Éramos pocos y se fastidió el Laucha

Si ya el estado de los delanteros sevillistas se podía calificar como alarmante, el único futbolista con algo de vocación plenamente ofensiva que quedaba sano ha caído para dos o tres semanas. Lautaro Acosta se lesionó ayer a los 20 minutos de partido y permanecerá de dos a tres semanas en el dique seco, por culpa de un esguince de ligamento en su tobillo izquierdo. De esta forma, el Laucha se perderá seguro el partido del domingo ante el Málaga, el de la Ponferradina intersemanal y el del siguiente domingo en Valladolid.

Si todo va bien, podría reaparecer en Lieja ante el Standard, pero todo depende de que la evolución sea la correcta. Todo esto plantea un serio problema a Jiménez para enfrentar al Málaga. La esperada reaparición de Luis Fabiano podría llegar este domingo, mientras que Kanouté, Chevantón y por su puesto Koné están descartados. De esta forma, Navas y Renato podrían volver a formar una extraña pareja atacante que sin embargo ya dio sus frutos ante el Stuttgart.

Si el equipo sigue sin encajar goles, cualquiera de los 11 futbolistas y no necesariamente los delanteros podrían ser los encargados de desequilibrar el marcador. Lo importante es que la defensa siga a este nivel para  no descolgarnos de la zona alta.

Lautaro Acosta cumplió su sueño de vestir la camiseta blanca

En una descafeinada rueda de prensa fue presentado este mediodía Lautaro Acosta, centrocampista procedente del Lanús argentino y primera incorporación cerrada para el primer equipo de las cuatro que ya se han realizado. Quizá por las numerosas declaraciones que realizó ya el jugador desde su llegada el pasado miércoles, no fueron muchos los periodistas que se dieron cita en la sala de prensa del Sánchez Pizjuán, lo que se suma a la ausencia de José María del Nido, que no volverá a Sevilla hasta primera hora del domingo.

El Laucha dejó claro que “Soy Lautaro, ni Aimar ni Messi ni Agüero, tengo estilo propio, lo verán todos adentro de la cancha. Las comparaciones no son buenas nunca: soy distinto, no mejor ni peor, sólo distinto. Mi estilo se verá reflejado en el campo. Desde que llegué acá me han dicho que hay grandes jugadores; sé que hay muy buena competencia y mientras que eso sea sano será bueno porque me va a ayudar, ya que tendré que estar a gran nivel para jugar”, señaló.

El futbolista tendrá que aprovechar el tiempo para conocer pronto a sus compañeros, puesto que el 23 de julio marchará a Pekin para disputar los juegos olímpicos: “Lo hablamos con Monchi, me dijeron que era lo mejor para mí ir con la selección; después de dos semanas de conocer a mis compañeros me marcharé a China”.