Sevilla FC 0; RC Deportivo LC 1. Lo que se esperaba, como se esperaba

Poco se podía esperar de un partido en el que virtualmente no había nada en juego y nada fue lo que le ofreció el Sevilla a los 15.000 valientes que aparecieron por Nervión esta noche. Con Jiménez hablando de que el partido sería el entrenamiento fuerte de la semana y con Lotina calificando la remontada de “tontería”, nada invitaba a pensar que podría verse espectáculo. Por desgracia, no había razones para equivocarse.

Aunque esta derrota pueda calificarse de anecdótica por la poca intensidad, el Sevilla volvió a dar una malísima imagen en casa y la afición se lo hizo saber con una sonora pitada al final del encuentro. Apenas si hubo ocasiones de las que disfrutar y el único gol del choque llegó al borde del descanso en un error defensivo aprovechado por Bodipo. La indolencia sevillista pasó la línea de lo que permitía la eliminatoria, pero aún así a los suplentes coruñeses no les dio ni para amenazar con una posible machada.

Quizás algo avergonzados por su puesta en escena, los locales salieron algo más espoleados tras el descanso, pero si Romaric es el que tiene que liderar el arreón, ya sabemos como acabó la cosa. Por desgracia este tipo de cosas son las que ya no sorprenden por Eduardo Dato, aunque mal haríamos en gastar fuerzas tieniendo lo que tenemos por delante el domingo. Digan lo que digan, una derrota ante el Valencia sería casi como renunciar a la tercera plaza cuando aún queda media liga por disputarse. “Afortunadamente” este equipo sólo sabe motivarse ante los grandes y cuando menos se espera de él, por lo que en teoría no nos deberían ir tan mal las cosas en la próxima cita. Agarrémonos a ese clavo ardiendo.

En lo que se refiere a la competición copera, el alarde de efectividad mostrado en Riazor nos sirve para esperar mañana rival semifinalista. Todo hace indicar que será el Getafe, ese al que vencimos en el Bernabéu antes de levantar nuestra última Copa del Rey. Aunque finalmente el agraciado sea el Mallorca, la ida será en casa y la vuelta en Getafe o Baleares.

Por el Sevilla FC jugaron: Javi Varas (2), Adriano (1), Marc Valiente (1), Dragutinovic (1), Fernando Navarro (1), Lolo (1), Duscher, (1) Capel (2), Perotti (1), Romaric (2) y Luis Fabiano (1). También jugaron Escudé (2), Navas (2) y Kanouté (s.c).

¡Sí, sí, sí, Zokora ya está aquí!

Empecé a escribir anoche este post, pero vistas mis dotes de vidente preferí con buen tino esperarme hasta hoy. El post decía que Costa de Marfil se metía en las semifinales de la Copa de África, pues en ese momento acababan de ponerse por delante en el marcador por 2-1 en el minuto 87 de juego. Cuando andaba por la segunda frase llegó el empate argelino, por lo que decidí dejarlo para que la remontada fuese completa. De hecho se llegó a la prórroga y en los primeros minutos de la misma llegó el 2-3 definitivo e inamovible que significaba el pase de Argelia y la eliminación de Costa de Marfil. Los elefantes, con Zokora entre ellos, han dado un petardazo de dimensiones importantes en Angola, pero lo que a nosotros de verdad nos importa es que vuelve ya para Sevilla.

Aunque con toda seguridad estará en nuestra ciudad para el partido del jueves ante el Deportivo de la Coruña, lo más probable es que Jiménez lo reserve debido a lo encarrilado de la eliminatoria. De esta manera estará al cien por cien de cara al vital partido del próximo domingo ante el Valencia. Con la eliminación de nuestro segundo y último jugador en Angola, hasta aquí llega nuestro interés por la competición africana, que tiene ya como semifinalistas a Ghana y a Argelia. Los primeros sabrán hoy si se juegan el pase a la final ante Nigeria o Zambia, mientras que Argelia se las verá con el ganador de la final anticipada entre Egipto y Camerún.

RC Deportivo LC 0; Sevilla FC 3. La pegada ha vuelto!!

Tremendo favor el que nos ha hecho hoy Lotina colocando sobre el campo a un equipo más diezmado de lo que debiera. Queriendo emular a Jimenez en el Camp Nou, dejó en el banquillo a los pocos buenos disponibles; Aranzubía,Valerón, Adrián, Manuel Pablo, Pablo Alvarez,… y colocó a muchos noveles entre los que destacaba únicamente Luis Filipe. Por cierto que al buen lateral portugués le amargó la noche nuestro Jesusito Navas que junto con Negredo fueron los mejores del partido. Para facilitar aún más las cosas, “el triste” diseñó hoy una estrategia consistente en atrincherarse atrás con cinco defensas y ceder el balón al Sevilla. Yo que tengo a Lotina por un buen entrenador tengo que reconocer que ayer ” la cagó” con la alineación y el sistema.

