Sevilla FC 0; RC Deportivo LC 1. Lo que se esperaba, como se esperaba

Poco se podía esperar de un partido en el que virtualmente no había nada en juego y nada fue lo que le ofreció el Sevilla a los 15.000 valientes que aparecieron por Nervión esta noche. Con Jiménez hablando de que el partido sería el entrenamiento fuerte de la semana y con Lotina calificando la remontada de “tontería”, nada invitaba a pensar que podría verse espectáculo. Por desgracia, no había razones para equivocarse.

Aunque esta derrota pueda calificarse de anecdótica por la poca intensidad, el Sevilla volvió a dar una malísima imagen en casa y la afición se lo hizo saber con una sonora pitada al final del encuentro. Apenas si hubo ocasiones de las que disfrutar y el único gol del choque llegó al borde del descanso en un error defensivo aprovechado por Bodipo. La indolencia sevillista pasó la línea de lo que permitía la eliminatoria, pero aún así a los suplentes coruñeses no les dio ni para amenazar con una posible machada.

Quizás algo avergonzados por su puesta en escena, los locales salieron algo más espoleados tras el descanso, pero si Romaric es el que tiene que liderar el arreón, ya sabemos como acabó la cosa. Por desgracia este tipo de cosas son las que ya no sorprenden por Eduardo Dato, aunque mal haríamos en gastar fuerzas tieniendo lo que tenemos por delante el domingo. Digan lo que digan, una derrota ante el Valencia sería casi como renunciar a la tercera plaza cuando aún queda media liga por disputarse. “Afortunadamente” este equipo sólo sabe motivarse ante los grandes y cuando menos se espera de él, por lo que en teoría no nos deberían ir tan mal las cosas en la próxima cita. Agarrémonos a ese clavo ardiendo.

En lo que se refiere a la competición copera, el alarde de efectividad mostrado en Riazor nos sirve para esperar mañana rival semifinalista. Todo hace indicar que será el Getafe, ese al que vencimos en el Bernabéu antes de levantar nuestra última Copa del Rey. Aunque finalmente el agraciado sea el Mallorca, la ida será en casa y la vuelta en Getafe o Baleares.

Por el Sevilla FC jugaron: Javi Varas (2), Adriano (1), Marc Valiente (1), Dragutinovic (1), Fernando Navarro (1), Lolo (1), Duscher, (1) Capel (2), Perotti (1), Romaric (2) y Luis Fabiano (1). También jugaron Escudé (2), Navas (2) y Kanouté (s.c).

Recuperamos efectivos. ¿Y ahora qué?

Vamos con un post reflexivo cortito como previa para el Deportivo – Sevilla de esta noche. Con Luis Fabiano y Perotti en la convocatoria, Jiménez puede respirar un poquito más en lo que se refiere a efectivos. Eso sí, para los que se escudan exclusivamente en las bajas para justificar nuestras cuatro derrotas en los cinco últimos partidos, esto puede ser un arma de doble filo. Si el equipo salió como salió en Barcelona fue por las bajas y por el partido de esta noche, que nos puede dejar cerca de las semifinales de Copa. Vale, hasta ahi sí quereis, de acuerdo.

Ahora bien, si la excusa son las bajas, la entidad de un equipo como el Barcelona y la importancia de una eliminatoria copera, ya no me vuelvo  a tragar lo que me cuenten si el equipo vuelve a salir “cagao” hoy en Riazor. Todos aquellos que se regocijan en llamar GRANDE a su equipo, deben saber que un grande no se amilana ni se escuda en las bajas.  Si me apuras, un equipo grande no puede salir a ningún sitio a defender, aunque esta apreciación personal admita sin duda más de un punto de vista. Los equipos grandes no son aquellos que ganan cinco títulos, hacen una gran plantilla en los años sucesivos, aspiran a todo y luego se esconden en las excusas sean cuales sean. Los equipos grandes tienen que demostrar su grandeza SIEMPRE. Los sevillistas protestones sabemos cuando el equipo lo da todo para que las cosas salgan bien aunque luego no salgan (en ese caso, nada que objetar) y cuando no. Aquellos para los que prima el resultadismo sin excusas sobre todo lo demás,  ahora no pueden venir con paños calientes, porque si de cinco partidos se pierden cuatro tendrían que querer echar al entrenador.  No puede uno vacilar de ganarle a “todo” un Barcelona el día de Reyes y luego decir que si el Sevilla pierde es sólo por los que no están. O una cosa o la otra.

