De nuevo en el Everest futbolístico

No sé si os está pasando igual que a mi, pero empiezo a sentirme de nuevo en ese estado de euforia que nos invadía a todos los sevillistas allá por la primavera de 2007. Habíamos ganado nuestra segunda UEFA en Glasgow, estábamos disputando el primer puesto de la liga, la final de la copa del rey y a punto de ridiculizar al Madrid en su propio estadio con ocasión de la supercopa de España.

Ayer, tras el maravilloso espectáculo que nos ofrecieron los nuestros en Glasgow (de nuevo mágico Glasgow) , me retrotraje a aquellos dias. Miré las caras de los míos y les ví el mismo brillo en los ojos y la misma sonrisa de oreja a oreja. Esa imagen de rodillo que vuelve a mostrar el Sevilla y que casi habíamos olvidado. Ese caracter ganador que nos convirtió en la envidia de España y Europa.

Justo estaba yo sumido en semejantes pensamientos cuando buceando por la red, leo hoy que el Sevilla FC, nuestro Sevilla FC (frótense los ojos si quieren pero están leyendo bien) será declarado oficialmente más de tres años después, mejor equipo del mundo del mes de septiembre. El pero, (casi siempre hay un pero) es que posiblemente tendremos que compartir entorchado con el ultramegagigaodiado R. Madrid de los coj…, ya que tanto merengones como nosotros hemos ganado todo lo que hemos disputado en el mes que acaba hoy. Cuatro partidos de liga y dos de champions. Se dice pronto. Y lo mejor, dando espectáculo. Bueno, al Madrid le falta todavía ganarle esta noche al clan de los marselleses. Olympique  de Marsella está actualmente entre los tres mejores equipos  de Francia y no creo que se lo ponga fácil a los capitalínos en su partido champions.

Si en su momento dijímos que el haber sido incluidos en el bombo uno para el sorteo de grupos, era gracias a los éxitos cosechados en la era Juande, ahora no nos duelen prendas en dar al césar lo que es del césar y reconocer que este nuevo éxito se lo ha ganado a pulso Jimenez con su buen hacer, sus rotaciones, sus planteamientos ofensivos y su habilidad para motivar a esta plantilla de cracks.

El domingo se nos brinda la ocasión perfecta para empezar a coger ventaja al Madrid de cara al trofeo de Octubre. Que los dioses futbolísticos me oigan y el impresentable de Iturralde lo permita.

¿Os imaginais que les mojáramos la oreja al pavo real y compañía? De momento y hasta el domingo, yo seguiré soñando.

Glasgow Rangers FC 1; Sevilla FC 4. De cabeza a octavos

Este Sevilla da miedo y sólo para lo bueno. Le da miedo creo yo que hasta a los sevillistas, que no saben ya como calificar el arranque de temporada que está protagonizando su equipo. Esta noche los nuestros debían cumplir en un molesto partido justo enmedio de la gran cita frente al Real Madrid. Lluvia, un público de los incómodos y un equipo aguerrido enfrente. Todos los condicionantes para irnos del partido antes de tiempo. Sin embargo, los de Jiménez demostraron una vez más que han adquirido una nueva virtud en su juego, la de la paciencia. Tal y como ocurrió en Pamplona, las circunstancias hicieron que se llegara al descanso con empate a cero, pero en la segunda parte tocó olvidarse de los condicionantes y ponerse el uniforme de cabeza de serie para dejar el pase a octavos muy bien encaminado.

El arranque fue algo más decepcionante de lo que se esperaba. El Rangers tenía que jugar sus bazas y tiró de testiculina para mantener a raya al Sevilla en los primeros minutos. Aunque Kanouté tuvo una clara que estrelló en el muñeco, la primera parte no fue muy espléndida en cuanto a ocasiones. Los locales, aunque no llegaron a rematar entre los tres palos antes del intermedio, fueron privados de una clarísima pena máxima cometida por Konko, que falló en el despeje y derribó a Naismith, aunque Erikkson afortunadamente no lo vio. Para cerrar la primera parte, error defensivo del Rangers que aprovecha Adriano y dispara con potencia. El rechace lo alcanza Navas pero su disparo se va arriba.

