Urge que cambie algo en el Sevilla Atlético

Cuando casi nos preparábamos para contar aquí que la noticia había saltado, y que el Sevilla Atlético abandonaba la última plaza a costa del Alicante, un nuevo varapalo ha acabado azontando al filial. Un equipo que al descanso ganaba al penúltimo por dos a cero ha dejado escapar tres puntos que le hunden más si cabe en la tabla. La expulsión de Redondo en la segunda parte bloqueó a los sevillistas, que eran flanes a partir de entonces en cada ataque alicantinista.

Pero no queremos centrarnos en lamentos deportivos, pues el problema no creemos que sea siempre la mala suerte o la inexperiencia. Desde este blog venimos manteniendo que Fermín Galeote no debería tener carta blanca para hacer del filial lo que quiera, como así se lo han hecho saber los mandamases del club. El equipo está sumido en una tremenda depresión futbolística, y cuando parece que va a poder sacar la cabeza, le vuelven a dar con el mazo.

El crecimiento de los chavales tiene también, no lo olvidemos, un importante porcentaje de estado anímico. Ese estado que se va dinamitando semana tras semana al ver que pase lo que pase los resultados no llegan. Es necesaria para esa plantilla un cambio de manos, otra forma de ver el fútbol, de afrontar los partidos o de asimilar las derrotas. No es normal que, por mucha inexperiencia que se tenga, los errores se repitan una y otra y otra vez sin discriminación. Parece lógico que algo falla en la persona que maneja el barco. No sería necesario ni dejar de alimentar bocas amigas. Bastaría con permitir a Galeote dejar que siga haciendo grande al Sevilla C, mientras que Diego Rodríguez da el salto e intenta (sin que sea un gran reto) mejorar lo que hay.

Quizás de esta manera se darían oportunidades a otros futbolistas que no son del “agrado” de Don Fermín. Sin ir más lejos,  un centrocampista ofensivo como Mohammed es el delantero centro de ese equipo. A lo mejor lo está formando para que dé el salto, pero se me hace difícil, teniendo en cuenta sus 25 años y que lleva desde 2003 con Galeote en el Sevilla C. En la mediapunta le acompañó hoy Barranco, que debería jugar en su puesto natural de mediocentro. O José Carlos, que jugó en la medular cuando su situación ideal es arriba del todo (es el segundo máximo anotador del C). Mientras, futbolistas como Trecarichi, Igor, o el propio Pukki (fue suplente la semana pasada en Vigo), que como nuevos Messis, tienen más posibilidades de ir convocados con el primer equipo que de jugar con el segundo.

Para terminar, no me quiero olvidar de que el recambio atacante del filial es Fali (este año cumplirá 26 tacos) o de que el mejor jugador del juvenil campeón de Copa, el portero Juan Martín, es la cuarta opción para Manolo Jiménez (tras Palop, Javi Varas y Vargas) pero Galeote lo mandó al C para traer a un madrileño de 25 años.

Si se justifica la posición clasificatoria con el cambio generacional, desde luego hay un dato que me baila. Si esa es la manera de promocionar a un equipo filial, parece que el trabajo deportivo del actual técnico sevillista está muy en consonacia con el del trabajo de club. Aún se está a tiempo de crear un equipo de garantías aunque se descienda a Segunda B. Esperemos que la directiva recapacite y deje que la incompetencia se  adueñe de otra rama más de nuestra entidad.

El Sevilla Atlético estrena su casillero de puntos en la liga Adelante

Escrito por Juan Antonio Venegas; abonado del Sevilla FC y socio de la ASR

Si el domingo pasado los cachorros sevillistas se dejaban un punto en Albacete cuando el tiempo de prolongación tocaba a su fin, hoy lo han ganado exactamente en las mismas circunstancias.

Sevilla Atco. y Salamanca han empatado a uno el dia que la bombonera de Nervión cumplía 50 años.

Muchas caras nuevas respecto a la plantilla del año pasado y se nota en la falta de conjunción del equipo. El lateral izquierdo lo ocupa ahora Alberto de la Bella que procede del Villarreal. Los centrales son Cala, del juvenil de división de honor y Marc Valiente, del Barcelona B. A Cala le dedicaré un parrafito aparte al final de este artículo.

En el centro del campo ha debutado Cabral, un morenito de origen  cabo verdiano que viene del futbol suizo. No lo hizo mal Cabral. Me recuerda en su fisico y en la forma de moverse por el campo a Claude Makelele, salvando las distancias.

En la delantera tambien hay caras nuevas; Fernando y Fali del Sevilla C y el tambien morenito Pouga, que proviene de la segunda división francesa.

Se nota tremendamente la renovación efectuada porque a pesar de que la calidad individual es buena, la colectiva deja mucho que desear. Mucho tendrá que trabajar Fermín Galeote para cohesionar esta plantilla y convertirla en un verdadero equipo si no quiere pasar muchos apuros para mantener la categoría.

Hoy nos veíamos las caras con un clásico de segunda e incluso de primera división, el Salamanca. En sus filas se enrolaba esta campaña un viejo conocido del Sevilla Atlético, el almeriense Salva Sevilla, jugador al que, francamente, no entendí muy bien el que se le diera la baja al final de temporada porque para mi era de lo mejorcito del filial.

Hablando ya del partido decir que en el 38 de la primera parte los sevillistas se quedaban con diez hombres por expulsión rigurosa del lateral derecho Oscar Ramirez. La entrada fue dura pero con una amarilla hubiese bastado.

Con semejante ventaja el Salamanca se marchó al ataque de forma descarada y milagroso fue que no entrara algún gol antes del minuto 77 cuando Cohen que había salido tras el descanso agarró un zurdazo desde la esquina del área que se coló por la escuadra de Vargas. Golazo sin discusión y peor no se le podían poner las cosas a los nuestros.

A base de coraje, el Sevilla Atco. se fue arriba en los minutos finales y Juan Cala, el lebrijano de 18 años reciente campeón de la Copa del Rey de juveniles se fabricó el solito un penalti cuando se iba de un defensa dentro del área y este último tocó el balón con la mano. El penalti lo transforma Perotti en el minuto 93 sin tiempo para mas que pitar el final del partido.

Juan Cala, apúntense este nombre porque lleva camino de ser la nueva estrella local. Parece mentira la madurez y el desparpajo que tiene este chaval con tan solo 18 años. Defiende como un león, le pega que la rompe y cuando se va arriba es un peligro por alto. Hoy se ha echado el equipo a las espaldas en los minutos finales y gracias a eso se fabricó como digo el penalti que significó el punto con el que nos estrenamos este año. Me recuerda mucho a Sergio Ramos porque llevan una trayectoria muy parecida y fisicamente y mentalmente son verdaderos prodigios. Bien haría Del Nido en atarlo con un buen contrato y una claúsula de rescisión que aleje a los moscones.

Una nueva derrota habría sido algo dificil de digerir para los chavales porque con una plantilla tan joven es fácil caer en el desánimo y levantar cabeza cuesta la misma vida. Esperemos que este empate logrado en el último suspiro sea el inicio de una racha positiva de puntos.

El fin de semana próximo jugamos en Córdoba. Los cordobeses llevan peor trayectoria aún con dos derrotas en dos partidos y además ya están eliminados de la Copa del Rey. Igual es un buen campo para que iniciemos la remontada.