Sevilla FC 1; UD Almería 0. Un charco, tres puntos y poco más

Lo importante hoy era romper la inaceptable racha de resultados ligueros, tanto los de casa como los de 2010 en general, año en el que el equipo se acaba de estrenar en lo que a puntos se refiere. El equipo no desplegó un juego muy distinto al que le hizo caer ante Getafe o Racing, pero la falta de pegada almeriense permitió al Sevilla llevarse el triunfo sin hacer demasiados méritos. Aunque finalizó el partido sin pasar apuros, justo antes del descanso un arreón visitante pudo hacer que los puntos acabaran más repartidos.

Si decíamos en la previa que sería importante no empezar encajando como había ocurrido en las últimas citas en casa, parece que el hecho de advertir la estadística sirvió de maleficio para romperla. La incesante lluvia caída durante toda la jornada del sábado dejó un césped practicable en la mayor parte de las zonas, aunque el lateral Acasiete quiso dar un pase raso justo por donde no corría el balón. Su teórico receptor era el guardameta Alves, pero el cuero se frenó a medio camino y eso lo aprovechó Renato para asistir a un Negredo libre de marca y en boca de gol. Inicio prometedor de un partido que sin embargo no sacó del ya recurrente sopor a la parroquia nervionense. La seguridad del uno a cero permitió a Jiménez dejar de arriesgar un poco menos si cabe, optando por tener el control de la pelota e intentando visitar de vez en cuando a Alves.

Sin embargo, la nula aportación de la pareja Duscher-Romaric volvió a dejar de manifiesto el hueco entre la zaga y Renato tanto a la hora de defender como a la de atacar. Esto permitió al Almería llegar con peligro en varias ocasiones que no llegaron a buen puerto. Si Canales decidió el partido hace dos semanas, el Canales del Almería no tuvo la misma suerte. Un Crusat que viene ya de vuelta sólo consiguió inquietar alguna que otra vez a Dragutinovic, pero entre la falta de acierto de los de Lillo y la contundencia de los centrales, no parecía fácil que llegase el empate.

Y menos aún en la segunda mitad, en la que el Almería no volvió nunca a ser el que llegó al descanso y permitió al Sevilla contemporizar hasta llevarse los tres puntos. Tampoco mereció el local ampliar la renta aunque sí que dispusiera de alguna que otra ocasión clara, como un mano a mano de Negredo que ganó Alves o un disparo franco pero muy desviado del sustituto Capel. El de Albox sustituyó a un Perotti que no está al cien por cien recuperado. El que volvió a demostrar que quiere estar en un safari sudafricano es Navas, que volvió a desbordar como en Coruña pero bastante más tapado que entonces.

Nada cambió hasta que un excesivamente inglés Mateu Lahoz pitó el final de un encuentro en el que no tuvo demasiado trabajo, a excepción de una caída de Corona en el área que acabó con amarilla para el ex-zaragocista. La verdad es que, dadas las circunstancias, lo mejor es quedarse con los tres vitales puntos y pensar en noquear la eliminatoria copera el próximo jueves. A partir de ahí habrá tiempo para preparar la trascendental visita del Valencia, que podría volver a meternos de lleno en la lucha por ser terceros o hacer que empecemos a conformarnos con la fase previa.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Stankevicius (2), Escudé (3), Drago (3), Adriano (1), Duscher (1), Romaric (1), Navas (2), Perotti (2), Renato (2) y Negredo (2). También jugaron Capel (1), Fernando Navarro (s.c) y Luis Fabiano (s.c).

Anuncios

Ridículo fin de año para el Sevilla Atlético en Jerez

Para que vean como cambia el fútbol de un año para otro. En la primavera de este 2009 el Sevilla Atlético cayó en Chapín ante el Xerez CD cuando disfrutaba de sus últimos días como uno de los 42 equipos profesionales de nuestro país. Pues bien, hoy en el último partido del presente año ha vuelto a Jerez de la Frontera. Su rival de aquella vez está ahora en Primera División, en la liga de las estrellas. Su rival de hoy, ante el que también ha perdido, estaba en la primavera de 2009 en Tercera División y acababa de ser goleado por el Sevilla C con un contundente 4-1.

