Ridículo fin de año para el Sevilla Atlético en Jerez

Para que vean como cambia el fútbol de un año para otro. En la primavera de este 2009 el Sevilla Atlético cayó en Chapín ante el Xerez CD cuando disfrutaba de sus últimos días como uno de los 42 equipos profesionales de nuestro país. Pues bien, hoy en el último partido del presente año ha vuelto a Jerez de la Frontera. Su rival de aquella vez está ahora en Primera División, en la liga de las estrellas. Su rival de hoy, ante el que también ha perdido, estaba en la primavera de 2009 en Tercera División y acababa de ser goleado por el Sevilla C con un contundente 4-1.

El Sevilla Atlético es el mismo, pero sus circunstancias son muy distintas. Lo triste es que la diferencia es a peor y aún puede caerse más bajo. Los de Diego Rodríguez han perdido por la mínima ante el colista de la Segunda División B, un equipo cuya plantilla lleva varios meses sin cobrar, que tiene denunciado a su club ante la AFE por impagos y que estuvo a punto de no presentarse a jugar hoy como medida de presión. Tanto es así que apenas si han entrenado durante la semana para preparar el choque. Un equipo que llevaba acumulados cero puntos, un gol a favor y 17 en contra en los últimos ocho partidos. Un equipo que no ganaba en su estadio desde la jornada 1.

Ese equipo deja al Sevilla Atlético hasta el año que viene en 15ª posición, justo al borde del precipicio. A un solo punto tanto de la promoción de descenso como del camino directo a Tercera división. Y es que se habla de que el Sevilla Atlético está principalmente para dar jugadores al primer equipo. De acuerdo, pero un descenso del filial significaría formar a jugadores en Tercera División (Sevilla Atlético) y Primera Andaluza (Sevilla C). La temporada pasada formábamos a futbolistas en Liga Adelante y en Tercera División. ¿Se darán los mismos futbolistas en una situación que en otra? No. Pues hay que poner remedio a lo clasificatorio, porque hay que decir que si alguien mereció más fue el colista. El Sevilla Atlético sólo tuvo una ocasión en todo el partido y fue en la primera parte. Da pena ver como las dos mejores camadas de juveniles desde 1997 (los datos están ahí), tengan que ser gestionados tan mal como para dar al peor Sevilla Atlético desde 2001. No se puede ir a jugar con un sistema de 4-1-4-1 al campo de un equipo que lleva 10 goles en 18 partidos. Tan sencillo como eso.

Desde la marcha de Manolo Jiménez no se ha sentado ningún entrenador capacitado en el banquillo del filial. Esperemos que se ponga remedio a esto antes de que sea demasiado tarde. El derbi es dentro de sólo dos jornadas. Ójala no sea necesario otro ridículo ante el vecino para tomar verdaderamente cartas en este asunto.

No corren buenos tiempos para la cantera

Hace sólo unos meses nos congratulábamos de cómo le estaban yendo las cosas a la cantera sevillista. El primer filial en la Liga Adelante, el “C” muy cerca de luchar por el ascenso a Segunda B, el Sevilla Femenino ascendiendo a categoría nacional, el D.H Juvenil campeón de grupo y de Copa del Rey…

Lo malo de que todo vaya perfecto es que, como mucho, podrá ir igual de bien. Por desgracia nada de eso está ocurriendo esta temporada y las cosas se están complicando más de lo esperado. Curiosamente, este fin de semana nuestros tres primeros equipos se veían las caras con tres conjuntos en puestos de descenso: dos colistas (Cartaya y Málaga) y un penúltimo clasificado (Águilas). Pues bien, el bagaje es de dos derrotas y un empate in extremis. Lo de ayer del Sevilla C fue bastante preocupante, con un equipo que se puso por delante de penalti en la primera parte y que se dedicó a vivir de las rentas hasta que llegó el empate, también de penalti. Con un Cartaya bien agazapado, el mazazo llegó en el descuento en una contra matadora. Aunque el Sevilla C sigue arriba, Ramón Tejada tiene trabajo y tendrá que reconducir la situación para cortar la sangría de puntos del último mes.