Aunque los primeros veinte minutos aburrían a las ovejas y no pude evitar varias cabezaditas, finalmente ocurrió lo que tenía que ocurrir,porque en fútbol y aunque sea solo de vez en cuando , las matemáticas se cumplen. Los nuestros aprovecharon el regalito y aunque como de costumbre empezamos jugando a nada hasta el punto de ceder más de una docena de veces el balón a Palop por pura impotencia, Jesús Navas se sacó de la chistera un pase en vaselina sobre Negredo que el madrileño, esta vez sí, mandó a la red adelantándose al portero Manu. A partir de aquí, al Depor no le quedó más remedio que irse arriba pero con poca pólvora. El único cartucho era el veterano Bodipo que como todo el mundo sabe pone mucha pelea pero nada de calidad. A pesar de ello, a punto estuvo el sevillano de aguarnos la noche porque en el único despiste de nuestra defensa, se coló entre los centrales y cayó dentro del área trás un leve contacto con Stankevicius. Para mí, jugada dudosilla que el bueno de Iturralde solucionó con falta en ataque del delantero. Desde que nos atracó a mano armada en Mallorca en 2007, se ve que no consigue dormir tranquilo y se ha vuelto más sevillista que Sánchez Pizjuán.

El Sevilla aprovechaba las contras para hacer daño y en una jugada de las que sólo sabe fabricarse Perotti, dejó a su marcador roto en varios pedazos y puso un centro que Renato cabeceó a la red con su habitual maestría. 0-2 y el partido que se encarrilaba. La escasa moral de los gallegos terminó de evaporarse trás un jugadón de raza de Álvaro Negredo que se fue por banda derecha, se coló hasta la cocina y entre tres defensas encontró el huquecito para dar el pase de la muerte a Navas que sólo tuvo que empujarla. Enorme esta noche Negredo. Ha marcado un gol y ha fabricado otro.

En los últimos minutos salió al campo Luis fabiano “el deseado”. Por televisión dio la impresión de que no estaba muy por la labor porque hacía gestos a Jimenez con los brazos extendidos como diciendo, ¿qué falta hace que salga yo ahora con un 0-3 ? Repito que esta es la impresión que daba por la tele aunque puede que no fuera eso. De cualquier modo, no salió precisamente enardecido al campo hasta el punto de fallar una ocasión clamorosa de las de sólo empujarla y que cuando el brasileño está enchufado no suele perdonar.  Hasta el final , mucha posesión sevillista dejando correr los minutos sabiendo que tenemos, salvo catátrofe, los dos pies en semifinales. El enemigo probable será el Getafe que ha batido hoy a domicilio al Mallorca por 1-2.

La pegada ha vuelto y esperemos que sea para quedarse. Cuando miro la clasificación y veo que este equipito del Depor está con un punto más que nosotros, se me revuelven las tripas y no puedo evitar acordarme de la cantidad de puntos dilapidados en nuestro campo. Tiempo hay para encarrilar de nuevo la liga, ya que la copa parece despejada hasta la siguiente eliminatoria.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Stankevicius (2), Escudé (2), Drago (2), Fernando Navarro (2), Duscher (2), Romaric (1), Navas (3), Capel (2), Renato (2) y Negredo (3). También jugaron Perotti (3), Luis Fabiano (1) y Lolo (s.c).

Recuperamos efectivos. ¿Y ahora qué?

Vamos con un post reflexivo cortito como previa para el Deportivo – Sevilla de esta noche. Con Luis Fabiano y Perotti en la convocatoria, Jiménez puede respirar un poquito más en lo que se refiere a efectivos. Eso sí, para los que se escudan exclusivamente en las bajas para justificar nuestras cuatro derrotas en los cinco últimos partidos, esto puede ser un arma de doble filo. Si el equipo salió como salió en Barcelona fue por las bajas y por el partido de esta noche, que nos puede dejar cerca de las semifinales de Copa. Vale, hasta ahi sí quereis, de acuerdo.

