Eso que todo el sevillismo se resiste a aceptar

Los servicios médicos no querían admitirlo pero parece que ya no les queda más remedio. Después de un año y un mes de lesión, la rodilla de Javi Navarro sigue sin responder y no hay plan B. El doctor Cugat reconoce hoy en el Diario ABC que los plazos que se establecieron tras la operación del “Gran Capitán” no están cumpliéndose y que a pesar de la voluntad del futbolista, las cosas están muy crudas de cara a una posible vuelta a los terrenos de juego.

El futbolista se muestra tan luchador como el primer día, sobre todo teniendo en cuenta que ya pasó por esto antes de llegar al Sevilla y a la vista está que salió airoso. Ahora, sin embargo, con muchos más años de sufrimiento, la rodilla del valenciano no tiene pinta de volver a querer recorrer ese camino. Los servicios médicos recomendaron a Javi tomarse unas vacaciones sin pensar prácticamente en la rodilla para ver si el problema tenía también tintes psicológicos, pero el dolor persiste en las arrancadas y frenadas y no será por falta de trabajo de gimnasio y fisoterapia.

A todo el sevillismo le duele pensar que Francisco Javier Navarro, aquel hombre que pasó a la historia por defender ante todo y ante todos a nuestro escudo primero, y por levantar cinco trofeos después, tenga que dejar el equipo así. Así, sin poder hacerlo vistiendo ese brazalete de color azul con el antiguo emblema de la entidad. Así, sin mostrar esa fuerza y pundonor que le convirtió en uno de los centrales más temidos del panorama futbolístico europeo. Dios no lo quiera, pero todo apunta a que Javi Navarro no volverá a vestir la camiseta blanca con el número 2 en la espalda, con la que asombró al sevillismo y a todo el balompié nacional.

Suerte Javi, aún no ha llegado al Sevilla el defensor que pueda hacerte sombra. El puesto, aún sigue siendo tuyo.