No es lo mismo blanquirrojo que rojigualdo

Dice el dicho que lo importante es que se hable de uno, ya sea bien o mal. No sé yo si estarán muy de acuerdo con esto César Cadaval y José Manuel Soto, creadores del “himno” oficial de la selección española. Aunque fue presentado el sábado pasado en el Calderón en la previa del España – Argentina, mucho antes se ha conocido tanto la letra como el ritmo. Por desgracia para sus autores, las valoraciones son prácticamente las mismas en todos sitios y se podrían resumir en dos frases: “Han querido conseguir lo del Arrebato y no les ha salido” y “No la cuestiono como canción, pero no sirve para ser cantada en un estadio de fútbol”.

Tan duro como real. Aquí os dejamos un post  publicado el pasado mes de junio en el blog Footculture: Queda claro que no sólo se inspira en el “espíritu” del evangelio sevillista.

“Se abre el telón y aparecen un humorista sevillista y un cantante bético. Se cierra el telón y… componen un himno para la selección. ¡Maldita Alianza de civilizaciones!

El moranco César Cadaval –el bajito, o el gordito, como prefieran– y José Manuel Soto (Por ella, Déjate querer, Amigo rociero y otros bombazos sonoros del delta del Guadalquivir) se han sacado de la bocamanga un tierno himno pijo-kitsch aflamencado para celebrar el centenario de la Federación Española de Fútbol (FEF). Se llama La Roja, y quiere quedarse para siempre como tonada de la selección de fútbol.

Se trata de un cántico muy localista, tapizado de rancio flamenquito andaluz. O sea, en plan topicazo rumbitero, nada más alejado del buen cante. Y, oh sorpresa, con evidentes referencias sevillistas. Es un valsecito entrecortado y poco coreable, por cansino. La única mitad con algo de chispa de Los Morancos (a César lo que es suyo) es el compositor. ¿Cómo lo hizo? Pasando a El Arrebato por la turmix de Siempre Así, grupeto que, para más inri, acompaña a El Soto en su interpretación. Y el ritmo es, así, el de siempre. Luego se lo envió a la FEF, que tragó.

El humorista Cadaval y el ex galán Soto son amiguetes y residentes en Sevilla desde hace muchos años. A ambos les gusta la buena vida y el taco en el bolsillo. ¿Que el segundo necesita un cable, en una mala racha? Allí está el moranco para ofrecerle su canción, con la connivencia de Ángel María Villar. Cadaval intentará repetir el éxito de su canción Sevilla tiene un color especial, que compuso para otros amigos, Los del Río. [Todos los sevillanos te decimos, a viva voz: “Gracias, moranco, por el coñazo que nos dan con lo del color especial, su gente y el azahar. De todo (dedo) corazón”.]

Volviendo al himno, es incuestionable que César Cadaval, muy pero que muy sevillista, ha impregnado cada rincón de la letra de analogías, guiños, loas, capotazos y hasta plagios de su Sevilla Fútbol Club del alma. Bueno, plagiar, plagiar, no ha plagiado, pero se ha inspirado claramente en otro Himno del Centenario, el sevillista, de El Arrebato, mucho más coreable. Para algo se llegó a rumorear que lo escribió el mismísimo Del Nido.

Con sólo un vistazo somero a la letra del nuevo himno basta para atisbar que La Roja (la canción) es sevillana y, si me apuran, sevillista. Comienza igual que el hit de El Arrebato, pero sin palmas. Y entra El Soto:

“La historia lo cuenta (“cuentan las lenguas antiguas”, dice El Arrebato) que la Furia roja fue el nombre que puso a la selección (“su madre Sevilla y le prestó su nombre”) que fue por su garra, su casta y coraje (el himno del Sevilla empieza apelando a “el equipo de la casta y el coraje”) y fue el propio fútbol quien la bautizó”.

El estribillo, pura psicodelia

Luego llega la rampa hacia el estribillo, con ripios del tamaño de: “Cantemos, gritemos, que son los mejores nuestros jugadores, que ya están aquí”. Inenarrable. Todo encaja. Todo muy de El Soto, ese crooner descabalgado, ese Bertín de segunda que fue alma máter del trasnochado sotismo que aún puebla las catacumbas del abolengo decimonónico que gira en torno a la Turris Fortissima.

Y sigue el himno, tras un par de vivaespañas, hasta que llega el súmum del sotismo: “Lara, lara, larara….”. Sin duda unos laralas primos hermanos de los que popularizó el cantante bético en Por ella.

