Atlético Ciudad 2; Sevilla FC 4. Sentenciado, que es lo importante

Dos partidos distintos de 45 minutos se vieron en el Municipal Cartagonova de Cartagena, donde el  CF Atlético Ciudad dijo virtualmente adiós a la Copa del Rey ante el Sevilla. Los de Julián Rubio salieron a tumba abierta con la intención de sorprender desde el inicio. De hecho lo hicieron, ya que a los diez minutos un error de Escudé propició el tanto de Guille Roldán a pase de Álex Cruz. Eso sí, no contaban con la fuerza defensiva idónea como para contener la furia del león herido. Fue Luis Fabiano el que se puso el disfraz de felino para empatar en el minuto 18 al aprovechar un rechace. Sin tiempo para celebrarlo, de nuevo el brasileño efectuaba la remontada a pase de Diego Capel.

Vodpod videos no longer available.

Un cuarto de partido se había disputado y ya habían subido tres goles al marcador, ejemplo claro de que las delanteras estaban imponiéndose con creces a las defensas. Eso sí, todo el mundo contaba con que las riendas del choque ya eran blanquirrojas. Sin embargo, Guille Roldán dos minutos después del doblete sevillista volvía a colocar las tablas. A esas alturas la eliminatoria ya estaba prácticamente resuelta, pero que el colista del grupo IV de Segunda B te haga dos goles en veinte minutos no es un indicador nada favorable. La media anotadora se relajó a partir de entonces, pero hubo tiempo para que Navas en una bonita acción y después Capel, dejaran hecho el pase a octavos. Antes del descanso Jiménez retiró a Lolo, que vio una amarilla que pudo ser roja, aunque cierto es que el técnico podría haber esperado tres minutos para no dejar en evidencia al canterano.

La segunda parte no tuvo historia. Simplemente sirvió para recalcar que Koné no está para el Sevilla ni para el Alcorcón. El marfileño está muy falto de confianza y esta era su gran oportunidad para enchufarse. Negredo, desde que salió, lo hizo todo para que marcase, pero ni por esas pudo estrenar su casillero. Se llegó al final sin más sobresaltos, con la clasificación bajo el brazo aunque habrá que hacerlo real en el Sánchez Pizjuán dentro de dos semanas.

Por el Sevilla FC jugaron: Javi Varas (1); Sergio Sánchez (2), Lolo (1), Escudé (2), Drago (2); Romaric (1), Duscher (2), Jesús Navas (3), Capel (2); Luis Fabiano (2) y Koné (0). También jugaron: Konko (1), Negredo (1) y Perotti (s.c).

Iniciamos el tercer camino hacia el balcón del Ayuntamiento

No tiene, dónde va a parar, el glamour de un partido de Champions en Glasgow ni el de un domingo en la Bombonera frente al Real Madrid, pero la Copa del Rey también supone, y de que forma, una importante vía para nuestro Sevilla de cara a hacerse con un nuevo título. De hecho, es el más corto y factible para conseguirlo. Aún no debemos pensar en el torneo del K.O, pero este viernes se celebra ya el sorteo de dieciseisavos de final. En esta ronda, además del Sevilla FC, entran los otros 19 equipos de Primera junto con 7 de Segunda y 6 de Segunda B.

Debido al empeño que tiene la RFEF en devaluar este histórico torneo, esta ronda vuelve a estar completamente dirigida con partidos a doble vuelta finalizando en casa del favorito, y encima con cabezas de serie. No podemos decir que esto no nos beneficia, al contario. Sin embargo, la idea de una Copa del Rey a la inglesa entusiasmaría a más de uno. Mientras tanto, nos aprovechamos de que los seis primeros de la pasada liga, es decir, FC Barcelona, Real Madrid, Sevilla FC, Atlético de Madrid, Valencia y Villarreal, se enfrentarán obligatoriamente a un equipo de Segunda B (no ha quedado vivo ni un Tercera). Los otros veinte equipos en liza si que entran a sorteo puro, aunque si hay diferencia de categoría, la vuelta como se ha comentado será en terreno del a priori favorito.

En este sentido, no se puede decir que haya un nivel muy alto donde elegir nuestro primer rival copero. En orden de cercanía geográfica, los seis aspirantes son: Marbella, Puertollano, Alcorcón, Ciudad de Lorquí, Alcoyano y Cultural Leonesa. No es el mejor de los reclamos, pero en 2007 empezamos frente a la Gimnástica Segoviana y no veas como terminó la cosa.