Valencia CF 3; Sevilla FC 1. Mal momento para perder la cabeza

El Sevilla se ha complicado y mucho la tercera plaza después de caer en Mestalla ante un equipo que sabía que se jugaba mucho y lo demostró. No dieron la misma impresión alguno de nuestros futbolistas, para los que tanta repetición de que en esta Liga estaba todo hecho, parece haberles afectado. Mención aparte para González Vázquez, que acribilló de tarjetas un partido (y especialmente a los nuestros) , que sólo se puso feo en los minutos finales.

Vodpod videos no longer available.

No empezó mal, de todas formas, la cosa. A pesar de contar con uno solo de los killers, el equipo salió muy valiente a por el primer gol y el Valencia se vio encerrado en su propia área. Adriano y Jesús Navas se encargaban de crear el 90% de las ocasiones por su banda, la derecha, aunque Romaric puso un balón desde la siniestra para Kanouté, que a punto estuvo de significar el cero a uno. No fue así, pero de ese corner, uno de los ocho que lanzamos en la primera parte, llegó un certero remate de Escudé que por fin hacía justicia. El equipo seguía bien posicionado, aguantando bien los arreones del Valencia y saliendo con peligro hacia arriba. En el primer tiempo fuimos infinitamente superiores y solo la mala suerte hizo que no nos pusiéramos con un 0-3.

Eso sí, si hay algo con lo que no se puede luchar es con las decisiones arbitrales. Al menos, desde el césped. Navas, Duscher, Squillaci y Adriano se vieron pronto con amarilla, los dos últimos en una jugada que terminó con bote neutral pero dos amonestaciones en una presumible falta. Todavía nos estamos preguntando porqué vio la tarjeta amarilla Adriano en una jugada donde no intervino en absoluto. Aún así, seguíamos llegando y el segundo podía convertirse en una realidad. Perotti tuvo la suya pero remató forzado y el bote permitió atrapar a César. Poco después, jugada con más de veinte toques que termina con un despeje de pómulo del meta a tiro de Romaric. Esa jugada, en la época de Juande le pegaba en la cara al portero y entraba.

Cuando todo hacía indicar que llegaríamos al descanso con un panorama muy soleado, las nubes acecharon en cinco minutos fatídicos. Primero, Adriano veía la segunda al cortar una contra aún cerca del área valencianista. Nada que objetar a esa tarjeta si hubiera sido amarilla, pero el psicópata de Gonzalez Vazquez tiró rapidamente de gatillo para expulsar con roja directa a nuestro jugador. Primera canallada consumada.

Cuando lo importante era, sea como fuere, terminar el primer acto por delante, jugada embarullada y Escudé sale a lo loco a por un balón y termina derribando claramente a Mata en el área. Villa no desaprovechó el regalito. Para mayor desgracia nuestra, Jiménez se encargó de empeorar la situación sustituyendo a Perotti, curiosamente uno de los pocos que no estaba amonestado, para colocar a Mosquera en el campo. Que me perdonen pero yo sigo sin entender algunas decisiones  de nuestro entrenador.

En la segunda parte Emery no tuvo más remedio que recoger el guante de su homólogo y mandó a sus tropas avanzar por la banda izquierda. A punto estuvo de sacarle el máximo rendimiento a la estrategia, pero por suerte Mosquera se fue entonando con el paso de los minutos. El Valencia, como era de esperar, llegaba y llegaba con peligro, aunque veíamos a un Sevilla que no se escondía aunque tampoco gozó de ocasión alguna para volver a desequilibrar. Romaric era el que más se esforzaba, mientras que Capel, que sustituyó a Navas (obsérvese que Jiménez utiliza dos cambios para una estrategia en la que le hubiese servido el de Capel por Navas), estaba muy desaprovechado como jugador más adelantado y por el centro. A nuestro juicio, Capel debió pegarse a banda izquierda y buscar provocar la segunda tarjeta al morenito Miguel. Pero nada, lo pegó a banda derecha y luego lo puso de punta.