Para colmo, el Sevilla Atlético ha vuelto a defraudar en casa ante un paupérrimo Águilas que sólo necesitó una ocasión para ganar el partido. Con Carreño y Rodri apagados, este equipo, que terminará la jornada en puestos de descenso a Tercera, no tiene opción alguna de conseguir puntos ni en casa. Ya se vio hace dos semanas, donde ganamos en el descuento y con un gol en propia puerta del Lucena. Diego Rodríguez tiene infinitamente más equipo del que se está viendo esta temporada, por lo que su crédito, si no está acabado, está cerca de ponerse a cero. Futbolistas como Ñoño, Javi Martínez o Campaña deberían tener algo más de protagonismo en un equipo fabricado para estar arriba. Además, el hecho de que algunos futbolistas jueguen una semana con el Sevilla Atlético y otra con el Sevilla C no debe ser demasiado positivo para el desarrollo de ambos equipos. No puede ser que un futbolista sea titular en Segunda B y a la semana siguiente sea suplente en Tercera. Veremos que pasa en un futuro próximo, pero Diego no lo tiene fácil para continuar en el filial si la cosa no mejora ostensiblemente.

Y es que este año no le salen las cosas ni a la joya de la corona de nuestra cantera. El Sevilla D.H Juvenil, dominador del grupo IV en los últimos años y doble campeón de Copa del Rey está tercero esta temporada (por detras del Betis y del Almería). A ver si llega 2010 y cambian las tornas, porque falta nos hace.

FC Unirea Urziceni 1; Sevilla FC 0. Con la mente en el Málaga

Si el Madrid tuvo su “Alcorconazo”, el Sevilla FC de Manolo Jiménez acaba de sufrir un “Urzicenazo” en toda regla y deberá asegurar en la última jornada el liderato del grupo G. Vale que el que escribe se colara en la tarde de ayer con el título de la previa de este partido, pero más delito tiene que los once sevillistas sobre el campo hayan permitido esta eurohumillación. Jiménez tendrá su parte de culpa, pero sólo guardó a Perotti, a Renato y a un cansado Squillaci en el once titular, por lo que había mimbres suficientes para al menos sacar el punto que hiciese intrascendente el partido frente al Rangers.

Vodpod videos no longer available.

Más allá de lo que pueda significar clasificatoriamente esta derrota, (para no ser primeros tendríamos que no ganar en casa al colista y que el Unirea venciera en Stuttgart), esta derrota demuestra que en Champions no te puedes relajar ni ante un grupo de rumanos, que sin calidad pero con esas ganas que no puso el Sevilla, se ha llevado tres puntos históricos para la modesta entidad de Urziceni. El partido ya comenzó con susto en el primer minuto, pero el polémico árbitro noguero Tom Hening anuló por fuera de juego un gol local. A partir de ahí el Sevilla se hizo dominador y tuvo incluso dos lanzamientos a la madera, uno al palo izquierdo de Kanouté y otro al larguero de Negredo, en uno de los pocos balones que tocó. Los rumanos, a excepción del citado gol inválido, no lanzaron ni una única vez a la línea de fondo defendida por Javi Varas, pero aún así se fueron por delante en el marcador al descanso. ¿Difícil de creer? No tanto cuando observamos el magnífico remate de cabeza en propia puerta de Dragutinovic ante el que nada pudo hacer Varas.

Inesperado escenario en el Ghencea que despertaba al Sevilla de su letargo. Llegó a alcanzar el 70% de la posesión en la primera parte, pero era más lo que se creía que harían que lo que realmente hicieron los sevillistas. En la segunda parte todos esperábamos una reacción que llevase inevitablemente al empate. Sin embargo, dirán en Urziceni que los trenes por allí no pasan tan a menudo como aquí, por lo que estaban dispuestos a cogerlo. Jiménez intentó reubicar a Negredo en la izquierda introduciendo a Luis Fabiano y Renato en el campo, pero el madrileño volvió a no tener su día y se tuvo que marchar. El único que dio la cara fue Perotti, curiosamente el último en salir. El recién estrenado como internacional mareó a sus rivales por la izquierda, pero no encontró compañeros a su mismo nivel esta noche. De hecho, exceptuando un descuento en el que tuvimos dos ocasiones clarísimas para empatar, fue el Unirea el que mereció más en los segundos cuarenta y cinco minutos. En la más clara de ellas se ganó Dragutinovic el 0 inapelablemente, pero por suerte los rumanos no tienen a nuestra delantera. De haber sido así, el “Urzicenazo” hubiese sido completo.

Con el triunfo del Stuttgart en terreno del irrisorio Glasgow Rangers, la cosa queda de la siguiente forma. El Sevilla sigue líder con los mismos diez puntos (ya no podrá mejorar ni igualar la fase de grupos de 2007), seguido del Unirea que tiene ocho. Los rumanos aún pueden ser líderes si ganan en Stuttgart y el Sevilla pierde con el Rangers, pero si caen en tierras alemanas se deberán conformar con la Europa League. El Rangers, con dos puntos, sólo tendrá el aliciente económico (que no es poco) en el Sánchez Pizjuán.

