Triunfo apretado en un descafeinado derbi de filiales

Antes de nada, comentar que el “corresponsal” de Sevillistas de Renault destinado a cubrir el derbi de filiales de esta mañana, desistió de tal labor al descanso del partido, cuando prefirió volver al Aljarafe sevillano para disfrutar de la espectacular nevada caída este mediodía. Por otro lado, el aguanieve, el poco público, los paraguas y el horrendo fútbol desplegado por ambos equipos no me hizo dudar y la segunda parte la he visto grabada en vídeo. Como no me deja subir el video del partido, os dejo el resumen de mi segunda parte.

En lo enteramente futbolístico, triunfo vital en cuanto a puntos pero que no deja de reafirmar que este Sevilla Atlético pasará apuros para mantenerse en Segunda B. En la primera parte apenas si dispuso de un par de ocasiones, siempre proviniente de algún rechace. Si un equipo tocaba el balón ese era el bético, aunque tampoco con demasiada soltura. Nuestro filial, acostumbrado en jugar por y para Carreño, estuvo aún más perdido en ataque que de costumbre por la ausencia de este, aunque Rodri supo hacer su juego para expulsar al verdiblanco Toni y para lograr el empate, también de un rechace, ya en la segunda parte. Sin que la igualdad se rompiese en cuanto a juego, la victoria franjirroja llegó merced a un infantil penalti del portero Razak sobre Rodri que transformó Javi Martínez. Los de Diego se colocan ahora con 23 puntos, dos por encima de los de Oli, y podrían dejar los puestos de peligro a 4 puntos de distancia.

Juan Cala podrá tener minutos antes de Costa Ballena

Gran noticia para el Sevilla FC en clave de cantera. Una de las mayores promesas de la misma, el lebrijano Juan Cala, podría volver a vestirse de corto antes del final de la temporada en Segunda División, después de superar una complicada lesión en su rodilla derecha, que le produjo rotura del menisco interno y del ligamento cruzado anterior. Aquella desgraciada acción tuvo lugar a comienzos del mes de noviembre, cuando aún sólo se habían disputado diez jornadas ligueras y el Sevilla Atlético recibía al Hércules en la ciudad deportiva.

Desde entonces Cala ha llevado a cabo un exigente plan de recuperación que le ha permitido contra todo pronóstico, llegar a tiempo para entrar en una convocatoria antes de que la temporada tocase a su fin. Cala, que ya sonaba junto al onubense José Carlos para realizar la pretemporada con el primer equipo en Costa Ballena, tendrá por tanto la oportunidad de sumar minutos oficiales antes del citado stage en tierras gaditanas.

Y es que el técnico del primer filial, Diego Rodríguez, lo ha incluído en la lista de 18 convocados que recibirán mañana sábado al Celta de Vigo, en lo que será la despedida de la ciudad deportiva en lo que se refiere a fútbol de élite. Además, el técnico tinerfeño sigue contando con Carreño y Javi Martínez, jugadores del segundo filial que fueron titulares la pasada semana en Huesca.

El Sevilla C cierra con otra victoria una temporada sobresaliente

En su segunda temporada en categoría nacional y una plantilla que heredaba al grueso de los campeones de Copa juvenil, el Sevilla C ha realizado una magnífica campaña que le afianza en la Tercera División. De hecho, de no haber sido por el descenso del primer filial, el equipo podría haber luchado por el ascenso, ya que actualmente y a falta de que Los Barrios o Alcalá pinchen mañana, el C terminaría entre los cuatro primeros clasificados.

Este sábado se enfrentaban al CD Pozoblanco en un partido intrascendente, pero que no dejaron escapar los de Miguel Ángel Gómez. El técnico dispuso un once con varias caras nuevas pero ni mucho menos se notó. De hecho, a los 35 segundos ya ganaba el Sevilla gracias a un remate de Brais, después de un rechace del portero a tiro de Sachetti. El partido lógicamente decayó mucho por lo poco en disputa, y no fue hasta la segunda parte cuando volvió a moverse el marcador. Fue otra vez en el primer minuto, pero esta vez en las botas de Javi Martínez con un tiro desde la derecha. El propio extremo atacante, que la temporada que viene todo hace indicar que dará el salto al Sevilla Atlético, cerró la cuenta a poco del final con un auténtico golazo de vaselina ante el que nada pudo hacer el portero pozoalbense.

La cuenta pudo ser incluso más abultada, pero Rafa López estrelló en los guantes del portero una pena máxima que hubiese redondeado la goleada. Al final, no obstante, hubo manteos y celebración por la magnífica temporada realizada. Mucho se habla de que la próxima campaña, los mandos de este barco serán para Ramón Tejada, flamante adiestrador del juvenil división de honor. Habrá que esperar para ello.

¡Enhorabuena chavales!

