Con nueve basta y sobra

Si ya se venían contando por finales todos los partidos que ha jugado el Sevilla últimamente, el de El Madrigal del sábado sí que tenía todos los ingredientes para serlo. Si las cosas se hubiesen dado de la peor manera posible, ahora mismo seríamos quintos en la tabla, es decir, fuera de los puestos de Champions League tras 20 jornadas ahí subidos.

Por suerte, lo que ocurrió fue lo contrario y, a excepción del no tan doloroso triunfo del Atlético de Madrid ayer, todo salió a pedir de boca. Con sólo cuatro jornadas por delante, ya se tiende más a hablar de puntos necesarios para certificar objetivos, en lugar de hacer referencia a las ventajas. Con doce puntos en juego, tal y como está la cosa nos bastarían nueve para terminar terceros sin depender de nadie. Eso quiere decir que sería suficiente con ganar tres de los cuatro que restan, siempre y cuando alguno de los perseguidores lo gane todo.  Con dos partidos en casa y dos fuera y viendo las estadísticas, no sabemos si decir que al menos los dos de casa o los dos de fuera tienen que ser victorias. La pega es que justo por detrás hay tres equipos muy pegados, lo que convierte en improbable que ninguno de ellos termine la temporada con un pleno, o casi.

Dejando prudentemente fuera de los cálculos al Deportivo, que se sitúa ahora mismo a siete puntos más el muy probable golaverage (1-3 en Riazor), pasamos a analizar el resto de rivales en la lucha, es decir, Valencia, Atlético y Villarreal. Antes que nada, comentamos que nuestro calendario no es para nada complicado, pues nos queda en casa un Mallorca sin nada en juego y un Deportivo que en la penúltima jornada podría estar jugándose la UEFA, o quizás los dos próximos envites ante equipos que luchan por la salvación, le pasen factura. A domicilio, el siempre hostil Reyno de Navarra con el aliciente de todo lo que se juegan los rojillos y para cerrar la temporada visita a Los Pajaritos ante un Numancia que a esas alturas podría haber bajado los brazos, aunque sus choques ante Recre y Getafe podrían hacerle llegar con vida.

Parece que lo de Pamplona es lo que más peligro tiene, aunque como hemos dicho nos está permitido al menos un pinchazo. Lo de Mallorca y Deportivo debe servir para reconciliarse con la afición, mientras que lo de Soria más vale analizarlo conforme a las necesidades de ese momento.

Centrándonos en los calendarios de los tres rivales por el objetivo de la tercera plaza (no concebimos conformarnos con la cuarta) este es el panorama:

Valencia: Real Madrid (L), Atlético de Madrid (V), Villarreal (V) y Athletic de Bilbao (L).

Lo mejor de todo es que se tendrá que enfrentar a los otros dos equipos, a parte del Sevilla, que pelean por el mismo premio. Parece que lo de la semana que viene será casi lo más fácil, pues el Real Madrid ha tirado la toalla y los chés en casa han demostrado que pueden plantarle cara incluso al Barcelona. La despedida del torneo parece que también será plácida, mientras que el meollo está en las dos jornadas intermedias, ambas con los valencianistas como visitantes. No hay que olvidar que aunque el Sevilla no volviese a puntuar, el Valencia necesitaría cuatro puntos para rebasarle. Un pinchazo ante el Madrid podría cerrarle muchas puertas.

Atlético de Madrid: Espanyol (L), Valencia (L), Athletic de Bilbao (V) y Almería (L).

Aunque parecían ya fuera de la pelea, esta jornada les ha permitido volver a meterse en la pomada, y podríamos decir que las circunstancias le convierten en el máximo rival del Sevilla sobre el papel. En primer lugar, afronta las dos siguientes semanas en casa, que siempre se nota a pesar del enfado colchonero. Un Espanyol que querrá certificar la salvación en casa y el Valencia en un partido a cara de perro, son las dos primeras etapas. Luego visitarán a un Athletic sin aspiraciones y quien sabe si con resaca copera. Para terminar, nada mejor que un Almería ya salvado y en casa por si hay algo que jugarse. Como decimos, los rojiblancos son los principales candidatos a al menos la cuarta plaza. Para superarnos, aunque no volviésemos a sumar, necesitarían, eso sí, la mitad de lo que hay en juego (cinco puntos + golaverage).

