¡Todo el mundo quieto!

Esa misma parece ser la orden dada desde la tercera planta del Ramón Sánchez Pizjúan, puesto que en el último día hábil de la temporada no se puede decir que haya algo hecho de cara a la que mañana mismo comienza. De aquí a diez días, la plantilla sevillista pondrá rumbo a Costa Ballena, y de momento no parece que ningún debutante vaya a subir a nuestro flamante autocar.

En lo que se refiere a entradas, Zokora es el único que parece seguro, pero el Sevilla no tiene ningún tipo de prisa en incorporarlo, ya que con la voluntad del costamarfileño por jugar en Nervión, el precio del mediocentro no tendrá más remedio que bajar conforme pasen los días. Pero sin duda la labor más complicada radica en colocar a los que sobran, y es en este punto en el que la prensa ha desvelado más novedades en las últimas horas. Los canteranos David Prieto, Lolo y Crespo parecen no contar para Jiménez y en determinados casos podrían usarse como moneda de cambio para algunas llegadas. Lo mismo ocurre con Maresca,  De Mul, Chevantón, Dragutinovic, Mosquera o De Sanctis, futbolistas todos estos a los que se les busca acomodo pero cuyos elevados emolumentos convierten la operación salida en una auténtica misión imposible.

Si bien hace unos días ya se dio por hecha la salida del guardameta italiano al Nápoles, desde el club no se ha confirmado en absoluto el traspaso. Del mismo modo, este martes nos hemos despertado con la “cerrada” venta de Mosquera al América de México por algo más de 4 millones (justo el 50% de lo que costó hace dos años). Portales internautas, cadenas de radio y de televisión han dado por hecha la noticia, pero a estas horas Mosquera sigue siendo sevillista.

Da un poco de miedo observar como van pasando los días y como los jugadores que sobran siguen en la plantilla cerrando las puertas a las posibles llegadas. Esperemos que de tanto evitar las prisas al principio no haya que caer en las mismas al final, pues todo hace indicar que con una situación económica como la que vivimos, todos los movimientos importantes se retrasarán lo máximo posible para buscar las rebajas.

De momento, el nuevo Sevilla de Champions tiene cero fichajes y cero salidas. Confiemos en que la cosa cambie lo antes posible.