Por el Sevilla FC jugaron: Javi Varas (2); Sergio Sánchez (1), Konko (1), Dragutinovic (0), Fernando Navarro (2); Lolo (1), Zokora (1), Navas (1), Capel (1), Kanouté (1) y Negredo (1). También jugaron Renato (1), Luis Fabiano (1) y Perotti (2).

El Sevilla Atlético cae a puestos de playoff de descenso

Es muy habitual ver a filiales recién llegados de Segunda caer en picado, algo que ya le ocurrió al segundo equipo del Málaga (actualmente en Tercera) o incluso del FC Barcelona (acaba de volver a la Segunda B). El Sevilla Atlético de Diego Rodríguez no está siendo una excepción, y aunque su inicio liguero fue bastante esperanzador (derbi inaugural aparte), los franjirrojos llevan ya ocho jornadas sin conocer el triunfo. Se dice pronto esta cifra para uno de los favoritos de la categoría, que sin embargo ha conseguido dos puntos de los últimos 24 en disputa. Para terminar con las estadísticas negativas, es el menos goleador del Grupo IV empatado con el Jerez Industrial a ocho goles, lo que da una media de 0,67 goles por partido.

La “Carreñodependencia”, (el utrerano volvió a marcar y lleva 6 de esos ocho goles), volvió a ser insuficiente para sacar un resultado positivo en Écija, aunque sí para adelantarnos en el marcador en la primera parte. Sin embargo, los astigitanos van como un tiro este año y la remontada tampoco parecía un milagro. El empate llegó en el dos de la reanudación, y el doloroso 2-1 final ya en el descuento. Vaya papelito del filial esta temporada.

Para rematar, el Sevilla C cosechó su primera derrota de la temporada en el José del Cuvillo por 2-0 y cae de la zona de ascenso.

¿Cómo escuece, eh Valdano?

Yo que soy un amante de la radio y me gusta escuchar todos los programas de deportes, oía esta tarde en Radio Marca unas declaraciones de Valdano en referencia al partido del domingo contra los nuestros. Venía a decir el vendehumos argentino que la derrota frente al Sevilla se debía a las rotaciones que había hecho Pellegrini. Según Valdano, él tenía una alineación titular en su cabeza y que, (agarraos) cuando llegara “un partido relevante“, estaba seguro de que el entrenador la pondría en práctica. Cogí tal rebote que me fui directamente a buscar el diccionario para asegurarme de que mi cabreo tenía fundamento.

Relevante: Importante, destacado, significativo.

Se deduce de las declaraciones del rabanito que no consideraba el partido contra el Sevilla como un partido importante. ¿Se puede ser más acomplejado, más ruín, más mezquino y más fantasma que este tio ? Pretender esconderse en los fallos de su equipo con tal de no admitir el chorreo que le dió el Sevilla FC no es digno más que de una mente retorcida y falta de escrúpulos como la suya. Debe resultar complicado mirar a la cara a tus aficionados cuando te has gastado doscientos cuarenta millones en fichajes y viene un equipo de provincias y te pone mirando para Utrera con un futbol de alta escuela.

Personajetes como Valdano sobran en el mundo del futbol y hacen un flaco favor a entidades a las que se presume señorío como el R. Madrid. Mientras tanto y para reducir el escozor, te recomiendo un buen frasco de Hemoal, querido Jorge.

El Sevilla FCPR cae por segunda vez en casa, ahora ante Academia Quintana

Reproducimos aquí la crónica del partido de anoche, en el que el Sevilla Fútbol Club de Puerto Rico sufrió su segunda derrota en seis jornadas. Esto le hará abandonar obligatoriamente la primera plaza en detrimento del ganador del choque de esta noche ante River y Atlético San Juan. De darse un empate, los nervionenses pasarían al tercer puesto, y si además Bayamón gana en Carolina, igualaría en puntos a los sevillistas. La cabeza de la tabla está que arde.

