¿Pero esto de qué va, por Dios?

Ayer lo vi de madrugada en un programa un poco friki, pero que al menos algo informa de la cadena Intereconomía y que dirige Josep Pedrerol. Pusieron unos cortes de una entrevista a Iturralde González y al gran Rafa Guerrero en la cadena local Bilbovisión. No tiene desperdicio ninguno ver a una persona que se supone que debe impartir justicia, se despache por las cadenas de televisión con esa actitud, por muy informal que sea el programa. El tío se presenta sentado a punto de caerse y con un gorrito que da a entender que acaba de llegar de fiesta. Y nada más y nada menos que nos pitará el domingo que viene (Canal Plus) en casa contra el Real Madrid. Casi nada.

Por si esto fuera poco, los de la LFP andan por China sopesando la idea de poner los partidos a las 3 de la tarde para que se adapten mejor al horario asiático. Así que un aficionado que lleva pagando su carnet la pila de años, resulta que ahora tiene que comer a las 12 de la mañana para que un chino no tenga que trasnochar. No sé que me parece más de vergüenza, si lo de Iturralde o lo de los chinos. Lo que me queda claro es que con este tipo de cosas jamás llegaremos al nivel de organización y seriedad de la liga inglesa, la mejor del mundo aun sin Cristianos, Messis ni Kakases.

Al menos, una noticia buena por Nervión, la de la indemnización del Ujfalusi (o bien del Atlético de Madrid por robárnoslo) que será de 875.000 euros. Viendo el nivel actual de Ujfalusi en el Manzanares y de su sustituto en el Sánchez Pizjuán, Squillaci, la verdad es que no podemos calificar la operación de otra forma que no sea: ¡Vaya chollo, señores!