De Sanctis toma rumbo a la liga de moda

A base de talonario se está convirtiendo en una liga importante. Turquía nunca ha destacado por su poderío futbolístico, pero el dinero de los dirigentes de los principales clubes otomanos está contribuyendo a un enorme crecimiento. Morgan De Sanctis recibió hace unas semanas una suculenta oferta para marchar cedido al Galatasay, club más laureado de aquel país. Temiendo un año más permanecer a la sombra de Palop, el italiano y el Sevilla han decidido que lo mejor es un año con minutos para el guardameta. Allí hará compañía a viejas glorias de la canarinha como Roberto Carlos, compañeros ahora de Güiza y Luis Aragonés en el Fenerbahce. El próximo año, debido a la extraña confianza que tiene en él la dirección deportiva, De Sanctis regresará irremediablemente a la disciplina nervionense.

Aldo Duscher ¿tan cerca del Sevilla?

Hace unos días, el director deportivo y desde ayer también consejero del Sevilla Monchi, declaraba que la salida de Poulsen no trastocaba demasiado la plantilla. A pesar de la marcha del danés, afirmó que con cuatro medioscentros no era prioritario reforzar ese puesto, aunque como siempre el Club deja la puerta abierta a cualquier incorporación.

Aunque hoy mismo el León de San Fernando ha negado acuerdo alguno con Aldo Pedro Duscher, son varios los periódicos sevillanos, deportivos o no, que afirman que el acuerdo está cerrado y que el futbolista deja el Racing para firmar por el Sevilla. Uno de los que más se moja es Diario de Sevilla, que publica que la duración del contrato será de tres años y que el precio a pagar rondará los 2 millones de euros. Marca añade que el Racing ya ha encontrado en la liga portuguesa al sustituto de Duscher. Incluso El Correo de Andalucía se tira a la piscina y da otro nombre para cubrir el mediocentro. Se trata del francés Edouard Cissé del Besiktas (30 años), que según el rotativo de PRISA está siendo muy seguido por el Sevilla.

Por otro lado, el futuro del italiano De Sanctis es cada vez más dudoso. Marca afirma que quiere marcharse al Galatasaray, que le ofrece un sueldo muy superior al que percibe en el equipo blanco. Monchi afirma que no ha habido contactos, pero no esconde que el guardameta hizo saber que no estaba dispuesto a pasar una nueva temporada en blanco. Habrá que esperar para saber como termina todo.