En un partido que en papel parecía una victoria segura para los locales, un sorprendente e inspirado onceno académico se alzo con la sorpresa de la jornada, al triunfar 2-1 en un encharcado terreno. Los primeros 20 minutos se caracterizaron por una fuerte ofensiva sevillista que se encontraba con una pared defensiva liderada por el capitán del conjunto, Raphael “Mime” Ortiz. Pero los contraataques de la Academia Quintana venían tomando más terreno y madurando el gol, cuando el minuto 25 Ricardo Rosado robó un mal pase del defensa Ian Pagan al portero Maximiliano Torlacoff anotando su primera diana. No pasaron 3 minutos y Rosado de nuevo se puso en el marcador cuando al minuto 28 anoto luego de un contragolpe, que Torlacoff no pudo atajar.

Luego del gol, el equipo de Quintana tendría que jugar con un jugador menos, ya que Agripito fue expulsado del partido al ver la segunda amarilla. El jugador tuvo un altercado fuerte con el central Jesús Lebrón posterior a su expulsión, y tuvo que ser escoltado por uno de sus compañeros fuera del campo.

El equipo local no lograba encontrar el gol. Y ambos oncenos se fueron al descanso con el marcador 2-0. Errores técnicos después del descanso le costaron al Sevilla la derrota pues Quintana se lanzo a la defensiva y el entrenador sevillista iniciaba cambios defensivos mayormente en vez de optar por el ataque. Aun así la segunda mitad se caracterizo por un dominio casi total del conjunto local que era detenido por la fuerte labor defensiva de Quintana. La hinchada junqueña tendría que esperar al tiempo de reposición para celebrar su primer tanto, cuando el defensa, quien en este partido tuvo labores de mediocampista, Mahamadou Simpara cabeceo un tiro centrado al área para poner a los locales en el marcador.

No habrían más oportunidades y el Sevilla FC sigue su racha de derrotas consecutiva como local luego de perder su invicto frente al otro conjunto capitalino el Atlético San Juan. El próximo jueves, los sevillistas intentarán volver al liderato enfrentando en Carolina a los Gigantes.

Valencia CF 3; Sevilla FC 1. Mal momento para perder la cabeza

El Sevilla se ha complicado y mucho la tercera plaza después de caer en Mestalla ante un equipo que sabía que se jugaba mucho y lo demostró. No dieron la misma impresión alguno de nuestros futbolistas, para los que tanta repetición de que en esta Liga estaba todo hecho, parece haberles afectado. Mención aparte para González Vázquez, que acribilló de tarjetas un partido (y especialmente a los nuestros) , que sólo se puso feo en los minutos finales.

Vodpod videos no longer available.

No empezó mal, de todas formas, la cosa. A pesar de contar con uno solo de los killers, el equipo salió muy valiente a por el primer gol y el Valencia se vio encerrado en su propia área. Adriano y Jesús Navas se encargaban de crear el 90% de las ocasiones por su banda, la derecha, aunque Romaric puso un balón desde la siniestra para Kanouté, que a punto estuvo de significar el cero a uno. No fue así, pero de ese corner, uno de los ocho que lanzamos en la primera parte, llegó un certero remate de Escudé que por fin hacía justicia. El equipo seguía bien posicionado, aguantando bien los arreones del Valencia y saliendo con peligro hacia arriba. En el primer tiempo fuimos infinitamente superiores y solo la mala suerte hizo que no nos pusiéramos con un 0-3.

Eso sí, si hay algo con lo que no se puede luchar es con las decisiones arbitrales. Al menos, desde el césped. Navas, Duscher, Squillaci y Adriano se vieron pronto con amarilla, los dos últimos en una jugada que terminó con bote neutral pero dos amonestaciones en una presumible falta. Todavía nos estamos preguntando porqué vio la tarjeta amarilla Adriano en una jugada donde no intervino en absoluto. Aún así, seguíamos llegando y el segundo podía convertirse en una realidad. Perotti tuvo la suya pero remató forzado y el bote permitió atrapar a César. Poco después, jugada con más de veinte toques que termina con un despeje de pómulo del meta a tiro de Romaric. Esa jugada, en la época de Juande le pegaba en la cara al portero y entraba.

Cuando todo hacía indicar que llegaríamos al descanso con un panorama muy soleado, las nubes acecharon en cinco minutos fatídicos. Primero, Adriano veía la segunda al cortar una contra aún cerca del área valencianista. Nada que objetar a esa tarjeta si hubiera sido amarilla, pero el psicópata de Gonzalez Vazquez tiró rapidamente de gatillo para expulsar con roja directa a nuestro jugador. Primera canallada consumada.

