Ridículo fin de año para el Sevilla Atlético en Jerez

Para que vean como cambia el fútbol de un año para otro. En la primavera de este 2009 el Sevilla Atlético cayó en Chapín ante el Xerez CD cuando disfrutaba de sus últimos días como uno de los 42 equipos profesionales de nuestro país. Pues bien, hoy en el último partido del presente año ha vuelto a Jerez de la Frontera. Su rival de aquella vez está ahora en Primera División, en la liga de las estrellas. Su rival de hoy, ante el que también ha perdido, estaba en la primavera de 2009 en Tercera División y acababa de ser goleado por el Sevilla C con un contundente 4-1.

El Sevilla Atlético es el mismo, pero sus circunstancias son muy distintas. Lo triste es que la diferencia es a peor y aún puede caerse más bajo. Los de Diego Rodríguez han perdido por la mínima ante el colista de la Segunda División B, un equipo cuya plantilla lleva varios meses sin cobrar, que tiene denunciado a su club ante la AFE por impagos y que estuvo a punto de no presentarse a jugar hoy como medida de presión. Tanto es así que apenas si han entrenado durante la semana para preparar el choque. Un equipo que llevaba acumulados cero puntos, un gol a favor y 17 en contra en los últimos ocho partidos. Un equipo que no ganaba en su estadio desde la jornada 1.

Ese equipo deja al Sevilla Atlético hasta el año que viene en 15ª posición, justo al borde del precipicio. A un solo punto tanto de la promoción de descenso como del camino directo a Tercera división. Y es que se habla de que el Sevilla Atlético está principalmente para dar jugadores al primer equipo. De acuerdo, pero un descenso del filial significaría formar a jugadores en Tercera División (Sevilla Atlético) y Primera Andaluza (Sevilla C). La temporada pasada formábamos a futbolistas en Liga Adelante y en Tercera División. ¿Se darán los mismos futbolistas en una situación que en otra? No. Pues hay que poner remedio a lo clasificatorio, porque hay que decir que si alguien mereció más fue el colista. El Sevilla Atlético sólo tuvo una ocasión en todo el partido y fue en la primera parte. Da pena ver como las dos mejores camadas de juveniles desde 1997 (los datos están ahí), tengan que ser gestionados tan mal como para dar al peor Sevilla Atlético desde 2001. No se puede ir a jugar con un sistema de 4-1-4-1 al campo de un equipo que lleva 10 goles en 18 partidos. Tan sencillo como eso.

Desde la marcha de Manolo Jiménez no se ha sentado ningún entrenador capacitado en el banquillo del filial. Esperemos que se ponga remedio a esto antes de que sea demasiado tarde. El derbi es dentro de sólo dos jornadas. Ójala no sea necesario otro ridículo ante el vecino para tomar verdaderamente cartas en este asunto.

Nuestros canteranos empiezan fuerte

Visto lo visto, la derrota en el derbi de la primera jornada en terreno bético ha sido toda una alegría para el Sevilla Atlético. Desde entonces el equipo de Diego Rodríguez está como un tiro y ya se ha encaramado a los puestos de ascenso a la Liga Adelante. Después de superar a dos gallitos como Granada y Poli Ejido, el de ayer era sobre el papel un rival mucho más limitado. Sobre el césped se encargó de demostrarlo, pero su rácano juego a punto estuvo de costarle un disgusto a los nuestros, que tras el descanso no supieron desplegar su habitual juego de toque y velocidad por bandas. Afortunadamente, antes le dio tiempo a Carreño a materializar el gol del triunfo con un disparo sutil junto al poste que el guardameta Toni no pudo atajar. Al borde del descanso pudo sentenciar Ñoño, pero el juez de línea anuló su tanto por una falta que las imágenes demuestran que no existe.

Nueve puntos suma ya el filial, que se sitúa tercero en la tabla sólo superado por el líder San Roque de Lepe y el Sangonera, que suman uno más. El próximo miércoles toca visitar al Murcia B en la jornada intersemanal, mientras que el próximo fin de semana recibiremos a los también murcianos del Moratalla.