Se llegaba al descanso con un resultado justo sin contar al árbitro. El Sevilla se estaba viendo contrarrestado por la voluntad de su adversario. Pero como ya se ha comentado, éste equipo ha aprendido a no perder los estribos aunque la cosa se ponga fea. Toca, toca y toca hasta que llega la ocasión, y el primer tanto lo hizo cuando sólo se llevaban disputados cinco minutos de la reanudación. Falta, algo dudosa por cierto, sobre Luis Fabiano que saca Lolo para Navas escorado a la derecha. Centro del palaciego y Konko se disfraza de O´Fabuloso para marcar de cabeza en un bonito escorzo. Hasta aquí la entereza de unos escoceses que vieron como ese tanto les pinchaba el globo y el Sevilla aprovechó para sentenciar. Trece minutos después, internada de Luisfa por la derecha, que centra al segundo palo donde estaba solo Adriano. El de Coritiba, enamorado de Glasgow, cruza y la deja imposible para el guardameta.

Con la máquina engrasada olía a goleada en Ibrox, y este Sevilla tiene hambre de gol a perpetuidad. Y por mucho que se diga que le falta tono físico, lo de Kanouté es para estudiarlo. Faltaban veinte minutos pero nada de conformismos para el malí, que roba un balón al que no habría porqué llegar con cero a dos a favor, se marcha por velocidad hacia el corner, se para y la pone en la cabeza de Luis Fabiano, que de esta manera suma su segundo gol en Champions y no se queda atrás en cuanto a cifras con respecto a sus compañeros atacantes.

Toque, toque y más toque para bordar el fútbol con Europa como testigo, pero todavía quedaba más. De verdad que me cuesta pensar en una delantera más letal que la nuestra por muchas portadas que acaparen otros. Sólo tres minutos después del gol de Luisfa, el brasileño recibe, ve a Kanouté y la pone perfecta, para que el africano sentencie a un McGregor que se sentía batido en el inicio de la jugada. Para terminar la fiesta española en Glasgow, golazo de Nacho Novo para maquillar un resultado que casi iguala el de aquella Recopa de 1962, pero esta vez a favor de los buenos.

Este Sevilla huele a octavos y para eso también ayudan los rivales. Nuevo empate del Stuttgart, esta vez ante el “potente” Unirea, lo que nos deja con cuatro puntos de ventaja sobre el segundo y cinco sobre el tercero. Más partido no se le puede sacar a dos jornadas. Ahora a pensar en el Real Madrid, que desde luego no podrá dormir tranquilo viendo lo que se le viene encima. El Sevilla vuelve a confirmar que el idilio de Glasgow no se limita a la Copa de la UEFA y que es aplicable también a la Champions. Y Jiménez vuelve a demostrar que jugando a lo que este equipo sabe, no hay muchos rivales que le puedan hacer sombra ni muchos aficionados que puedan evitar rendirse a este sevilla 2009/2010.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Konko (2), Squillaci (2), Escudé (2), Fernando Navarro (2), Navas (2), Zokora (3), Lolo (2), Adriano (3), Luis Fabiano (3) y Kanouté (3). También jugaron: Capel (1), Negredo (s.c) y Romaric (s.c).

A por otra “Glasgow´s night”

No es ni mucho menos comparable para un sevillista decir Sttugart o Urziceni que decir Glasgow. Para los que tuvimos la suerte de pisarla el 16 de mayo de 2007, Glasgow se ha convertido en La Meca sevillista, a la par de Eindhoven o a mi parecer incluso más, dadas las circunstancias en las que se produjo aquella gloriosa victoria. Esta noche, el destino nos permite volver a saborear un partido en Escocia, muy cerquita de aquel Hampden Park que nos coronó doblemente como príncipes de Europa. Exactamente a cuatro millas al otro lado del río Clyde, allí se emplaza el mítico Ibrox Park, ahora conocido como Ibrox Stadium. Mucho más “jóven”, reconstrucciones aparte que Hampden (1937), éste sí que cumple a rajatabla con el prototipo de estadio británico, pues de lejos nadie podría distinguir su fachada principal de la de una típica fábrica siderúrgica de la ciudad.

Ibrox es la catedral protestante del fútbol escocés, al igual que ocurre con el mítico Celtic Park en el caso de los católicos. De hecho, es el único caso que conozco en el que una ciudad se divide futbolísticamente por la religión además de por los colores. Me queda eso sí la espina, en aquella loca carrera que supuso para mi padre, mi tío y para mí, no haber visto ni de pasada Ibrox como sí tuve la ocasión de hacer con Celtic Park. Sólo fue de pasada, ya que llegamos una hora y media antes del partido en coche desde Newcastle.