Villarreal: Barcelona (V), Real Madrid (L), Valencia (L) y Mallorca (V).

Teniendo en cuenta todos los condicionantes, el equipo amarillo es el que más pinta tiene de quedar, como muy bien, en puestos UEFA. Para empezar tienen nada más y nada menos que un Barcelona en el Camp Nou que podría cantar el alirón. Justo después, reciben al Real Madrid y seguidamente al Valencia, por lo que sólo un pleno les garantizaría llegar con opciones al final. Al menos ahí el terreno se suaviza, con una visita a Son Moix sin relevancia para los bermellones. Si no volviésemos a puntuar, los de Pellegrini lo tendrían igual que el Atlético para cazarnos. Tal y como está el Villarreal, seis de doce se antojan demasiados puntos.

Encuesta: ¿Cuántos puntos serán necesarios para terminar en la tercera plaza?

Después de una semana de parón por algunos motivos, entre ellos el partido intersemanal, volvemos a poner en marcha nuestra encuesta, en la que siempre solemos reflejar las inquietudes de la afición sevillista. En esta ocasión vamos a pulsar el acierto matemático de nuestros lectores, quienes tendrán el reto de adivinar el número de puntos necesarios para terminar en la tercera posición a final de temporada. De haber mantenido el colchón, los puntos necesarios serían prácticamente testimoniales, pero en la situación actual parece que no serán pocos los partidos de triunfo obligado. Sin embargo, también cuenta el acierto o desacierto de los perseguidores, que no obstante ya son más de uno y vienen apretando.

Aquí podéis reflejar vuestra opinión:

La mayoría de la afición no confía

El día 14 de Abril publicábamos una encuesta donde se preguntaba al aficionado si confiaba en que la ventaja adquirida hasta ese momento y que era de nueve puntos , garantizaba el tercer puesto. La encuesta se realizaba tras la pérdida del partido contra el Getafe, es decir, todavía no habíamos jugado contra el Valencia, Barça y Madrid. Los resultados se recogieron igualmente antes de jugar estos tres partidos.

Aquí los teneis:

– El 59% de los participantes en la encuesta NO CONFIABAN  O TENIAN MUCHAS DUDAS de que el equipo fuera capaz de conservar el tercer puesto.

– El 41% de los votantes SÍ CONFIABAN en mantener la tercera plaza hasta el final.

Con toda probabilidad, si hiciéramos la encuesta hoy tras perder tres partidos más y habiéndose reducido a un solo punto la ventaja sobre el cuarto,  el porcentaje de desconfianza sería considerablemente más alto. Según estos resultados, parece claro que nuestros lectores no confían, aunque seguro que les gustaría hacerlo.

FC Barcelona 4; Capel 0. El resto ni se enteró de la película

El titular lo dice todo. El Sevilla hizo lo mismo que el 95% de los visitantes al Camp Nou esta temporada. La diferencia es que se supone que somos los terceros de esta liga. En cuanto a eso, hace dos semanas teníamos al Valencia a ocho puntos. Ahora está a dos, así que mucho cuidado con eso. Eso sí, el de Albox no hizo el partido de su vida. Más bien, fue el único que se percató de que teníamos partido entre semana.

La presencia de hombres como Mosquera o Koné en el once inicial, ya nos permitía vislumbrar que se salía pensando en el domingo. Sin embargo, fue el juego del equipo el que terminó de confirmarlo. A los dos minutos, Iniesta se sacaba un disparo colocado a la escuadra de un Javi Varas no demasiado bien situado, pero que de otra manera quizás habría terminado con la misma suerte. Curiosamente, la jugada nace de un error de Maresca, que se duerme en la línea de tres cuartos, esa en la que el Barcelona demuestra porqué es el mejor del mundo hoy en día, y de lejos.

