Partido de rivalidad en Nervión

A menos de 48h. del clásico Sevilla-Betis, las apuestas están muy igualadas en esta ocasión. Hasta en orgullodenervión, la balanza se inclina ligeramente en favor de los verdolaguines. Vienen creciditos ellos por la contratación de “er chico Oliveira”. Un chico que huyó de la casa verde hace 3 años vilipendiado por el dueño del Betis. Como un proscrito, fué acusado de quitarse del cartel y salir pitando cuando tenía contrato en vigor aprovechando aquella famosa lesión que se provocó contra “er Chersi”.

Ahora vuelve cual hijo pródigo al olor de los euros de Jabugo street para ayudar al tapado de la liga a salvar el culo. Don Manué, le ha dado un abrazo y pelillos a la mar. Todo aquello fue un malentendido, “fartaria mas”.

Los nuestros por contra andan muertos de cansancio de tantos minutos acumulados. Lo único bueno que nos ha pasado en los últimos meses es la reaparición anoche de Lautaro Acosta. ¡Y vaya cómo ha vuelto!¡ Qué velocidad, qué verticalidad, qué desborde, qué ganas, con qué rabia se empleaba en cada jugada! El laucha estaba reventando por volver a jugar para reivindicarse como lo que es, una nueva promesa en sevillista que a buen seguro dará mucho que hablar. Sin lugar a dudas, el mejor fichaje de invierno que podíamos soñar.

 En negativo , decir que las hordas verderonas, en un acto propio de la calaña de sus aficionados mas radicales, asaltaron hace dos noches un local donde los Biris acostumbran a construir sus tifos. Pero tranquis, que son tan torpes que lo único que no dañaron fue precisamente el tifo, asi es que muy pronto volveremos a ver la última creación de los artistas del gol norte.

El sábado a las diez de la noche, el sevillismo tiene que volver a rugir como una sola garganta al ritmo del Arrebato. Un sentimiento único, un pensamiento único, un grito único, una sola obsesión… ¡¡Sevilla, Sevilla, Sevilla!!

Armenteros repite; Luis Fabiano y Chevantón entran en una convocatoria de 19 para el Málaga

Como se dejó entrever en el entrenamiento de ayer, las camillas de la enfermería se van quedando libres y para el partido de mañana ante el Málaga entran en la convocatoria dos nuevos delanteros, que si todo va bien estarán entre los 18 definitivos. Luis Fabiano y Chevantón han llegado para el derbi regional, lo que permite al pileño Fernando viajar a Murcia con el Sevilla Atlético. No así Emiliano Armenteros, que tendrá que permanecer en Sevilla para afrontar la visita de los de Tapia.

La convocatoria de 19 futbolistas es la formada por: Palop, Javi Varas, Konko, Squillaci, David Prieto, Escudé, Fernando Navarro, Maresca, Romaric, Duscher, Fazio, Jesús Navas, Crespo, Renato, Adriano, De Mul, Armenteros, Luis Fabiano y Chevantón.

La temporada aún no ha terminado

Aunque el pasado domingo, muchos ya se despidieron de la bombonera de Nervión, aún quedan tres partidos sevillistas en casa. Una vez finiquitada la temporada en Primera, llega el protagonismo para la Liga BBVA en sus cuatro jornadas finales. Este sábado tendrá lugar en Nervión el ensayo de lo que puede ser el derbi del futuro, viendo el papelón del conjunto de la Palmera.

El caso es que el Málaga llega a la capital para verse las caras con un Sevilla Atlético totalmente relajado por su buena situación clasificatoria. Los de Muñiz, en cambio, tendrán que ponerse las pilas si no quieren echar abajo la importante ventaja que poseían pocas semanas atrás, teniendo en cuenta que la Real Sociedad ya está a sólo un punto del tercero.

Aunque de puertas para fuera, Del Nido apuesta por un Málaga en Primera, sabemos que esto no es realmente así, ya que el ascenso de la Real supondría 750.000 € en las arcas hispalenses, según el acuerdo al que se llegó por la cesión de Martí a los donostiarras. Estamos seguros de que el filial dará la cara ante los costasoleños, y para eso necesitan el apoyo de la grada para contrarrestar los 2.000 ó 3.000 malagueños que se esperan en la grada de gol sur.

Hace no demasiado, el Málaga nos dejó en nuestra propia casa sin Europa, ahora es el turno de que les devolvamos la moneda. A por ellos, chavales.