La traca es un poco más bética: “¡Ole España, ole España, ole, España!”, inspirada en el último himno del Betis (“ole, ole, ole ole, Betiolé”). Por cierto, que El Soto se postuló para el himno del centenario verdiblanco, que al final recayó en otro compadre del moranco, Rafael Serna.

Denle las gracias a Vocento, porque la primicia planetaria del nuevo himno no la dio Leire Pajín sino abc.es. El diario más leído en la capital andaluza le preguntó a El Soto si cree que la tonadilla peca de “un excesivo toquecillo andaluz”. “Hombre, somos andaluces quienes lo cantamos y quien lo ha compuesto, pero nada más, no salimos vestidos de toreros”, responde. ¡Viva el topicazo, maestro!

Reúnan víveres, ejerciten su aguante, practiquen: “Un, dos, tres, respira hondo”… prepárense, en suma, porque nos van a dar la Copa Confederaciones. Y eso será sólo el aperitivo, ya que el objetivo es que el himno triunfe en el Mundial de 2010. Para los interesados, se estrenará en septiembre, en el España-Bélgica de La Coruña.

Epílogo para los fans del inefable José Manuel Soto: Por ahora, nuestro hombre se conforma con hacer oposición a Lopera e himnotizar a toda España machaconamente. Después, un disco nuevo por sus 25 años de carrera y otro en directo en un teatro con colaboraciones, en el que repasará toda su trayectoria (¿dará tiempo?).

Deja de querer, José Manuel, deja de querer, no seas crué. Hazlo Por ella, por la Roja.”

Protagonista en un choque de altos vuelos

Hace sólo unos meses, la selección española era algo que el aficionado sevillista se podía tomar de dos maneras. Si el patriotismo se desprendía por alguno de sus poros, el aficionado sevillista se disponía a ver los partidos de la roja con el objetivo de dejar encarrilada esta u otra fase de clasificación. Si se trataba de un amistoso, pues de matar el gusanillo del fútbol de Primera. Otro tipo de sevillista menos “rojigualdo” no tenía otro remedio que pasarse a “La Noria” o al “Peliculón” del sábado por la noche. Afortunadamente para nosotros, esto ha cambiado. Esta noche, a una hora decente por fin (20.45), los sevillistas podremos disfrutar de un España – Argentina con tres representantes de nuestro club; Navas y Negredo por España y Perotti por Argentina. No se puede decir que sean tres piezas claves en sus combinados ya que entre los tres suman dos choques internacionales absolutos (ambos de Negredo), pero al menos hay un aliciente para el aficionado blanquirrojo. De hecho, a pesar de que Maradona sólo ha contado en esta ocasión con futbolistas que juegan fuera de su país, el Sevilla es el cuarto club del mundo que más jugadores aporta a este amistoso. Sólo estamos por detrás de Real Madrid, Barcelona y Valencia.

Por equipos, la distribución es la siguiente: El Real Madrid tiene 7 representados en este amistoso, seguido por el FC Barcelona (6), Valencia CF (5) y Sevilla FC (3). Con dos convocados están el Villarreal CF, Atlético de Madrid, Liverpool y Benfica. Por último, un representante de cada uno de estos equipos también estará en el Vicente Calderón: AZ Alkmaar, Catania, Newcastle, Bayern Munich, Marsella, RCD Espanyol, Rubin Kazan, Internazionale, Manchester City, Nápoles, Athletic Club, Arsenal y Fenerbahçe.

Esperemos que los tres tengan sus minutos, que no se nos lesione nadie y si ya podemos ver algún golito, pues mejor que mejor.

Fumata roja en Los Palacios

Por fin. Después de años de insistencia por parte de los medios de comunicación, y últimamente también de los propios rectores del club sevillista, Jesús Navas ha cumplido con su parte del trato y ha confirmado en sala de prensa que, ahora sí, está listo para afrontar una convocatoria de la selección española absoluta. Todo se precipitó tras el partido ante el Real Madrid, en el que los medios capitalinos vieron que Navas estaba siendo desaprovechado jugando sólo en el Sevilla. Por ello, tras alguna que otra reunión con Monchi, Del Nido e incluso Fernando Hierro, Navas ha cogido el toro por los cuernos y se apunta a una posible convocatoria de la roja. La próxima, en unos días para los dos amistosos ante Argentina en Madrid y Austria en Viena.

Vodpod videos no longer available.

Otro asunto a debatir es si Navas encaja o no en el sistema de juego de nuestro combinado nacional. Fuimos campeones de Europa sin bandas y con la llegada de Del Bosque se intentó reconvertir el estilo con Capel y Riera en los extremos, algo que fue finalmente desechado. Suponemos que cuando ha mostrado tanto interés, el seleccionador tendrá claro que le sirve. ¿Os imaginais que decide ahora no convocarlo?