El Sevilla Atlético es el mismo, pero sus circunstancias son muy distintas. Lo triste es que la diferencia es a peor y aún puede caerse más bajo. Los de Diego Rodríguez han perdido por la mínima ante el colista de la Segunda División B, un equipo cuya plantilla lleva varios meses sin cobrar, que tiene denunciado a su club ante la AFE por impagos y que estuvo a punto de no presentarse a jugar hoy como medida de presión. Tanto es así que apenas si han entrenado durante la semana para preparar el choque. Un equipo que llevaba acumulados cero puntos, un gol a favor y 17 en contra en los últimos ocho partidos. Un equipo que no ganaba en su estadio desde la jornada 1.

Ese equipo deja al Sevilla Atlético hasta el año que viene en 15ª posición, justo al borde del precipicio. A un solo punto tanto de la promoción de descenso como del camino directo a Tercera división. Y es que se habla de que el Sevilla Atlético está principalmente para dar jugadores al primer equipo. De acuerdo, pero un descenso del filial significaría formar a jugadores en Tercera División (Sevilla Atlético) y Primera Andaluza (Sevilla C). La temporada pasada formábamos a futbolistas en Liga Adelante y en Tercera División. ¿Se darán los mismos futbolistas en una situación que en otra? No. Pues hay que poner remedio a lo clasificatorio, porque hay que decir que si alguien mereció más fue el colista. El Sevilla Atlético sólo tuvo una ocasión en todo el partido y fue en la primera parte. Da pena ver como las dos mejores camadas de juveniles desde 1997 (los datos están ahí), tengan que ser gestionados tan mal como para dar al peor Sevilla Atlético desde 2001. No se puede ir a jugar con un sistema de 4-1-4-1 al campo de un equipo que lleva 10 goles en 18 partidos. Tan sencillo como eso.

Desde la marcha de Manolo Jiménez no se ha sentado ningún entrenador capacitado en el banquillo del filial. Esperemos que se ponga remedio a esto antes de que sea demasiado tarde. El derbi es dentro de sólo dos jornadas. Ójala no sea necesario otro ridículo ante el vecino para tomar verdaderamente cartas en este asunto.

Sevilla FC 1; R. Valladolid 1. ¿Alternativa a qué?

Tercera decepción consecutiva. Y no me estoy refiriendo sólo al resultado, sino sobre todo al juego del equipo. Unirea, Málaga y hoy Valladolid. Si bien frente a los dos primeros podíamos echar parte de la culpa a la mala suerte, lo de hoy no admite paños calientes. Alguno dirá que Koné ha tenido dos ocasiones claras, que Perotti ha fallado con toda la portería para él, que si tal y cual y Pascual. Todo eso, sin dejar de ser cierto, no explica la infumable primera parte con la que nos ha obsequiado el equipo. No se puede jugar peor. O mejor dicho, no se puede jugar menos. Los jugadores del Sevilla sólo podían recibir de espaldas por la presión ejercida por los pucelanos, hasta el punto de que todo lo que se hizo de bueno sobre el campo lo hizo el Valladolid. Un equipo como siempre hecho de retales pero que nos dio, igual que hicieron Unirea y Málaga, todo un baño de estrategia.

Palop era el jugador que más intervenía con sus continuas patadas a seguir, que se diría en rugby. El portero sevillista se veía obligado a pegar  pelotazos arriba para alejar el peligro de su área. Pero claro, tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe. Lo rompió el angoleño Manucho de certero cabezazo a centro del mejor jugador del partido, Diego Costa. Este delantero brasileño  se bastaba para traer en jaque a toda la defensa sevillista, mientras que los nuestros no se acercaron a la portería contraria hasta el minuto 47, cuando una internada dentro del área de Jesús Navas era enjuiciada justamente como penalti por Pérez Burrull.  Lanzaba Luis Fabiano pegado a la cepa del poste poniendo unas tablas absolutamente inmerecidas por lo hecho por uno y otro equipo. Antes del gol sevillista el Valladolid ya se había quedado con diez sobre el campo por entrada alevosa de Borja Fernandez a Perotti.