Ahora bien, si la excusa son las bajas, la entidad de un equipo como el Barcelona y la importancia de una eliminatoria copera, ya no me vuelvo  a tragar lo que me cuenten si el equipo vuelve a salir “cagao” hoy en Riazor. Todos aquellos que se regocijan en llamar GRANDE a su equipo, deben saber que un grande no se amilana ni se escuda en las bajas.  Si me apuras, un equipo grande no puede salir a ningún sitio a defender, aunque esta apreciación personal admita sin duda más de un punto de vista. Los equipos grandes no son aquellos que ganan cinco títulos, hacen una gran plantilla en los años sucesivos, aspiran a todo y luego se esconden en las excusas sean cuales sean. Los equipos grandes tienen que demostrar su grandeza SIEMPRE. Los sevillistas protestones sabemos cuando el equipo lo da todo para que las cosas salgan bien aunque luego no salgan (en ese caso, nada que objetar) y cuando no. Aquellos para los que prima el resultadismo sin excusas sobre todo lo demás,  ahora no pueden venir con paños calientes, porque si de cinco partidos se pierden cuatro tendrían que querer echar al entrenador.  No puede uno vacilar de ganarle a “todo” un Barcelona el día de Reyes y luego decir que si el Sevilla pierde es sólo por los que no están. O una cosa o la otra.

Quienes preferimos que se hagan las cosas bien para que los resultados lleguen por sí solos, sólo esperamos que a partir de esta noche, salga quien salga de inicio, se vuelvan a poner las bases para ello. Nosotros seremos los primeros en saltar de alegría si ocurre, que nadie lo dude. Pero también los primeros en volver a poner la voz de alarma si se repiten los síntomas. Ya me intentó alguien callar el día del Racing en la grada (sin conseguirlo, por cierto), pero eso no hace más que reafirmarme en la idea de que un sevillismo callado es el primer paso para un Sevilla mediocre.

Atlético de Madrid y Mallorca encarecen la Copa in extremis

Nos las prometíamos muy felices después de dar la campanada y eliminar al FC Barcelona en octavos de final de Copa. Sin el Real Madrid desde lo de su “alcorconazo”, la eliminación de Villarreal, Valencia y la prácticamente segura del Atlético de Madrid, abría un horizonte de esperanza que nos colocaba muy cerca de la final. Sin embargo, aunque la situación sigue siendo positiva, los partidos de ayer jueves depararon la peor de las sorpresas. El Mallorca, posible rival nuestro en unas hipotéticas semifinales, eliminó en el descuento al Rayo Vallecano y se las verá con el Getafe en cuartos de final.

Por el otro lado del cuadro, con Racing y Osasuna ya emparejados, el Celta de Vigo esperaba que el Recre solventase la papeleta en el Manzanares tras el 3-0 de la ida. Sin embargo, los colchoneros volvieron a ser fieles a su estilo y depararon un emocionante partido que al descanso ya igualaba la eliminatoria. En la segunda parte llegó el cuarto que declinaba la balanza para los capitalinos, pero el equipo de Quique Sánchez Flores no sabe hacer las cosas sin sufrir. Carmona hizo el 4-1 que volvía a meter al Decano, pero Simao a poco del final y de falta directa logró el pase rojiblanco. Con esto, los atléticos son firmes candidatos a la final, mientras que el Sevilla, para pasar, tendría que eliminar primero a un equipo mejor clasificado que él, el Deportivo, y vérselas luego con uno de su liga (el Mallorca tiene los mismos puntos y el Getafe está a sólo tres). Además, tanto deportivistas como getafenses ya saben lo que es ganarnos esta temporada.

Muchos veían ya al Sevilla favorito para la Copa, pero sin duda habrá que sudarlo, y mucho.

Sevilla FC 0; FC Barcelona 1. Para no quitarse el sombrero.

Al final va a ser verdad que el sombrero del presidente es un talismán para el equipo, porque últimamente sin él los sevillistas no sabemos lo que es llevarse una alegría. Desde que el Manchester United eliminara al Barça en la Champions de hace dos temporadas, nadie había probado las mieles de eliminar a los azulgranas de una competición. El Sevilla, a pesar de las dificultades por las que pasa actualmente en cuanto a juego y resultados, se dio el gustazo de lograrlo y de paso meterse entre los ocho mejores de una Copa más “barata” de lo esperado.

Tras el experimento de la ida, Pep Guardiola pasó de probaturas y salió con la pata negra desde el inicio. Messi, Ibra, Henry, Xavi, Iniesta, Alves… Todos menos Valdés estaban destinados a mantener la mega-racha barcelonista, pero por suerte no fueron suficientes para bajar a la tierra al Sevilla. Jiménez sabía que noventa eran muchos minutos para colgarse del larguero, por lo que aprovechó la velocidad de Navas y Adriano por bandas para mantener el balón alejado de Palop. Aunque de cara a gol no hubo demasiadas opciones, el plan funcionó y vimos a un Barcelona temeroso de quedarse en cueros en alguna contra. Incluso pudo adelantarse el Sevilla en una salida arriesgada de Pinto, pero Clos Gómez pitó falta de Negredo sobre el portero antes de que el palaciego marcase a puerta vacía. Por su parte, el ataque visitante carecía de ese último pase o control perfecto para poner de gol a Ibra o Messi, esos que ante los tres palos lo raro es que perdonen.