El “7” de España

Ni Raúl, como todavía algunos pasados de moda se empeñan en reclamar, ni el lesionado Villa que se tuvo que quedar en tierra. Hoy, sobre el césped del Republican Stadium de Yereván, el “7” de España ha sido Álvaro Negredo, 33º jugador sevillista en la historia que se coloca la casaca roja de la selección española. A decir verdad, el debut ha sido más significativo que espectacular, puesto que tanto el terreno de juego como el estilo de los armenios no eran los más propicios para ver lucirse al vallecano. Sea como fuere, Negredo ha hecho historia sevillista en los escasos dos meses que lleva en nuestro club.

Por cierto, tampoco le ha ido mal a Didier Zokora, que ha confirmado como capitán de Costa de Marfil el pase al Mundial de Sudáfrica con un triunfo ante la selección de Malawi. A ver como les va a los franceses, que ni dependen de ellos mismos para clasificarse. Todo hace indicar que acabarán necesitando la eliminatoria de repesca.

Camisetas europeas: el otro debate del sevillismo

Son pocos los debates que dividen a nuestros aficionados, muchos menos que los que puedan protagonizar otros clubes. Eso sí, el sevillista cuando debate, es que debate de verdad. Dejando a un lado el tema Jiménez, que ese no parece que tenga demasiada solución de momento, nos centramos en el que ha tenido lugar hoy con la presentación de las camisetas para la próxima Liga de Campeones. Y es que ha habido tensión hoy en el Monasterio de la Cartuja, donde se han visto por primera vez esas indumentarias y se ha formado un revuelo en forma de protesta de unos quince aficionados. Éstos, portando una pancarta con el lema “No a la división del sevillismo, no al marketing españolista”, han proferido algunos cánticos durante el acto con los que intentaban reivindicar el uso exclusivo de los colores tradicionales del club.

Lo curioso ha sido la manera que ha tenido de responder a esto nuestro presidente, que les ha tildado de “impresentables y energúmenos”, cuando en ningún momento ellos han utilizado el más mínimo insulto en su reivindicación. Además, Del Nido se ha escudado en una votación en la junta de accionistas de 2006 para justificar el uso de estas enseñas, avisando a los presentes de que se seguirán utilizando mientras consigamos plaza europea en años próximos.

Dadas las circunstancias en las que se han dado estas quejas y sin entrar en temas políticos, me parece un gran error la postura tomada por la directiva en este sentido. En lugar de escuchar al aficionado (no creo que nadie se queje para decir que la bandera se usa demasiado poco), el departamento de marketing provoca a una parte de la afición haciendo diseños cada vez más “españolistas” y que comprometen la belleza de las indumentarias. Empezamos con una parte del cuello de la camiseta, seguimos con el filo de la manga, franjas horizontales, franjas verticales, un babero rojigualdo y ahora toda la manga izquierda. Ya me diréis si no está metida la bandera con calzador, mucho más en la camiseta rojinegra. Por el contrario, los clubes que tanto y tanto han copiado se quedan en una pequeña bandera encima del dorsal. Nada más.

Sea como fuere, está pero que muy bien que el que crea que hay algo que no le gusta, lo haga saber con respeto como se ha hecho hoy. Una pena que nuestros responsables no siempre sepan estar a la altura.

Sevilla FC 1; Villarreal CF 0. Termina esprintando

El Sevilla sacó adelante la última rampa del Tourmalet con un trabajado triunfo ante el Villarreal. Ya somos terceros y empatados con el segundo, el Valencia, a treinta puntos. La ocasión para despedir el año en casa a lo grande, y además encaramarse definitivamente en lo más alto era importante, aunque visitaba Nervión un equipo invicto fuera del Madrigal. De hecho, los de Pellegrini demostraron pronto que esa estadística no era fruto de la casualidad.

Tal y como salieron, comenzaron a mover la pelota una y otra vez intentando llevar la manija. El Sevilla por su parte, lo intentaba con alguna contra pero el partido cada vez tomaba más la pinta del choque ante el Valencia. Se jugaba en pocos metros y eso hacía difícil que apareciese el espectáculo. Aún así, afortunadamente no era la tarde del ataque amarillo.

La zaga sevillista, que sólo tuvo momentos de pájara en la segunda parte del Bernabéu, volvió a ser un seguro de vida para Palop, que apenas intervino. Eso sí, tanto centrocampismo evitaba que el Sevilla pudiese sacar partido a Renato. Y sin el brasileño en acción, sigue dando la sensación de que el Sevilla no circula. Por cierto; primoroso partido el de Renato anoche. Este futbolista tiene la rara habilidad de hacer siempre las cosas con sentido.