Quienes preferimos que se hagan las cosas bien para que los resultados lleguen por sí solos, sólo esperamos que a partir de esta noche, salga quien salga de inicio, se vuelvan a poner las bases para ello. Nosotros seremos los primeros en saltar de alegría si ocurre, que nadie lo dude. Pero también los primeros en volver a poner la voz de alarma si se repiten los síntomas. Ya me intentó alguien callar el día del Racing en la grada (sin conseguirlo, por cierto), pero eso no hace más que reafirmarme en la idea de que un sevillismo callado es el primer paso para un Sevilla mediocre.

Zokora se queda en Angola y Kanouté al borde de la eliminación

Malísimas noticias en sevillista las que nos llegan hoy de Angola, donde la selección de Costa de Marfil ha logrado la clasificación matemática para los cuartos de final de la Copa de África. Se daba la circunstancia de que Didier Zokora podría haber vuelto mañana mismo a Sevilla si su selección hubiese caído ante Ghana, pues al renunciar Togo y quedar el grupo B en formato triangular, el de hoy era el último partido marfileño en la fase de grupos. Sin embargo, el claro triunfo por 3-1 de los “Elefantes” (que jugaron más de media hora con diez por expulsión de Eboue) les mete en cuartos. El grupo se cerrará con el Ghana-Burkina Faso del próximo martes. Siempre y cuando no ganen los burkineses por tres o más goles, Costa de Marfil será primera de grupo. Sea como fuere, Zokora no volverá a la competición africana hasta el domingo 24, por lo que se perderá la eliminatoria ante el Deportivo completa, los partidos ligueros ante Almería y Valencia, así como la ida de unas hipotéticas semifinales coperas, en casa ante Getafe o Mallorca.

Por otro lado se encuentra la Mali de Frederic Kanouté, cuyo pase a cuartos de final es casi una quimera a falta de la tercera jornada que se disputará el próximo lunes. Mali se las verá con Malawi, que partía como la cenicienta del grupo pero que depende de si misma para ser como mínimo segunda del grupo A. Kanouté y los suyos necesitan ganar ese partido para tener opciones. A partir de ahí dependerían de lo que ocurriese en el Angola-Argelia. Si gana Angola, Mali pasaría siempre como segunda, si hay empate quedaría fuera y si el triunfo cayese del lado argelino dependería del golaverage general final con los anfitriones. Actualmente Angola tiene (+2) y Mali (-1).

Por lo tanto, dado que Costa de Marfil tiene casi asegurado el primer puesto del grupo B y que Mali, de clasificarse, lo haría como segunda del grupo A, Zokora y Kanouté se verían las caras con casi toda seguridad en cuartos, obligando a uno de ellos a volver a Sevilla pronto.

Atlético de Madrid y Mallorca encarecen la Copa in extremis

Nos las prometíamos muy felices después de dar la campanada y eliminar al FC Barcelona en octavos de final de Copa. Sin el Real Madrid desde lo de su “alcorconazo”, la eliminación de Villarreal, Valencia y la prácticamente segura del Atlético de Madrid, abría un horizonte de esperanza que nos colocaba muy cerca de la final. Sin embargo, aunque la situación sigue siendo positiva, los partidos de ayer jueves depararon la peor de las sorpresas. El Mallorca, posible rival nuestro en unas hipotéticas semifinales, eliminó en el descuento al Rayo Vallecano y se las verá con el Getafe en cuartos de final.