Pero después de esquivar el sufrimiento en los primeros minutos, el aficionado sevillista sabía que la cola del practicante se terminaba y que antes o después tocaría hacer frente a la afilada aguja. El entrenador sevillista lo sabía e intentó recular para alejarse, pero la marabunta azulgrana le obligó a verse cara a cara con el enfermero. Los primeros minutos de la reanudación fueron de esos que hacen adelgazar, con balones de aquí para allá paseándose por las bandas y visitando a Palop con frecuencia. El valenciano volvió a recordar al de las noches de gloria y su actuación tiene mucho peso en el éxito final. Entre tanto, nuevo gol anulado a Navas, este sin discusión posible al recibir en posición totalmente correcta y batir cruzado, aunque no valiese, a Pinto. Pero no había manera de sacudirse el empuje catalán, tanto fue así que  el cero a uno terminó por llegar. Mal despeje de Romaric que rebota en Xavi de forma algo sospechosa pero que deja el balón muerto para el mediocentro en la media luna del área. Aquí sí que no se lo pensó y  la coló por el poste izquierdo de Palop.

La zona testicular de los allí presentes y de los televidentes aún subía más, pero por suerte el gol hizo tomarse con más calma lo que quedaba a Guardiola, a la vez que los blancos salían más allá de la cueva para demostrar que seguían ahí. Quedaba un cuarto de hora más el descuento y a algunos les parecía imposible, pero ocasiones clamorosas de Messi y Henry mediante, el marcador no vivió ninguna modificación más y conseguimos el, a priori, casi imposible pase a cuartos. Al final salieron Pedrito y Bojan y se retiró un aplaudido Alves, pero por una vez no hubo lugar para la tan repetida épica blaugrana. El batacazo de Guardiola en la alineación de la ida fue una losa demasiado pesada ante un equipo que no pasa por su mejor momento, pero que sigue siendo uno de los pesos pesados de nuestro fútbol.

El próximo sábado tendremos que volver a hacer frente al gigante, otra vez en su casa, aunque en esta ocasión no nos valdrá la derrota por la mínima. En cuanto al tema copero, la cosa se pone muy bien con una nueva final anticipada en cuartos. Sin el Valencia ni el Barcelona ni el Villarreal, y con el Atlético prácticamente fuera, el cuadro se pone muy blanquirrojo a expensas de lo que ocurra ante los gallegos. La próxima semana se abrirá la eliminatoria en Riazor y volveremos a decidir en casa. Ójala este épico triunfo nos sirva para remontar el vuelo en Liga, porque una cuarta derrota consecutiva sería demasiado complicado. De momento, a disfrutar por ser el equipo preferido en la capital de España por bajar al Barcelona de su nube.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (3), Konko (2), Escudé (2), Drago (2), Navarro (2), Duscher (1), Romaric (1), Renato (1), Navas (3), Adriano (2) y Negredo (1). También jugaron Lolo (1), Capel (2) y Cala (s.c).

El Barcelona en octavos de Copa del Rey

Ha pasado un poco desapercibido durante el inicio de semana, pero acaba de producirse el sorteo de octavos de final de Copa del Rey y nos ha tocado el premio gordo. Ese que quería el Alcorcón nos lo llevamos nosotros y se llama FC Barcelona. De esta manera, los dos mejores equipos clasificatoriamente hablando en Liga que aún permanecen en la competición, se medirán en una final  demasiado anticipada. Curiosamente si seguimos avanzando por la tabla nos encontramos con Deportivo y Valencia, que disputarán otra de las ocho eliminatorias y de cuyo ganador saldría nuestro hipotético rival en cuartos. Tanto en el duelo frente a los azulgrana como en nuestro hipotético cruce de cuartos tenemos asegurado jugar la vuelta en casa.

En el meritorio caso de que pasásemos a semifinales nos quedaría un “plácido” camino hasta la gran final pues nos esperaría el Rayo Vallecano, el Mallorca, el Getafe o el Málaga, rival único este último del que nos deberíamos preocupar si es que el gafe va más allá de la Liga. Eso sí, la vuelta sería en territorio enemigo en cualquier caso. Por la otra parte del cuadro se vislumbra una lucha entre Atlético y Villarreal aunque deberá ser en cuartos, pues Alcorcón, Racing, Hércules u Osasuna tienen asegurado una de las cuatro plazas de semifinales.

La verdad es que llevábamos tiempo demandando una Copa del Rey “a la inglesa” por lo menos en los cruces, es decir, sorteo puro sin tener en cuenta la entidad de cada rival. Ahora que lo tenemos, aunque el invento nos haya salido rana, tenemos que apechugar con lo que hay y buscar nuestra quinta copa.