Con el uno a cero ya encajado, el Barcelona decidió esperar un poquito para ver que tenía que ofrecer este Sevilla. Aunque a una velocidad irrisoria comparada con la de su rival, el equipo lanzó varios ataques por banda, sobre todo por la de Capel. Y sí, como era de esperar, esta fue la derecha, porque Jiménez sigue siendo el único que piensa que sirve de algo desordenar a Capel y Jesús Navas. El resto de los mortales hemos tenido 32 jornadas para darnos cuenta de que sólo sirve para que ambos acaben buscando el centro del campo para poder centrar con su pierna buena. Así pues, las bandas a la basura.

La más clara la tuvimos precisamente en un centro de Mosquera que recibe Navas, quien pudiendo poner el pase de la muerte a un solitario Luis Fabiano, prefirio rematar sin dejarla caer y mandarla fuera. Hasta aquí la ventana de oportunidad regalada por los azulgrana, que decidieron retomar el mando para no soltarlo hasta el final. En otra de las llegadas culés, jugada relámpago de Iniesta, que la deja para Xavi y en una pared con el manchego la dejan en bandeja para Eto´o. Aunque Varas toca, el balón acabó dentro.

Se llevaban sólo 17 minutos, pero hasta el 45 sólo se vio un mismo juego. El de un Barcelona que llegaba sin problema alguno, con una velocidad impropia de estas alturas de temporada, y un Sevilla empequeñecido como pocas veces se ha visto en los últimos tiempos. Lo de Fernando Navarro comienza a ser preocupante, mientras que Koné demuestra que no estará a punto antes del verano.

De hecho, Kanouté (o quizás su doble del anuncio) le sustituyó aunque lo poco que hizo fue controlar cuatro balones y sólo uno de ellos bien. Como en la primera parte, el Barcelona salió a cumplir el expediente y en otro pim pam pum, Xavi a la escuadra para seguir a lo suyo. Poco después, cumplida la hora de partido, balón escorado para Henry, que con una pierna se va de Mosquera y con la otra la pone al segundo palo imposible para Javi Varas.

Guardiola empezó a recoger desde entonces el campamento y quitó de enmedio a Iniesta y Xavi, un 75% de lo que es este Barcelona. Otra vez, sólo  fue Capel el que intentó algo de entre los once. En la primera parte comandó algún ataque, pero en la reanudación sólo pudo empezar un par de carreritas. Ni quisimos ni nos dejaron hacer más.

No hubo Sevilla en el Camp Nou. Será dificilísimo hacerlo peor el domingo, así que hay motivos para la esperanza. No hay mucho más que decir.

Por el Sevilla FC jugaron: Javi Varas (0), Mosquera (0), Squillaci (0), Escudé, (0) Fernando Navarro (0), Maresca (o), Romaric (0), Navas (0), Capel (1), Koné (0) y Luis Fabiano (0). También jugaron Kanouté (0), Renato (0) y Konko (0).

Los sevillistas creen que sería necesario reforzarse este verano

Después de que tanto José María del Nido como miembros de la secretaría técnica dejasen claro que el equipo no sufriá muchas modificaciones este verano, la afición se ha pronunciado bastante en contra de este hecho. Tanto es así, que hasta un 70% de los encuestados cree que sería difícil o imposible competir en Liga, Copa y Champions con garantías con esta misma plantilla. Un 14% mantiene la duda debido a que las lesiones han mermado a muchas de las piezas claves durante este ejercicio, mientras que el 17% restante confía plenamente en lo que hay para afrontar lo que se viene encima, que esperemos que sea la vuelta a la máxima competición continental.

Decimos que esperamos porque, aunque hace una semana casi todos los sevillistas lo dábamos ya por hecho dada la enorme cantidad de puntos de colchón, ahora andamos con la mosca detrás de la oreja. No ya por el número de puntos de ventaja con el cuarto, que no obstante sigue siendo importante, sino más bien por la entidad de los rivales con los que nos veremos las caras en las próximas fechas. Por este motivo esta es la pregunta de esta semana: ¿Crees que el Sevilla aguantará hasta final de Liga en las posiciones que dan derecho a jugar la Champions, o acabaremos sucumbiendo al empuje de los que nos preceden?