FC Unirea Urziceni 1; Sevilla FC 0. Con la mente en el Málaga

Si el Madrid tuvo su “Alcorconazo”, el Sevilla FC de Manolo Jiménez acaba de sufrir un “Urzicenazo” en toda regla y deberá asegurar en la última jornada el liderato del grupo G. Vale que el que escribe se colara en la tarde de ayer con el título de la previa de este partido, pero más delito tiene que los once sevillistas sobre el campo hayan permitido esta eurohumillación. Jiménez tendrá su parte de culpa, pero sólo guardó a Perotti, a Renato y a un cansado Squillaci en el once titular, por lo que había mimbres suficientes para al menos sacar el punto que hiciese intrascendente el partido frente al Rangers.

Vodpod videos no longer available.

Más allá de lo que pueda significar clasificatoriamente esta derrota, (para no ser primeros tendríamos que no ganar en casa al colista y que el Unirea venciera en Stuttgart), esta derrota demuestra que en Champions no te puedes relajar ni ante un grupo de rumanos, que sin calidad pero con esas ganas que no puso el Sevilla, se ha llevado tres puntos históricos para la modesta entidad de Urziceni. El partido ya comenzó con susto en el primer minuto, pero el polémico árbitro noguero Tom Hening anuló por fuera de juego un gol local. A partir de ahí el Sevilla se hizo dominador y tuvo incluso dos lanzamientos a la madera, uno al palo izquierdo de Kanouté y otro al larguero de Negredo, en uno de los pocos balones que tocó. Los rumanos, a excepción del citado gol inválido, no lanzaron ni una única vez a la línea de fondo defendida por Javi Varas, pero aún así se fueron por delante en el marcador al descanso. ¿Difícil de creer? No tanto cuando observamos el magnífico remate de cabeza en propia puerta de Dragutinovic ante el que nada pudo hacer Varas.

Inesperado escenario en el Ghencea que despertaba al Sevilla de su letargo. Llegó a alcanzar el 70% de la posesión en la primera parte, pero era más lo que se creía que harían que lo que realmente hicieron los sevillistas. En la segunda parte todos esperábamos una reacción que llevase inevitablemente al empate. Sin embargo, dirán en Urziceni que los trenes por allí no pasan tan a menudo como aquí, por lo que estaban dispuestos a cogerlo. Jiménez intentó reubicar a Negredo en la izquierda introduciendo a Luis Fabiano y Renato en el campo, pero el madrileño volvió a no tener su día y se tuvo que marchar. El único que dio la cara fue Perotti, curiosamente el último en salir. El recién estrenado como internacional mareó a sus rivales por la izquierda, pero no encontró compañeros a su mismo nivel esta noche. De hecho, exceptuando un descuento en el que tuvimos dos ocasiones clarísimas para empatar, fue el Unirea el que mereció más en los segundos cuarenta y cinco minutos. En la más clara de ellas se ganó Dragutinovic el 0 inapelablemente, pero por suerte los rumanos no tienen a nuestra delantera. De haber sido así, el “Urzicenazo” hubiese sido completo.

Con el triunfo del Stuttgart en terreno del irrisorio Glasgow Rangers, la cosa queda de la siguiente forma. El Sevilla sigue líder con los mismos diez puntos (ya no podrá mejorar ni igualar la fase de grupos de 2007), seguido del Unirea que tiene ocho. Los rumanos aún pueden ser líderes si ganan en Stuttgart y el Sevilla pierde con el Rangers, pero si caen en tierras alemanas se deberán conformar con la Europa League. El Rangers, con dos puntos, sólo tendrá el aliciente económico (que no es poco) en el Sánchez Pizjuán.

Por el Sevilla FC jugaron: Javi Varas (2); Sergio Sánchez (1), Konko (1), Dragutinovic (0), Fernando Navarro (2); Lolo (1), Zokora (1), Navas (1), Capel (1), Kanouté (1) y Negredo (1). También jugaron Renato (1), Luis Fabiano (1) y Perotti (2).

CD Tenerife 1; Sevilla FC 2. La pegada puede más que las bajas

No era Manolo Jiménez en sus inicios, ni mucho menos, un enamorado de las rotaciones. Partidos como el de hoy, sin embargo, le hacen ver que su reconversión no tiene más que elementos positivos. A pesar de las nueve bajas que se quedaron sin excursión al Teide, Jiménez ha maniatado con los once titulares de hoy (incluido Marc Valiente) a un Tenerife que fue de menos a más, pero que cuando llegó al más ya era demasiado tarde. Un espectacular Perotti y Renato, ya en la reanudación y con la pierna mala dejaron casi hecho un partido que complicó Nino. Al final los tres puntos viajan para la península para evitar que los dos de arriba se escapen. Con esto y ganando al Málaga el sábado, el segundo puesto será una realidad antes de diciembre.

