Castigados sin ir a los cacharritos

Es mucho lo que se juega el Sevilla en las cinco jornadas que quedan de liga, y mucho lo que que se arma en nuestra ciudad con una Feria que empezó anoche y que se alargará hasta el domingo. Por ello, aunque Manolo Jiménez declinó la idea al ser preguntado en sala de prensa el domingo, el equipo finalmente se marchará concentrado durante la segunda parte de la semana, para alejarse de todo lo que conlleva Sevilla en estos días.

Aunque el partido de Villarreal no será hasta última hora del sábado y lo normal hubiese sido viajar en la tarde del viernes, el técnico sevillista en sintonía con su cuerpo técnico y directiva, han decidido que el traslado a tierras levantinas se adelanta un día y será el jueves por la tarde cuando los convocados tomen el avión hacia la costa mediterránea. No obstante, no se pisará Villarreal hasta unas horas antes del inicio del partido. Antes, habrá concentración en el complejo La Calderona, lugar muy frecuentado por nuestra selección nacional en los días previos a una competición importante. El equipo llegará a dichas instalaciones por la tarde, y el viernes se desplazará a la localidad de Puzol para llevar a cabo el último entrenamiento previo al choque en El Madrigal.

Ya el domingo por la tarde, la expedición completará el trayecto de unos 70 kilómetros y tomará rumbo a la localidad castellonesa donde les espera el quinto clasificado de la Liga. De esta manera, queda descartada la celebración del tradicional almuerzo oficial en el Real de la Feria, que se había venido celebrando puntualmente en los últimos años. Está claro que no es momento de celebraciones.

El presidente llama a la unidad y a centrarse en la “final” del jueves

Image

Después de varias semanas missing (los últimos actos públicos que se le recuerdan sirvieron para promocionar su flamante biografía), el presidente del Sevilla ha vuelto hoy a dar la cara ante la prensa. Y lo ha hecho para calmar, en cierta medida, el desconcierto y la disparidad de criterios que inunda últimamente el seno sevillista.

Con el Sevilla defraudando con su juego y Maresca rajando de sus compañeros y superiores, la llamada a filas por parte de Del Nido era cuestión de poco tiempo. Ha llegado aprovechando la visita del máximo mandatario a la Universidad Pablo de Olavide donde ha dado una conferencia. Pero para conferencia la que ofreció ayer Maresca, motivo por el cual no ha dejado de ser cuestionado Del Nido: “es un tema de vestuario, que es  de dónde nunca debió salir”.

Así de escueto se mostró, prefiriendo pasar al tema en el que deben estar puestas todas las miradas: “Tenemos por delante un acontecimiento deportivo de los más importantes de esta temporada, porque tenemos la posibilidad de meternos en una semifinal, que sería la tercera en las seis últimas temporadas. Debemos centrarnos en el aspecto deportivo y en la posibilidad de ganar a un grandísimo rival para darle una gran alegría a nuestra hinchada”.

Y es que está por ver que porcentaje de esa hinchada se dejará ver por Nervión el jueves. Aunque desde los medios oficiales se vendió la ampliación del período de ventas como una respuesta a la gran demanda, Del Nido ha dejado ver que no se es tan optimista desde la planta noble: “espero que se supere la barrera de los 30.000 espectadores, porque las taquillas han estado muy animadas durante toda la mañana”.

En fin, después de que los ánimos parezcan algo más calmados en este inicio de semana, sólo queda poner los cinco sentidos en el Valencia e intentar pasar a semifinales. De ahí a soñar ya no quedará más que un peldaño.