Sin irme por las ramas otra vez, diré que lógicamente este partido llega con infinitamente menos presiones que la de aquel 16 de mayo. El Rangers, que empató en terreno del Stuttgart en la primera jornada, tampoco debería temer ya que afronta, tras recibir al Sevilla, un doble duelo contra los rumanos que le pueden afianzar en la clasificación. Aún así, Nacho Novo y los suyos están con ganas de hacer algo grande y perpetrar lo que sería para ellos un auténtico pelotazo. Su entrenador Walter Smith, que ya los hizo subcampeones de la UEFA en 2008, coincide con la mayoría de las informaciones de la web del equipo, en la que se habla de un “Test against the best”. (Examen contra el mejor). Sabemos que se refiere al mejor del grupo, pero da una moral que no veas. Eso sí, la única vez que jugamos en Ibrox anteriormente, en 1962, caímos de la Recopa al perder por un claro 4-0.

Hoy será distinto, esperemos. Un triunfo nos dejaría muy cerca de la clasificación con dos partidos en casa aún por delante. Y prontito para casa que viene el Madrid.

¿Humillado o ayudado?

Ayer domingo, sin excepción, todos los sevillistas se levantaron encantados con el entrenador que tienen en el banquillo de su equipo. El Sevilla dio una auténtica lección de fútbol en San Mamés, haciendo todo lo que hay que hacer para llevar a la desesperación a un rival en su propia casa. Eso es desde ayer, porque a pesar de las victorias consecutivas que se venían consiguiendo,  el “sevillismo criticón” veía esta etapa como en el programa de 50×15, es decir, si caía en uno de estos últimos partidos mostrando viejos fantasmas, perdería todo el crédito acumulado. El arahalense, sin embargo, parece haber llegado en Glasgow a la pregunta sin riesgo, y no será hasta el partido contra el Real Madrid cuando se volverá a crear el “runrun” si el equipo no muestra la actitud adecuada.

Pero hay algo que analizar en todo esto. ¿Qué hizo el Sevilla para convencer en Bilbao? Tuvo el balón, no tuvo como único recurso el balonazo en largo a Kanouté, se olvidó de tener atada a la estrella del adversario, fue desde el minuto uno a por el partido y cuando se quiso dar cuenta, quedaban 45 minutos y ya podía pensar en la Champions League. Y ahora digo yo: ¿Qué es lo que se le criticaba a Jiménez, ya se ganara, se empatara o se perdiera? No tener el balón, abusar del balonazo en largo al delantero, preocuparse más de controlar al equipo rival que de jugar, especular con el empate y confiar en las segundas partes.

¡Qué casualidad! Jiménez puso remedio a todos esos aspectos que se le criticaban y no fue criticado, es más, fue elogiado. Queda claro una vez más que si se juega bien los resultados no hay ni que buscarlos, llegan sin que nadie los llame. Pero claro, la prensa y los aficionados que no nos conformamos con el uno a cero ramplón y de rebote, lo único que queremos es echar al entrenador porque es de la casa, puesto que si se llamase Jimenov estaríamos muy contentos con él hiciese lo que hiciese… Pues no. La prensa y los aficionados que no nos conformamos con el uno a cero ramplón y de rebote, actuamos así porque sabemos que este equipo es capaz de meterle cuatro al Athletic en su campo y pasándole por encima del uno al noventa. ¿De verdad alguien piensa que la prensa o algún aficionado pediría esto a Jiménez si hubiese sido nuestro entrenador en tiempos de Caparrós? No hace falta responder.

En fin, que después de todo esto no me queda claro si achuchar continuamente a Jiménez ha sido un desprecio hacia su persona o por el contrario, la mejor ayuda que haya podido tener jamás. Esto es como el padre con el hijo. Si todo lo que hace el hijo está bien hecho a sabiendas de que se equivoca, probablemente éste acabe siendo un mediocre. Si por el contrario, dentro de sus posibilidades, el padre le exige siempre un poco más de lo que da su hijo, aunque éste no lo vea ahora, pronto se dará cuenta de que sólo le estaba ayudando a crecer.

Así que, Manolo, confiamos en ti para el partido de mañana en Glasgow. El domingo, en casa, yo no pido obligatoriamente resultados porque el rival es el que es, pero si la actitud vuelve a ser la de antaño, volveré a exigir más porque ahora sé que es la única manera de que acabe llegando.