Cuando lo importante era, sea como fuere, terminar el primer acto por delante, jugada embarullada y Escudé sale a lo loco a por un balón y termina derribando claramente a Mata en el área. Villa no desaprovechó el regalito. Para mayor desgracia nuestra, Jiménez se encargó de empeorar la situación sustituyendo a Perotti, curiosamente uno de los pocos que no estaba amonestado, para colocar a Mosquera en el campo. Que me perdonen pero yo sigo sin entender algunas decisiones  de nuestro entrenador.

En la segunda parte Emery no tuvo más remedio que recoger el guante de su homólogo y mandó a sus tropas avanzar por la banda izquierda. A punto estuvo de sacarle el máximo rendimiento a la estrategia, pero por suerte Mosquera se fue entonando con el paso de los minutos. El Valencia, como era de esperar, llegaba y llegaba con peligro, aunque veíamos a un Sevilla que no se escondía aunque tampoco gozó de ocasión alguna para volver a desequilibrar. Romaric era el que más se esforzaba, mientras que Capel, que sustituyó a Navas (obsérvese que Jiménez utiliza dos cambios para una estrategia en la que le hubiese servido el de Capel por Navas), estaba muy desaprovechado como jugador más adelantado y por el centro. A nuestro juicio, Capel debió pegarse a banda izquierda y buscar provocar la segunda tarjeta al morenito Miguel. Pero nada, lo pegó a banda derecha y luego lo puso de punta.

Pasaban los minutos y a todos los sevillistas nos recorría esa sensación de que todo el trabajo acabaría tirado por tierra por una de esas jugadas a la contra a la que acostumbran Villa, Mata y compañía. Nada más lejos de la realidad, de hecho el asturiano se marchó con algunas molestias y fue sustituido por Morientes. Al final, el gol llegó, porque tenía que llegar, pero asombrosamente fue por demérito sevillista. Un Fernando Navarro que parecía bastante entonado hasta el momento, se permitió el lujo de saltar en el área ante un centro, bastante pasado, por cierto, para tocar con la mano y obligar a Bernardino a señalar otra vez el punto fatídico. Además, para rizar el rizo, Palop protestó la inexcusable acción y vio la quinta, por lo que Javi Varas tendrá que defender los tres palos en el Camp Nou.

Mata tampoco dudó y nos puso por detrás en el marcador, donde nos quedaríamos hasta el final. Luis Fabiano entró con ganas de arreglarlo, tantas que casi termina de estropearlo con una violenta acción que le costó la amarilla. Aunque Marchena estuvo listo para provocarle, no es menos cierto que el central sabía lo que hacía porque las revoluciones en las que andaba el carioca eran excesivas. Tampoco estará en el banquillo del coliseo culé Jiménez, expulsado por protestar.

El tercero del Valencia, ya sobre la hora, no fue más que una anécdota en un partido que nos hace pensar y mucho en la semana pasada. Como ya ocurriese hace unos meses, la gran racha de siete partidos invicto se sucede de dos derrotas seguidas. El problema es que los que vienen son Barcelona, Madrid y Villarreal. Al menos este último pasa por su peor momento. La racha es sólo de cinco puntos con el goalaverage perdido, por lo que más nos vale hacer algún milagro ante los dos imbatibles de esta liga.

Bernardino González Vázquez hizo honor a lo que se esperaba de él, un arbitraje teledirigido como siempre nos hace y dejándonos una vez mas en inferioridad numérica. Las tarjetas fueron excesivas por ambos bandos, aunque para nosotros las repercusiones acabaron siendo exponencialmente mayores. ¿Cuando dará Del Nido un puñetazo en la mesa como hizo el presidente de Osasuna en su momento ? Ya está bien de tragar y tragar y poner siempre la otra mejilla. Este árbitro impresentable debe ser recusado a perpetuidad por el Sevilla a la voz de ya.

Lo peor son las secuelas, más que nada porque Mosquera se antoja como la sombra de Messi el miércoles, con todo lo que eso conlleva. No podremos contar ni con Jimenez ni Adriano ni Palop. Los sevillistas que queríamos más emoción en los partidos, aquí la tenemos. A partir de ahora un fallo más puede ser contraproducente. Que Henry y Eto´o nos cojan confesados. Y si puede ser, que no nos cojan.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Adriano (2), Escudé (2), Squillaci (1), Fernando Navarro, (0) Duscher (1), Renato (1), Jesús Navas (1), Romaric (2), Perotti (2) y Kanouté (2). También jugaron Mosquera (1), Capel (1) y Luis Fabiano (s.c)

Sevilla FC 0; Getafe CF 1. La torrija duró más de la cuenta

Inesperado traspié del equipo sevillista en el Sánchez Pizjuán. Un Getafe que venía  a por un punto se llevó los tres a la contra en un partido muy atascado para el ataque local. El equipo volvió a tirar la primera parte y en la segunda no pudo apelar a la épica para llevarse el envite. Para colmo, Gavilán lanzó una magnífica contra por la izquierda que le sirvió a los madrileños para salir triunfantes. La renta sigue siendo importante, pero el duelo de Mestalla de la próxima semana es clave.