Pasaban los minutos y a todos los sevillistas nos recorría esa sensación de que todo el trabajo acabaría tirado por tierra por una de esas jugadas a la contra a la que acostumbran Villa, Mata y compañía. Nada más lejos de la realidad, de hecho el asturiano se marchó con algunas molestias y fue sustituido por Morientes. Al final, el gol llegó, porque tenía que llegar, pero asombrosamente fue por demérito sevillista. Un Fernando Navarro que parecía bastante entonado hasta el momento, se permitió el lujo de saltar en el área ante un centro, bastante pasado, por cierto, para tocar con la mano y obligar a Bernardino a señalar otra vez el punto fatídico. Además, para rizar el rizo, Palop protestó la inexcusable acción y vio la quinta, por lo que Javi Varas tendrá que defender los tres palos en el Camp Nou.

Mata tampoco dudó y nos puso por detrás en el marcador, donde nos quedaríamos hasta el final. Luis Fabiano entró con ganas de arreglarlo, tantas que casi termina de estropearlo con una violenta acción que le costó la amarilla. Aunque Marchena estuvo listo para provocarle, no es menos cierto que el central sabía lo que hacía porque las revoluciones en las que andaba el carioca eran excesivas. Tampoco estará en el banquillo del coliseo culé Jiménez, expulsado por protestar.

El tercero del Valencia, ya sobre la hora, no fue más que una anécdota en un partido que nos hace pensar y mucho en la semana pasada. Como ya ocurriese hace unos meses, la gran racha de siete partidos invicto se sucede de dos derrotas seguidas. El problema es que los que vienen son Barcelona, Madrid y Villarreal. Al menos este último pasa por su peor momento. La racha es sólo de cinco puntos con el goalaverage perdido, por lo que más nos vale hacer algún milagro ante los dos imbatibles de esta liga.

Bernardino González Vázquez hizo honor a lo que se esperaba de él, un arbitraje teledirigido como siempre nos hace y dejándonos una vez mas en inferioridad numérica. Las tarjetas fueron excesivas por ambos bandos, aunque para nosotros las repercusiones acabaron siendo exponencialmente mayores. ¿Cuando dará Del Nido un puñetazo en la mesa como hizo el presidente de Osasuna en su momento ? Ya está bien de tragar y tragar y poner siempre la otra mejilla. Este árbitro impresentable debe ser recusado a perpetuidad por el Sevilla a la voz de ya.

Lo peor son las secuelas, más que nada porque Mosquera se antoja como la sombra de Messi el miércoles, con todo lo que eso conlleva. No podremos contar ni con Jimenez ni Adriano ni Palop. Los sevillistas que queríamos más emoción en los partidos, aquí la tenemos. A partir de ahora un fallo más puede ser contraproducente. Que Henry y Eto´o nos cojan confesados. Y si puede ser, que no nos cojan.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Adriano (2), Escudé (2), Squillaci (1), Fernando Navarro, (0) Duscher (1), Renato (1), Jesús Navas (1), Romaric (2), Perotti (2) y Kanouté (2). También jugaron Mosquera (1), Capel (1) y Luis Fabiano (s.c)

El dia después de la proeza

¡Qué gustito! Qué sensación mas buena  levantarse tarde y que el primer pensamiento que te venga a la cabeza sea el recuerdo del partidazo de ayer. Cuatro chicharitos como cuatro soles que le endiñó mi equipo al equipito de Schuster.

Anoche no pude conciliar el sueño hasta las tres de la mañana. El corazón se negaba a recuperar la velocidad de crucero normal. Fueron muchas las emociones vividas en noventa y tantos minutos. La ilusión inicial con el gol de Adriano, el desencanto con el empate de Raúl, la euforia desmedida con los mazazos de Romaric y Kanouté, la inquietud con el 2-3 del pipita, el miedo con el empate de Gago y de nuevo la alegría con el golazo de Renato.

