Athletic Club 0; Sevilla FC 4. ¿Quién marcaba hoy a Llorente?

Definitivamente Jimenez se ha quitado de encima los complejos. Ha planteado un partido valiente, confiando en las posibilidades de su equipo y olvidándose del Toquero de turno. En el último enfrentamiento entre vascos y sevillístas, el debate de la semana previa versaba sobre quien marcaría a Llorente. Huelga decir que el tiro salió por la mismísima culata. Esta tarde, el equipo saltó a por el partido desde el primer pitido de Teixeira. No se conformó con ningún resultado a pesar de ponerse por delante en el minuto 5. Siempre quiso más, y fruto de esa ambición cayeron otros tres. Y pudieron ser varios más si el tiro de Negredo a la media vuelta no se estrella en el larguero o el cabezazo de Squillacci a centro de Renato no hubiera conseguido atajarlo Iraizoz. Muy bien el Sevilla, dominando de cabo a rabo el partido. Y muy bien Manolo Jimenez. Nos ha demostrado que no hay nadie imprescindible en esta plantilla. La no convocatoria de Zokora, Perotti y Adriano levantó algunas reticencias pero ahí estaban Lolo, Capel y Navarro para alejar los fantasmas.

El Sevilla actual comienza a parecerse a aquel equipo ganador que tanto nos hizo disfrutar y en el que daba igual quién saliera porque se jugaba de memoria. Por estar, Jimenez ha estado bien hasta en las declaraciones pos-partido. Templado, con un análisis muy atinado de lo acontecido y sin sacar pecho. Nosotros que hemos sido críticos en muchas ocasiones con el juego del Sevilla y por ende con Jimenez, hoy tenemos que darle un diez en todo al de El Arahal. Al menos nos cabe la satisfacción de confirmar que estábamos en lo cierto cuando decíamos que este equipo tenía que soltarse y apostar por un juego mucho más ofensivo. Solo un dato; en seis partidos oficiales, catorce goles a favor y  tres en contra. Los números hablan.

En lo que a los jugadores se refiere, partidazo de Negredo. Marcó un gol de delantero centro nato y le dió otro a Jesús Navas. Muy bien de nuevo Renato. Se ha dedicado a desactivar las supuestas minas que poblaban el centro del campo y ha demostrado que el balón podía jugarse raseado. Incluso por el centro, mire usted. El tercer triunfador de la noche a mi juicio; Don Diego Capel. Ha vuelto por sus fueros en lo que a velocidad y desborde se refiere. Acabó con la paciencia de Amorebieta, al que provocó la primera tarjeta amarilla. No contento, el defensa karateka, volvió a dar un codazo a Negredo en el primer minuto de la reanudación que debió suponer la segunda amarilla y su expulsión fulminante. Teixeira se hizo el gallego a pesar de ser cántabro. Pero bueno, estaba ahí Jesusito Navas que en su enésima internada por banda se topaba con el torpe jugador vasco. Olvidándose de que ya tenía una amarilla, Amorebieta volvió a sacar a pasear el codo, Teixeira que lo ve y lo manda directamente a aplacar sus subidas de testosterona con una ducha fria.

A partir de aquí, el Sevilla empezó a pensar en Glasgow y puso el piloto automático. Se dedicó a tocar y tocar hasta aburrir a los decaidos felinos. Unicamente el cachorrillo Muniaín, última apuesta de Jokin Caparrós por la cantera, ponía algo de chispa en el Athletic pero sin llegar nunca a comprometer el resultado.

Magnifico partido el que hemos presenciado esta tarde. El buen juego acompaña a los buenos resultados y eso se refleja en el ánimo de los aficionados. Por cierto, ¿alguien ha caido en la cuenta de que llevamos ya un mes sin hablar del entrenador?

¡Que dure, que dure !

Jugaron: Palop (2), Sergio Sánchez (2), Squillaci (2), Dragutinovic (2), Navarro (2), Lolo (3), Renato (3), Navas (2), Capel (3), Kanouté (1) y Negredo (3). En la segunda participaron Luis Fabiano (2), Acosta (1) y José Carlos (s.c.).

Goles: 0-1; Renato. 0-2; Negredo. 0-3; Kanouté. 0-4; Navas.

Anuncios

A no repetir errores

Esta tarde a las 6 nos vemos nuevamente las caras con los leones. Aún queda cerca ese día de marzo en el que perdímos las opciones de jugar la final (la segunda en tres años) de la Copa del Rey. Pero resultó que el león al que nos íbamos a comer, nos merendó a nosotros. Por si era poco el fervor que se respiraba en esos dias en el Bocho ante la posibilidad de jugar una nueva final después de muchos años, las palabras del presi Del Nido acabaron de rematar la faena. Esperemos que esta vez se guarde los comentarios para el final, si es que ganamos.