Vodpod videos no longer available.

No ha sido muy distinto lo de hoy respecto a lo visto otras veces esta temporada en el Pizjuán. La única diferencia es que normalmente Kanouté o Luis Fabiano cazaban alguna y esta vez los palos se han rebelado en nuestra contra impidiendo no ya la victoria  sino hasta el minimo empate. Y es que cuando se sale sin intensidad; se desperdicia toda una primera parte jugando al tran tran y para colmo, el mejor jugador del partido hasta ese momento, Sebastién Squillaci tiene un fallo clamoroso que nos cuesta un gol, ocurre lo que ocurre, que vuelan los tres puntos y además se nos queda cara de tontos. El fallo del central francés me recordó al de David Prieto en Bilbao. Al canterano le costó quedar relegado al ostracismo. Por cierto, que hoy nos lo hemos cruzado mientras entraba al estadio almohadilla en ristre para ver el partido como un aficionado mas. Su cara lo decía todo. Dudo muy mucho que Jimenez hagas lo mismo con Squillaci.

Como reza el titulo del post, los jugadores del Sevilla parecían estar aún en plena torrija y solo a falta de quince minutos se dieron cuenta de que el partido se les íba. Jimenez dió entrada a toda la artillería metiendo en el campo a Koné y Capel, además del argentino Diego Perotti que ya lo había hecho en los primeros minutos de la segunda parte. Pero esta vez, el palo derecho del meta getafense se encargó de repeler por tres veces los remates de Luis Fabiano y Kanouté.

Varias cosas me han chocado hoy. La primera, la titularidad de Maresca, que está para poco mas que sopitas y buen vino. Si Jimenez quería brindarle un partido homenaje por si se marcha a final de temporada, mejor sería haber esperado a tener matematicamente conseguida la tercera plaza. Otra sorpresa, salir de nuevo sin extremo izquierdo. Porque poner a Romaric en esta demarcación equivale en mi modesta opinión a renunciar a esa banda. Lo viene haciendo en los últimos partidos y siempre acaba devolviendo a Romaric al centro en las segundas partes. Por último, el cambio de Navas. Jesús no estaba teniendo su mejor partido pero siempre hay que confiar en que una internada del palaciego nos dé los tres puntos, de ahí que no entienda la salida de Navas justo cuando mas teníamos que apretar. Como jugar a entrenador es gratis, yo hubiera quitado a Renato y situado entre lineas a Perotti, manteniendo en las bandas a Navas y Capel.

Con excepción de Adriano, nadie pasó del aprobadillo raspado, con Drago y Maresca suspendidos por derecho propio. Ahora toca afrontar las etapas mas duras con salidas consecutivas a Valencia y Barcelona, recibimos al Madrid y volvemos a salir a Villarreal. Ojalá no echemos de menos estos tres puntos. Como siempre digo, si salimos desde el minuto cero en corto y por derecho a por el partido estaremos comprando papeletas para sumar. Si por contra, salímos con suficiencia, la ventaja de ocho puntos sobre el Valencia puede quedar recortada a cinco y con el golaverage en contra. Esperemos que no y que se haya tratado simplemente de un mal dia.

Por el Sevilla FC jugaronPalop (1); Adriano (2); Squillaci (1); Dragutinovic (0); Navarro (1); Navas (1); Renato (1); Romaric (1); Maresca (0); Luis Fabiano (1) y Kanouté (1). En la segunda participaron Perotti (1); Capel (1) y Koné (s.c.)

Sevilla FC 1; R. Betis 2. Ya ni en el derbi…

Doce años. Uno detrás de otro. Todo ese tiempo llevaban los de enfrente sin saborear la victoria en Nervión y ha tenido que ser esta noche. Al menos, se lo han llevado con justicia y sin que ningún sevillista pueda justificar el horrendo papel de los suyos en la que es tercera derrota del equipo en la segunda vuelta (somos vicecolistas de esta vuelta junto con el Numancia, que tiene un partido menos).

