Xerez CD 0; Sevilla FC 2. Sin fútbol pero sumando

Mal partido el que nos han ofrecido hoy Xerez y Sevilla. Nueva muestra del  fútbol control al que nos tenía acostumbrados el equipo la temporada pasada aunque con poca profundidad y escasas ocasiones. Una genialidad de Negredo y un gol de auténtico nueve de Luisfa rematado con una parada antológica de Javi Varas, nos han dado la victoria en un partido que prometía bastante más a priori. El pinchazo del Barça, que no ha podido pasar del empate en Pamplona, hace que la cabeza de la liga se compacte.

Jiménez ponía sobre el campo a un buen equipo a pesar de las bajas. Arriba, dos cracks como Negredo y Luis Fabiano. El centro del campo se le confiaba a Renato y Zokora. Por tanto se presuponía que el buen futbol debía aparecer sí o sí. Pues nada de eso; mucha lentitud, mucho pase horizontal, nada de juego por bandas y al margen del gol, una sola ocasión en cuarenta y cinco minutos. El protagonista, Negredo, que se saca de la chistera (nunca mejor dicho) un sombrerito al defensa y antes de que el balón toque el suelo, cabecea por encima de Renan que salía a la desesperada. Golazo del madrileño que transformaba la segunda ocasión que teníamos en cuarenta y dos minutos.

Tras el descanso, más de lo mismo; mucho control, nada de futbol y cero ocasiones por ambos bandos. El Xerez no se fue arriba hasta el último cuarto de hora. A cinco minutos para el final y con 0-1 en el marcador, Javi Varas hizo un paradón de dos puntos a remate de cabeza de un jugador xerecista. Jiménez, viendo que se le podía escapar el partido, sacó del campo a Negredo y metió a Duscher. Minutos más tarde se produce el cambio consabido de Capel por Perotti. Cuando peor lo estábamos pasando, el nueve de la canarinha recibe un pase interior de Navas y con un desmarque de lujo la cruza ante la salida de Renan. Ocasión casi idéntica a la que tuvo Capel frente al Espanyol pero con un final muy distinto. Y es que si frente a los periquitos hubiera estado el brasileño, estoy convencido de que hubiera transformado alguna de las muchas ocasiones que tuvímos.

Hoy no hemos disfrutado con el juego pero nos vamos más contentos que el dia del Espanyol. Diecinueve puntazos ya en nueve partidos y seguiremos terceros haga lo que haga el Valencia. El miércoles viene el Sttutgart frente al que tenemos que confirmar la primera plaza definitiva del grupo y así poder olvidarnos de la Champions hasta febrero para concentrarnos en Liga y Copa. Nos vemos para la crónica.

¡¡Ah, se me olvidaba!!; la otra noticia importante de la noche es que a pesar de pitarnos Bernardino Glez. Vazquez, hemos terminado con once. Y es que, como dijo Jimenez tras el partido de Riazor, todo el mundo nos trata ya como grandes.

Por el Sevilla FC jugaron: JaviVaras (3); Konko (1); Squillacci (2); Dragutinovic (2); Navarro (1) ; Renato (1); Zokora (2), Navas (1); Perotti (1), Luis Fabiano (2) y Negredo (3). En la segunda participaron Duscher (1); Capel (1) y Koné (s.c.)

Atlético Ciudad 2; Sevilla FC 4. Sentenciado, que es lo importante

Dos partidos distintos de 45 minutos se vieron en el Municipal Cartagonova de Cartagena, donde el  CF Atlético Ciudad dijo virtualmente adiós a la Copa del Rey ante el Sevilla. Los de Julián Rubio salieron a tumba abierta con la intención de sorprender desde el inicio. De hecho lo hicieron, ya que a los diez minutos un error de Escudé propició el tanto de Guille Roldán a pase de Álex Cruz. Eso sí, no contaban con la fuerza defensiva idónea como para contener la furia del león herido. Fue Luis Fabiano el que se puso el disfraz de felino para empatar en el minuto 18 al aprovechar un rechace. Sin tiempo para celebrarlo, de nuevo el brasileño efectuaba la remontada a pase de Diego Capel.

Vodpod videos no longer available.