Tras el descanso, Jiménez supo leer el partido y sacó a Konko y Romaric en lugar de un desafortunado Lolo y un más que cansado Squillaci. Sérgio Sánchez que había actuado bien como lateral, lo hizo aún mejor como central. El Sevilla pasó a tener la posesión del balón y a jugar por bandas como nos tiene acostumbrados. Aún así, faltaba intensidad al juego. Los arreones eran más bien esporádicos y el Valladolid, incluso con diez, hacía alguna que otra incursión peligrosa que hizo temer por el empate.

Negredo esta vez no falló tantas ocasiones, sencillamente porque ni siquiera las tuvo. Sigue con su mala racha ante el gol. Luis Fabiano tuvo un remate claro de cabeza que incomprensiblemente lanzó fuera. Perotti recogió un balón rebotado y con cinco metros libres de portería, lanzó fuera. Pero lo peor con creces fueron las dos ocasiones malogradas por Koné. Ya dijimos en pretemporada a la vista de lo que ofreció el marfileño, que no entendíamos cómo se descartaba a Chevantón. Hoy me reafirmo. Koné nos es futbolista para el Sevilla. De nada sirve que tenga esa salida explosiva y esa potencia que argumentaba en su defensa Jimenez en rueda de prensa post-partido si cuando se queda solo con  el portero resuelve tan mal como lo ha hecho hoy. Cada vez tenemos más “Kanoutedependencia”. Cuando el malí no está, la delantera se resiente muchísimo. Y si a Kanouté le unimos Zokora y Adriano, el que se resiente es todo el equipo.

En definitiva, con cuarenta y cinco minutos por delante y un jugador más, los nuestros han sido incapaces de dar la vuelta al partido. Realmente preocupante si se pretende ser alternativa a los poderosos como sigue pregonando nuestro entrenador. Si seguimos jugando así, yo digo que no somos alternativa a nada ni a nadie.

Jugaron: Palop (1); Sérgio Sanchez (2), Squillaci (1); Dragutinovic (1); Navarro (1), Renato (1); Lolo (0); Perotti (2); Luis Fabiano (2); Negredo (0) y Navas (2). En la segunda participaron Konko (1), Romaric (1) y Koné (0).

CD Tenerife 1; Sevilla FC 2. La pegada puede más que las bajas

No era Manolo Jiménez en sus inicios, ni mucho menos, un enamorado de las rotaciones. Partidos como el de hoy, sin embargo, le hacen ver que su reconversión no tiene más que elementos positivos. A pesar de las nueve bajas que se quedaron sin excursión al Teide, Jiménez ha maniatado con los once titulares de hoy (incluido Marc Valiente) a un Tenerife que fue de menos a más, pero que cuando llegó al más ya era demasiado tarde. Un espectacular Perotti y Renato, ya en la reanudación y con la pierna mala dejaron casi hecho un partido que complicó Nino. Al final los tres puntos viajan para la península para evitar que los dos de arriba se escapen. Con esto y ganando al Málaga el sábado, el segundo puesto será una realidad antes de diciembre.

A excepción de la sorprendente titularidad de Marc Valiente y la suplencia de Lolo, el de Arahal sacó lo mejor que tenía en cada puesto, y eso le bastó para saltar al terreno de juego con el bastón de mando agarrado. El Tenerife dudó en los primeros minutos y a punto estuvo de aprovecharlo el Sevilla nada más empezar, con un estratosférico pase al hueco de Luisfa que desaprovechó Kanouté con un tiro raso. Los locales no inquietaban a pesar del empuje de su hinchada, pero lo adelantado de su zaga permitía que nuestras afiladas bandas pulularan por los dominios de Aragoneses con peligro. En una de estas, a la media hora, galopada de Navas por la derecha que acaba en centro al segundo palo con Perotti solo. El “Monito” la ve venir y la mete para dentro sin contemplaciones. Esperemos que al argentino le haga crecerse el interés de los grandes, tanto como que Del Nido y Monchi aceleren su renovación y mejora de contrato.