No debemos repetir los errores que cometímos hace seis meses. No sé si fue desidia de los jugadores, un planteamiento conservador del entrenador o ambas cosas, pero lo cierto es que aquel partido nos hizo sonrojarnos a todos y supuso un duro varapalo del que tardamos varias semanas en levantar cabeza.

Ahora se nos presenta la ocasión de redimirnos. En nuestro haber, un mejor estado de forma físico y sobre todo anímico que por aquellos entonces. En nuestra contra, la no convocatoria de tres pilares fundamentales esta temporada como Zokora, Perotti y Adriano. Bien está concederles descanso. Para eso, habría bastado con no alinearlos de inicio, pero, ¿era necesario no llevarlos ni convocados?. Personalmente, no me da buena espina esta decisión de Jimenez. Estoy de acuerdo con las rotaciones pero renunciar a un solo minuto de los tres jugadores más en forma  me parece muy arriesgado. Ojalá salga bien.

Finalmente deciros que el partido no será televisado por ninguno de los dos nuevos canales. Solo podrá presenciarse por PPV, así es que el que no tenga Digital+, ya se puede ir buscando un local donde lo pasen o en su defecto, jugársela por internet con rojadirecta.

¡¡ Suerte y al león!!

Sí, sí, sí, la quinta ya está aquí. Los juveniles, de nuevo campeones

Empezar pidiendo disculpas por la tardanza en la publicación del post pero llegamos a casa después de las dos de la mañana tras un intenso día en tierras malagueñas y el cansancio pudo más que nuestras ganas por contar otra hazaña de los nuestros. Seguimos con el resumen del partido ofrecido por la tv vasca, con un par de puntualizaciones. El entrenador bilbaíno se queja de que el árbitro alarga demasiado los 4 minutos de descuento de la segunda parte, cuando realmente se descontaron 5 y el empate llegó justo en el 95. Además, justo al final, la redactora habla de “un claro penalti”  cuando las imágenes demuestran que el balón da en la pierna y rebota en la cabeza del defensa sevillista. No es una interpretación, ahí están las imágenes.

Jornada magnífica la que vivimos ayer sábado en Nerja. Una nueva final en categoría juvenil y una nueva victoria 2-3 en la prórroga frente al Athletic Club. Estuvímos además acompañados por el comentarista habitual de nuestro blog Antonio Martín, su señora y su nieta.

Malos augurios tenía yo a la vista de los signos previos al partido. Para empezar, el árbitro designado era un tal Lopez Lopez, castellano-manchego  que milita en 2ª B, cuando normalmente suele ser un árbitro de primera división el que dirige las finales de copa juvenil. Ya se sabe que los árbitros consagrados no necesitan hacer méritos pero a un joven colegiado de categorías inferiores le viene perfecto ganarse unos puntitos con el señor Villar para seguir escalando. Por otro, la sospechosa anulación de la tarjeta roja que recibió el delantero bilbaíno Jon García en la eliminatoria de semifinales contra el Barcelona y que le permitió salir de titular ayer. También la había visto Eraso en un enfrentamiento con el barcelonista Polaco, pero eso ya sería demasiado flagrante y optaron por no darle la cautelar aunque viajó con el equipo.

Con estos condicionantes previos se iniciaba el partido de ayer en el territorio hostíl de Nerja. Y digo hostíl porque una treintena de “señores” situados en una colina próxima al estadio se dedicaron durante todo el partido a animar al Athletic y a insultar a los sevillanos que allí nos habíamos dado cita con la única intención de animar a nuestro equipo. Así nos va a los andaluces.

Teníamos los sevillistas una espina clavada con el Athletic Club tras la eliminación en semifinales de copa contra  el equipo de Caparrós. Resulta sorprendente como las diferentes escuelas y sellos se crean desde las categorías inferiores. El Athletic, pura fuerza, fútbol vertical, presión al hombre y pelotazo arriba buscando al típico delantero tronquete pero que va bien de cabeza. En este caso, el estandarte de este prototipo se llama Etxaniz que hizo el segundo gol. Por contra la escuela sevillana se caracteriza por el toque, el dribling, la magia, la jugada hilvanada y ese no saber nunca por donde te va a salir el futbolista. Ayer, si tengo que elegir al jugador del partido me quedo sin duda con Luis Alberto. Apunten bien este nombre. El chaval gaditano de San José del Valle- lo sé porque sus familiares estaban situados justo detrás de nosotros y no paraban de animar al crio-  tiene solo 16 añitos y es su primer año como juvenil cuando normalmente el equipo de división de honor lo conforman hombres de tercer año. Apunten bien, LUIS ALBERTO.  ¡Qué manera de jugar al futbol! Si no se lo cree y sigue trabajando con modestia va para figura grande del fútbol. Me recuerda en cierta forma al fino extremo de los 70, Enrique Montero y tambien un poco al gran centrocampista de los 90 Francisco Lopez Alfaro.

