Athletic Club 3; Sevilla FC 0. Lección del maestro al alumno

Ya lo decíamos en la crónica del pasado sábado. Si el Sevilla salía al campo con la misma actitud del partido de liga, la eliminatoria la pasábamos seguro. El problema es que hoy tocaba la de arena y los nuestros han recibido un soberano repaso de los vascos. Por mas veces que viene ocurriendo esta temporada y la anterior, no consigo acostumbrarme a las dos caras del equipo de Jimenez. Es capaz de lo mejor y de lo peor. Lo que no es normal es que siempre muestre su peor cara en los momentos decisivos.

Vodpod videos no longer available.

Todo lo que el técnico venía ensayando durante la semana se vino abajo en el minuto 2. El Sevilla salió al campo frio como la noche, todo lo contrario que el Athletic. En el primer saque de banda, cogen a nuestra defensa dormida, LLorente prolonga hacia atrás con la cabeza y Javi Martinez tiene tiempo de rematar hasta dos veces a gol ante la pasividad entre otros de Mosquera que se limita a mirar como Martinez recoge el rechace de Palop para enchufarla sin oposición.

A partir de aqui, el partido se le pone de cine al Bilbao para que Caparrós aplique sus conocidas técnicas de pérdidas de tiempo que tan bien nos venían cuando era nuestro entrenador. Además, fue tan listo como para no dejar recomponerse al Sevilla tras el mazazo del primer gol y en cada arreón que daban provocaban situaciones de peligro. Tanto es asi que en una nueva desaplicación del supuesto secante de LLorente, el joven delantero bilbaíno cabeceó un centro a placer de Yeste y pilló a Fazio despistado sin marcar a nadie. 2-0 y la cosa se ponía realmente fea.

No contentos con tantas facilidades, David Prieto se hace un lío en una jugada donde tenía el balón controlado, LLorente se lo roba y la pasa al tronco Toquero que solo como la una la enchufa batiendo a Palop. 3-0 y ahora sí que estaba todo perdido. Ni Squillaci ni Mosquera aciertan a marcar a Toquero. Por mas que miro la repetición, no consigo saber dónde estaba Mosquera teniendo en cuenta que el jugador que hizo el gol entró por su banda. Treinta minutos y tres goles  al equipo que se supone que mejor defiende. No se pueden cometer mas errores en menos tiempo.

Hasta el final de la primera parte, mas de lo mismo, mucha intensidad por parte de los vascos y cero por la nuestra. Navas no pasó nunca de su campo porque su marcador, bien aleccionado por Caparrós, le seguía hasta los lavabos y le hacía faltas contínuas para minar la moral del chaval  con la permisividad del árbitro, todo sea dicho. Los locales se adelantaban siempre, presionaban mucho y ponían diez veces mas cojones que los nuestros. Ya me dió mala espina la noticia de que Jimenez había descartado a dos jugadores ofensivos como Perotti y Acosta y prefirió mantener entre los convocados a Konko y Duscher. Esto era indicativo del espiritu con el que encarábamos el partido.

La segunda mitad fué un quiero y no puedo sevillista con tímidos ataques que casi nunca inquietaron a los locales. Solo en un cabezazo de Squillaci que salió fuera y un penalti de Aitor ocio al mismo jugador que el árbitro se pasó por el arco del triunfo conseguimos meter un poco de miedo a la parroquia bilbaína.

En el capitulo de cambios Jimenez volvió a demostrar poca cordura. En el minuto 35, cambia a Fazio, jugador en el que se supone había basado toda su estrategia para frenar a LLorente. Que me lo expliquen. Y cuando mas delanteros necesitaba el equipo, el tercer cambio fué de Romaric por Duscher. Vuelvo a quedarme pasmado. Quita a un jugador de creación para meter a uno de destrucción con un 3-0 en contra. Pero claro, en el banquillo solo quedaban jugadores de corte defensivo y ahí es donde nos acordamos de los descartes.

Uno de los males endémicos que para mi tiene Jimenez es su tendencia a pensar mas en contrarrestar las virtudes del contrario que en potenciar las propias. Esta obsesión nos está costando ya muchas decepciones. En los dias previos al partido solo  oímos hablar de cómo frenar a Llorente y nunca de como íbamos a encarar ofensivamente el partido.  Ya está bien, la afición se cansa de ver cómo su equipo no da la talla en los momentos claves como Fenerbahce, Lieja, Sampdoria y hoy Bilbao.

Si el sábado calificábamos la actitud de jugadores y entrenador como de “mamazo” hoy les damos a todos un cero. Ya hemos caido mil veces en el error de especular con el resultado y hemos vuelto a hacerlo aún sabiendo lo que nos jugábamos. Un equipo de aizcolaris con mas ilusión que otra cosa nos ha bajado de la nube. Valencia tendrá que esperar porque el que se va ver las fallas es el maestro Caparrós.