A excepción de la sorprendente titularidad de Marc Valiente y la suplencia de Lolo, el de Arahal sacó lo mejor que tenía en cada puesto, y eso le bastó para saltar al terreno de juego con el bastón de mando agarrado. El Tenerife dudó en los primeros minutos y a punto estuvo de aprovecharlo el Sevilla nada más empezar, con un estratosférico pase al hueco de Luisfa que desaprovechó Kanouté con un tiro raso. Los locales no inquietaban a pesar del empuje de su hinchada, pero lo adelantado de su zaga permitía que nuestras afiladas bandas pulularan por los dominios de Aragoneses con peligro. En una de estas, a la media hora, galopada de Navas por la derecha que acaba en centro al segundo palo con Perotti solo. El “Monito” la ve venir y la mete para dentro sin contemplaciones. Esperemos que al argentino le haga crecerse el interés de los grandes, tanto como que Del Nido y Monchi aceleren su renovación y mejora de contrato.

Antes del descanso pudo Sicilia empatar de cabeza, pero su ocasión se marchó cerca del palo diestro de Javi Varas. Nada más retornar, Jiménez optó por volver a la táctica de un único punta y colocó a Romaric por Kanouté. La subida de Renato a la mediapunta provocó el cero a dos, pero a punto estuvo de salir más caro de lo esperado. Un error de Navas lo aprovechó el siempre atento Nino para robar y plantarse ante Varas. Valiente llegó haciendo honor a su apellido y le salió bien, aunque a punto estuvo de cometer penalti. Sin solución de continuidad llegó el segundo con un derechazo de Renato a la escuadra que parecía sentenciar.

Sin embargo, entre el acomodado marcador y la falta de otra referencia arriba además de Luisfa, los locales se fueron cada vez más arriba y más por empuje que por calidad comenzarona  merecer mejor suerte. Tanto que, cuando restaba un cuarto de hora para el final, Nino con una bonita volea daba carpetazo a más de dos meses de sequía goleadora. Con O´Fabuloso fundido, era la hora de Negredo para buscar la sentencia, pero el que más destacó fue Perotti aguantando balones y repartiendo el juego cuando más falta hacía. Al final no hubo sorpresa y conseguimos un triunfo sin demasiado brillo pero no por ello falto de trabajo. Ahora, sin deshacer la maleta, rumbo a Bucarest para dejar listo el liderato en Champions.

Por el Sevilla FC jugaron: Javi Varas (1); Konko (2), Squillaci (2), Marc Valiente (2), Fernando Navarro (2); Zokora (2), Renato (2), Jesús Navas (2), Perotti (3); Luis Fabiano (2) y Kanouté (1). También jugaron Romaric (1), Lolo (1) y Negredo (s.c)

Sevilla FC 5; Atlético Ciudad 1. Trámite pasado con nota

El Sevilla FC es flamante octavofinalista de la Copa del Rey tras su clara victoria de esta noche. Con sólo diez mil valientes en las gradas y una noche más bien fresquita, los nuestros han solventado con autoridad el partido de vuelta frente al modesto equipo murciano de 2ªB. Y eso que durante la primera parte, el equipo se dedicó a sestear a pesar de dominar claramente la posesión.

En la segunda, un zarpazo del Atlético Ciudad nos sacó del letargo y puso de los nervios a Manolo Jimenez que se comía por dentro viendo peligrar la eliminatoria. El 0-1 hizo que el Sevilla se pusiera las pilas y a los pocos minutos, Jesús Navas que no entiende de rivales grandes o pequeños, lanzó con efecto y con el interior del pie derecho una volea que se coló por el palo izquierdo del portero murciano. Golazo que pone brillante colofón al sueño que está viviendo esta semana el palaciego tras su convocatoria con la selección absoluta. Jesusito fue sustituido y recibió un aplauso de categoría por parte de toda la grada. Mucha suerte para el chaval que ojalá debute el próximo sábado.

Pocos minutos después del empate, penalti sobre Negredo que transforma sin problemas Kanouté. Y ya lanzados, Luisfa, que tambien está bendecido ultimamente por el gol, lanza magistralmente una falta directa y coloca el 3-1 en el luminoso. Prácticamente en diez minutos habíamos acabado, si alguna vez los tuvieron, con los sueños de remontada del Ciudad. No contentos, José Carlos que salió en la segunda parte, agarra un zurdazo desde fuera del área y hace el 4-1. Cuando ya el partido agonizaba, de nuevo José Carlos lanza un balón aparentemente fácil para el portero pero Javi Muñoz se lo come y se apunta por derecho propio la culpabilidad del 5-1.

En definitiva, trámite pasado con mucha holgura demostrando una vez más que cuando este equipo aprieta, pocos contrarios en Europa están en disposición de frenarlo. Aunque las cosas no están para apostar mucho por el filial, Jiménez hizo debutar en partido oficial a Redondo y a Marc Valiente, mientras que “levantó el veto” a un José Carlos que respondió como el arahalense quería.  Hoy en día hay que ser un superclase (léase Perotti) para pasar de franjirrojo a blanco impoluto. Ahora, a esperar rival. Por cierto, apostamos un millón de euros a que no nos toca el Madrid. El Alcorcón es uno de nuestros posibles rivales junto a Atlético de Madrid, Valencia, Villarreal, Celta de Vigo, Deportivo de la Coruña, Osasuna, Málaga, Recreativo de Huelva y Barcelona. Los cinco que faltan se decidirán entre mañana y pasado.

Jugaron: Javi Varas (2), Adriano (2),Konko(1), Sergio Sánchez (2), Redondo (1); Renato (1), Lolo (2), Navas (3), Capel (2), Negredo (1) y Kanouté (2). Tambien participaron Luis Fabiano (2), José Carlos (2) y Marc Valiente (1).

Sevilla FC 3; Villarreal CF 2. El rival también juega… cuando el Sevilla quiere

Vital triunfo sevillista tal y como se estaba dando la jornada, aunque los comienzos bien daron a entender que nos llevaríamos el mismo chasco que contra el Stuttgart. A diferencia de los alemanes, este Villarreal está diseñado para liársela a cualquiera, y en la segunda parte remontó un partido que ya dábamos por perdido. Menos mal que apareció Adriano para dar dos asistencias con sabor a remontada, la primera para que Luisfa se reencontrase con sí mismo, y la segunda para demostrar que Kanouté sigue siendo futbolista. Arreón de raza blanquirrojo que nos sirve para llegar al parón enganchados arriba.

El once planteado por Jiménez sólo presentó la novedad de Palop en la portería y la de Sergio Sánchez por Konko en el lateral derecho. El catalán no tuvo su mejor noche pero le dio para poner en bandeja el primero de la noche a Luisfa. Ocho minutos tardó el Sevilla en hacerse con el marcador y veinte segundos en demostrarle al Villarreal que no tendría fácil mantener su racha. El gol de listo de O´Fabuloso, por desgracia, dejó sitio a la apatía y el conformismo que vimos tras el de Navas al Stuttgart, por lo que los amarillos de Valverde no dudaron en probar fortuna. Comandados por el abuelo Pirés comenzaron a mover el balón por el centro mientras se diluían nuestras bandas. Tanto toque permitió que llegara el empate del propio jugador galo, que ponía justicia al conformismo local y al inconformismo visitante. Entre tanto, Negredo volvió a dar muestras de su pelea y oportunismo, aunque lo que es el gol se le sigue resistiendo en la Bombonera.

En la segunda parte sí que se vio un Sevilla ofensivo y dispuesto a arriesgar para llevarse los tres puntos. Ahora bien, el Villarreal no es un cualquiera pese a que lo diga la clasificación, y en un contragolpe dio la sorpresa y se puso por delante a la hora de partido. David Fuster, aprovechando una mala salida de Palop, colocó el 1-2 y devolvió los fantasmas a las gradas del Pizjuán. Con todos los de arriba sumando de tres, era un pinchazo que significaba muchas cosas, y todas ellas negativas. Así que hubo que ponerse el mono de trabajo y cuando este equipo lo hace, el rival no tiene nada que hacer. Una pena que hubiera que recibir un golpe en el hígado para tener que noquear al adversario con una de derechas y otra de izquierdas que supusieron el k.o villarrealense. Con Adriano ya en el campo, todo fue más fácil y dos centros suyos dieron luz a una remontada en cinco minutos. Luisfa, otra vez, con un cabezazo imparable y luego Kanouté, en jugada ensayada desde la esquina, dejaron las cosas en su sitio y al Sevilla bien atado en la tercera posición.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Sergio Sánchez (1), Squillaci (2), Escudé (2), Fernando Navarro (2), Zokora (2), Renato (2), Navas (2), Perotti, (2) Negredo (2) y Luis Fabiano (3). También jugaron Adriano (2), Kanouté (2) y Lolo (1).