Un cuarto de partido se había disputado y ya habían subido tres goles al marcador, ejemplo claro de que las delanteras estaban imponiéndose con creces a las defensas. Eso sí, todo el mundo contaba con que las riendas del choque ya eran blanquirrojas. Sin embargo, Guille Roldán dos minutos después del doblete sevillista volvía a colocar las tablas. A esas alturas la eliminatoria ya estaba prácticamente resuelta, pero que el colista del grupo IV de Segunda B te haga dos goles en veinte minutos no es un indicador nada favorable. La media anotadora se relajó a partir de entonces, pero hubo tiempo para que Navas en una bonita acción y después Capel, dejaran hecho el pase a octavos. Antes del descanso Jiménez retiró a Lolo, que vio una amarilla que pudo ser roja, aunque cierto es que el técnico podría haber esperado tres minutos para no dejar en evidencia al canterano.

La segunda parte no tuvo historia. Simplemente sirvió para recalcar que Koné no está para el Sevilla ni para el Alcorcón. El marfileño está muy falto de confianza y esta era su gran oportunidad para enchufarse. Negredo, desde que salió, lo hizo todo para que marcase, pero ni por esas pudo estrenar su casillero. Se llegó al final sin más sobresaltos, con la clasificación bajo el brazo aunque habrá que hacerlo real en el Sánchez Pizjuán dentro de dos semanas.

Por el Sevilla FC jugaron: Javi Varas (1); Sergio Sánchez (2), Lolo (1), Escudé (2), Drago (2); Romaric (1), Duscher (2), Jesús Navas (3), Capel (2); Luis Fabiano (2) y Koné (0). También jugaron: Konko (1), Negredo (1) y Perotti (s.c).

Sevilla FC 0; RCD Espanyol 0. Demasiados imprescindibles ausentes

El Sevilla se estrelló ante un Espanyol que en todo momento supo a qué venía y que aprovechó la falta de pegada de un equipo que dependió en la primera parte de un único punta que no es punta. En la segunda parte, con media hora en superioridad, Koné y Chevantón sólo consiguieron atascar el área de un Kameni inconmensurable. El pinchazo del Madrid en Gijón hace que los merengues no se escapen, pero la oportunidad perdida es enorme.

Como se suele decir, el que tiene la moneda es el que puede cambiarla. Y ayer, dos de los tres que pueden cambiarla en este Sevilla, no estaban presentes. Creo que los que vimos el partido terminamos convencidos de que si anoche hubieran estado en el Pizjuán Kanouté o Luis Fabiano, alguna de las muchas ocasiones habría acabado entrando. A pesar incluso de Kameni. Vaya partidazo que se marcó el portero del Espanyol. Paró todo lo parable y hasta lo imposible.

Los nuestros salieron como nos gusta a todos, descaradamente arriba. A los dos minutos , Navas ya tuvo la primera ocasión cuando lanzó una vaselina que Kameni reculando acertó a desviar a córner. Primer uy que hacía presagiar que el partido acabaría nuevamente en goleada.

Ante la ausencia de los dos monstruos de arriba, Jimenez optó por Negredo en punta y Renato haciendo la mediapunta. A priori la estratégia no era mala, aunque el resultado final se encargó de demostrar que tampoco era tan buena. A Negredo le vi ayer menos batallador que otras veces. No sé si porque arrastraba aún problemas o porque tanta azucar como ha recibido ultimamente le ha hablandado los gemelos. Se empeñó el hombre en cambiar balones de banda a banda una y otra vez , cosa que hizo a la perfección pero cuando Zokora entraba en velocidad, no le acompañaba en el desmarque. Por cierto y hablando de Zokora; vaya animal que está hecho este hombre. Qué potencia física, qué velocidad, qué control del juego y qué todo. Pedazo de fichaje que hay que apuntarle de nuevo al león de San Fernando.

Treinta minutos duró la avalancha sevillista por bandas, donde un Navas inconmensurable (se me acaban los adjetivos con este chaval) y un Perotti en su línea de desborde habitual, pusieron más de una docena de centros al área. Las múltiples ocasiones que se creaban, o bien eran falladas por los nuestros o paradas por el gato negro del Espanyol. A medida que las ocasiones se malograban el Sevilla acusó el esfuerzo y se tomó un respiro hasta el final de la primera parte.

