Rico y variado para elegir en octavos de final (II)


Seguimos con el repaso a los posibles rivales en octavos de Champions que  comenzamos ayer. Si en la anterior entrada examinábamos a nuestros tres “cocos” del sorteo (todos ellos saben lo que es levantar una Copa de Europa), hoy toca repasar a los tres rivales a los que deportivamente más nos gustaría enfrentarnos. Eso sí, sin olvidar que hace dos temporadas el Fenerbahçe era el equipo que todo el mundo quería en la primera eliminatoria.

Por orden de dificultad comenzamos por el Olympique Lyonnais, conjunto con el que probablemente queden cosas pendientes tras el accidentado amistoso de este verano en Coria del Río. Los franceses vienen de terminar un histórico ciclo que les llevó a ganar siete ligas consecutivas desde 2002 hasta 2008, las únicas siete que posee en la actualidad. Sin Benzemá y sin su histórico Juninho Pernambucano, esta temporada ha combinado el talonario con las jóvenes promesas para intentar volver a lo más alto. Gomis, Bastos y Lisandro López son sus principales baluartes. En cuanto a la Champions, fueron primeros de grupo durante gran parte de la noche del pasado miércoles, deshaciéndose sin contemplaciones de un débil Debrecen. Sin embargo, la Fiorentina acabó remontando in extremis y dejó a los galos con la segunda plaza. Lógicamente y aunque este año tuvieron que superar la ronda previa, sus siete títulos anteriores le han convertido en un fijo de la máxima competición continental. El balance es de 3 eliminaciones en octavos, 3 en cuartos de final, 2 como tercero de grupo y una en la extinta liguilla de dieciseisavos.

Pasamos ahora al Oporto, un equipo bastante peligroso que a pesar de no contar con un nombre de primera línea, puede hacer mucho daño. Vienen de vapulear a Atlético de Madrid y APOEL en la lucha por el segundo puesto ante el inalcanzable Chelsea. La temporada pasada llegaron a los cuartos de final tras eliminar de nuevo al Atlético y esta temporada intentarán dar un paso más y acercarse a la proeza de 2004 en Gelsenkirchen, cuando levantaron su segunda Copa de Europa, la primera en la era moderna. Si el bombo decide que sea nuestro rival además de por el corto desplazamiento, la visita a Sevilla de los blanquiazules será especial, ya que fue aquí en La Cartuja donde consiguieron su única copa de la UEFA en 2003. El defensa Bruno Alves y el delantero Hulk son sus jugadores más desequilibrantes.

Bajando un escalón más de teórica exigencia para lograr el pase nos encontramos al Olympiacos del Pireo. Un clásico de la Champions League que ha ganado doce de las últimas trece ligas de su país, todo un record al alcance de muy pocos. Sus mejores datos europeos, eso sí, datan de 1999, año en el que alcanzaron los cuartos de final de la Champions y se quedaron a las puertas de una semifinal que acabó jugando la Juventus. Pasados los años de albergar a viejas glorias como Rivaldo o Karembeu, el conjunto griego es adiestrado por Zico (sí, ese que nos echó de la Champions con el Fenerbahçe). Aún así, se trata de un conjunto con muchas caras conocidas para nosotros como las de los ex-zaragocistas Galleti y Óscar González, el ex-merengue Raúl Bravo y sobre todo Enzo Maresca. Llegan a los octavos tras superar un grupo teóricamente muy igualado en la lucha por el segundo billete. Con el Arsenal destacadamente arriba, los griegos superaron al AZ Alkmaar y al Standard de Lieja belga, equipos también conocidos por el Sevilla.

Para concluir, el CSKA de Moscú sería el desplazamiento más largo y cansado y probablemente el más frío, aunque no es lo mismo viajar a mediados de febrero que por ejemplo ahora. Ni que decir tiene que el Sevilla sabe como se llega a Rusia, después de viajar tres veces a San Petersburgo y una a la propia Moscú para medirse al Lokomotiv. Los moscovitas entraron también sobre la bocina en octavos después de ganar al Besiktas en Turquía y aprovechando el tropiezo del Wolfsburgo. Su gran proeza europea no fue tener a Juande Ramos como entrenador durante un mes, sino la Copa de la UEFA de 2005 justo antes de nuestro doblete. A la sombra del Spartak, desde la caída de la URSS sólo han sumado tres ligas. No poseen ningún nombre rimbombante en la plantilla y el mayor peligro sería un resultado demasiado malo en la ida y el césped artificial del Luzhniki, donde se jugó la final del torneo en 2008.

Pase lo que pase, lo ocurrido en la fase de grupos no nos permitirá quejarnos de una eliminatoria dura. Además, aunque algunos prefieran esperar un poco, tampoco pasa nada porque vengan emociones fuertes. Sumando nuestras dos apariciones recientes en Champions y a excepción del Arsenal, nos hemos medido a Steaua de Bucarest, Slavia de Praga, Fenerbahçe, Stuttgart, Unirea Urziceni y Rangers. A mi me suenan más a UEFA que a Champions, así que, que el bombo decida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: