Algunos siguen empeñados en sacar tajada de una desgracia

Según adelanta el portal www.elsevilla.com, los padres de Antonio Puerta han reclamado al Sevilla FC la cantidad de 240.000 euros (40 millones de pesetas) como compensación por la muerte de su hijo, algo que ellos entienden responsabilidad del club sevillista, y de esta manera evitar el juicio.

En un nuevo episodio de esta desagradable novela, los progenitores del fallecido futbolista vuelven a querer su parte de un pastel, que lógicamente y por ley, corresponde a su único descendiente. De hecho, ya obligaron a realizar una prueba de paternidad, que para su tristeza, dio a Aitor Antonio Puerta como hijo biológico del futbolista. Si lo que verdaderamente buscan es defender a su hijo, no ofrecerían al Sevilla la posibilidad de efectuar el pago de una jugosa cantidad, y aquí paz y después gloria.

Verdaderamente vergonzoso.