No corren buenos tiempos para la cantera

Hace sólo unos meses nos congratulábamos de cómo le estaban yendo las cosas a la cantera sevillista. El primer filial en la Liga Adelante, el “C” muy cerca de luchar por el ascenso a Segunda B, el Sevilla Femenino ascendiendo a categoría nacional, el D.H Juvenil campeón de grupo y de Copa del Rey…

Lo malo de que todo vaya perfecto es que, como mucho, podrá ir igual de bien. Por desgracia nada de eso está ocurriendo esta temporada y las cosas se están complicando más de lo esperado. Curiosamente, este fin de semana nuestros tres primeros equipos se veían las caras con tres conjuntos en puestos de descenso: dos colistas (Cartaya y Málaga) y un penúltimo clasificado (Águilas). Pues bien, el bagaje es de dos derrotas y un empate in extremis. Lo de ayer del Sevilla C fue bastante preocupante, con un equipo que se puso por delante de penalti en la primera parte y que se dedicó a vivir de las rentas hasta que llegó el empate, también de penalti. Con un Cartaya bien agazapado, el mazazo llegó en el descuento en una contra matadora. Aunque el Sevilla C sigue arriba, Ramón Tejada tiene trabajo y tendrá que reconducir la situación para cortar la sangría de puntos del último mes.

Para colmo, el Sevilla Atlético ha vuelto a defraudar en casa ante un paupérrimo Águilas que sólo necesitó una ocasión para ganar el partido. Con Carreño y Rodri apagados, este equipo, que terminará la jornada en puestos de descenso a Tercera, no tiene opción alguna de conseguir puntos ni en casa. Ya se vio hace dos semanas, donde ganamos en el descuento y con un gol en propia puerta del Lucena. Diego Rodríguez tiene infinitamente más equipo del que se está viendo esta temporada, por lo que su crédito, si no está acabado, está cerca de ponerse a cero. Futbolistas como Ñoño, Javi Martínez o Campaña deberían tener algo más de protagonismo en un equipo fabricado para estar arriba. Además, el hecho de que algunos futbolistas jueguen una semana con el Sevilla Atlético y otra con el Sevilla C no debe ser demasiado positivo para el desarrollo de ambos equipos. No puede ser que un futbolista sea titular en Segunda B y a la semana siguiente sea suplente en Tercera. Veremos que pasa en un futuro próximo, pero Diego no lo tiene fácil para continuar en el filial si la cosa no mejora ostensiblemente.

Y es que este año no le salen las cosas ni a la joya de la corona de nuestra cantera. El Sevilla D.H Juvenil, dominador del grupo IV en los últimos años y doble campeón de Copa del Rey está tercero esta temporada (por detras del Betis y del Almería). A ver si llega 2010 y cambian las tornas, porque falta nos hace.

Anuncios

Sevilla FC 2; Malaga CF 2. El gafe continúa

Una vez más se ha cumplido el guión. Mucho se venía hablando en los medios locales sobre la posibilidad de que el Sevilla durmiera líder de la liga española. Y como suele suceder en estos casos y máxime estando de por medio el Málaga, nos hemos vuelto a quedar con la miel en los labios. El equipo malaguista se ha especializado en fastidiarnos, por no decir algo más fuerte, cada vez que visita el Pizjuán. El rival ha hecho su partido pero no se puede tener peor  suerte que la que hemos tenido esta noche.

Vodpod videos no longer available.

Estoy totalmente de acuerdo con Jiménez en que el equipo de Muñíz ha creado una ocasión y ha hecho dos goles. Porque el segundo gol malaguista se inicia a partir de una pifia de tiro del ex-bético Fernando, el balón que se marchaba camino del banderín de córner, le cae en los pies al renegado Duda con la aquiescencia de un despistado Konko y el portugués que la cruza imposible para Varas. Lo de renegado lo digo por la forma en que Duda celebró su gol, levantando los brazos al aire como si no nos conociera de nada. Se demuestra así que este hombre sólo se quiere a sí mismo y se mueve únicamente por dinero. Pero bueno, de desagradecidos está el mundo lleno.

Salieron los nuestros con intención de poner pronto de cara el marcador. Varias incursiones de un Navas de nuevo inconmensurable, pusieron los primeros “uys” en las gargantas. Luis Fabiano mandó alto un cabezazo franco y Negredo -noche para olvidar la del madrileño- le pegaba al muñeco en un mano a mano con Munúa. La confianza en que el gol caería pronto creo que estaba en la cabeza de todos los aficionados. Sin embargo, en la primera subida malaguista, la defensa sevillista mal despeja por tres veces el balón hasta que tras rechazar Varas un tiro envenenado, el balón  queda a los piés de Fernando que sólo tiene que empujarla. Cero a uno y el fantasma que planeaba de nuevo por el coliseo.

