Si yo fuera Jimenez

Los Sevilla-Osasuna  se han convertido ya en un clásico del futbol español. Desde los años en que el gran Joaquín Caparrós ocupaba el banquillo de nuestro (su) equipo y el “manito” Aguirre el de los pamplonicas, las confrontaciones entre andaluces y navarros se cuentan entre las más disputadas del futbol español. Osasuna, equipo norteño y aguerrido donde los haya, suele emplearse a fondo cada vez que se ve la cara con los nuestros. Archiconocidos y aún frescos en la memoria están los duelos Webo y Chengue Morales versus Alfaro y Navarro. Hasta el punto de que no era raro que los masajistas tuviesen que emplearse a fondo y suturar alguna que otra brecha provocada durante el fragor de la batalla.

Cada vez que el Sevilla ha entrado en el juego de los rojillos ha llevado las de perder. Y esta tarde no va a ser una excepción. Osasuna saldrá como siempre a explotar su única virtud, la garra. El Sevilla debe contrarrestarla con su calidad. No debe entrar en el intercambio de golpes. En tiempos de Caparrós no había más remedio que hacerlo porque el nivel de la plantilla era el que era. Hoy en día y teniendo jugadores que son la envidia de muchos equipos de campanillas, estamos en condiciones de traernos los tres puntos si salímos al campo convencidos de que somos superiores. Desde  el minuto uno, sin tregua. Salgamos a meter a Osasuna en su área y a intentar pegar primero. Nada de arrimar el culo a Palop y dejar correr los minutos esperando que a los locales se les acabe el fuelle. LLevamos dos partidos consecutivos saliendo con buena actitud y los dos los contamos por victorias. Ya se sabe que no podremos contar con el jugador más en forma pero tengo absoluta confianza en Kanouté y Negredo.

Pero claro, ni yo soy Jimenez ni estaré dentro del vestuario del Reino de Navarra para oir las consignas. Ya quedan horas para salir de dudas.

Esta noche, partido grande

De nuevo aparece por nuestros dominios un gallito de la liga. El últimamente más odiado que querido Atlético de Madrid, visita de nuevo el coliseo nervionense. Cinco puntos separan hoy a los nuestros de los colchoneros, cinco que podrían convertirse en seis o nueve de mediar empate o victoria nuestra. Y es que, a los puntos conseguidos, se uniría un punto suplementario por el golaverage ganado. Recordar que en el Vicente Calderón, vencimos 0-1 con gol en lanzamiento magistral de falta de “O fabuloso”.

Llegan los atléticos con entrenador nuevo. Para mí, una preocupación menos, ya que a la tirria que le tengo a ese club, se une el hambre que le dispenso a su ex- entrenador; el marrullero Aguirre. Y llegan con un Agüero que estrena paternidad porque ha sido bendecido por Dios con un maradonita que creo que antes de nacer ya tenía agente. Se escuchan tantas tonterías; igual el niño no le da de mayor ni una patada a un baúl. Pero bueno, ¿y la de periódicos que se venden con semejantes paparruchadas…?

El susodicho Kun puede que no sea de la partida. No se trata de problemas fisicos, pero ha sido duda hasta última hora. Finalmente Abel decidió unirlo a la expedición aunque casi nadie confía en que salga de inicio. Lo más probable es que el ex-portero opte por salir con Forlán como único delantero. Por mí, de fábula. El enanito paticorto es un incordio y especialista en buscar las espaldas a los defensas. Si no juega, más tranquilo me quedo.

En cuanto a los nuestros, volver a incidir en la incorporación al equipo de Acosta, un jugador que dejó muy buenas sensaciones en el partido de ida de la copa frente al Bilbao y que a la postre se convirtió en el héroe del partido con su gol en los minutos finales. Lo más probable es que el Laucha no salga en la alineación inicial pero da cierta tranquilidad saber que está disponible por si es necesario. Otro que sí probablemente jugará de salida es Drago. Navarro por sanción deja el camino expedito al serbio que este año está jugando bastante menos de lo que acostumbraba. Konko, aparentemente recuperado de su enésima lesión, aguardará su oportunidad en el banquillo; porque hoy por hoy, el lateral derecho tiene dueño y se llama (quién nos lo iba a decir) Aquivaldo Mosquera, el tuerto en el pais de los ciegos.

Con todas estas premisas, desde este blog apostaríamos por la siguiente alineación: Palop, Mosquera, Squillaci, D.Prieto, Dragutinovic; Fazio, Romaric, Navas, Adriano, Renato y Kanouté.

De nuevo, la dictadura de La Sexta nos obliga a los sufridos abonados a comulgar con ruedas de molino y presenciar otro partido a horas a las que solo se juega al futbol en este bendito país llamado España. Como esto siga así, el año que viene más de uno y más de dos se lo van a pensar para renovar su abono.

Ayer se conoció que el partido de vuelta de copa frente al Bilbao se disputará el dia 4 de marzo, miercoles, a las 20h. Una nueva final anticipada como tantas otras que hemos vivido no hace mucho. Estaremos a muerte con el equipo soñando con inundar de nuevo otra ciudad española, en este caso Valencia, con los colores rojo y blanco. Que Dios me oiga.