Fernando Alonso y Renault, de nuevo en el podio

Lewis Hamilton ha logrado su segunda victoria de la temporada en el Gran Premio de Singapur. Lo ha hecho con tanta autoridad como lo hizo en Hungría y, además, esta vez con el ‘agravante’ de nocturnidad. Salía desde la Pole Position con más gasolina que sus rivales, y sólo ha dejado el liderato momentáneamente en manos de Fernando Alonso.

 De hecho, el bicampeón español ha sido el otro gran protagonista de la carrera, al firmar la tercera posición final en un Gran Premio especialmente complicado para el equipo Renault, que ha visto como su segundo piloto Romain Grosjean tenía que abandonar por un problema en el circuito de frenos.

Timo Glock ha cruzado la línea de meta segundo, el mejor resultado para Toyota en lo que va de año, mientras que Sebastian Vettel ha tenido que conformarse con el cuarto puesto de carrera tras verse penalizado con un drive-through por exceso de velocidad en el carril de boxes. El alemán de Red Bull ha perdido la oportunidad de introducirse de nuevo en la lucha por el Mundial, mientras que su compañero Mark Webber queda definitivamente descartado al retirarse hoy con problemas de frenos.

Así pues, la lucha por el campeonato queda prácticamente en manos de los dos pilotos de Brawn GP, Jenson Button y Rubens Barrichello. Concretamente, Button tiene desde hoy más números para alzarse campeón al terminar la carrera justo por delante de Rubinho. Ahora son 13 puntos los que separan a ambos pilotos cuando quedan sólo tres Grandes Premios (o 30 puntos en juego) para el final de la temporada.

Heikki Kovalainen y Robert Kubica han completado la zona de puntos en Singapur, mientras que Jaime Alguersuari se ha visto obligado a abandonar por posibles problemas de frenos; Toro Rosso ha indicado a sus dos pilotos que volvieran a boxes al ver el accidente de Webber por la rotura de un disco de freno. Hasta el momento del abandono, el joven catalán ha luchado a brazo partido con media parrilla para evitar ser superado cuando ocupaba una meritoria decimocuarta plaza. En definitiva, un paso más en la formación de Jaime, que se ha adaptado muy correctamente a un circuito tan complicado como el de Marina Bay.

Ferrari tampoco se va contenta de Singapur. Kimi Raikkonen sólo ha podido ser décimo, mientras que la actuación de Giancarlo Fisichella ha sido incluso más gris, para ver la bandera a cuadros en el decimotercer puesto final.

Por último, merece mención Nico Rosberg y su excelente papel, sólo arruinado por invadir la línea blanca exterior en el carril de salida de boxes. Sin ese error, el alemán de Williams, que hoy orbita en torno al equipo Brawn, hubiera tenido el segundo puesto de la carrera al alcance de su mano.

Próxima parada, Japón. El desafiante circuito de Suzuka albergará la antepenúltima prueba de este Mundial 2009 de Fórmula 1, que promete nuevas emociones hasta que sepamos quién ganará el campeonato.

Redacción TheF1.com – Cristóbal Rosaleny – Infomotor Network, S.L

Athletic Club 0; Sevilla FC 4. ¿Quién marcaba hoy a Llorente?

Definitivamente Jimenez se ha quitado de encima los complejos. Ha planteado un partido valiente, confiando en las posibilidades de su equipo y olvidándose del Toquero de turno. En el último enfrentamiento entre vascos y sevillístas, el debate de la semana previa versaba sobre quien marcaría a Llorente. Huelga decir que el tiro salió por la mismísima culata. Esta tarde, el equipo saltó a por el partido desde el primer pitido de Teixeira. No se conformó con ningún resultado a pesar de ponerse por delante en el minuto 5. Siempre quiso más, y fruto de esa ambición cayeron otros tres. Y pudieron ser varios más si el tiro de Negredo a la media vuelta no se estrella en el larguero o el cabezazo de Squillacci a centro de Renato no hubiera conseguido atajarlo Iraizoz. Muy bien el Sevilla, dominando de cabo a rabo el partido. Y muy bien Manolo Jimenez. Nos ha demostrado que no hay nadie imprescindible en esta plantilla. La no convocatoria de Zokora, Perotti y Adriano levantó algunas reticencias pero ahí estaban Lolo, Capel y Navarro para alejar los fantasmas.

