Si yo fuera Jimenez

Los Sevilla-Osasuna  se han convertido ya en un clásico del futbol español. Desde los años en que el gran Joaquín Caparrós ocupaba el banquillo de nuestro (su) equipo y el “manito” Aguirre el de los pamplonicas, las confrontaciones entre andaluces y navarros se cuentan entre las más disputadas del futbol español. Osasuna, equipo norteño y aguerrido donde los haya, suele emplearse a fondo cada vez que se ve la cara con los nuestros. Archiconocidos y aún frescos en la memoria están los duelos Webo y Chengue Morales versus Alfaro y Navarro. Hasta el punto de que no era raro que los masajistas tuviesen que emplearse a fondo y suturar alguna que otra brecha provocada durante el fragor de la batalla.

Cada vez que el Sevilla ha entrado en el juego de los rojillos ha llevado las de perder. Y esta tarde no va a ser una excepción. Osasuna saldrá como siempre a explotar su única virtud, la garra. El Sevilla debe contrarrestarla con su calidad. No debe entrar en el intercambio de golpes. En tiempos de Caparrós no había más remedio que hacerlo porque el nivel de la plantilla era el que era. Hoy en día y teniendo jugadores que son la envidia de muchos equipos de campanillas, estamos en condiciones de traernos los tres puntos si salímos al campo convencidos de que somos superiores. Desde  el minuto uno, sin tregua. Salgamos a meter a Osasuna en su área y a intentar pegar primero. Nada de arrimar el culo a Palop y dejar correr los minutos esperando que a los locales se les acabe el fuelle. LLevamos dos partidos consecutivos saliendo con buena actitud y los dos los contamos por victorias. Ya se sabe que no podremos contar con el jugador más en forma pero tengo absoluta confianza en Kanouté y Negredo.

Pero claro, ni yo soy Jimenez ni estaré dentro del vestuario del Reino de Navarra para oir las consignas. Ya quedan horas para salir de dudas.

Ganar al Partizán sí o sí y luego ya se verá

Podrían haber ido peor las cosas para el Sevilla en su jornada de descanso europea. Como se esperaba, el Standard sacó provecho de su visita a Belgrado y venció por 0-1 al Partizán (De Camargo min.36). Los belgas prácticamente aseguran el pase con seis de seis en el zurrón. La buena noticia llegó de Génova, donde Sampdoria y Stuttgart empataron a uno. Aunque Marica adelantó pronto a los locales, Sanmarco igualó antes del descanso, complicando mucho la vida a los teutones. Imposible fallar el próximo jueves ante un Partizán eliminado, para jugárnoslo todo ante la Sampdoria en tierras italianas.

Vamos ahora con el repaso al resto de grupos. En el A, paso importantísimo del Manchester City, que doblegó a domicilio al Shalke por 0-2 para situarse líder. Además, meritorio pero insuficiente punto logrado por el Racing en París, que sentencia al PSG en la cola. El Twente, que descansó, necesitará cuatro de los seis puntos en juego para meterse.

Gran goleada del Olympiacos ante el Benfica en el grupo B, que permite a los de Valverde estrenar su casillero en el duelo de banquillos españoles. La sorpresa la dio el Metallist, que venció en Turquía a un Galatasaray que mantiene el liderato. Los benfiquistas son prácticamente carne de eliminación, justo por detrás de un Herta Berlín que deberá ponerse las pilas tras el descanso.

Dos victorias visitantes en el grupo D, comandado por el emergente Tottenham, que ganó en Nimega al NEC. También por la mínima se llevó los tres puntos el Spartak en campo del Udinese. Ingleses e italianos se reparten el liderato con tres de ventaja sobre Spartak y Zagreb. El NEC necesitaría seis de seis para meterse in extremis.

Finales de infarto en el grupo E. El Milán volvió a mostrar su típica “fortuna” y salvó un punto en Portsmouth en el minuto 91, y es que hasta el 84 iba perdiendo por 2-0. Increíble también lo ocurrido en Braga, donde el Wolfsburgo remontó con goles en el 83 y el 94. Milán y Wolfsburgo lideran el grupo, mientras que Braga, Portsmouth y Herenveen lucharán por la otra plaza.

Aún sin jugar, el Aston Villa continúa líder en el grupo F. Todo gracias al petardazo del Hamburgo en casa ante el Ajax (0-1). Los ingleses tienen seis de seis y están con pie y medio dentro, pues Zilina y Slavia Praga se quitaron del cartel con un empate que les hunde en las dos últimas posiciones.

Goleada del Valencia en Throndeim para vengar los polémicos insultos del Rosenborg entre semana. Un cuarto de hora final espectacular deja a los chés segundos, a un punto del Saint Etienne que sólo pudo empatar en Brujas. Al Valencia le basta con superar a los belgas en casa para estar dentro. El Copenhague es el que mejor lo tiene para ser tercero.

Match ball salvado a lo grande por el Deportivo en el grupo H. Los gallegos se jugaban la eliminación con el Feyenoord y los holandeses son los primeros en quedar fuera. Lopo, Hofland en propia meta y Guardado firmaron la proeza. Clasificado queda el CSKA, que ganó en casa al Lech Poznan y empatando en Nancy será primero matemáticamente. Prueba de fuego ahora para el Depor en tierras polacas.

Interesan dos empates para no complicar la clasificación

La derrota en Lieja supuso para el Sevilla un importante contratiempo de cara a la clasificación para dieciseisavos de la UEFA Cup. Este jueves se disputa la tercera jornada y a los nuestros les toca ver los toros desde la barrera. Sampdoria – Stuttgart por un lado y Partizán – Standard por otro, son los dos partidos que harán descender sí o sí a los de Jiménez en la tabla. (Pinchando en el enlace correspondiente podreis ver online el partido en cuestión).

Muy interesante sería que se dieran sendos empates, mejor si cabe en el duelo italoalemán. Ya se sabe que cuanto menos empates hay en un grupo, más caro se pone el pase. Hasta ahora en nuestro grupo, el C, no han aparecido las tablas.

En el caso de las dos igualadas, el Sevilla FC pasaría al cuarto puesto de los cinco, es decir, fuera de los que dan la clasificación. Sin embargo, estaríamos a un solo punto y con un partido más por jugar que el Stuttgart. En el caso más “dramático”, las victorias de Sampdoria y Partizán dejarían al Sevilla empatado con el segundo y el último, sin poderse permitir ni el más mínimo fallo tanto en casa como en Italia.

Una clasificación casi sentenciada de haber ganado en Lieja, se convierte en un reto importante que podría verse agravado según los partidos de esta noche.