En cuanto al Sevilla C, el empate de ayer a uno en Pozoblanco que supuso el debut anotador de Luis Alberto sabe a muy poco. Los de Tejada acumulan dos victorias y dos empates en lo que va de temporada, lo que les permite encaramarse también a la tercera posición del grupo. El C también tiene por delante una jornada entre semana, aunque en esta ocasión será el jueves, en casa y ante el Dos Hermanas.

Con el Sevilla Femenino descansando por segunda semana consecutiva (el pasado fin de semana le tocó por calendario y este por compromiso de la selección), el siguiente escalón nos lleva al División de Honor Juvenil, que se impuso 1-3 al Unión 70, mientras que el Liga Nacional hizo lo propio en casa ante el Córdoba (1-0). Magnífica jornada por tanto para una cantera sevillista que sigue al alza.

El Sevilla Atlético suelta lastre en pretemporada

Un descenso de categoría siempre supone una revolución en cualquier plantilla. Pues esto se acentúa si hablamos de un equipo filial, como es el caso del Sevilla Atlético. Hace unos días decíamos que determinados jugadores no estaban dispuestos a jugar en Segunda B, una vez que llegaron al club con la posibilidad de tener minutos en la categoría de plata. Esto es lo que ha ocurrido precisamente con Christian Pouga, delantero camerunés que llegó de la liga suiza el pasado verano.

Aunque debutó con el primer equipo en el Trofeo Antonio Puerta, sus continuas lesiones con el filial y su pobre bagaje de dos tantos en la pretemporada, le han obligado a buscar una salida provisional. Y la ha encontrado en la máxima categoría, eso sí, de la liga portuguesa. Jugará cedido en el Leixoes, que tras ascender la pasada temporada ha conseguido un meritorio sexto puesto. De todas formas, en el Sevilla se sigue confiando en él y no se ha contemplado ninguna opción de compra para los lusitanos.

Pero el camerunés no es la única baja en el ataque. Ayer mismo se cerró la marcha del pileño Fernando al Real Jaén por dos temporadas, a pesar de que al delantero le quedaba un año de contrato en Nervión. El futbolista, que desde el mes de enero jugó en el Onteniente como cedido, ha terminado por desvincularse del Sevilla a sus 22 años.

Por último, la tercera marcha confirmada en las últimas horas es la de Raúl Navas, central del Sevilla C que acabó teniendo minutos en la Liga Adelante pero que no ha llegado a un acuerdo para prolongar su estancia en la carretera de Utrera. Finalmente ha decidido continuar con su carrera en el Real Valladolid Promesas, conjunto recién descendido a Tercera División y en el que estará a las órdenes del ex-sevillista Onésimo.

Otros futbolistas como el mediocentro Cordero, que tiene varias ofertas de Segunda División, podrían también anunciar su marcha en las próximas horas. Mientras, la secretaría técnica sigue buscando un guardameta de garantías para que ocupe la titularidad y pueda ser una alternativa, dado el caso, a Palop y Javi Varas.

Juan Cala podrá tener minutos antes de Costa Ballena

Gran noticia para el Sevilla FC en clave de cantera. Una de las mayores promesas de la misma, el lebrijano Juan Cala, podría volver a vestirse de corto antes del final de la temporada en Segunda División, después de superar una complicada lesión en su rodilla derecha, que le produjo rotura del menisco interno y del ligamento cruzado anterior. Aquella desgraciada acción tuvo lugar a comienzos del mes de noviembre, cuando aún sólo se habían disputado diez jornadas ligueras y el Sevilla Atlético recibía al Hércules en la ciudad deportiva.

