bien. El problema vendrá dependiendo de lo que ellos sean capaces de sacar. Sea como sea, habrá que esparar para la fumata europea.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (3), Konko (1), Squillaci (2), Escudé (2), Fernando Navarro (2), Duscher (2), Renato (1), Adriano (1), Romaric (2), Luis Fabiano (2), Kanouté (1). También actuaron Navas (1) y Capel (2).

Anuncios

Osasuna-Sevilla FC. Lección de racanería

“Repito lo que he dicho al inicio. Cuando el equipo juega bien, la grada disfruta y nadie se acuerda de quién está sentado en el banquillo, con lo cual se demuestra que no hay premeditación contra Jimenez. Pero esto no quita para decir que partidos similares hemos visto tambien otras veces y luego se vuelve a caer en la mediocridad. A ver si al menos mantenemos el nivel en los partidos que quedan”.

Así terminábamos la crónica el dia del Mallorca, hace solo siete dias. Dicho y hecho. Hoy, Manolo Jimenez ha decidido que no necesitamos bandas. Ni Capel, ni Navas ni Perotti han salido de titulares. En el momento que escribo estas notas estamos en el 22 de la segunda parte,el Osasuna nos tiene metidos en el área como durante todo el partido y el Sevilla solo ha realizado un tiro a puerta en el 36 de la primera parte. Independientemente del resultado que se produzca al final del partido yo digo que no quiero este Sevilla. No quiero este equipo medroso que juega a no perder. No quiero a este entrenador cobardón que nos ha transformado en un equipo vulgar. No me vale un tercer puesto si tengo que pasar esta penitencia en cada partido.

Luego vendrá la crónica. Afortunadamente, no la haré yo.

Hasta luego.

El Sevilla C cierra con otra victoria una temporada sobresaliente

En su segunda temporada en categoría nacional y una plantilla que heredaba al grueso de los campeones de Copa juvenil, el Sevilla C ha realizado una magnífica campaña que le afianza en la Tercera División. De hecho, de no haber sido por el descenso del primer filial, el equipo podría haber luchado por el ascenso, ya que actualmente y a falta de que Los Barrios o Alcalá pinchen mañana, el C terminaría entre los cuatro primeros clasificados.

Este sábado se enfrentaban al CD Pozoblanco en un partido intrascendente, pero que no dejaron escapar los de Miguel Ángel Gómez. El técnico dispuso un once con varias caras nuevas pero ni mucho menos se notó. De hecho, a los 35 segundos ya ganaba el Sevilla gracias a un remate de Brais, después de un rechace del portero a tiro de Sachetti. El partido lógicamente decayó mucho por lo poco en disputa, y no fue hasta la segunda parte cuando volvió a moverse el marcador. Fue otra vez en el primer minuto, pero esta vez en las botas de Javi Martínez con un tiro desde la derecha. El propio extremo atacante, que la temporada que viene todo hace indicar que dará el salto al Sevilla Atlético, cerró la cuenta a poco del final con un auténtico golazo de vaselina ante el que nada pudo hacer el portero pozoalbense.

La cuenta pudo ser incluso más abultada, pero Rafa López estrelló en los guantes del portero una pena máxima que hubiese redondeado la goleada. Al final, no obstante, hubo manteos y celebración por la magnífica temporada realizada. Mucho se habla de que la próxima campaña, los mandos de este barco serán para Ramón Tejada, flamante adiestrador del juvenil división de honor. Habrá que esperar para ello.

¡Enhorabuena chavales!

Corrupción en la federación

De forma premeditada he preferido aguardar unos dias antes de escribir este post. Seguro estaba de lo que iba a ocurrir pero he optado no obstante por esperar a confirmarlo antes de publicarlo.

A la vista de lo ocurrido en la reciente final de Copa y el mutis por el foro que han hecho todos los medios de este pais, no tengo mas remedio que acordarme del famoso cántico. No  es de recibo que tras el “latazo” que un aficionado del Athletic propinó a Dani Alves, nadie haya puesto el  grito en el cielo. La Federación Española debía haber sido la primera en entrar de oficio y sancionar, sea al Valencia por los defectos de seguridad, sea al Athletic como responsable subsidiario de los actos vandálicos de sus aficionados o sea a la propia federación si la organización de la seguridad en ese partido estaba bajo su responsabilidad.

A los medios de comunicación de este país les ha faltado siempre tiempo para poner a parir  al Sevilla o al Betis ante el más mínimo incidente. Hace un año, el Betis fué vilipendiado y masacrado por la agresión de un aficionado al portero del Bilbao en liga. Aquel botellazo provocó rios de tinta en su momento y dió la vuelta al mundo en imágenes de todas las televisiones. Sin embargo, lo ocurrido en Mestalla, que es igual de grave, parece no haber ocurrido nunca. Ni en radio, ni en televisión ni en prensa se ha hablado practicamente  de un hecho tan grave como el ocurrido el miercoles. Parece ser que la única noticia de primera plana al margen del baño del Barça a su rival, es la no retransmisión en directo del himno español. Me parece una desvergüenza absoluta la connivencia de todos los medios de comunicación para hacer desaparecer el latazo como noticia de portada. La única explicación que encuentro (una vez mas) es que el hecho estuvo protagonizado por un aficionado de uno de los equipos del régimen, en este caso del régimen federativo. La falta de escrúpulos de nuestros dirigentes con Villar a la cabeza no tiene límites. Mi capacidad de sorpresa ante hechos de este tipo se agotó hace tiempo pero eso no impide que las entrañas se me revuelvan ante tanto despropósito. Y lo peor es que todos somos cómplices si no lo denunciamos.