El Sevilla, con más corazón que cabeza, pone cerco a la portería malaguista y Luis Fabiano a centro de nuevo de Navas, la pone imposible para el portero pero el balón se estrella en la cepa del poste. Y lo peor no queda ahí, porque el balón rebotado llega a los dominios de Negredo que a un metro de la portería  y lanzándose en plancha, la manda incomprensiblemente fuera sin oposición. Nos mirábamos unos a otros incrédulos ante la ocasión malograda y un run run empezó a circular por el estadio. Negredo, estaba totalmente fuera del partido. El ansia por hacer su primer gol en el Pizjuán le hacía precipitarse continuamente hasta el punto de parecer un delantero de regional. Y Kanouté  en el banquillo. Cuando el primer tiempo finiquitaba y menos lo merecía el Málaga, llega la famosa jugada ya comentada que acaba en gol de Duda. El mazazo fue de órdago. Unos lanzaban los puños al aire, otros juraban en arameo y los menos efusivos se agarraban la cabeza entre las manos sin dar crédito a lo que veían. Así nos fuimos al descanso, auténticamente rotos.

Tras la pausa, todos esperábamos ver asomar a Kanouté por la escalerilla de salida del vestuario, pero para asombro del respetable, el que vuelve a saltar al campo es Álvaro Negredo. Por fin en el minuto 51  sale el maliense pero el sacrificado resulta ser Renato. El brasileño, que casi no apareció en el partido, sigue sin ser el referente del juego sevillista. Ya comentamos al inicio de temporada que este Sevilla adolece de un centrocampista creativo por mucho que en la secretaría técnica porfíen en lo contrario. Hoy el Málaga tambien nos ha comido el centro del campo. Y la cosa no ha sido peor porque Zokora es un portento físico que corre por Renato y por tres más, pero el agujero que se aprecia en el círculo central es visible desde la luna. Abusamos en exceso del pelotazo desde la defensa y nuestro delanteros acaban reventados de pegar saltos prolongando hacia atrás balones que quedan francos para el despeje visitante. Con la calidad que atesoran nuestros jugadores creo que podemos y debemos aspirar a un juego más construido como el que practicó el equipo durante cuatro o cinco partidos tras la derrota de Valencia.

No obstante todo esto, el Sevilla con Kanouté sobre el cesped era otro. Sin centro del campo pero con el de Mali que las ganaba todas por arriba y que bajaba continuamente a apoyar combinando con Luisfa como solo ellos dos saben entenderse. En un córner botado por Perotti, Luis Fabiano se eleva más que nadie y con un globo, cabecea por encima de Munúa. Uno a dos y la esperanza que renacía. Casi sin solución de continuidad y en un nuevo arreón de coraje sevillista, el brasileño vuelve a cazarla dentro del área y a la media vuelta , por abajo y cruzado, la cuela pegada al poste derecho haciendo el empate. El éxtasis se apodera de los aficionados que soñábamos ya con la remontada. Sin embargo, el Málaga que hizo nada más y nada menos que veintiocho faltas gracias a la permisividad del árbitro, se las apañó para dormir los minutos que quedaban y llevarse un botín que les supo a poco visto el resultado con el que se marcharon al descanso. Incluso tuvo alguna ocasión para llevarse los tres puntos porque nuestra defensa estuvo de patio de colegio en la noche de hoy. Konko no dio una a derechas y Duda se le iba cuando le daba la gana. Squillacci despejó más veces al aire que al balón y el único que mantuvo cierto nivel fue Fernando Navarro. La zona normalmente más regular del equipo ha hecho hoy aguas por todas partes. Esperemos que simplemente se haya tratado de un mal dia. Nuevo tren que pasa por delante y que no cogemos. Mañana, a esperar un empatito en el clásico como mal menor para no despegarnos.

Jugaron: Javi Varas (2), Konko (0); Squillaci (0); Dragutinovic (1), Fernando Navarro (2); Renato (1); Zokora (2), Navas (3), Perotti (1), Luis Fabiano (3) y Negredo (0). Tambien participaron Kanouté (2), Capel (1) y Sergio Sánchez (2).