Antes del descanso pudo Sicilia empatar de cabeza, pero su ocasión se marchó cerca del palo diestro de Javi Varas. Nada más retornar, Jiménez optó por volver a la táctica de un único punta y colocó a Romaric por Kanouté. La subida de Renato a la mediapunta provocó el cero a dos, pero a punto estuvo de salir más caro de lo esperado. Un error de Navas lo aprovechó el siempre atento Nino para robar y plantarse ante Varas. Valiente llegó haciendo honor a su apellido y le salió bien, aunque a punto estuvo de cometer penalti. Sin solución de continuidad llegó el segundo con un derechazo de Renato a la escuadra que parecía sentenciar.

Sin embargo, entre el acomodado marcador y la falta de otra referencia arriba además de Luisfa, los locales se fueron cada vez más arriba y más por empuje que por calidad comenzarona  merecer mejor suerte. Tanto que, cuando restaba un cuarto de hora para el final, Nino con una bonita volea daba carpetazo a más de dos meses de sequía goleadora. Con O´Fabuloso fundido, era la hora de Negredo para buscar la sentencia, pero el que más destacó fue Perotti aguantando balones y repartiendo el juego cuando más falta hacía. Al final no hubo sorpresa y conseguimos un triunfo sin demasiado brillo pero no por ello falto de trabajo. Ahora, sin deshacer la maleta, rumbo a Bucarest para dejar listo el liderato en Champions.

Por el Sevilla FC jugaron: Javi Varas (1); Konko (2), Squillaci (2), Marc Valiente (2), Fernando Navarro (2); Zokora (2), Renato (2), Jesús Navas (2), Perotti (3); Luis Fabiano (2) y Kanouté (1). También jugaron Romaric (1), Lolo (1) y Negredo (s.c)

Sevilla FC 3; Villarreal CF 2. El rival también juega… cuando el Sevilla quiere

Vital triunfo sevillista tal y como se estaba dando la jornada, aunque los comienzos bien daron a entender que nos llevaríamos el mismo chasco que contra el Stuttgart. A diferencia de los alemanes, este Villarreal está diseñado para liársela a cualquiera, y en la segunda parte remontó un partido que ya dábamos por perdido. Menos mal que apareció Adriano para dar dos asistencias con sabor a remontada, la primera para que Luisfa se reencontrase con sí mismo, y la segunda para demostrar que Kanouté sigue siendo futbolista. Arreón de raza blanquirrojo que nos sirve para llegar al parón enganchados arriba.

El once planteado por Jiménez sólo presentó la novedad de Palop en la portería y la de Sergio Sánchez por Konko en el lateral derecho. El catalán no tuvo su mejor noche pero le dio para poner en bandeja el primero de la noche a Luisfa. Ocho minutos tardó el Sevilla en hacerse con el marcador y veinte segundos en demostrarle al Villarreal que no tendría fácil mantener su racha. El gol de listo de O´Fabuloso, por desgracia, dejó sitio a la apatía y el conformismo que vimos tras el de Navas al Stuttgart, por lo que los amarillos de Valverde no dudaron en probar fortuna. Comandados por el abuelo Pirés comenzaron a mover el balón por el centro mientras se diluían nuestras bandas. Tanto toque permitió que llegara el empate del propio jugador galo, que ponía justicia al conformismo local y al inconformismo visitante. Entre tanto, Negredo volvió a dar muestras de su pelea y oportunismo, aunque lo que es el gol se le sigue resistiendo en la Bombonera.