Tras el descanso salímos con brios renovados. A los pocos minutos, Capel sustituyó a Duscher. Cambio táctico de Jimenez que colocaba a Perotti como segundo delantero junto a Negredo bajando a Renato al centro del campo. El brasileño comenzó a distribuir mejor el juego pero ni aún así conseguimos perforar la portería contraria. El Espanyol, al igual que una semana antes el Dépor, había tejido una densa tela de araña en defensa y centro del campo que anulaba todas nuestras incursiones. Parece que los contrarios han aprendido como neutralizar el poder ofensivo de las famosas super bandas sevillistas. Es aquí donde quizás le falte a Jimenez ese plus que tienen los grandes entrenadores para saber cambiar el curso de un partido cuando el rival te tiene maniatado. En mi modesta opinión, el Sevilla tiene obsesión por mandar todos los balones a las bandas. Ayer se dieron varias situaciones en las que nos plantamos al borde del área y aunque teníamos opción de buscar el pase interior o incluso chutar directamente a portería, el balón acababa desplazandose a la banda para buscar el centro dando tiempo al rival para montar la defensa. No digo que esta opción no sea buena. Lo que digo es que hay que buscar tambien otras variantes.

Visto que con el cambio táctico mencionado no era suficiente, Jimenez sentó a Perotti y sacó al campo a Koné. El africano se situó tambien como segundo punta acompañando a Negredo. No sé si soy el único que piensa así pero, en los tres años que lleva Koné en Sevilla, todavía no le he visto detalles de gran futbolista. O el hombre no acaba de centrarse o simplemente no vale la fortuna que se pagó por él. Prefiero pensar que se trata de lo primero. Se limitó a deambular por el campo intentando siempre la jugada personal y olvidándose un poquito del juego colectivo. Para terminar de arreglar las cosas, el loco Chevantón saltó al campo a falta de diez minutos. Lo quería sacar todo, jugar todo y convertirse en protagonista de la noche aupado por los gritos de apoyo de los Biris. Resultado; atasco mayúsculo de delanteros arriba y cero resultado.

En definitiva, muy buenas intenciones ofensivas del equipo durante todo el partido pero nuestra falta de eficacia goleadora y el buen planteamiento de Pochettino, dieron al traste con la posibilidad de ponernos a un punto del Madrid. La semana que viene toca copa del Rey. Nos vemos para la crónica.

Por el Sevilla FC jugaron: Varas (2), Konko (2), Squillaci (2), Escudé (2), Navarro (2), Navas (3), Zokora (3), Duscher (2), Perotti (2), Renato (1) y Negredo (1). También jugaron Capel (1), Koné (0) y Chevantón (s.c).

VfB Stuttgart 1; Sevilla FC 3. Efectividad de sobra para sentenciar el pase

El Sevilla ha demostrado esta noche que ninguno de sus tres rivales del grupo G está a la altura del cabeza de serie, dejando visto para sentencia el pase para los octavos de final. Con tres partidos aún por delante, nos bastaría con un empate para hacer matemático lo que ya es más que virtual. La sorpresa la ha dado el Unirea, que ha goleado a un lamentable Rangers en Ibrox por 1-4 y se coloca segundo.

El comienzo no fue demasiado esperanzador, porque volvimos a ver a ese Sevilla reservón de antes de la racha de victorias. El Stuttgart, obligado por las circunstancias, lanzó un par de ataques en velocidad y lo pasamos bastante mal, aunque Javi Varas y en menor medida sus defensas consiguieron apaciguar las ansias alemanas. A la hora de salir a la contra, veíamos como un futbolista lo intentaba solo con el balón mientras sus compañeros parecían no tener fuerzas para acompañarle, por lo que fue complicado llegar hasta Lehmann en los primeros compases. El mayor susto de la primera parte llegó con un gol anulado a los locales por fuera de juego de Kuzmanovic, quien a pesar de no tocar el balón, estorbó a Varas en clara posición antirreglamentaria.