Athletic Club 3; Sevilla FC 0. Lección del maestro al alumno

Ya lo decíamos en la crónica del pasado sábado. Si el Sevilla salía al campo con la misma actitud del partido de liga, la eliminatoria la pasábamos seguro. El problema es que hoy tocaba la de arena y los nuestros han recibido un soberano repaso de los vascos. Por mas veces que viene ocurriendo esta temporada y la anterior, no consigo acostumbrarme a las dos caras del equipo de Jimenez. Es capaz de lo mejor y de lo peor. Lo que no es normal es que siempre muestre su peor cara en los momentos decisivos.

Vodpod videos no longer available.

Todo lo que el técnico venía ensayando durante la semana se vino abajo en el minuto 2. El Sevilla salió al campo frio como la noche, todo lo contrario que el Athletic. En el primer saque de banda, cogen a nuestra defensa dormida, LLorente prolonga hacia atrás con la cabeza y Javi Martinez tiene tiempo de rematar hasta dos veces a gol ante la pasividad entre otros de Mosquera que se limita a mirar como Martinez recoge el rechace de Palop para enchufarla sin oposición.

A partir de aqui, el partido se le pone de cine al Bilbao para que Caparrós aplique sus conocidas técnicas de pérdidas de tiempo que tan bien nos venían cuando era nuestro entrenador. Además, fue tan listo como para no dejar recomponerse al Sevilla tras el mazazo del primer gol y en cada arreón que daban provocaban situaciones de peligro. Tanto es asi que en una nueva desaplicación del supuesto secante de LLorente, el joven delantero bilbaíno cabeceó un centro a placer de Yeste y pilló a Fazio despistado sin marcar a nadie. 2-0 y la cosa se ponía realmente fea.

No contentos con tantas facilidades, David Prieto se hace un lío en una jugada donde tenía el balón controlado, LLorente se lo roba y la pasa al tronco Toquero que solo como la una la enchufa batiendo a Palop. 3-0 y ahora sí que estaba todo perdido. Ni Squillaci ni Mosquera aciertan a marcar a Toquero. Por mas que miro la repetición, no consigo saber dónde estaba Mosquera teniendo en cuenta que el jugador que hizo el gol entró por su banda. Treinta minutos y tres goles  al equipo que se supone que mejor defiende. No se pueden cometer mas errores en menos tiempo.

Hasta el final de la primera parte, mas de lo mismo, mucha intensidad por parte de los vascos y cero por la nuestra. Navas no pasó nunca de su campo porque su marcador, bien aleccionado por Caparrós, le seguía hasta los lavabos y le hacía faltas contínuas para minar la moral del chaval  con la permisividad del árbitro, todo sea dicho. Los locales se adelantaban siempre, presionaban mucho y ponían diez veces mas cojones que los nuestros. Ya me dió mala espina la noticia de que Jimenez había descartado a dos jugadores ofensivos como Perotti y Acosta y prefirió mantener entre los convocados a Konko y Duscher. Esto era indicativo del espiritu con el que encarábamos el partido.

La segunda mitad fué un quiero y no puedo sevillista con tímidos ataques que casi nunca inquietaron a los locales. Solo en un cabezazo de Squillaci que salió fuera y un penalti de Aitor ocio al mismo jugador que el árbitro se pasó por el arco del triunfo conseguimos meter un poco de miedo a la parroquia bilbaína.

En el capitulo de cambios Jimenez volvió a demostrar poca cordura. En el minuto 35, cambia a Fazio, jugador en el que se supone había basado toda su estrategia para frenar a LLorente. Que me lo expliquen. Y cuando mas delanteros necesitaba el equipo, el tercer cambio fué de Romaric por Duscher. Vuelvo a quedarme pasmado. Quita a un jugador de creación para meter a uno de destrucción con un 3-0 en contra. Pero claro, en el banquillo solo quedaban jugadores de corte defensivo y ahí es donde nos acordamos de los descartes.

Uno de los males endémicos que para mi tiene Jimenez es su tendencia a pensar mas en contrarrestar las virtudes del contrario que en potenciar las propias. Esta obsesión nos está costando ya muchas decepciones. En los dias previos al partido solo  oímos hablar de cómo frenar a Llorente y nunca de como íbamos a encarar ofensivamente el partido.  Ya está bien, la afición se cansa de ver cómo su equipo no da la talla en los momentos claves como Fenerbahce, Lieja, Sampdoria y hoy Bilbao.

Si el sábado calificábamos la actitud de jugadores y entrenador como de “mamazo” hoy les damos a todos un cero. Ya hemos caido mil veces en el error de especular con el resultado y hemos vuelto a hacerlo aún sabiendo lo que nos jugábamos. Un equipo de aizcolaris con mas ilusión que otra cosa nos ha bajado de la nube. Valencia tendrá que esperar porque el que se va ver las fallas es el maestro Caparrós.

Solo encuentro un aspecto positivo a la decepción de hoy pero me la callo para no hacer mas sangre. Me voy a la cama.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (1), Mosquera (0), Squillaci (1), David Prieto (0), Fernando Navarro (1), Navas (1), Romaric (1), Fazio (0), Adriano (0), Renato (1), Kanouté (1). También jugaron Luis Fabiano (0), Capel (1) y Duscher (s.c)