Creo que junto con José Carlos del Sevilla Atlético constituyen las dos mejores perlas de la cantera sevillista actual. Luis Alberto fue el autor del primer gol sevillista y siendo el más joven de todos, se encargó de echarse el equipo a las espaldas y tirar de él hasta conseguir la remontada. Lo que más me impactó del chico no fue la sapiencia con la que maneja el balón y cómo hace siempre lo correcto sino la madurez con la afrontó el partido. Parecía que llevaba toda la vida jugando finales. Impresionante este niño-hombre que nuestro consejo debe atar y pronto si no queremos perderlo a manos de los lobos ojeadores  que estaban presentes en la gradan entre ellos los del Arsenal y el Liverpool.

Mención especial tambien para el delantero Rodri que se llevó tres cuartos de partido oscurecido por la potente defensa vasca. Apareció al final para hacer lo que mejor sabe hacer; goles. Es increíble cómo se mueve este hombre de 19 años entre las defensas contrarias y cómo aprovecha todas las oportunidades que se le presentan. Justo en el último suspiro y cuando estábamos recogiendo las cosas para marcharnos a casa con el sabor amargo de la derrota, apareció Rodri para cazar un balón cabeceado hacia atrás por un defensa y batir de zurda con una frialdad tremenda al buen portero vasco Villanueva. Ya en la prórroga sentenció el 2-3 tras colarse por banda izquierda y disparando esta vez con la derecha sin que Jon Villanueva pudiera hacer nada. Buen futbolista y auténtico killer del  área este Rodri que a buen seguro va a comer del fútbol. Importante la madurez con que afrontó el partido tratándose de su segunda final consecutiva.

El tercer baluarte del Sevilla fue otro repetidor del año pasado; el centrocampista Salva. Movío magnificamente a sus compañeros y lo mismo cortaba una internada contraria que ponía un balón a cuarenta metros al compañero de banda. Gran y determinante experiencia la suya.

Todo este saber futbolístico no podría culminar en éxitos sin la mano magistral del entrenador. Vaya desde aquí nuestro pequeño homenaje a Ramón Tejada, un hombre joven que ha visto premiada su corta carrera con dos títulos y que el año que viene y como justo premio dirigirá al Sevilla C en Tercera División.

Dejo para el final al señor colegiado. Como era de esperar, López López se dedicó a hacer un arbitraje sibilino contra los nuestros. Todos los balones disputados eran faltas en contra si la pelota la tenía el Athletic y miraba para otro lado cuando el perjudicado era un jugador sevillista. Varias pinceladas; el portero vasco se llevó todo el partido perdiendo tiempo descaradamente y no vió ni tarjeta amarilla. Por contra y ya con 2-3 en el marcador le faltó tiempo para sacar segunda amarilla a Boris por supuesta pérdida de tiempo en un saque de banda. Con el marcador a favor del Athletic, cualquier caída al suelo de un jugador norteño significaba automáticamente la parada del juego y pérdida de varios minutos. Con el 2-3 ya a favor nuestro una entrada a Luis Alberto que le dejó tirado fue ignorada por el árbitro que se negó a parar el juego. Más; el primer gol del Athletic viene precedido de una inexistente falta que el señor colegiado se inventó al borde del área.  El segundo gol vasco se produce segundos después del empate sevillista cuando los nuestros aún celebraban el gol. Tambien hay que decir que ahí se notó la bisoñez de los chavales que debían haber estado más atentos. He leído en la crónica de la web oficial que la expulsión de nuestro defensa  Iván se produjo por doble tarjeta amarilla tras dos agarrones consecutivos a jugadores vascos en el centro del campo. Desde la grada yo ví que le mostró roja directa aunque igual estoy equivocado. En los minutos finales de partido sólo le faltó al parcialísimo árbitro rematar los córners de los vascos. Pues ni por esas, López López. La copa viene para Sevilla; la quinta y ya somos el cuarto equipo español en solitario con mas copas del rey ganadas tras Barcelona, R. Madrid y Athletic Club de Bilbao.

Bien es cierto que el Athletic demostró más oficio que el Sevilla y que si se hubieran llevado el partido a nadie le habría extrañado pero nuestra victoria constituye un justo premio al equipo que siempre quiso hacer fútbol y no especular con el resultado. En los momentos claves y cuando más arreciaba el chaparrón apareció la mano o el pie salvador del portero Dani Jimenez que si bien estuvo fallón y falto de confianza en buena parte del partido, en la prórroga salvó varios goles cantados con paradas increíbles.

Para finalizar, decir que en el pequeño estadio municipal de Nerja se dieron cita unos mil sevillistas entre los que se encontraban el presidente del Nido, el primer entrenador Manolo Jimenez y una representación del consejo. Tampoco faltaron a la cita los iconos mediáticos de la televisión del club y asíduos contertulios del programa La Bombonera; Alexis, Nacho Mateos y el “Paleta” de la Algaba que vibraron (especialmente este último) con la victoria de nuestros chavales.

¡¡ Qué cantera tenemos madre mía !!