Por el otro lado del cuadro, con Racing y Osasuna ya emparejados, el Celta de Vigo esperaba que el Recre solventase la papeleta en el Manzanares tras el 3-0 de la ida. Sin embargo, los colchoneros volvieron a ser fieles a su estilo y depararon un emocionante partido que al descanso ya igualaba la eliminatoria. En la segunda parte llegó el cuarto que declinaba la balanza para los capitalinos, pero el equipo de Quique Sánchez Flores no sabe hacer las cosas sin sufrir. Carmona hizo el 4-1 que volvía a meter al Decano, pero Simao a poco del final y de falta directa logró el pase rojiblanco. Con esto, los atléticos son firmes candidatos a la final, mientras que el Sevilla, para pasar, tendría que eliminar primero a un equipo mejor clasificado que él, el Deportivo, y vérselas luego con uno de su liga (el Mallorca tiene los mismos puntos y el Getafe está a sólo tres). Además, tanto deportivistas como getafenses ya saben lo que es ganarnos esta temporada.

Muchos veían ya al Sevilla favorito para la Copa, pero sin duda habrá que sudarlo, y mucho.

Sevilla FC 0; FC Barcelona 1. Para no quitarse el sombrero.

Al final va a ser verdad que el sombrero del presidente es un talismán para el equipo, porque últimamente sin él los sevillistas no sabemos lo que es llevarse una alegría. Desde que el Manchester United eliminara al Barça en la Champions de hace dos temporadas, nadie había probado las mieles de eliminar a los azulgranas de una competición. El Sevilla, a pesar de las dificultades por las que pasa actualmente en cuanto a juego y resultados, se dio el gustazo de lograrlo y de paso meterse entre los ocho mejores de una Copa más “barata” de lo esperado.

Tras el experimento de la ida, Pep Guardiola pasó de probaturas y salió con la pata negra desde el inicio. Messi, Ibra, Henry, Xavi, Iniesta, Alves… Todos menos Valdés estaban destinados a mantener la mega-racha barcelonista, pero por suerte no fueron suficientes para bajar a la tierra al Sevilla. Jiménez sabía que noventa eran muchos minutos para colgarse del larguero, por lo que aprovechó la velocidad de Navas y Adriano por bandas para mantener el balón alejado de Palop. Aunque de cara a gol no hubo demasiadas opciones, el plan funcionó y vimos a un Barcelona temeroso de quedarse en cueros en alguna contra. Incluso pudo adelantarse el Sevilla en una salida arriesgada de Pinto, pero Clos Gómez pitó falta de Negredo sobre el portero antes de que el palaciego marcase a puerta vacía. Por su parte, el ataque visitante carecía de ese último pase o control perfecto para poner de gol a Ibra o Messi, esos que ante los tres palos lo raro es que perdonen.

Pero después de esquivar el sufrimiento en los primeros minutos, el aficionado sevillista sabía que la cola del practicante se terminaba y que antes o después tocaría hacer frente a la afilada aguja. El entrenador sevillista lo sabía e intentó recular para alejarse, pero la marabunta azulgrana le obligó a verse cara a cara con el enfermero. Los primeros minutos de la reanudación fueron de esos que hacen adelgazar, con balones de aquí para allá paseándose por las bandas y visitando a Palop con frecuencia. El valenciano volvió a recordar al de las noches de gloria y su actuación tiene mucho peso en el éxito final. Entre tanto, nuevo gol anulado a Navas, este sin discusión posible al recibir en posición totalmente correcta y batir cruzado, aunque no valiese, a Pinto. Pero no había manera de sacudirse el empuje catalán, tanto fue así que  el cero a uno terminó por llegar. Mal despeje de Romaric que rebota en Xavi de forma algo sospechosa pero que deja el balón muerto para el mediocentro en la media luna del área. Aquí sí que no se lo pensó y  la coló por el poste izquierdo de Palop.

La zona testicular de los allí presentes y de los televidentes aún subía más, pero por suerte el gol hizo tomarse con más calma lo que quedaba a Guardiola, a la vez que los blancos salían más allá de la cueva para demostrar que seguían ahí. Quedaba un cuarto de hora más el descuento y a algunos les parecía imposible, pero ocasiones clamorosas de Messi y Henry mediante, el marcador no vivió ninguna modificación más y conseguimos el, a priori, casi imposible pase a cuartos. Al final salieron Pedrito y Bojan y se retiró un aplaudido Alves, pero por una vez no hubo lugar para la tan repetida épica blaugrana. El batacazo de Guardiola en la alineación de la ida fue una losa demasiado pesada ante un equipo que no pasa por su mejor momento, pero que sigue siendo uno de los pesos pesados de nuestro fútbol.