Sevilla FC 1; VfB Stuttgart 1. La relajación evitó el pleno al doce

Decía Manolo Jiménez nada más finalizar el partido, que no hay nada que reprochar a sus jugadores porque lo dieron todo para hacerse con los tres puntos de esta noche. Me parece muy bien que como técnico respalde la labor de sus pupilos, pero no hay más remedio que admitir que si un equipo es culpable del resultado desfavorable ese es el Sevilla. No me sirve como excusa la lesión de Duscher, que fue un contratiempo cuando faltaban fuerzas pero que de no haberse producido el premio hubiese sido el mismo. El Stuttgart es un equipo sin alma, prácticamente resignado a la destitución de su técnico. Da esa sensación de equipo que sabe que todo le va a salir mal pase lo que pase. De hecho, ni los balones al pie le salían en la primera parte. Prácticamente con el juego por bandas sirvió para que el Sevilla demostrara que es muy superior y Navas lo aprovechó nada más comenzar para adelantar a su equipo.

Casi, casi fue un error adelantarnos con tanta celeridad, ya que observando la falta de competitividad del rival, los nuestros se echaron a dormir y no mataron el partido cuando lo tenían tirado en el suelo e inconsciente. Bien pudo hacerlo Koné antes de lesionarse, pero está visto que por muchas oportunidades que le dé Jiménez, lo que a este muchacho le hace falta es un cambio de aires, y no sé si temporal o más bien definitivo. Luis Fabiano por su parte volvió a “deleitarnos” con una de sus espantadas. Cuando el equipo no está bien, el brasileño no es de esos que sabe tirar del carro y por el contrario se desespera ante los defensas rivales. De Negredo diremos simplemente que el juego como visitante le es mucho más propicio. Atrás, todo muy bien. Konko sabía que lo observaba un técnico de la selección francesa en la zona VIP aunque fue de más a menos. Los centrales, salvo alguna acción puntual, inquebrantables.

Eso sí, en la segunda parte no cambiamos la marcha y el Stuttgart sí lo hizo. Tal y como estaba todo, los alemanes tenían que jugársela a doble o nada porque se veían fuera de la Champions, mientras que nosotros mantuvimos la marcha y nos acabó costando caro. Los badeneses-wurtembergueses tuvieron claras ocasiones nada más comenzar, incluido un tiro al larguero. El Sevilla no daba sensación de poder sentenciar y lo peor llegó a doce del final con la lesión del recién salido Duscher. Con Perotti y Negredo también sustituidos, el equipo se veía obligado a jugar con diez ante un incisivo Stuttgart, que acabó encontrando premio en un disparo potente de Kuzmanovic que se cuela en la escuadra de Javi Varas. Por suerte, en esos momentos empataba el Unirea ante el Rangers, lo que nos daba la clasificación matemática para octavos. Para reservar la primera plaza bastará con empatar en Bucarest dentro de tres semanas.

El punto, aunque parezca poco, hace que los de Babbel dependan de sí mismos para meterse. Ganando en Glasgow y a los rumanos, este segundo partido en su campo, tendrán el pase. El 16 de marzo ya está marcado en nuestro calendario como fecha Champions. Esperemos que sea a domicilio.

Por el Sevilla FC jugaron: Javi Varas (2); Konko (2), Squillaci (3), Escudé (2), Navarro (2); Zokora (2), Romaric (1), Navas (2), Capel (2); Luis Fabiano (1) y Koné (1). También jugaron Negredo (1), Perotti (2) y Duscher (s.c).

Xerez CD 0; Sevilla FC 2. Sin fútbol pero sumando

Mal partido el que nos han ofrecido hoy Xerez y Sevilla. Nueva muestra del  fútbol control al que nos tenía acostumbrados el equipo la temporada pasada aunque con poca profundidad y escasas ocasiones. Una genialidad de Negredo y un gol de auténtico nueve de Luisfa rematado con una parada antológica de Javi Varas, nos han dado la victoria en un partido que prometía bastante más a priori. El pinchazo del Barça, que no ha podido pasar del empate en Pamplona, hace que la cabeza de la liga se compacte.

Jiménez ponía sobre el campo a un buen equipo a pesar de las bajas. Arriba, dos cracks como Negredo y Luis Fabiano. El centro del campo se le confiaba a Renato y Zokora. Por tanto se presuponía que el buen futbol debía aparecer sí o sí. Pues nada de eso; mucha lentitud, mucho pase horizontal, nada de juego por bandas y al margen del gol, una sola ocasión en cuarenta y cinco minutos. El protagonista, Negredo, que se saca de la chistera (nunca mejor dicho) un sombrerito al defensa y antes de que el balón toque el suelo, cabecea por encima de Renan que salía a la desesperada. Golazo del madrileño que transformaba la segunda ocasión que teníamos en cuarenta y dos minutos.

