La plaga de lesiones amenaza de nuevo

No quiero ni acordarme de la plaga de lesiones que sufrió el equipo en la primera vuelta de la temporada pasada. Hasta nueve ausencias obligadas  llegó a acumular la plantilla en determinados partidos. Solo en el último cuarto de liga, el técnico pudo contar con suficientes jugadores para hacer una alineación, digamos óptima.

En esta pretemporada de la que se llevan poco más de dos semanas son ya ocho las bajas producidas por distintos motivos. Fazio es reincidente con sus sempiternas ampollas en los piés. Duscher lleva varios dias con una sobrecarga en los isquiotibiales, Duda se cayó del cartel de Coria el dia antes no sabemos muy bien porqué. De Mul se ha marchado a Bélgica a recuperarse, Romaric padece tendinopatía tibial, Navarro tiene un hematoma en un ojo y hasta el irrompible Jesús Navas se ha roto esta vez con un esguince de tobillo grado 2 que le tendrá tres semanas fuera de combate. Nos falta Kanouté que llegó mas tarde que el resto y se entrena por separado con un plan de preparación específico.

Y recemos para que no caiga Konko, un habitual de la enfermería el pasado año.  Tambien podría recaer Acosta que confiesa sentir aún molestias en el tobillo que lo trajo por la calle de la amargura a raiz del partido frente al Sttutgart.

En definitiva, que ya estamos como las últimas temporadas porque aunque ninguna de los casos son importantes, son trastornos que retrasan la puesta a punto de los jugadores y dificultan la labor del técnico. Yo soy muy pesado y no hay quien me quite de la cabeza que algo debemos estar haciendo mal para que las lesiones se ceben con nuestro equipo año tras año. La incorporación full time del Dr. Ribas a la disciplina del club persigue precisamente encontrar las causas de tanta dolencia. Ojalá encuentre pronto el remedio.