El próximo sábado tendremos que volver a hacer frente al gigante, otra vez en su casa, aunque en esta ocasión no nos valdrá la derrota por la mínima. En cuanto al tema copero, la cosa se pone muy bien con una nueva final anticipada en cuartos. Sin el Valencia ni el Barcelona ni el Villarreal, y con el Atlético prácticamente fuera, el cuadro se pone muy blanquirrojo a expensas de lo que ocurra ante los gallegos. La próxima semana se abrirá la eliminatoria en Riazor y volveremos a decidir en casa. Ójala este épico triunfo nos sirva para remontar el vuelo en Liga, porque una cuarta derrota consecutiva sería demasiado complicado. De momento, a disfrutar por ser el equipo preferido en la capital de España por bajar al Barcelona de su nube.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (3), Konko (2), Escudé (2), Drago (2), Navarro (2), Duscher (1), Romaric (1), Renato (1), Navas (3), Adriano (2) y Negredo (1). También jugaron Lolo (1), Capel (2) y Cala (s.c).

El Athletic cierra el “top 8” copero

Con la clasificación del Athletic de Bilbao esta noche, la presente edición de la Copa del Rey ya tiene fijados los cruces de cuartos de final. Será que uno es un poco novelero, pero esta novedad de sortear desde octavos hasta la final da cierto aire de oficialidad al torneo. Una Copa poco acostumbrada a vestirse de competición seria, parece que esta temporada sí que ilusiona. Los ocho supervivientes pertenecen a la Primera División, aunque tres de ellos están en los cinco últimos puestos.

Analizando el cuadro que tenemos justo encima, podemos ver que a cada lado se disputará un partido que podría considerarse como semifinal adelantada. Valencia y Sevilla disputan sin duda el cruce más atractivo futbolísticamente hablando, pues el derbi barcelonés se antoja tenso pero muy desnivelado. Además, entre los invitados de excepción se encuentra el segundo equipo más laureado de la Copa, el Athletic de Caparrós que se las verá con el Sporting. Para terminar, duelo de equipos con ojo y medio en Liga como Betis y Mallorca.

El camino hacia la final del próximo 13 de mayo va dejando víctimas por el camino y el Sevilla quiere repetir el éxito de hace dos campañas. El primer capítulo se vivirá ya este miércoles a partir de las 21 en Mestalla, sede de la gran final dentro de cuatro meses. La Sexta ofrecerá el partido pues ha ganado el duelo a Audiovisual Sport. El cruce sevillista será para Mediapro tanto en la ida como en la vuelta, al igual que el derbi catalán. Por el contrario, en el Athletic – Sporting únicamente podrá ofrecer la ida (en el Molinón habrá pay per view). Betis y Mallorca disputarán ambos partidos ofrecidos por Digital +.

RC Deportivo 0; Sevilla FC 3. Lo de Génova sirvió para algo

El tres de tres infrigido al Deportivo de la Coruña hace que nuestro Sevilla ya forme parte del “top 8” en la Copa del Rey. Jiménez tenía claro que el equipo no podía volver a caer en el mismo agujero que le costó la eliminación europea y no titubeó para buscar el triunfo. Después de una primera parte con todo lo que un sevillista podría desear, la segunda fue menos vistosa pero sí más accidentada. Una expulsión por bando que impedirá a Palop jugar el sábado y que provocó que Chevantón volviese tres meses después ¡bajo palos!