Tras el descanso, más de lo mismo; mucho control, nada de futbol y cero ocasiones por ambos bandos. El Xerez no se fue arriba hasta el último cuarto de hora. A cinco minutos para el final y con 0-1 en el marcador, Javi Varas hizo un paradón de dos puntos a remate de cabeza de un jugador xerecista. Jiménez, viendo que se le podía escapar el partido, sacó del campo a Negredo y metió a Duscher. Minutos más tarde se produce el cambio consabido de Capel por Perotti. Cuando peor lo estábamos pasando, el nueve de la canarinha recibe un pase interior de Navas y con un desmarque de lujo la cruza ante la salida de Renan. Ocasión casi idéntica a la que tuvo Capel frente al Espanyol pero con un final muy distinto. Y es que si frente a los periquitos hubiera estado el brasileño, estoy convencido de que hubiera transformado alguna de las muchas ocasiones que tuvímos.

Hoy no hemos disfrutado con el juego pero nos vamos más contentos que el dia del Espanyol. Diecinueve puntazos ya en nueve partidos y seguiremos terceros haga lo que haga el Valencia. El miércoles viene el Sttutgart frente al que tenemos que confirmar la primera plaza definitiva del grupo y así poder olvidarnos de la Champions hasta febrero para concentrarnos en Liga y Copa. Nos vemos para la crónica.

¡¡Ah, se me olvidaba!!; la otra noticia importante de la noche es que a pesar de pitarnos Bernardino Glez. Vazquez, hemos terminado con once. Y es que, como dijo Jimenez tras el partido de Riazor, todo el mundo nos trata ya como grandes.

Por el Sevilla FC jugaron: JaviVaras (3); Konko (1); Squillacci (2); Dragutinovic (2); Navarro (1) ; Renato (1); Zokora (2), Navas (1); Perotti (1), Luis Fabiano (2) y Negredo (3). En la segunda participaron Duscher (1); Capel (1) y Koné (s.c.)

Atlético Ciudad 2; Sevilla FC 4. Sentenciado, que es lo importante

Dos partidos distintos de 45 minutos se vieron en el Municipal Cartagonova de Cartagena, donde el  CF Atlético Ciudad dijo virtualmente adiós a la Copa del Rey ante el Sevilla. Los de Julián Rubio salieron a tumba abierta con la intención de sorprender desde el inicio. De hecho lo hicieron, ya que a los diez minutos un error de Escudé propició el tanto de Guille Roldán a pase de Álex Cruz. Eso sí, no contaban con la fuerza defensiva idónea como para contener la furia del león herido. Fue Luis Fabiano el que se puso el disfraz de felino para empatar en el minuto 18 al aprovechar un rechace. Sin tiempo para celebrarlo, de nuevo el brasileño efectuaba la remontada a pase de Diego Capel.

Vodpod videos no longer available.

Un cuarto de partido se había disputado y ya habían subido tres goles al marcador, ejemplo claro de que las delanteras estaban imponiéndose con creces a las defensas. Eso sí, todo el mundo contaba con que las riendas del choque ya eran blanquirrojas. Sin embargo, Guille Roldán dos minutos después del doblete sevillista volvía a colocar las tablas. A esas alturas la eliminatoria ya estaba prácticamente resuelta, pero que el colista del grupo IV de Segunda B te haga dos goles en veinte minutos no es un indicador nada favorable. La media anotadora se relajó a partir de entonces, pero hubo tiempo para que Navas en una bonita acción y después Capel, dejaran hecho el pase a octavos. Antes del descanso Jiménez retiró a Lolo, que vio una amarilla que pudo ser roja, aunque cierto es que el técnico podría haber esperado tres minutos para no dejar en evidencia al canterano.

La segunda parte no tuvo historia. Simplemente sirvió para recalcar que Koné no está para el Sevilla ni para el Alcorcón. El marfileño está muy falto de confianza y esta era su gran oportunidad para enchufarse. Negredo, desde que salió, lo hizo todo para que marcase, pero ni por esas pudo estrenar su casillero. Se llegó al final sin más sobresaltos, con la clasificación bajo el brazo aunque habrá que hacerlo real en el Sánchez Pizjuán dentro de dos semanas.

Por el Sevilla FC jugaron: Javi Varas (1); Sergio Sánchez (2), Lolo (1), Escudé (2), Drago (2); Romaric (1), Duscher (2), Jesús Navas (3), Capel (2); Luis Fabiano (2) y Koné (0). También jugaron: Konko (1), Negredo (1) y Perotti (s.c).