En la segunda parte sí que se vio un Sevilla ofensivo y dispuesto a arriesgar para llevarse los tres puntos. Ahora bien, el Villarreal no es un cualquiera pese a que lo diga la clasificación, y en un contragolpe dio la sorpresa y se puso por delante a la hora de partido. David Fuster, aprovechando una mala salida de Palop, colocó el 1-2 y devolvió los fantasmas a las gradas del Pizjuán. Con todos los de arriba sumando de tres, era un pinchazo que significaba muchas cosas, y todas ellas negativas. Así que hubo que ponerse el mono de trabajo y cuando este equipo lo hace, el rival no tiene nada que hacer. Una pena que hubiera que recibir un golpe en el hígado para tener que noquear al adversario con una de derechas y otra de izquierdas que supusieron el k.o villarrealense. Con Adriano ya en el campo, todo fue más fácil y dos centros suyos dieron luz a una remontada en cinco minutos. Luisfa, otra vez, con un cabezazo imparable y luego Kanouté, en jugada ensayada desde la esquina, dejaron las cosas en su sitio y al Sevilla bien atado en la tercera posición.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Sergio Sánchez (1), Squillaci (2), Escudé (2), Fernando Navarro (2), Zokora (2), Renato (2), Navas (2), Perotti, (2) Negredo (2) y Luis Fabiano (3). También jugaron Adriano (2), Kanouté (2) y Lolo (1).

El Sevilla Atlético cae a puestos de playoff de descenso

Es muy habitual ver a filiales recién llegados de Segunda caer en picado, algo que ya le ocurrió al segundo equipo del Málaga (actualmente en Tercera) o incluso del FC Barcelona (acaba de volver a la Segunda B). El Sevilla Atlético de Diego Rodríguez no está siendo una excepción, y aunque su inicio liguero fue bastante esperanzador (derbi inaugural aparte), los franjirrojos llevan ya ocho jornadas sin conocer el triunfo. Se dice pronto esta cifra para uno de los favoritos de la categoría, que sin embargo ha conseguido dos puntos de los últimos 24 en disputa. Para terminar con las estadísticas negativas, es el menos goleador del Grupo IV empatado con el Jerez Industrial a ocho goles, lo que da una media de 0,67 goles por partido.

La “Carreñodependencia”, (el utrerano volvió a marcar y lleva 6 de esos ocho goles), volvió a ser insuficiente para sacar un resultado positivo en Écija, aunque sí para adelantarnos en el marcador en la primera parte. Sin embargo, los astigitanos van como un tiro este año y la remontada tampoco parecía un milagro. El empate llegó en el dos de la reanudación, y el doloroso 2-1 final ya en el descuento. Vaya papelito del filial esta temporada.

Para rematar, el Sevilla C cosechó su primera derrota de la temporada en el José del Cuvillo por 2-0 y cae de la zona de ascenso.

Sevilla FC 0; RCD Espanyol 0. Demasiados imprescindibles ausentes

El Sevilla se estrelló ante un Espanyol que en todo momento supo a qué venía y que aprovechó la falta de pegada de un equipo que dependió en la primera parte de un único punta que no es punta. En la segunda parte, con media hora en superioridad, Koné y Chevantón sólo consiguieron atascar el área de un Kameni inconmensurable. El pinchazo del Madrid en Gijón hace que los merengues no se escapen, pero la oportunidad perdida es enorme.

Como se suele decir, el que tiene la moneda es el que puede cambiarla. Y ayer, dos de los tres que pueden cambiarla en este Sevilla, no estaban presentes. Creo que los que vimos el partido terminamos convencidos de que si anoche hubieran estado en el Pizjuán Kanouté o Luis Fabiano, alguna de las muchas ocasiones habría acabado entrando. A pesar incluso de Kameni. Vaya partidazo que se marcó el portero del Espanyol. Paró todo lo parable y hasta lo imposible.

Los nuestros salieron como nos gusta a todos, descaradamente arriba. A los dos minutos , Navas ya tuvo la primera ocasión cuando lanzó una vaselina que Kameni reculando acertó a desviar a córner. Primer uy que hacía presagiar que el partido acabaría nuevamente en goleada.