No llegábamos pero cuando lo hicimos no dudamos. Minuto 23 de juego y centro de Adriano al segundo palo, donde aparece Squillaci para cabecear inapelablemente al fondo de la red. El pase por alto del brasileño significó prácticamente el 80% de un gol que, si bien no hacía justicia al juego desplegado, significaba un importante logro de cara a la clasificación. El Stuttgart, algo superior a nosotros hasta entonces, no consiguió hilvanar apenas jugadas de peligro a partir de ese momento, a excepción de varias llegadas que deshizo bien Javi Varas. Lo único negativo fue la lesión de Adriano, que tuvo que dejar su puesto a Perotti en la banda izquierda.

La segunda parte no pintaba bien teniendo en cuenta lo visto durante los primeros cuarenta y cinco minutos. Jiménez se percató de la inferioridad de nuestro centro del campo y decidió sacrificar a Luis Fabiano para dar entrada a Duscher.  Lo acontecido después, dio la razón al técnico sevillista porque el equipo se adueñó de la zona ancha y pasó a tomar el mando de la situación. Este equipo tiene demasiada pegada como para aguantar un resultado y acabó goleando sin hacer prácticamente ruido. Un centro de Perotti desde el corner rebotado en un defensa complicó la vida a Lehmann, que dejó la pelota muerta para que Navas remachara en el área pequeña. Dos tiros a puerta y dos goles que dejaban el trabajo casi hecho. Pero es que todavía quedaba el tercero, de nuevo de cabeza y de nuevo de Squillaci, que aprovechaba, en fuera de juego, eso sí, un gran centro de Drago para ponerle el punto y final al partido. O casi, porque se hizo largo el resto del choque entre el golazo de falta de Elson y el empuje local con tiro al larguero incluido. Y es que los alemanes se quedan con dos puntos, a dos de la clasificación en estos momentos y con el handicap de visitar el Sánchez Pizjuán dentro de dos semanas.

Hemos vuelto a ver al Sevilla de Glasgow aunque con un rival algo más fuerte que sin embargo sólo inquietó al final, cuando lo tenía casi todo perdido. Urge la recuperación de Negredo porque Kanouté, como en La Coruña, estuvo desaparecido en combate y ya no atina ni en su especialidad, el uno contra uno. Muy seguro Javi Varas, que está aprovechando una oportunidad que tiene visos de alargarse por las complicaciones en la lesión de Palop. A ver si esto sirve para enderezar el rumbo en liga y seguir con el pleno de victorias en casa de esta temporada. En el plano económico, seguimos de enhorabuena. Tercer partido ganado en champions y otros 800.000 € para la caja. Si Jimenez y la plantilla llevan comisión por partidos ganados, se van a poner las botas.

Por el Sevilla FC jugaron: Javi Varas (2), Sergio Sánchez (2), Squillaci (3), Drago (2), Fernando Navarro (2), Lolo (2), Zokora (2), Navas (2), Adriano (1), Kanouté (0) y Luis Fabiano (1). También jugaron Perotti (1), Duscher (1) y Koné (s.c).

RC Deportivo 1; Sevilla FC 0. Exceso de azúcar.

Alguna vez tenía que ser porque estaba claro que no íbamos a ganar todos los partidos. De nuevo ha sido el Dépor el que nos baja de la nube. Y es que ya lo decía Caparrós cuando hacía buenos partidos; “no le deis tanta azúcar a los jugadores que pierden ambición”. Dicho y hecho; dos semanas enteritas hablando del baño al Madrid, que si la liga es cosa de Barça y Sevilla, que si patatín que si patatán y a las primeras de cambio, zurrapa. Ninguno de los dos equipos ha hecho realmente méritos para llevarse los tres puntos pero el Dépor ha aprovechado  la única ocasión de la que ha dispuesto y nosotros, no.

Lotina, el viejo zorro ha hecho un planteamiento muy inteligente que no hemos sabido contrarrestar. El Dépor ha creado una tela de araña que ahogaba cualquier intento de acercamiento de los nuestros. Nos hemos pasado el partido circulando el balón alrededor de la muralla defensiva gallega como si de un partido de balonmano se tratara pero sin crear apenas ocasiones. Solo contabilizo cuatro de cierta importancia. Un tiro cruzado de Navas que se ha marchado fuera por poco. Otra de Escudé que solo como la una ha rematado de cabeza fuera cuando lo fácil era meterla.Un tiro de Negredo desde fuera del área con paradón de Aranzubía y una cesión de casbeza de Renato a Kanouté cuando lo lógico era rematar a puerta. Jimenez por contra ha dicho en rueda de prensa que habíamos tenido doce ocasiones. Por cierto, muy a la defensiva he notado a nuestro entrenador ante las preguntas de los periodistas. Tiene que aprender a no entrar al trapo de las provocaciones, sobre todo haciendo la temporada que está haciendo que es magnífica.