Y el árbitro, como diría Caparrós, “de mamazo“. No solo aguantó con entereza la presión de jugadores y público madridista sino que tuvo lo que hay que tener para reflejar en el acta la expresión que le dijo Robben segundos antes de ser expulsado:

                                                                    ¡¡Fuck you, ha sido penalti claro!!

Los que hayais dado un cursito de inglés básico ya sabeis lo que significa eso porque lo primero que se aprende son las palabrotas. Para los que aún no habeis empezado las clases os dejamos la traducción : ¡¡ Jódete, ha sido penalti claro!!

Con semejante expresión cariñosa que se despida el Madrid de intentar que le quiten la segunda amarilla al holandés. Otra cosa es que cuando llegue el acta a la federación el fuck you se haya cambiado por arte de magia por un I love you, que todo es posible tratándose del megapolvo estelar. Largos son los tentáculos de la maquinaria de influencia madridista y proezas mayores han conseguido.

Como no podía ser de otra manera, al pobre Bernardino Gonzalez Vazquez le culpan hoy de todos los males madridistas. Como si los cuatro goles del Sevilla los hubiera marcado él en lugar de Kanouté y compañía. Raro será que no le metan en la nevera un tiempecito porque ya sabemos como se las gasta el comité de designación nacional-malagueño cuando un colegiado osa equivocarse contra el Madrid. Y es que claro, los madridistas llevan mas de cien años malacostumbrados a repartir estopa y salir luego impunes . Como hace siete dias con el  Getafe, donde el impresentable  Perez Burrull les perdonó tres penaltis y una expulsión que de haber sido señalados hubiera supuesto la derrota mas humillante de la historia madridista a manos de  un equipo de barrio.

Para terminar, una noticia que puede resultar sorprendente pero los datos están ahí. Ayer fué el cuarto partido que disputamos sin Luis Fabiano y cuarto partido que se salda con victoria sevillista. Un argumento mas para no obcecarnos con la idea de jugar siempre con dos delanteros.

Lo dicho , que sensación mas rica tengo hoy.

Don Bernardino, de profesión sus expulsiones

Este gallego de adopción aunque nacido en Francfort (Alemania) , de 42 años , agente comercial de profesión y que debutó en primera en 2001 con un Betis 3-R.Madrid 1 (!!vaya yuyu!!) no se le da precisamente bien al Sevilla.

En los cuatro últimos años ha cometido las siguientes tropelías:

16 Diciembre 2007. Valladolid 0-0 Sevilla FC . Expulsa a Fazio por doble amarilla y a Luis Fabiano con roja directa

3 Marzo 2007. Sevilla FC 2-1 FC Barcelona. Expulsa en el minuto 13 a Aitor Ocio con roja directa

24 Septiembre 2006. Atco. Madrid 2-1 Sevilla FC. Expulsa a Escudé y Javi Navarro, ambos por doble amarilla

19 Noviembre 2005. Sevilla FC 1-0 Betis. Expulsa a Maresca por doble amarilla y a Javi Navarro con roja directa.

Y este es el hombre que se supone (que es mucho suponer) debe impartir justicia en el Bernabeu este domingo. Con la presión que tiene encima el Madrid para que no se le escape el Barça y lo influenciable que es este señor, no sería raro verle  rematar los corners madroñeros. O zancadillear “involuntariamente” a Kanouté cuando entre en el área.

De lo que estoy casi seguro es de que no terminamos con once y que el del pito nos va a poner el corazón a 200 pulsaciones por minuto. Yo me tomaré cuatro o cinco tilas para no tirarle un zapato al televisor cuando me saque de mis casillas. Porque los arbitrajes contra el Sevilla me molestan como es natural pero  si además , el beneficiado es el Madrid como he visto tantas y tantas veces es que me pongo pre-infartado.

Ojalá me equivoque pero tengo pocas por no decir ninguna esperanza.