VfB Stuttgart 1; Sevilla FC 3. Efectividad de sobra para sentenciar el pase

El Sevilla ha demostrado esta noche que ninguno de sus tres rivales del grupo G está a la altura del cabeza de serie, dejando visto para sentencia el pase para los octavos de final. Con tres partidos aún por delante, nos bastaría con un empate para hacer matemático lo que ya es más que virtual. La sorpresa la ha dado el Unirea, que ha goleado a un lamentable Rangers en Ibrox por 1-4 y se coloca segundo.

El comienzo no fue demasiado esperanzador, porque volvimos a ver a ese Sevilla reservón de antes de la racha de victorias. El Stuttgart, obligado por las circunstancias, lanzó un par de ataques en velocidad y lo pasamos bastante mal, aunque Javi Varas y en menor medida sus defensas consiguieron apaciguar las ansias alemanas. A la hora de salir a la contra, veíamos como un futbolista lo intentaba solo con el balón mientras sus compañeros parecían no tener fuerzas para acompañarle, por lo que fue complicado llegar hasta Lehmann en los primeros compases. El mayor susto de la primera parte llegó con un gol anulado a los locales por fuera de juego de Kuzmanovic, quien a pesar de no tocar el balón, estorbó a Varas en clara posición antirreglamentaria.

No llegábamos pero cuando lo hicimos no dudamos. Minuto 23 de juego y centro de Adriano al segundo palo, donde aparece Squillaci para cabecear inapelablemente al fondo de la red. El pase por alto del brasileño significó prácticamente el 80% de un gol que, si bien no hacía justicia al juego desplegado, significaba un importante logro de cara a la clasificación. El Stuttgart, algo superior a nosotros hasta entonces, no consiguió hilvanar apenas jugadas de peligro a partir de ese momento, a excepción de varias llegadas que deshizo bien Javi Varas. Lo único negativo fue la lesión de Adriano, que tuvo que dejar su puesto a Perotti en la banda izquierda.

La segunda parte no pintaba bien teniendo en cuenta lo visto durante los primeros cuarenta y cinco minutos. Jiménez se percató de la inferioridad de nuestro centro del campo y decidió sacrificar a Luis Fabiano para dar entrada a Duscher.  Lo acontecido después, dio la razón al técnico sevillista porque el equipo se adueñó de la zona ancha y pasó a tomar el mando de la situación. Este equipo tiene demasiada pegada como para aguantar un resultado y acabó goleando sin hacer prácticamente ruido. Un centro de Perotti desde el corner rebotado en un defensa complicó la vida a Lehmann, que dejó la pelota muerta para que Navas remachara en el área pequeña. Dos tiros a puerta y dos goles que dejaban el trabajo casi hecho. Pero es que todavía quedaba el tercero, de nuevo de cabeza y de nuevo de Squillaci, que aprovechaba, en fuera de juego, eso sí, un gran centro de Drago para ponerle el punto y final al partido. O casi, porque se hizo largo el resto del choque entre el golazo de falta de Elson y el empuje local con tiro al larguero incluido. Y es que los alemanes se quedan con dos puntos, a dos de la clasificación en estos momentos y con el handicap de visitar el Sánchez Pizjuán dentro de dos semanas.

Hemos vuelto a ver al Sevilla de Glasgow aunque con un rival algo más fuerte que sin embargo sólo inquietó al final, cuando lo tenía casi todo perdido. Urge la recuperación de Negredo porque Kanouté, como en La Coruña, estuvo desaparecido en combate y ya no atina ni en su especialidad, el uno contra uno. Muy seguro Javi Varas, que está aprovechando una oportunidad que tiene visos de alargarse por las complicaciones en la lesión de Palop. A ver si esto sirve para enderezar el rumbo en liga y seguir con el pleno de victorias en casa de esta temporada. En el plano económico, seguimos de enhorabuena. Tercer partido ganado en champions y otros 800.000 € para la caja. Si Jimenez y la plantilla llevan comisión por partidos ganados, se van a poner las botas.

Por el Sevilla FC jugaron: Javi Varas (2), Sergio Sánchez (2), Squillaci (3), Drago (2), Fernando Navarro (2), Lolo (2), Zokora (2), Navas (2), Adriano (1), Kanouté (0) y Luis Fabiano (1). También jugaron Perotti (1), Duscher (1) y Koné (s.c).

RC Deportivo 1; Sevilla FC 0. Exceso de azúcar.