El Sevilla actual comienza a parecerse a aquel equipo ganador que tanto nos hizo disfrutar y en el que daba igual quién saliera porque se jugaba de memoria. Por estar, Jimenez ha estado bien hasta en las declaraciones pos-partido. Templado, con un análisis muy atinado de lo acontecido y sin sacar pecho. Nosotros que hemos sido críticos en muchas ocasiones con el juego del Sevilla y por ende con Jimenez, hoy tenemos que darle un diez en todo al de El Arahal. Al menos nos cabe la satisfacción de confirmar que estábamos en lo cierto cuando decíamos que este equipo tenía que soltarse y apostar por un juego mucho más ofensivo. Solo un dato; en seis partidos oficiales, catorce goles a favor y  tres en contra. Los números hablan.

En lo que a los jugadores se refiere, partidazo de Negredo. Marcó un gol de delantero centro nato y le dió otro a Jesús Navas. Muy bien de nuevo Renato. Se ha dedicado a desactivar las supuestas minas que poblaban el centro del campo y ha demostrado que el balón podía jugarse raseado. Incluso por el centro, mire usted. El tercer triunfador de la noche a mi juicio; Don Diego Capel. Ha vuelto por sus fueros en lo que a velocidad y desborde se refiere. Acabó con la paciencia de Amorebieta, al que provocó la primera tarjeta amarilla. No contento, el defensa karateka, volvió a dar un codazo a Negredo en el primer minuto de la reanudación que debió suponer la segunda amarilla y su expulsión fulminante. Teixeira se hizo el gallego a pesar de ser cántabro. Pero bueno, estaba ahí Jesusito Navas que en su enésima internada por banda se topaba con el torpe jugador vasco. Olvidándose de que ya tenía una amarilla, Amorebieta volvió a sacar a pasear el codo, Teixeira que lo ve y lo manda directamente a aplacar sus subidas de testosterona con una ducha fria.

A partir de aquí, el Sevilla empezó a pensar en Glasgow y puso el piloto automático. Se dedicó a tocar y tocar hasta aburrir a los decaidos felinos. Unicamente el cachorrillo Muniaín, última apuesta de Jokin Caparrós por la cantera, ponía algo de chispa en el Athletic pero sin llegar nunca a comprometer el resultado.

Magnifico partido el que hemos presenciado esta tarde. El buen juego acompaña a los buenos resultados y eso se refleja en el ánimo de los aficionados. Por cierto, ¿alguien ha caido en la cuenta de que llevamos ya un mes sin hablar del entrenador?

¡Que dure, que dure !

Jugaron: Palop (2), Sergio Sánchez (2), Squillaci (2), Dragutinovic (2), Navarro (2), Lolo (3), Renato (3), Navas (2), Capel (3), Kanouté (1) y Negredo (3). En la segunda participaron Luis Fabiano (2), Acosta (1) y José Carlos (s.c.).

Goles: 0-1; Renato. 0-2; Negredo. 0-3; Kanouté. 0-4; Navas.

A no repetir errores

Esta tarde a las 6 nos vemos nuevamente las caras con los leones. Aún queda cerca ese día de marzo en el que perdímos las opciones de jugar la final (la segunda en tres años) de la Copa del Rey. Pero resultó que el león al que nos íbamos a comer, nos merendó a nosotros. Por si era poco el fervor que se respiraba en esos dias en el Bocho ante la posibilidad de jugar una nueva final después de muchos años, las palabras del presi Del Nido acabaron de rematar la faena. Esperemos que esta vez se guarde los comentarios para el final, si es que ganamos.

No debemos repetir los errores que cometímos hace seis meses. No sé si fue desidia de los jugadores, un planteamiento conservador del entrenador o ambas cosas, pero lo cierto es que aquel partido nos hizo sonrojarnos a todos y supuso un duro varapalo del que tardamos varias semanas en levantar cabeza.

Ahora se nos presenta la ocasión de redimirnos. En nuestro haber, un mejor estado de forma físico y sobre todo anímico que por aquellos entonces. En nuestra contra, la no convocatoria de tres pilares fundamentales esta temporada como Zokora, Perotti y Adriano. Bien está concederles descanso. Para eso, habría bastado con no alinearlos de inicio, pero, ¿era necesario no llevarlos ni convocados?. Personalmente, no me da buena espina esta decisión de Jimenez. Estoy de acuerdo con las rotaciones pero renunciar a un solo minuto de los tres jugadores más en forma  me parece muy arriesgado. Ojalá salga bien.