La primera parte es copiar y pegar una y otra vez lo mismo. El equipo intenta llegar, alguna que otra llega a las bandas y un pequeño porcentaje de ellas acaba en centro al área. Pero la mayoría son balones y más balones a Kanouté por arriba, que cuando va a recibir la tercera, ya tiene a tres defensas impidiendo su trabajo. Un punta que juega de mediapunta pero al que no suplantan en su función, hace que el equipo no genere ocasiones. Sí, Acosta nos salvó en la Copa, pero no es el nuevo Messi y él solito no es capaz de sacar un partido adelante. Por lo demás, Duscher volvió a adueñarse del mediocampo, pero con un juego tan previsible que hasta Chaparro sale victorioso. Los verdiblancos buscaban una y otra vez a Oliveira, que tardó en enchufarse y el Betis ni inquietaba.

En la segunda parte, lo que parecía que se ponía muy bien se puso tan negro como nunca. Si el equipo solía arreglar las cosas en la reanudación, esta vez tocó estropearlo del todo. Al principio seguimos intentándolo arriba, pero cuando el balón en largo no funcionaba, la única solución era buscar el balón en muy largo. Atascados llegó la expulsión de un reventado Duscher a veinte del final. Poco antes había comenzado el “Cambio´s Show” de Jiménez, en el que no podía faltar su número “Adriano por Capel o viceversa”. Aunque el argentino dio muestras de su cansancio, al técnico arahalense le cuesta mucho salir del hombre por hombre, pues metió a Renato por Acosta sin que el dibujo cambiara un ápice, pero con menos velocidad.

Ahora es cuando viene decir que la expulsión condicionó el partido. Pero lo que condicionó fue el gol de Sergio García 30 segundos después. Os aseguro que con Duscher en el campo, este solo podría haber visto el balón elevarse, porque el gol del coleta llegó en una contra demasiado rápida para la defensa blanca en la que esta se quedó estática mientras Sergio les ganaba la espalda. A partir de ahí, el gran Maresca saltó al terreno de juego para perder un par de balones y demostrar que en la sala de prensa pierde las formas y en el césped pierde la forma y el fondo a pasos agigantados. Romaric, como no, fue el elegido para seguir jugando con un delantero a pesar de ir perdiendo. Tanto arsenal ofensivo llevó para colmo al cero dos en una jugada de Oliveira, aquel brasileño que en el mes de octubre salió ovacionado del Sánchez Pizjuán tras colarle dos golitos al Sevilla Atlético.

El equipo terminó reventado, pero no solo por el esfuerzo de la copa, sino por la inoperancia de un cuerpo técnico que no quiso reforzar al equipo cuando las carencias las tenía delante de las narices. Este equipo no puede depender de un Kanouté que está hecho polvo. Jiménez volvió a decir en sala de prensa que en defensa la cosa estaba controlada, pero se le olvida que el suyo era un equipo que si encajaba tres metía cuatro. Las cosas no salen, pero lo peor es que desde dentro se espera que salgan gracias a un balón bombeado que meta Kanouté. Y mientras, los técnicos rivales que da la casualidad de que no son ciegos, siguen tomando nota. El malí se encargó de maquillar el resultado, pero todos habíamos asimilado por entonces la derrota.

Para terminar, un ruego. Por favor Javier Cabrera, si nos lees, deja de tirar tu larga y respetada carrera periodística a la basura con tus preguntas que parecen sacadas de “No te rías que es peor” o “La gala de inocente, inocente”. ¿Pues no va el señor y le pregunta a Jiménez que como valora que se nos sigan dando mal los equipos pequeños? Deje de desprestigiar por favor el buen nombre del Sevilla FC. Ya sabíamos que los medios oficiales nunca supieron perder, pero esto ya se pasa de la raya.

 En total desacuerdo también con Alvarado. Su crónica vuelve a insistir sobre lo de haber perdido con un equipo pequeño y se olvida de las carencias nuestras y de los errores impropios de un equipo que se ha marcado la Champions como objetivo. Que alguien me explique porque no ha habido refuerzos de invierno y siguen teniendo ficha Javi Navarro y Koné. Nuestro centro del campo no genera juego, el lateral derecho suele ser un coladero y la delantera depende en el 90% de un Kanouté que sigue cumpliendo años y que ya cuando era mas joven necesitaba ser dosificado para no romperse. Incluso nos permitimos el lujo de ceder a De Mul. Del entrenador no voy a hablar porque bastante leña le damos ya. En su descargo, decir que ha pedido jugadores y que no se le han traído, pero ese es uno de los inconvenientes de tener un entrenador de la casa.