La primera parte fue mala de solemnidad por parte de ambos equipos. El único acercamiento de los coruñeses acabó en gol gracias a un zapatazo impresionante de Juan Rodriguez desde fuera del área que se coló por toda la escuadra poniéndola imposible para Javi Varas. A partir de ahí, mucha posesión de los nuestros y el rival que se metía con nueve hombres por detrás del balón cada vez que pasábamos la linea divisoria de los campos. Los cambios tampoco aportaron nada. Hoy se trataba de un partido táctico en el que había que buscar fórmulas para contrarrestar el planteamiento coruñés, pero en ese sentido nada cambió. Capel salió por Perotti y no mejoramos. Koné suplió a Negredo que cogió un rebote del quince al llegar al banquillo y ni que decir tiene que el marfileño ni la olió. Por último, Lolo a falta de quince minutos le dió descanso a Zokora que una vez más fue el mejor. O el único que se salvó, por decirlo de otra forma.

Durante todo el partido tuve la impresión de que los jugadores estaban reservando fuerzas para el martes en Stuttgart. Faltó velocidad para sorprender e intensidad desde el minuto uno al noventa. Justo lo que sí tuvímos contra el Madrid y justo lo que tuvo el Dépor durante todo el partido. Repito, muy buen planteamiento de Lotina que se ve que había preparado a conciencia este duelo. Toca ahora replegar velas y hacer examen de conciencia para corregir errores. Hasta Negredo lo ha dicho en rueda de prensa; ” veníamos de dos semanas de demasiada euforia y eso nos ha hecho daño”.

Al cierre de esta crónica, el Madrid gana 3-1 al Valladolid, lo cual demuestra que los merengues han salido enchufadísimos tras el repaso que les dímos. Ni entonces éramos tan buenos ni ahora somos tan malos, por tanto que no cunda el pánico.

Próxima cita; martes 20 a las 20.45h. por la primera de TVE frente al Stuttgart. Que nadie olvide que estamos en Champions.

Jugaron ; Javi Varas (2); Adriano (1); Escudé (1); Sergio Sanchez (2); F. Navarro (1); Renato (1); Zokora (2); Navas (1); Perotti (1), Kanouté (0) y Negredo (1). En la segunda participaron Capel (1); Koné (0) y Lolo (s.c.)

El Sevilla C tropieza en casa ante el Puerto Real

Mañana calurosa, una más, en la ciudad deportiva José Ramón Cisneros. De manera sorprendente, el choque de nuestro segundo filial se disputó esta vez en el campo principal y no el de césped artificial en el que acostumbra a hacerlo. Aunque hace dos partidos, en el duelo interesemanal ante el Dos Hermanas esto no se notó, hoy ante un equipo más hecho como el Puerto Real no hubo manera de hincarle el diente. Los de Ramón Tejada sólo pudieron empatar sin goles ante un equipo que auna juventud y veteranía a partes iguales y que la pasada campaña se quedó cerca del playoff de ascenso.

Cierto es que los nuestros no demostraron el juego que son capaces de realizar, con un par de ocasiones de peligro en la primera mitad. Ya en la segunda parte, el equipo se vio perjudicado por las expulsiones de Melo primero y de Moisés Jiménez después, aunque el afán gaditano por el empate hizo que la inferioridad no tuviera apenas reflejo en el terreno de juego y que fueran los nervionenses los que mereciesen más en los minutos finales. Con este punto, el Sevilla C suma 15. Según los resultados de esta tarde, podría pasar del segundo puesto actual hasta como mucho el cuarto, por lo que se mantiene en puestos de ascenso. El próximo fin de semana toca visitar al filial el Córdoba.