Alguna vez tenía que ser porque estaba claro que no íbamos a ganar todos los partidos. De nuevo ha sido el Dépor el que nos baja de la nube. Y es que ya lo decía Caparrós cuando hacía buenos partidos; “no le deis tanta azúcar a los jugadores que pierden ambición”. Dicho y hecho; dos semanas enteritas hablando del baño al Madrid, que si la liga es cosa de Barça y Sevilla, que si patatín que si patatán y a las primeras de cambio, zurrapa. Ninguno de los dos equipos ha hecho realmente méritos para llevarse los tres puntos pero el Dépor ha aprovechado  la única ocasión de la que ha dispuesto y nosotros, no.

Lotina, el viejo zorro ha hecho un planteamiento muy inteligente que no hemos sabido contrarrestar. El Dépor ha creado una tela de araña que ahogaba cualquier intento de acercamiento de los nuestros. Nos hemos pasado el partido circulando el balón alrededor de la muralla defensiva gallega como si de un partido de balonmano se tratara pero sin crear apenas ocasiones. Solo contabilizo cuatro de cierta importancia. Un tiro cruzado de Navas que se ha marchado fuera por poco. Otra de Escudé que solo como la una ha rematado de cabeza fuera cuando lo fácil era meterla.Un tiro de Negredo desde fuera del área con paradón de Aranzubía y una cesión de casbeza de Renato a Kanouté cuando lo lógico era rematar a puerta. Jimenez por contra ha dicho en rueda de prensa que habíamos tenido doce ocasiones. Por cierto, muy a la defensiva he notado a nuestro entrenador ante las preguntas de los periodistas. Tiene que aprender a no entrar al trapo de las provocaciones, sobre todo haciendo la temporada que está haciendo que es magnífica.

La primera parte fue mala de solemnidad por parte de ambos equipos. El único acercamiento de los coruñeses acabó en gol gracias a un zapatazo impresionante de Juan Rodriguez desde fuera del área que se coló por toda la escuadra poniéndola imposible para Javi Varas. A partir de ahí, mucha posesión de los nuestros y el rival que se metía con nueve hombres por detrás del balón cada vez que pasábamos la linea divisoria de los campos. Los cambios tampoco aportaron nada. Hoy se trataba de un partido táctico en el que había que buscar fórmulas para contrarrestar el planteamiento coruñés, pero en ese sentido nada cambió. Capel salió por Perotti y no mejoramos. Koné suplió a Negredo que cogió un rebote del quince al llegar al banquillo y ni que decir tiene que el marfileño ni la olió. Por último, Lolo a falta de quince minutos le dió descanso a Zokora que una vez más fue el mejor. O el único que se salvó, por decirlo de otra forma.

Durante todo el partido tuve la impresión de que los jugadores estaban reservando fuerzas para el martes en Stuttgart. Faltó velocidad para sorprender e intensidad desde el minuto uno al noventa. Justo lo que sí tuvímos contra el Madrid y justo lo que tuvo el Dépor durante todo el partido. Repito, muy buen planteamiento de Lotina que se ve que había preparado a conciencia este duelo. Toca ahora replegar velas y hacer examen de conciencia para corregir errores. Hasta Negredo lo ha dicho en rueda de prensa; ” veníamos de dos semanas de demasiada euforia y eso nos ha hecho daño”.

Al cierre de esta crónica, el Madrid gana 3-1 al Valladolid, lo cual demuestra que los merengues han salido enchufadísimos tras el repaso que les dímos. Ni entonces éramos tan buenos ni ahora somos tan malos, por tanto que no cunda el pánico.

Próxima cita; martes 20 a las 20.45h. por la primera de TVE frente al Stuttgart. Que nadie olvide que estamos en Champions.

Jugaron ; Javi Varas (2); Adriano (1); Escudé (1); Sergio Sanchez (2); F. Navarro (1); Renato (1); Zokora (2); Navas (1); Perotti (1), Kanouté (0) y Negredo (1). En la segunda participaron Capel (1); Koné (0) y Lolo (s.c.)

Sevilla FC 2; Real Madrid 1. ¡Cuánto te echaba de menos!

Por fin, por fin, por fin. Dieciocho aficiones de Primera División esperaban ansiosas para saber si la “Ultragigamegagalaxia merengue” tenía algo de terrícola. Y sí, por fin han encontrado razones para creerlo. Pero no tiene mucho sentido abrir esta crónica hablando del rival, porque simplemente ha sido uno más de los rivales que de forma consecutiva han ido cayendo en nuestras manos. Una vez pasado el partido de Valencia, este equipo se ha estado empeñando en demostrar que no tiene nada que envidiarle al de los títulos. Hoy, ante un contrincante de enjundia, no sólo no ha dado el paso atrás que todavía muchos temíamos, sino que ha dado carpetazo a esa etapa en la que, con bajas o sin ellas, no respondía con su juego a lo que se esperaba de él.

Vodpod videos no longer available.