Solo encuentro un aspecto positivo a la decepción de hoy pero me la callo para no hacer mas sangre. Me voy a la cama.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (1), Mosquera (0), Squillaci (1), David Prieto (0), Fernando Navarro (1), Navas (1), Romaric (1), Fazio (0), Adriano (0), Renato (1), Kanouté (1). También jugaron Luis Fabiano (0), Capel (1) y Duscher (s.c)

Todos convencidos de que mañana habrá león para cenar

El ambiente que ya se respira es de partido grande, de partido al que estábamos acostumbrados hace bien poco. De esos que ya se notan cuando uno se levanta, aunque en ese momento queden doce horas para el pitido inicial. A estas horas el equipo ya está en Bilbao para traerse de allí nuestro billete a Valencia. Nada les será extraño, porque el sábado ya demostraron allí que por mucho que ruja, San Mamés no es ni mucho menos inexpugnable.

En menor medida lo será aún con Luis Fabiano y Jesús Navas sobre el campo, jugadores que no pisaron el pasado fin de semana la hierba de la Catedral. Quien sí lo hizo fue Kanouté, quien de hecho se encargó de que esas mismas gradas dejaran de rugir por dos momentos. Veinticinco años con hambre de una final pesan mucho, pero también pesa la categoría de un club que ha jugado seis de tres años hacia aquí. Por mucho que quieran vender la moto desde el norte, quienes realmente tienen que temer son ellos:

¿Llorente? Kanouté y Luis Fabiano

¿40.000 enloquecidos? Sólo 500 enfrente,  pero mucho más habituados a animar en una semifinal.

¿La ventaja de jugar en casa? La ventaja del gol en el descuento de Acosta.

¿Un entrenador más sevillista que el escudo? Otro entrenador más sevillista que el escudo.

Son muchas las razones que llegan desde Bilbao que harían pensar que los favoritos son ellos. Pero pensándolo fríamente, sobre el papel no tendrían nada que hacer. Ahora bien, esto es fútbol y cualquiera es capaz de ganar a un partido, pero nada de ir empequeñecidos a un estadio con mucha historia pero últimamente poca gloria. Por eso, Del Nido ha vuelto a sacar a pasear su habitual estilo, ese que te deja por los suelos si la cosa sale mal, pero ese que en momentos previos al partido hace que tanto la afición como la plantilla sepan que es posible. Mañana se disputa el partido más importante de nuestra temporada hasta el momento, pero hay que confiar en que quedan más por delante para disfrutar.

Vodpod videos no longer available.

Afortunadamente, sólo Koné y Escudé se quedan fuera, pero más pronto que tarde volverán para hacer más fuerte si cabe al equipo. Luis Fabiano llegará algo frío, pero también con las alforjas repletas de pólvora para descargar ante Iraizoz. Si el once del sábado ya tumbó a los vizcaínos, que se agarren porque mañana llegan los buenos de verdad. Estamos a las puertas de una nueva final, la séptima en tres años. Esa con la que muchos sevillistas ni soñábamos en tan corto plazo, pero ya que se pone a tiro no tenemos pensado hacerle ascos.

Mañana hay partido grande. Los medios oficiales se vuelcan y tendrán tres representantes en el estadio. Además, no faltará el ambientazo del auditorio de La Cartuja, al que, habituado a las finales veraniegas, esperemos que no le sorprenda el mal tiempo que estamos teniendo esta semana. Quedan menos de 24 para la hora de la verdad.

¡¡Ya no tengo ni paciencia, que me quiero ir a Valencia!!

Macedonia de noticias en blanco y rojo

José Carlos, renovado dos años mas.

El joven interior de Rio Tinto ha visto premiadas sus buenas actuaciones en los escasos minutos disputados frente a Español y Atco. Madrid. José Carlos que cumplía contrato a final de temporada, ha renovado hasta 2011 y ha aumentado su claúsula de rescisión hasta los 8 millones de euros. Habíamos oido a la gente que sigue habitualmente la cantera, que este chaval de 21 años hace “cosas diferentes”. Y no ha defraudado. Tiene un toque de calidad y un estilo de juego de los que gustan por aqui. Jugador fino, de toque exquisito, ya le hemos visto poner balones al pie a 30 metros y hacer gala de un dribling rápido. Algunos lo comparan en su forma de jugar con Reyes. Veremos lo que da de si en el futuro. Puede ser junto con Perotti, la nueva perla de la inagotable cantera sevillista.

Iván sufre un golpe en la cabeza y es hospitalizado

El joven portero de 18 años, Iván, del equipo juvenil de división de honor, sufrió esta mañana un golpe en la cabeza en la disputa de un balón con un compañero. Como consecuencia del golpe, Iván se tragó la lengua y comenzó a tener convulsiones. Rapidamente fue trasladado a un centro hospitalario donde afortunadamente se recupera satisfactoriamente. Es muy posible que mañana sea dado de alta.

