Rumores, rumores…

He oído hoy en varias emisoras de radio locales que el consejo de administración del Sevilla FC está pensando ya a estas alturas cómo repartir las entradas en caso de llegar a una hipotética final de copa. Y también añaden dichos medios que es muy probable que se asignen priorizando a aquellas personas que hayan asistido precisamente a los partidos de copa en el Pizjuán.

Bajo mi punto de vista, si ese rumor fuera confirmado sería un tremendo error. Por dos razones:

-la primera y más importante, sería  gravísimo que teniendo pendiente un partido de vuelta frente al Depor y posteriormente una eliminatoria completa frente a Getafe o Mallorca, se esté ya hablando de la final. En esta tierra de María Santísima somos muy dados a pasar del desánimo a la eufória en cuestión de dias. A ver si nos va a ocurrir como en el cuento de la lechera. O como ocurrió el año pasado precisamente en copa contra el Athletic al que nos íbamos a comer por semejante parte y nos dieron luego pal pelo. No andemos vendiendo la piel del oso antes de cazarlo o lo único que se logrará será desestabilizar y desconcentrar a la plantilla.

-la segunda; caso de que se decidiera dar prioridad a aquellos aficionados que han asistido a los partidos de copa, sería repito, bajo mi humilde punto de vista una ofensa a los llamados “fieles de nervión”; aquellos socios más antigüos a los que Del Nido siempre ha defendido y de los que ha manifestado en repetidas ocasiones que mientras él sea presidente, tendrán prioridad a la hora de presenciar finales.

Los partidos de copa son siempre intersemanales y casi siempre a horarios prohibitivos para  muchos aficionados que aún queriendo , no pueden asistir a los mismos porque les resultan incompatibles con las obligaciones laborales. A mi esto me huele más bien a globo sonda oportunista que pretende animar a los aficionados a acudir a la bombonera en el partido de vuelta y al de la siguiente ronda a la que casi con toda seguridad pasaremos. Lo de oportunista lo recalco porque todavía podría entenderlo si se hubiera fijado ese criterio de reparto antes de comenzar la competición pero nunca a estas alturas en las que las posibilidades de disputar la final son evidentemente altas.

Yo no creo al Consejo capaz de cometer un error semejante, aunque en el mundo del fútbol todo es posible porque los intereses económicos mandan por encima de todo y de todos. Esperaremos acontecimientos.

Anuncios