Finalmente deciros que el partido no será televisado por ninguno de los dos nuevos canales. Solo podrá presenciarse por PPV, así es que el que no tenga Digital+, ya se puede ir buscando un local donde lo pasen o en su defecto, jugársela por internet con rojadirecta.

¡¡ Suerte y al león!!

¿Pero esto de qué va, por Dios?

Ayer lo vi de madrugada en un programa un poco friki, pero que al menos algo informa de la cadena Intereconomía y que dirige Josep Pedrerol. Pusieron unos cortes de una entrevista a Iturralde González y al gran Rafa Guerrero en la cadena local Bilbovisión. No tiene desperdicio ninguno ver a una persona que se supone que debe impartir justicia, se despache por las cadenas de televisión con esa actitud, por muy informal que sea el programa. El tío se presenta sentado a punto de caerse y con un gorrito que da a entender que acaba de llegar de fiesta. Y nada más y nada menos que nos pitará el domingo que viene (Canal Plus) en casa contra el Real Madrid. Casi nada.

Por si esto fuera poco, los de la LFP andan por China sopesando la idea de poner los partidos a las 3 de la tarde para que se adapten mejor al horario asiático. Así que un aficionado que lleva pagando su carnet la pila de años, resulta que ahora tiene que comer a las 12 de la mañana para que un chino no tenga que trasnochar. No sé que me parece más de vergüenza, si lo de Iturralde o lo de los chinos. Lo que me queda claro es que con este tipo de cosas jamás llegaremos al nivel de organización y seriedad de la liga inglesa, la mejor del mundo aun sin Cristianos, Messis ni Kakases.

Al menos, una noticia buena por Nervión, la de la indemnización del Ujfalusi (o bien del Atlético de Madrid por robárnoslo) que será de 875.000 euros. Viendo el nivel actual de Ujfalusi en el Manzanares y de su sustituto en el Sánchez Pizjuán, Squillaci, la verdad es que no podemos calificar la operación de otra forma que no sea: ¡Vaya chollo, señores!

A ver quien es el listo que nos baja de ahí

Sólo han pasado cuatro jornadas pero ya estan las cosas como tienen que estar. El Sevilla, después de una nueva victoria y aprovechando los tropiezos de Valencia y Athletic, sumado al obvio del Mallorca, asciende de la sexta a la tercera plaza, aquella que tanto trabajito costó sentenciar la pasada temporada y a la que nuestro equipo es aspirante número uno. El traspíe de Mestalla no ha hecho más que concienciar al equipo de que no era esa la imagen que había que dar, y a partir de ahí sólo nos ha dado victorias, cuatro en total. El balance no puede ser más positivo, con un gol en contra y diez a favor.

Jiménez está convenciendo, a base de resultados, a toda esa parte del sevillismo que se está viendo obligada a dejar a un lado la época del juego brillante, para dejar paso al resultado asegurado con pequeñas dosis de excelencia sobre el césped. Sin embargo aunque parezca difícil de entender, el que quiere hacerlo puede jugar bien o al menos intentarlo hasta lo que te permita el rival. Pero los resultados no son demostrables mas que en el marcador. Por lo tanto, una derrota en Bilbao, algo para nada descabellado, podría dar al traste con la racha, la confianza y todo lo que viene detrás.

Ese es el miedo que tenemos algunos sevillistas, la manera que tiene este equipo de gestionar una “crisis”, ya que como dijo nuestro presidente en una conferencia: “Cada vez que el Sevilla pierda un partido en la entidad deber haber una crisis institucional”. No se trata de mentar ruina por mentarla ni de ser agorero. Sino de ver hasta que punto ha evolucionado nuestro entrenador hasta convertirse en digno pastor de unas ovejas de Champions League. Jiménez llegó al banquillo del primer equipo diciendo que no iba a rotar a la plantilla porque sus convicciones como técnico se lo impedían. Casi dos años después se ha dado cuenta de que es necesario hacerlo, primero para dar descanso y segundo para mantener enchufada a toda la plantilla con la que se quiera contar. Ahora sólo falta ver hasta que punto sabría mantener todo esto que hace con las victorias, pero dándose un resultado negativo en Bilbao. Un paso en falso de nuestro míster volvería a traer las dudas, las críticas y los debates, así que, Manolo: Pase lo que pase, lo que está bien no se toca aunque por estadística falle alguna que otra vez.