Desde entonces Cala ha llevado a cabo un exigente plan de recuperación que le ha permitido contra todo pronóstico, llegar a tiempo para entrar en una convocatoria antes de que la temporada tocase a su fin. Cala, que ya sonaba junto al onubense José Carlos para realizar la pretemporada con el primer equipo en Costa Ballena, tendrá por tanto la oportunidad de sumar minutos oficiales antes del citado stage en tierras gaditanas.

Y es que el técnico del primer filial, Diego Rodríguez, lo ha incluído en la lista de 18 convocados que recibirán mañana sábado al Celta de Vigo, en lo que será la despedida de la ciudad deportiva en lo que se refiere a fútbol de élite. Además, el técnico tinerfeño sigue contando con Carreño y Javi Martínez, jugadores del segundo filial que fueron titulares la pasada semana en Huesca.

Y doscientos doce días después, volvió a ganar

Parece mentira pero por fin ha tenido lugar. Después de 29 jornadas de Liga,  siete meses o 212 días, el Sevilla Atlético ha vuelto a saber lo que se siente cuando se consiguen tres puntos. Justo siete días después de certificarse matemáticamente su vuelta a la Segunda División B, los de Diego Rodríguez vieron por fin la suerte de cara y dejaron los tres puntos en la ciudad deportiva, doblegando por dos goles a uno a un Girona FC que mal favor se hace si piensa que lo tiene todo hecho para mantenerse.

La principal novedad y parte importante de la victoria fue Enrique Carreño, que después de ganarse su vuelta al primer filial con su trabajo en el C, no desaprovechó sus primeros minutos en la Liga Adelante. De hecho, tuvo dos ocasiones muy claras, una de ellas con un balón al larguero. Para redondear su actuación, provocó el claro penalti que supuso el 2-1 definitivo. A pesar de ello, el guión pudo ser bien parecido al que acostumbra a plantearse en la carretera de Utrera. Y es que aunque el filial fue mucho mejor sobre el césped, regaló el empate con una mala barrera justo a la reanudación. Después, cuando ya se había puesto por delante, sufrió un penalti en contra. Aquí estuvo la diferencia con respecto a toda la liga, pues Matamala hizo honor a su nombre y la mandó arriba.

Lo mejor del partido estuvo sin duda en la participación de Carreño, que dio aire a un ataque franjirrojo casi desaparecido en toda la temporada. Además, Cabral hizo uno de sus mejores partidos como sevillista, muy encima de todos sus rivales. Además, José Carlos demostró que con algo más de entrega y fondo físico tiene futuro en nuestro primer equipo. Gol no le falta, y es que se plantó ante Iván Gómez y la coló en el uno a cero por donde no tenía más remedio que entrar.

No hay nada en juego, pero si el horario matinal se repite, el buen clima invita a visitar cada fin de semana la ciudad deportiva. Si es con buen juego y puntos por parte del filial, mucho mejor. La semana que viene viajamos a Castellón, y el próximo que visita nuestros dominios será un Gimnàstic que nada se juega ya.

Domingo propicio a excepción de lo de siempre

Empezamos con el derbi que supuso el alirón con los juveniles, pero la jornada en primera nos tenía reservadas varias buenas noticias también el domingo. Y es que sólo el Valencia intentó demostrar que no quiere que seamos tercero (aún así se mantienen once puntos por detrás. Si Villarreal y Málaga ya cayeron el sábado, el domingo hincaron la rodilla tanto el Atlético de Madrid como el Deportivo de la Coruña.

Con todo eso, el cuarto se aleja a nueve puntos y perder la Champions ya está a once (con 27 aún en juego). A pesar de que no es ni mucho menos nuestro objetivo, la UEFA estaría asegurada aún dejando de sumar la mitad de lo que queda.

Si bien no hay nada decidido, lo cierto es que la buena racha permite afianzar los objetivos. De los últimos 21 puntos hemos sumado 19, algo vital en estas alturas de temporada. La próxima semana llega un Getafe en alerta roja que aún así no debería ser rival.