Ante la ausencia de los dos monstruos de arriba, Jimenez optó por Negredo en punta y Renato haciendo la mediapunta. A priori la estratégia no era mala, aunque el resultado final se encargó de demostrar que tampoco era tan buena. A Negredo le vi ayer menos batallador que otras veces. No sé si porque arrastraba aún problemas o porque tanta azucar como ha recibido ultimamente le ha hablandado los gemelos. Se empeñó el hombre en cambiar balones de banda a banda una y otra vez , cosa que hizo a la perfección pero cuando Zokora entraba en velocidad, no le acompañaba en el desmarque. Por cierto y hablando de Zokora; vaya animal que está hecho este hombre. Qué potencia física, qué velocidad, qué control del juego y qué todo. Pedazo de fichaje que hay que apuntarle de nuevo al león de San Fernando.

Treinta minutos duró la avalancha sevillista por bandas, donde un Navas inconmensurable (se me acaban los adjetivos con este chaval) y un Perotti en su línea de desborde habitual, pusieron más de una docena de centros al área. Las múltiples ocasiones que se creaban, o bien eran falladas por los nuestros o paradas por el gato negro del Espanyol. A medida que las ocasiones se malograban el Sevilla acusó el esfuerzo y se tomó un respiro hasta el final de la primera parte.

Tras el descanso salímos con brios renovados. A los pocos minutos, Capel sustituyó a Duscher. Cambio táctico de Jimenez que colocaba a Perotti como segundo delantero junto a Negredo bajando a Renato al centro del campo. El brasileño comenzó a distribuir mejor el juego pero ni aún así conseguimos perforar la portería contraria. El Espanyol, al igual que una semana antes el Dépor, había tejido una densa tela de araña en defensa y centro del campo que anulaba todas nuestras incursiones. Parece que los contrarios han aprendido como neutralizar el poder ofensivo de las famosas super bandas sevillistas. Es aquí donde quizás le falte a Jimenez ese plus que tienen los grandes entrenadores para saber cambiar el curso de un partido cuando el rival te tiene maniatado. En mi modesta opinión, el Sevilla tiene obsesión por mandar todos los balones a las bandas. Ayer se dieron varias situaciones en las que nos plantamos al borde del área y aunque teníamos opción de buscar el pase interior o incluso chutar directamente a portería, el balón acababa desplazandose a la banda para buscar el centro dando tiempo al rival para montar la defensa. No digo que esta opción no sea buena. Lo que digo es que hay que buscar tambien otras variantes.

Visto que con el cambio táctico mencionado no era suficiente, Jimenez sentó a Perotti y sacó al campo a Koné. El africano se situó tambien como segundo punta acompañando a Negredo. No sé si soy el único que piensa así pero, en los tres años que lleva Koné en Sevilla, todavía no le he visto detalles de gran futbolista. O el hombre no acaba de centrarse o simplemente no vale la fortuna que se pagó por él. Prefiero pensar que se trata de lo primero. Se limitó a deambular por el campo intentando siempre la jugada personal y olvidándose un poquito del juego colectivo. Para terminar de arreglar las cosas, el loco Chevantón saltó al campo a falta de diez minutos. Lo quería sacar todo, jugar todo y convertirse en protagonista de la noche aupado por los gritos de apoyo de los Biris. Resultado; atasco mayúsculo de delanteros arriba y cero resultado.

En definitiva, muy buenas intenciones ofensivas del equipo durante todo el partido pero nuestra falta de eficacia goleadora y el buen planteamiento de Pochettino, dieron al traste con la posibilidad de ponernos a un punto del Madrid. La semana que viene toca copa del Rey. Nos vemos para la crónica.

Por el Sevilla FC jugaron: Varas (2), Konko (2), Squillaci (2), Escudé (2), Navarro (2), Navas (3), Zokora (3), Duscher (2), Perotti (2), Renato (1) y Negredo (1). También jugaron Capel (1), Koné (0) y Chevantón (s.c).