Athletic Club 0; Sevilla FC 4. ¿Quién marcaba hoy a Llorente?

Definitivamente Jimenez se ha quitado de encima los complejos. Ha planteado un partido valiente, confiando en las posibilidades de su equipo y olvidándose del Toquero de turno. En el último enfrentamiento entre vascos y sevillístas, el debate de la semana previa versaba sobre quien marcaría a Llorente. Huelga decir que el tiro salió por la mismísima culata. Esta tarde, el equipo saltó a por el partido desde el primer pitido de Teixeira. No se conformó con ningún resultado a pesar de ponerse por delante en el minuto 5. Siempre quiso más, y fruto de esa ambición cayeron otros tres. Y pudieron ser varios más si el tiro de Negredo a la media vuelta no se estrella en el larguero o el cabezazo de Squillacci a centro de Renato no hubiera conseguido atajarlo Iraizoz. Muy bien el Sevilla, dominando de cabo a rabo el partido. Y muy bien Manolo Jimenez. Nos ha demostrado que no hay nadie imprescindible en esta plantilla. La no convocatoria de Zokora, Perotti y Adriano levantó algunas reticencias pero ahí estaban Lolo, Capel y Navarro para alejar los fantasmas.

El Sevilla actual comienza a parecerse a aquel equipo ganador que tanto nos hizo disfrutar y en el que daba igual quién saliera porque se jugaba de memoria. Por estar, Jimenez ha estado bien hasta en las declaraciones pos-partido. Templado, con un análisis muy atinado de lo acontecido y sin sacar pecho. Nosotros que hemos sido críticos en muchas ocasiones con el juego del Sevilla y por ende con Jimenez, hoy tenemos que darle un diez en todo al de El Arahal. Al menos nos cabe la satisfacción de confirmar que estábamos en lo cierto cuando decíamos que este equipo tenía que soltarse y apostar por un juego mucho más ofensivo. Solo un dato; en seis partidos oficiales, catorce goles a favor y  tres en contra. Los números hablan.

En lo que a los jugadores se refiere, partidazo de Negredo. Marcó un gol de delantero centro nato y le dió otro a Jesús Navas. Muy bien de nuevo Renato. Se ha dedicado a desactivar las supuestas minas que poblaban el centro del campo y ha demostrado que el balón podía jugarse raseado. Incluso por el centro, mire usted. El tercer triunfador de la noche a mi juicio; Don Diego Capel. Ha vuelto por sus fueros en lo que a velocidad y desborde se refiere. Acabó con la paciencia de Amorebieta, al que provocó la primera tarjeta amarilla. No contento, el defensa karateka, volvió a dar un codazo a Negredo en el primer minuto de la reanudación que debió suponer la segunda amarilla y su expulsión fulminante. Teixeira se hizo el gallego a pesar de ser cántabro. Pero bueno, estaba ahí Jesusito Navas que en su enésima internada por banda se topaba con el torpe jugador vasco. Olvidándose de que ya tenía una amarilla, Amorebieta volvió a sacar a pasear el codo, Teixeira que lo ve y lo manda directamente a aplacar sus subidas de testosterona con una ducha fria.

A partir de aquí, el Sevilla empezó a pensar en Glasgow y puso el piloto automático. Se dedicó a tocar y tocar hasta aburrir a los decaidos felinos. Unicamente el cachorrillo Muniaín, última apuesta de Jokin Caparrós por la cantera, ponía algo de chispa en el Athletic pero sin llegar nunca a comprometer el resultado.

Magnifico partido el que hemos presenciado esta tarde. El buen juego acompaña a los buenos resultados y eso se refleja en el ánimo de los aficionados. Por cierto, ¿alguien ha caido en la cuenta de que llevamos ya un mes sin hablar del entrenador?

¡Que dure, que dure !

Jugaron: Palop (2), Sergio Sánchez (2), Squillaci (2), Dragutinovic (2), Navarro (2), Lolo (3), Renato (3), Navas (2), Capel (3), Kanouté (1) y Negredo (3). En la segunda participaron Luis Fabiano (2), Acosta (1) y José Carlos (s.c.).

Goles: 0-1; Renato. 0-2; Negredo. 0-3; Kanouté. 0-4; Navas.