Desde el principio, aún teniendo en cuenta que este Real Madrid tiene más individualidades que cualquier otro Real Madrid que nos haya visitado últimamente, el equipo salió como aquel Sevilla que nos enamoraba. ¿Qué el Madrid está enfrente? Da igual, nosotros somos el Sevilla y podemos con ellos y con cualquiera. Ese es el espíritu que echábamos de menos y que ha vuelto, curiosamente con tres puntos más que meritorios de la mano. No había nada que inventar, simplemente fijarse en cómo se vapuleaba al rival antaño. Unas bandas como cuchillos, un centro del campo compacto y todo el equipo creyendo en sus posibilidades. Porque estoy convencido de que el 50% de todo esto es creer en que se puede. En cuanto a lo primero, Navas ha vuelto a ser el que era y aunque él no lo dice, Del Nido ha confirmado que está listo para dar el salto a la roja. En la otra banda, Perotti sigue aumentando su crédito mientras vuelve a aupar a Monchi en la Champions de los directores deportivos.

El Madrid, acostumbrado a empezar sacando casi con el uno a cero hecho, tardó en darse cuenta de que el contrario era mejor que él. Sobre todo porque olieron poco el balón y no supieron tapar el juego vertical de los nuestros. Y si querían entrar por el centro, que se fueran olvidando porque ese es territorio de Didier Zokora. No tendría palabras para calificar el partido del marfileño, que por cortar, casi le corta las uñas a Guti, que venía con la manicura francesa. Su última jugada fue un balón desde su sitio hasta el corner, donde forzó el saque de esquina para delirio de la afición. Pero es que con el pitido final, se fue a la portería de Gol Norte a pegar botes. De “mamazo”.

Este tipo de partidos arrancan siempre con un alegrón y esta vez corrió a cargo de Navas, que aprovechó la ineptitud de Marcelo en un centro de Fernando Navarro desde la izquierda para cabecear en el segundo palo. Por cierto, si Fernando Navarro estaba ahí fue porque ocupó el sitio de Squillaci. O no exactamente, porque se metió en la izquierda y obligó a Konko a jugar de central. Primero nos llevamos las manos a la cabeza por la decisión de Jiménez, y al final tuvímos que darle la razón al técnico, ya que, si Konko jugó bien de lateral, mejor aún lo hizo de central. A su lado estuvo Drago, que empezó con dudas pero acabó pletórico.

Pasado el descanso tocaba sentenciar para evitar apuros. La actitud sevillista fue la misma pero no contábamos con Iker Casillas. El paradón que le hizo a Perotti justo antes del empate madridista es lo más espectacular que he visto en mi vida bajo los palos. De gol a puerta vacía en el área pequeña pasamos a un paradón en el palo contrario. Y tanto nos afectó ese ocasión fallida, que en la primera ocasión de la segunda parte aprovechó Pepe para cabecear la igualada. Aquí se dio cuenta el Sevilla por primera vez en la noche de que el Madrid podía ganarle el partido. Fueron unos minutos de dudas que pudieron acabar en tragedia, pero cuando más lo necesitábamos y cuando pensábamos que Iker no lo permitiría, Renato, otra vez de cabeza, ponía el dos a uno y volvía a convertirse en el super-equipo que era antes de la machada de Casillas.

No se habla de Iturralde y eso demuestra una vez más que los árbitros son decisivos si lo permiten los equipos. No hemos dejado al vasco que sea determinante en el resultado y bajamos de la nube a los Galácticos de Mr. Floren. Esto es el fútbol, ya te puedes gastar todos los millones que quieras que eso no asegura nada. Este partido es de los que hacen grande a un equipo, porque el Madrid venía sabiendo que se lo iban a poner difícil pero no pudo hacer nada para evitar la derrota. Sin Cristiano Ronaldo y con las manidas rotaciones de Pellegrini, la prensa mesetaria ya tiene su inevitable coartada, pero aunque puedan engañar a un madridista de Ciudad Real, a mi nadie me convence de que éste Sevilla no es mejor que éste Real Madrid.

Para terminar, congratulémonos todos los sevillanos de haber ganado el duelo sevillano-madrileño del domingo. No podemos dejar escapar la oportunidad para agradecer al Betis por contribuir con un espectacular punto en Vallecas. Cada uno aporta lo que se espera de él, y eso es lo importante.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2); Konko (3), Dragutinovic (3); Squillaci (s.c); Adriano (3); Zokora (3,5); Renato (3); Navas (3,5), Perotti (2); Negredo (2) y Luis Fabiano (2). También jugaron: Fernando Navarro (2); Capel (1) y Kanouté (s.c).