Esto no es una mala planificación; es simplemente no querer ver la realidad. Se es consciente de donde están las debilidades pero el cuerpo técnico y el consejo siguen mirando para otro lado. Lástima de temporada. Esta generación de futbolistas dificilmente volverá a repetirse.

Para terminar con una nota positiva, felicitar de nuevo a la afición del Sevilla.De sombrerazo las 40.000 personas que se dieron cita en el coliseo . Ni el frío, ni la televisión ni el paupérrimo juego que ofrece el equipo consiguen que falte el aliento de los sevillistas. Y de mamazo el tifo de los Biris que se superan en cada nuevo reto.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Mosquera (1), Escudé (1), Squillaci (2), Fernando Navarro (2), Romaric (2), Duscher (2), Navas (1), Capel (1), Acosta (1) y Kanouté (2). También jugaron Adriano (1), Renato (s.c) y Maresca (0).

Real Sporting 1; Sevilla FC 0. Ni con uno más y sin ideas (vol. 2)

Viene diciendo Manolo Jiménez desde hace tiempo, que dadas las circunstancias este equipo no puede rotar. Dicho y hecho: rotó y  se la pegó ante un Sporting que jugó una hora en inferioridad numérica. Como contra el Racing hace una semana, el equipo quiso ganar por acumulación de efectivos arriba, pero está visto que sin crear este equipo no sabe.

Jiménez sorprendió, aunque cada vez le cuesta más hacerlo, con Romaric como mediapunta y dos medioscentros de destrucción. Con todo esto, lo que se esperaba. El Sporting salió a por todas y nosotros ni olíamos a Lafuente. No tardaron en ponerse bien las cosas para los de casa con un claro penalti por manos de Escudé, al que tras atrapar el balón sólo le faltó levantarse y sacar de puerta con un voleón. Bilic lanzó y Palop volvió a adivinar para que tardásemos algo más en hacernos a la idea. Pero con un centro del campo poco avispado, los asturianos llegaban y llegaban sin excesivos problemas. Cuando a un buen centro se le une un defensa propio  de la liga canadiense, el resultado es un gol de Diego Castro a los diecisiete. Carmelo la puso de cine desde la derecha, pero Crespo no supo  que pierna mover para intentar el despeje, por lo que vendió a Palop en el único gol del partido.

Todos los caminos llevaban al segundo gol del Sporting, pero Megía Dávila no se amilanó a la hora de enseñar la roja a Canella por entrada criminal a Capel. Aquí empezó el singular recital de bajeza de la afición local, que nunca supo estar a la altura de sus jugadores. Con uno más se abría el mismo panorama de la jornada anterior, y para nuestra desgracia el desenlace también volvería a repetirse. Un centro chut de Navas y un doble disparo al muñeco de Cheva pudieron equilibrar al descanso, pero el uno a cero ya era suficiente.

Con la correspondiente primera parte tirada como viene siendo habitual (4º partido seguido encajando primero), Jiménez se desdijo de sus ideas de rotación y sacó a Kanouté. El malí tuvo algunas pero sin centro del campo sólo existía la vía del voleón y el posible remate. Capel, cada vez más pitado por una grada que no devolvía los balones, se acabó apagando y la posterior salida del Laucha aportó velocidad, pero todo moría en una defensa amurallada o en un portero con la suerte de cara como Lafuente.

Si se hubiesen jugado 180 minutos, el resultado que campea en el titular de esta crónica habría sido el mismo. Si Jiménez pretende eliminar al Athletic jugando así en La Catedral, más vale que el miércoles saquemos seis o siete goles de ventaja. Si alguien sigue creyendo que el lateral derecho está bien cubierto, debería dimitir de su responsabilidad en la secretaría técnica. Para tanto será la cosa, que en una noche como esta he echado de menos a Aquivaldo Mosquera. La copa debe ser un bálsamo porque los dos partiditos de Liga que hemos enlazado son para analizar más de un par de cosas.

Por último, mención aparte para Manuel Preciado. En sala de prensa ha intentado defender su teoría de que Canella no ha pegado una patada en su vida y que Capel salta por cualquier roce. Esperemos que vea la jugada en su casa, porque acto seguido se le caerá el bigote de vergüenza. Por cierto, tanto él como su segundo acabaron en la caseta.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Crespo (0), David Prieto (1), Escudé (2), Dragutinovic (1), Duscher (1), Fazio (1), Jesús Navas (2), Capel (2), Romaric (1) y Chevantón (1). También jugaron Kanouté (1), Acosta (1) y Renato (s.c)