Aunque era el Sevilla el único que se acercaba, el dominio tampoco era tan claro como para merecer a toda costa la ventaja. Sin embargo, esta vez llegó sin que la llamaran. Ahora bien, tuvo que ser necesaria la presencia de Renato, que justo antes del descanso colocó en las mallas el único gol del partido y el cuarto de su cuenta esta temporada.

La segunda parte arrancó casi de la mejor manera. De la mejor manera porque Llorente vio la segunda amarilla por juego peligroso. Y el casi porque poco antes, en el minuto 46, Kanouté mandó arriba un pase de la muerte de Adriano que pudo ser la sentencia. Tanta adversidad obligó a Pellegrini a poner todas las cartas sobre la mesa. Altidore y Guille Franco salieron al rescate del submarino, pero la buena actuación de la zaga bleu, propició que los tres puntos se quedaran en casa. Gran partido de Romaric que se va asentando, de Adriano que se siente más cómodo sin tener que iniciar los contragolpes en su área, y de Duscher, que cortó mucho las alas en la zona de creación a un Villarreal que no usó las bandas. Luis Fabiano, que tuvo que salir en sustitución de Kanouté, parece que pensaba que no tendría que despojarse del chándal, pues salió poco mentalizado y las pocas que tuvo las estrelló en Diego López. El jueves tendrá que dar más de sí.

Para terminar, una reflexión. No se debe decir al respetable que es vergonzoso que no anime a su equipo. Mucho menos insinuar que esto motiva que el equipo juegue mejor fuera de casa. Cuando el Sevilla sale de verdad a ganar un partido y demuestra que lo da todo por la victoria, la gente responde por sí misma sin necesidad de que la dirijan. Para muestra, este partido.

Para los que salgan ahora en defensa del entrenador argumentando el magnifico juego desplegado ayer, yo les devuelvo la oración por pasiva y les pregunto que porqué no hicimos este juego contra Valencia y Barcelona. Ayer se demostró que se puede dejar la puerta a cero sin sacrificar el espectáculo, que es lo que al fin y al cabo quieren los sufridos pagadores.

Volviendo al partido, el único “lunarcillo” por llamarlo de alguna forma, fue la lesión de Kanouté. Ya decíamos en la previa que era peligroso forzar tantos partidos seguidos al maliense porque en cualquier momento podría romperse. Dicho y hecho. A estas horas no se sabe si se trata de elongación o de rotura pero parece claro que no podrá jugar el jueves.

El jueves, pase lo que pase en Génova, esperemos que el Sevilla siga en la misma tónica y demuestre que merecía pasar a la ronda de dieciseisavos de final. La Sampdoria no será un rival fácil porque se lo juega todo, pero nos vale más de un resultado y todo hace indicar que la noche terminará bien. De momento, nos deleitaremos con el resumen de este partido:

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Konko (2), Squillaci (2), Escudé (3), Drago (2), Navas (2), Duscher (2), Romaric (2), Adriano (3), Renato (3) y Kanouté (2). También jugaron Luis Fabiano (1), Fazio (s.c) y Capel (s.c)

Otra buena noticia: sin sevillistas en la selección española

Parecerá una incongruencia que en este blog sevillista nos alegremos de que Del Bosque no haya llamado a ningún sevillista con el combinado nacional. Nada más lejos de la realidad. Después de la maldición de lesionados de la que parece que vamos saliendo, la mejor noticia posible es que los jugadores dejen de contar por un tiempo con sus seleccionadores. Más aún teniendo en cuenta que España disputará un intrascendente partido amistoso contra Chile, cuya única consecuencia pueden ser precisamente el maldito “Virus FIFA”. Capel, que ya se tuvo que marchar de la última concentración de la roja, y Fernando Navarro, que lleva meses viajando gratis por toda Europa sin jugar, se podrán quedar en casa para preparar los partidos de su equipo, como tiene que ser.

Uno de los principales afectados por ese mismo virus es Arouna Koné, de cuya recuperación hemos conocido hoy más detalles de boca del doctor Ribas: “La rodilla está estabilizada y en perfectas condiciones, incluso el ritmo de recuperación está siendo más rápido de lo habitual. Esperamos que pueda estar disponible para finales de enero”.

Sí tendrá que viajar Escudé con Francia, aunque confiemos en que su protagonismo sea el menor posible. Ya se sabe que a este futbolista le gusta pasar desapercibido. Que siga en la misma tónica.