Hasta aquí las buenas noticias, pues el Sevilla Atlético se ha vuelto a reservar la mala. Eso sí, con la diferencia de que esta vez ha sido más mala que nunca. Si en el Helmántico encajamos un set en blanco, contra el Hércules nos metieron hasta dos juegos del segundo set. 8-0 que demuestra que Galeote no era todo lo malo del equipo. Diego, de momento, no tiene pensado cambiar nada, ni siquiera la alineación, y una defensa de chiste ha hecho que se manche este domingo el buen nombre de la cantera nervionense.

Mejor pensamos en el primer equipo y en que la temporada que viene tendremos un primer filial arriba del todo en Segunda B. 

Urge que cambie algo en el Sevilla Atlético

Cuando casi nos preparábamos para contar aquí que la noticia había saltado, y que el Sevilla Atlético abandonaba la última plaza a costa del Alicante, un nuevo varapalo ha acabado azontando al filial. Un equipo que al descanso ganaba al penúltimo por dos a cero ha dejado escapar tres puntos que le hunden más si cabe en la tabla. La expulsión de Redondo en la segunda parte bloqueó a los sevillistas, que eran flanes a partir de entonces en cada ataque alicantinista.

Pero no queremos centrarnos en lamentos deportivos, pues el problema no creemos que sea siempre la mala suerte o la inexperiencia. Desde este blog venimos manteniendo que Fermín Galeote no debería tener carta blanca para hacer del filial lo que quiera, como así se lo han hecho saber los mandamases del club. El equipo está sumido en una tremenda depresión futbolística, y cuando parece que va a poder sacar la cabeza, le vuelven a dar con el mazo.

El crecimiento de los chavales tiene también, no lo olvidemos, un importante porcentaje de estado anímico. Ese estado que se va dinamitando semana tras semana al ver que pase lo que pase los resultados no llegan. Es necesaria para esa plantilla un cambio de manos, otra forma de ver el fútbol, de afrontar los partidos o de asimilar las derrotas. No es normal que, por mucha inexperiencia que se tenga, los errores se repitan una y otra y otra vez sin discriminación. Parece lógico que algo falla en la persona que maneja el barco. No sería necesario ni dejar de alimentar bocas amigas. Bastaría con permitir a Galeote dejar que siga haciendo grande al Sevilla C, mientras que Diego Rodríguez da el salto e intenta (sin que sea un gran reto) mejorar lo que hay.

Quizás de esta manera se darían oportunidades a otros futbolistas que no son del “agrado” de Don Fermín. Sin ir más lejos,  un centrocampista ofensivo como Mohammed es el delantero centro de ese equipo. A lo mejor lo está formando para que dé el salto, pero se me hace difícil, teniendo en cuenta sus 25 años y que lleva desde 2003 con Galeote en el Sevilla C. En la mediapunta le acompañó hoy Barranco, que debería jugar en su puesto natural de mediocentro. O José Carlos, que jugó en la medular cuando su situación ideal es arriba del todo (es el segundo máximo anotador del C). Mientras, futbolistas como Trecarichi, Igor, o el propio Pukki (fue suplente la semana pasada en Vigo), que como nuevos Messis, tienen más posibilidades de ir convocados con el primer equipo que de jugar con el segundo.

Para terminar, no me quiero olvidar de que el recambio atacante del filial es Fali (este año cumplirá 26 tacos) o de que el mejor jugador del juvenil campeón de Copa, el portero Juan Martín, es la cuarta opción para Manolo Jiménez (tras Palop, Javi Varas y Vargas) pero Galeote lo mandó al C para traer a un madrileño de 25 años.

Si se justifica la posición clasificatoria con el cambio generacional, desde luego hay un dato que me baila. Si esa es la manera de promocionar a un equipo filial, parece que el trabajo deportivo del actual técnico sevillista está muy en consonacia con el del trabajo de club. Aún se está a tiempo de crear un equipo de garantías aunque se descienda a Segunda B. Esperemos que la directiva recapacite y deje que la incompetencia se  adueñe de otra rama más de nuestra entidad.