Ya lo decíamos en la previa. Si el Sevilla salía con determinación a pegar primero, tenía muchas posibilidades de pasar la eliminatoria. Dicho y hecho.No había mejor manera de demostrar que se iba verdaderamente a por el partido. Transcurridos los treinta y cinco primeros segundos de partido, centro de Capel desde la izquierda al segundo palo y Navas la cruza picada para poner la eliminatoria en franquía. Nada más empezar, el guión se alejaba de Génova y eso era algo bastante tranquilizador. Con la confianza del gol, el Sevilla desplegó un juego bastante eficiente con el balón en su poder, pues el Depor se mostraba de momento K.O. Balones largos a Bodipo era la única solución momentánea de Lotina, y el Sevilla sabía como pararlo. Sólo Crespo desentonaba en un once que no hacía ni más ni menos que lo que tenía que hacer para mantener a su equipo en la Copa del Rey. Lotina no tardó en verlo y arengó a los suyos a que buscaran el flanco zurdo de su ataque. Pasado el bache, el equipo coruñés volvió a la vida y no tuvo más remedio que irse arriba. El Sevilla no se acercaba ni falta que hacía, porque Colotto se bastó el solito para aumentar la ventaja de los nuestros. Ecuador del primer acto y el argentino se complica en el peor sitio para que Luisfa robe y bata a un vendido Fabricio. El próximo miércoles seguirá la Copa, ya ante un Valencia que quiere llegar a una final de la que será organizador. La ida, esta vez en Mestalla. Dos de dos en ocasiones y a otra cosa, pues ya hacían falta cuatro goles blanquiazules. No tuvo más remedio que volcarse el Depor, pero Palop volvió a lucirse en un cabezazo de Colotto. Escudé, en la siguiente jugada, sacó bajo palos tras jugada personal de Valerón. El público pitaba a su portero por encima perder tiempo, pero parece que Fabricio conocía lo que estaba por venir. A cinco del descanso llegó el esperpento. Dos zagueros del Deportivo se lanzan a por un rechace en la frontal bajo la atenta mirada de Luis Fabiano. El brasileño, el más listo de la clase, sólo tuvo que esperar a que Piscu se llevara por delante a Colotto (otra vez) dejando a O´Fabuloso con todo a favor para levantar la pelotita y sentenciar. Descanso con el mismo número de ocasiones para ambos, pero con un resultado que invitaba a pensar ya en los sorianos.

Con la eliminatoria sacando el billete para Sevilla, los segundos cuarenta y cinco minutos fueron mucho más contemplativos por ambos contendientes. El Depor nunca creyó en el milagro y Jiménez aprovechó para ir dando descanso. Los agraciados fueron un de nuevo gran Navas y Kanouté en primer término. El malí, principal temor gallego, jugó al despiste y dio protagonismo a Luis Fabiano para terminar de desquiciar a los de Riazor.

Los minutos pasaban y Omar Bravo, que había salido a ver que podía hacer, se expulsó con una entrada muy fea a Romaric. Al final, ya con Cheva sobre el césped por un tocado Fernando Navarro, Palop vio la roja por derribar en el área al omnipresente Colotto. La jugada venía precedida de un claro fuera de juego, pero Chevantón no dudó en tomar la responsabilidad y meterse bajo palos sin cambios posibles. Pablo Álvarez lanzó, pero la “corpulencia” del uruguayo le hizo mandarla fuera previo toque en el poste. Ni eso le salió a los coruñeses.

Al final, tercera bocanada de aire consecutiva del Sevilla que le permite avanzar en la Copa. El penúltimo escalón previo a la final será el actual campeón y organizador de la próxima final. Los de Emery tuvieron que llegar a la prórroga ante el Racing pero resolvieron por 3-1. Sin Palop pero con la renovada confianza de la grada, el sábado llegará un Numancia al que hay que derribar sin peros. De momento, nos quedamos con el regusto de una nueva aparición del rodillo que tanto nos hizo vibrar. Que no se aburra. Ahora a por los “chés” que son pocos y cobardes….

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Crespo (1), Escudé (2), Squillaci (2), Fernando Navarro (2), Navas (2), Romaric (2), Duscher (2), Capel (3), Luis Fabiano (3) y Kanouté (2). También jugaron Adriano (1), Renato (1) y Chevantón (2= 1 como portero y otro como jugador :p)

Aqui os dejamos un video resumen de los dos partidos de copa frente al Deportivo. ¡Que os aproveche!