El Sevilla Atlético suelta lastre en pretemporada

Un descenso de categoría siempre supone una revolución en cualquier plantilla. Pues esto se acentúa si hablamos de un equipo filial, como es el caso del Sevilla Atlético. Hace unos días decíamos que determinados jugadores no estaban dispuestos a jugar en Segunda B, una vez que llegaron al club con la posibilidad de tener minutos en la categoría de plata. Esto es lo que ha ocurrido precisamente con Christian Pouga, delantero camerunés que llegó de la liga suiza el pasado verano.

Aunque debutó con el primer equipo en el Trofeo Antonio Puerta, sus continuas lesiones con el filial y su pobre bagaje de dos tantos en la pretemporada, le han obligado a buscar una salida provisional. Y la ha encontrado en la máxima categoría, eso sí, de la liga portuguesa. Jugará cedido en el Leixoes, que tras ascender la pasada temporada ha conseguido un meritorio sexto puesto. De todas formas, en el Sevilla se sigue confiando en él y no se ha contemplado ninguna opción de compra para los lusitanos.

Pero el camerunés no es la única baja en el ataque. Ayer mismo se cerró la marcha del pileño Fernando al Real Jaén por dos temporadas, a pesar de que al delantero le quedaba un año de contrato en Nervión. El futbolista, que desde el mes de enero jugó en el Onteniente como cedido, ha terminado por desvincularse del Sevilla a sus 22 años.

Por último, la tercera marcha confirmada en las últimas horas es la de Raúl Navas, central del Sevilla C que acabó teniendo minutos en la Liga Adelante pero que no ha llegado a un acuerdo para prolongar su estancia en la carretera de Utrera. Finalmente ha decidido continuar con su carrera en el Real Valladolid Promesas, conjunto recién descendido a Tercera División y en el que estará a las órdenes del ex-sevillista Onésimo.

Otros futbolistas como el mediocentro Cordero, que tiene varias ofertas de Segunda División, podrían también anunciar su marcha en las próximas horas. Mientras, la secretaría técnica sigue buscando un guardameta de garantías para que ocupe la titularidad y pueda ser una alternativa, dado el caso, a Palop y Javi Varas.

Riazor, plaza propicia para los debutantes sevillistas

El estadio de Riazor nunca fue una plaza fácil para conseguir los tres puntos. De hecho, de los 40 precedentes ligueros, en sólo cuatro se llevó la victoria el conjunto de Nervión (un único triunfo en los últimos 54 años).

Ahora bien, se da la circunstancia de que el estadio deportivista podría sumar mañana dos debutantes más del Sevilla con sus gradas como testigos. En la campaña 2003/2oo4, Joaquín Caparrós hizo debutar allí a Sergio Ramos y a Juanjo Bezares, este último desde el incio. Curiosamente, el mediocentro acaba de ser cedido al OFI Creta griego hasta final de temporada, cuando volverá al Cádiz.

En esta ocasión podrían correr la misma suerte tanto Miguel Ángel Cordero como Teemu Pukki. El finlandés podría debutar en la máxima categoría después de su testimonial presencia en el Santiago Bernabéu. Por su parte, el lebrijano Cordero ha obtenido premio tras ser considerado uno de los mejores futbolistas del Sevilla Atlético. Jiménez es su principal valedor y está dispuesto a demostrar que puede ser alternativa a las numerosas opciones del mediocentro.

También viajará por primera vez el valeroso guardameta Juan Martín, para sustituir a Javi Varas que tiene gripe. Relegado al Sevilla C porque Fermín Galeote no lo considera un guardameta válido para Segunda División,  Jiménez no ha dudado en convocarlo a él y dejar en Sevilla a  Mario Ruyales, que sustituirá al sancionado Vargas en el Sevilla Atlético – Huesca.

Debería sorprender, que en una lista de 19 hombres vuelva a quedarse fuera Aquivaldo Mosquera, teniendo en cuenta que se trata de un futbolista más en la plantilla y sin lesión declarada. Está claro que el incidente de Mallorca ha sido la mejor excusa para dar de lado al inadaptado colombiano.