De momento estamos ahí, terceros, por detrás de dos equipos a los que sólo les falta el reto de ponerse por delante en el marcador antes de que empiecen los partidos. Es como si vivieran en una primera ronda de Copa eternamente. Estadios llenos y equipos que buscan dar la campanada de su vida con un triunfo ante el Real Madrid o el Barcelona, pero que a los cinco minutos pierden por dos goles y su gozo, a un pozo. Por eso hay que sumar todo lo posible antes de que nos crucemos con uno de estos mastodontes que quiebren nuestros cimientos. El Real Madrid, por cierto, ya está cerca en un partido “Sólo para abonados”, como decía el Canal Plus antiguo. El que no lo sea, que vaya soltando los 110 € para ver a cuatro modelitos. A mi no me compensaría.

Por detrás, magnífico panorama con Villarreal y Atlético en puestos de descenso y con un Valencia sumido en una mini-crisis de juego, resultados y relación entrenador-jugador franquicia. Algo no pinta bien por el Turia.

Sevilla FC 2; Real Mallorca 0. Tremenda superioridad

Afrontaba el Sevilla una reválida más de su juego esta temporada (y eso que acabamos de empezar) ante un Mallorca que sorpresivamente llegaba por encima de los nuestros en la tabla. Ya sobre el césped, los de Jiménez dejaron las cosas en su sitio como lo hacían antes: matando el partido desde el arranque y dejándose llevar sin relajarse del todo hasta el minuto 90. Gran entrada en el Sánchez Pizjuán a pesar del intempestivo horario futbolísticamente hablando.

Jiménez volvió a rotar y dejó a Kanouté en el banquillo, mientras que Renato acompañó en el centro del campo al incombustible Zokora. Gran papel del brasileño, que volvió a demostrar que con él en el campo desaparece el socavón que impide que el Sevilla haga rodar el balón por la medular. No tardaron los nuestros en ponerse por delante, de hecho en el primer acercamiento llegaba un corner botado por Renato que cabecea bombeado Escudé en el punto de penalti y su compatriota Squillaci lo vuelve a rematar con la testa a la red. Se cantaba el “Antonio Puerta lololololololooo” y más se cantó para celebrar el uno a cero. Diez minutos más tarde, para qué esperar más, llegó la jugada de tiralíneas que cerraba el marcador con una entrada por banda de Luis Fabiano, que dejaba para que Navas centrase muy bombeado. En la línea de gol esperaba Perotti para hacer su segundo gol de la temporada y dejar el partido listo. El argentino va para figura y uno que lo vio y mucho en el filial, puede decir que cada partido en Primera es un master para este extremo que a estas alturas debe valer ya una pasta.

Mientras, el Mallorca permanecía como convidado de piedra a una fiesta a la que no estaba invitado. Los insulares, a pesar de su buen arranque, demostraron que no tienen nivel para estar donde estaban y que su situación era más bien circunstancial (sus dos victorias han sido en casa y ante los recién ascendidos Xerez y Tenerife). Ya en la segunda parte el Sevilla, aun saliendo más enchufado que su rival, dejó ver que el trabajo ya estaba hecho y que sólo había que mantenerlo. Aún así, se pudieron ver varias jugadas de tiralíneas que bien pudieron ampliar el marcador. Luis Fabiano se quedó con las ganas de hacer su golito, al igual que un peleón Negredo, que se marchó muy ovacionado por el público.

Al final, tres puntos más que permiten al Sevilla dormir tercero en la clasificación, ese puesto que le pertence por calidad y por plantilla y que deberá asegurar si sigue realizando un fútbol tan efectivo como el de las últimas semanas. El sábado, a las seis, a intentar comerse al león de la cabeza a la cola. Esperemos que esta vez no se nos atragante. Por cierto, curioso cuanto menos que precisamente hoy se lamente Jiménez por no haber ido a por más. Muchas veces ha sido el más feliz del mundo con un uno a cero pelado y mondado a última hora. En su descargo queda que por fin se está rotando bien a la plantilla, lo que permite que “todos” estén enchufados y listos para aportar.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Konko (2), Squillaci (2), Escudé (2), Adriano (2), Navas (2), Renato (3), Zokora (3), Perotti (3), Luis Fabiano (1) y Negredo (2). También participaron Capel (2), Fernando Navarro (1) y Koné (1).