Zokora se queda en Angola y Kanouté al borde de la eliminación

Malísimas noticias en sevillista las que nos llegan hoy de Angola, donde la selección de Costa de Marfil ha logrado la clasificación matemática para los cuartos de final de la Copa de África. Se daba la circunstancia de que Didier Zokora podría haber vuelto mañana mismo a Sevilla si su selección hubiese caído ante Ghana, pues al renunciar Togo y quedar el grupo B en formato triangular, el de hoy era el último partido marfileño en la fase de grupos. Sin embargo, el claro triunfo por 3-1 de los “Elefantes” (que jugaron más de media hora con diez por expulsión de Eboue) les mete en cuartos. El grupo se cerrará con el Ghana-Burkina Faso del próximo martes. Siempre y cuando no ganen los burkineses por tres o más goles, Costa de Marfil será primera de grupo. Sea como fuere, Zokora no volverá a la competición africana hasta el domingo 24, por lo que se perderá la eliminatoria ante el Deportivo completa, los partidos ligueros ante Almería y Valencia, así como la ida de unas hipotéticas semifinales coperas, en casa ante Getafe o Mallorca.

Por otro lado se encuentra la Mali de Frederic Kanouté, cuyo pase a cuartos de final es casi una quimera a falta de la tercera jornada que se disputará el próximo lunes. Mali se las verá con Malawi, que partía como la cenicienta del grupo pero que depende de si misma para ser como mínimo segunda del grupo A. Kanouté y los suyos necesitan ganar ese partido para tener opciones. A partir de ahí dependerían de lo que ocurriese en el Angola-Argelia. Si gana Angola, Mali pasaría siempre como segunda, si hay empate quedaría fuera y si el triunfo cayese del lado argelino dependería del golaverage general final con los anfitriones. Actualmente Angola tiene (+2) y Mali (-1).

Por lo tanto, dado que Costa de Marfil tiene casi asegurado el primer puesto del grupo B y que Mali, de clasificarse, lo haría como segunda del grupo A, Zokora y Kanouté se verían las caras con casi toda seguridad en cuartos, obligando a uno de ellos a volver a Sevilla pronto.

A levantarse toca

No hay otra. Rompemos nuestros billetes de avión para Valencia y nos centramos en el Almería, próximo rival en la única competición en la que seguimos vivos, pero cuyo discurrir nos dirá que será de nosotros la temporada que viene.

Tal y como se presentaban las cosas, ha sido un golpe muy duro para todos los estamentos de nuestro Sevilla. Por eso, hay que tener mucho cuidado con hacerse más daño del necesario con este fracaso. Todos vimos a un equipo que no mereció pasar, sin intensidad, ganas ni coraje. Lo vieron el aficionado desde su casa, desde el auditorio, Jiménez desde la banda y Del Nido en el palco. Como en Génova, el equipo ha fracasado en un partido clave. A diferencia de la UEFA, aquí no es un fracaso hasta donde se ha llegado, pero sí como se ha dicho adiós.

Ahora bien, los palos tienen que darse, porque si el presidente quería comerse al león, la afición no puede conformarse. Eso sí, esos palos quedan para la radio anoche y para los periódicos de esta mañana. A partir de ya hay que pensar en el Almería, porque nos quedan 13 finales para mantener la renta en Liga y acabar terceros para sellar nuestro billete directo a Champions. Ahora mismo, es estúpido pensar más allá. Por muy bien que vaya todo, nadie permitirá un tercer actor en el duelo Madrid – Barcelona. En lo que se refiere a Europa, si seguimos así tendremos su mismo premio, así que de momento Almería.

Todos sabemos que en casa nos está costando. Además, el Almería es de esos equipos que vienen sin hacer ruido y que luego dan la sorpresa (nos metieron cuatro el año pasado). Por eso, bien obraríamos todos si pensamos en el borrón y cuenta nueva, porque el objetivo está en mayo. No hay más partidos a cara o cruz que los trece que nos deben llevar a Champions.

Me tiro a la piscina y digo que hubiese preferido un partido fuera este fin de semana, para evitar la presión que supone vértelas tan pronto con quienes has decepcionado. Pero así es la Liga y todos necesitamos olvidar la Copa porque lamentarse no sirve de nada.

Realmente, en este blog no solemos situarnos en puntos de vista denominados “oficialistas” y solemos ser bastante críticos y exigentes, pero no se nos escapa que a partir de ahora, el examen de Jiménez no está en el partido a partido sino en los finales. Puede que sea tarde para que la media le llegue al suficiente, pero no es menos cierto que sería incongruente sacarlo de su puesto a estas alturas de la 08/09.

Almería, Almería, Almería…

Bombona de oxígeno a Manolo Jiménez desde la directiva

Ayer tuvo lugar la presentación de una cuanto menos curiosa iniciativa del departamento de Marketing del club. Consiste en la puesta en marcha de una nueva tienda en Nervión, que en este caso ofrecerá productos gastronómicos con el sello del Sevilla. Pasando por encima de las imágenes que nos dejó el acto (Romaric posando con un salchichón y De Mul con un queso), centrémonos en el claro mensaje que aprovechó para dar el presidente: “No nos planteamos no pasar ante la Ponferradina, sino conseguir la victoria por un resultado que nos permita estar en la siguiente ronda. Por un resultado no sería justo que se mermara el crédito del entrenador, que es mucho”.

Analizando, esto puede tener dos lecturas, o mejor dicho, dos funciones. Una, que viendo lo que le pasó al Madrid, se quiera dar a entender que caer no sería tan grave, o al menos no suficiente como para tomar una decisión drástica. Otra, evitar que la eliminación, de consumarse, haga dar por hecho esta noche que la cabeza de Jiménez está sobre la mesa (entiéndase la metáfora). Conclusión, que se evita de esta manera un debate, que sea acertado o no, lo único que hace es poner más nervioso a un entrenador que ya nos dicen que no iba a ser cesado de todas formas esta noche.

El mensaje es totalmente acertado porque tranquiliza pero no permite relajaciones. Desde luego, no parece que al presidente se le ocurriese sobre la marcha entre jamones, vinos y chacina variada…