 El secante de Fernando LLorente se llama Federico Fazio

Ya se ha visto ensayar a Jimenez con Fazio como “stopper”  del espigado delantero bilbaíno; Fernando LLorente. El joven argentino, al que se le ha visto a un muy buen nivel en los últimos partidos, parece ser el elegido para frenar las acometidas del enrrachado LLorente. Aunque no es segura la participación en el partido de liga del sábado por la mas que presumible reserva de Caparrós, sí es absolutamente claro que LLorente jugará el partido clave de la vuelta de la Copa el miercoles 4. Y hablando de la copa del rey; 20 horas antes de que se abrieran las taquillas, ya había aficionados bilbainos apostados en el estadio. Tal es la expectación que ha despertado este partido en la afición vasca.

Una vez mas, al igual que ya hicieran el año pasado contra el Santander, la directiva del Bilbao solo ha concedido 500 entradas de las 1500 que había solicitado el Sevilla. No ha sentado demasiado bien esta decisión en el seno sevillista. El consuelo es que aquellos afortunados que se desplacen a Bilbao podrán degustar “de gorra” un magnifico asado  que una agrupación de pastores de Durango ha tenido a bien organizar mediante el sacrificio de cien corderos que serán cocinados al mismo tiempo. Con esto pretenden dar a conocer el producto autóctono y de paso batir un record Guiness. ¡¡ Que les aproveche !!

Sevilla FC 2; Athletic Club 1. ¡Qué buena esa, gasshego!

Qué inyección de cara al sábado. Nuestro Sevilla se ha llevado el primer asalto de las semifinales coperas en un partido tan vibrante como el de la vuelta de cuartos. El guión, de hecho, fue prácticamente el mismo con el estreno de Lautaro Acosta por la puerta grande. Aunque habrá que pasarlo muy mal en la vuelta, primero queda un mes para pensar en ello, y segundo, la templanza de un equipo acostumbrado a finales no puede ni debe ser la misma que la de otro que se juega 25 años en noventa minutos.

Eso sí, primero tocó sufrir. De nuevo y por quinto partido consecutivo, el Sevilla comenzó un partido por detrás en el marcador. Eso sí, antes del gol de Llorente el equipo salió con algo de convicción, pero la bien plantada escuadra bilbaína y el estado del césped se encargaron de aplatanar nuestro juego. De hecho, el partido se retrasó quince minutos dado el estado del verde, que no se repuso hasta la segunda mitad. Tuvo que ser el maldito balón parado, otra vez, el que nos hiciera bajar la cabeza en el 43′. Corner a la olla y allí Llorente pone la cabeza para aprovechar la mala salida de Palop, que antes se había lucido en un par de ocasiones. El Sevilla también pudo adelantarse y tuvo más el balón, pero sólo Romaric con un cabezazo al larguero ilustró esa intención.

La segunda parte tuvo dos condicionantes principales. En primer lugar, el agua se marchó en gran porcentaje y permitió al equipo hacer su juego. Por otro lado, Acosta entró y no tardó en cambiar el panorama. Aunque se le veía algo nervioso con la bola en los pies, abrió el campo y creó los tan necesitados huecos en un ataque hasta entonces demasiado enrevesado. A las bravas y con todo, Duscher empató en una jugada de garra que se resolvió en el cuarto rechace y con tres defensas bajo los palos.

La insistencia sevillista hacía pensar en una pronta remontada, pero Caparrós supo parar la avalancha con cambios y parones en el ritmo del partido. En el Sevilla ya no estaba Adriano, cambiado justo antes del empate por Capel. Quedaba media hora y el Athletic apenas llegaba, mientras Acosta seguía intentando surtir a sus compañeros de balones de gol. Estaba más cerca el 2-1 sin duda y más lo estuvo cuando Velasco Carballo pitó penalti sobre Kanouté en el 83′. El francés lo lanzó bien y ajustado, tanto que se estrelló en el palo derecho de Iraizoz. A partir de ahí fin de la jugada, pues no está permitido volver a jugar el balón sin que otro futbolista lo toque.

Jarro de agua fría que permitió a los leones lanzarse a la contra, incluso Iraola estuvo a punto de chafarlo todo con un cabezazo casi certero. Pero era la noche del tango y Acosta no podía faltar. Minuto 92, el Laucha recibe un balón dentro del área y lanza con todo y efectúa la remontada. Dos a uno y una pena que la moral no dure hasta la vuelta. Eso sí, sería importante aprovechar la inercia para un derbi que se presume calentito. ¡Que así sea!

Para terminar, valorar muy positivamente la evolución de Aquivaldo Mosquera. El colombiano está cada vez más confiado y es fácil verlo en el desmarque y rematando balones en el área. Necesario se hace que se consolide en un lateral derecho muy dubitativo en lo que va de temporada.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Mosquera (2), Escudé (2), Squillaci (2), Fernando Navarro (2), Romaric (2), Duscher (2), Adriano (1), Navas (3), Renato (1), Kanouté (2). También jugaron: Acosta (2) y Capel (1).