Valencia CF 2; Sevilla FC 0. Mal empezamos

Por lo visto en la pretemporada no se presumía hoy un cambio muy significativo en el juego sevillista pero siempre queda la esperanza de que con el inicio del fuego real, los tuyos pongan un poquito más de interés. Nada de eso; con decir que el primer tiro a puerta del Sevilla se ha producido en el minuto 83 y con 2-0 en contra, está dicho todo.

Salía el Sevilla con el mismo equipo de la temporada pasada. Palop (1), Konko (1), Squillacci(2), Escudé(1) y Navarro(1) en defensa; Duscher(0), Romaric(0) en medio con Navas(1) y Perotti(1) en bandas y Kanouté(0) y Luis Fabiano(0) arriba. En la segunda parte intervinieron Zokora(1) por Romaric, Negredo(sc) por Perotti y Koné(sc) por Luis Fabiano.

Resulta complicado hacer una crónica de lo que hemos presenciado hoy en Valencia. Yo he visto el partido por internet porque no me decido por ninguno de los dos nuevos canales de pago que han nacido este año; Canal + liga y Gol TV. Y creo que voy a seguir viéndolo por internet porque vaya tela, telita lo que nos ofrece nuestro equipo. Absolutamente plano, sin ritmo. Necesitamos tocar 52 veces el balón para llegar arriba. Los jugadores permanecen siempre estáticos esperando el pase del compañero y así es imposible sorprender al rival. Ni siquiera el pésimo estado del terreno de juego ni la expulsión de Kanouté son atenuantes de un juego tan primitivo como el exhibido esta tarde. Yo me he retrotraído al estilo de futbol que se practicaba hace 20 o 30 años, mucho menos físico y sobre todo mucho más lento que lo que se necesita hoy.

No pretendo hacer sangre porque se trata del primer partido oficial y habrá que dar tiempo al tiempo pero tengo que decir que este equipo no juega a nada. Y no juega a nada por dos razones desde mi punto de vista. Primero porque el estilo de juego que impone el entrenador no propicia un juego vistoso y creativo, y segundo porque no hay nadie, repito, nadie, que sea capaz de crear algo de juego. Da igual que se juegue con un delantero, dos o tres. No pueden llegar  balones arriba porque el manijero simplemente no existe. Pero una condición sin la otra, no sirve, ojo. El mediocentro organizador debe venir pero con la condición de que el técnico cambie radicalmente su concepción del juego.

Antes de la expulsión de Kanouté al filo del descanso, el Sevilla tocó mucho el balón pero repito y no me canso, sin profundidad ninguna. Se limitó a controlar al Valencia mediante pases cortos en defensa y mediocampo. Al igual que el año pasado, seguimos fiándolo todo a las segundas partes en la creencia de que uno de los de arriba capturará una pelota perdida y la enchufará. Lo malo es que te pase lo de hoy, que te echen a un jugador y a tomar por allí toda la estratégia. Si malo fue lo visto antes de la expulsión, peor resultó comprobar que no hubo reacción trás encajar el gol. Encefalograma plano. Ni siquiera la inclusión del esperado Negredo cambió el panorama lo más mínimo. Para colmo de cosas inexplicables, Miguel , el lateral valencianista que tenía una tarjeta, se vio libre de toda presión cuando sustituyeron a Perotti. En lugar de intentar forzar la segunda, le dejamos sin nadie a quién marcar. Me lo expliquen.

El Valencia no es que haya sido un equipo espectacular, ni mucho menos. Con lo poquito que ha hecho le ha sobrado y bastado para pasarnos por encima. Pero eso, lejos de confortarnos debe servir de preocupación porque es indicativo de lo poco que necesitan hacer los contrarios para ganarnos. El resultado podría haber sido aún peor si Palop no neutraliza otras dos ocasiones claras que tuvieron los chés a tiros de Pablo Hernandez y Silva.

La no inclusión de José Carlos en la convocatoria ya indicaba mucho sobre el planteamiento que íba a hacer hoy Manolo Jimenez. Por cierto, que el técnico sevillista ha dicho en la rueda de prensa que el partido íba para empate hasta la expulsión de Kanouté y que Marchena puso mucho de su parte para que el Malí viera la segunda amarilla. Yo , sinceramente, creo que las dos tarjetas fueron justas. Tan justas como injusto fué que no la viera Alexis en una jugada similar con Navas minutos más tarde. Tambien se le preguntó a Jimenez por la no presencia en el equipo inicial de Zokora y sobre lo que pretendía con Duscher y Romaric como titulares, a lo que el técnico respondío de no muy buena forma con un rotundo “¡ganar el partido!”. La tantas veces pregonada ambición de Jimenez deberá esperar a mejor ocasión.

En fin, pasemos página en la esperanza de que como ya ocurriera otras muchas veces la temporada pasada, el equipo enderece el rumbo trás este traspié. Seguramente mañana veremos las cosas de mejor color.

Posadata: en un post anterior hablaba yo de que a veces es mejor ceder a un jugador por mucho que haya costado aunque toque pagar parte de la ficha. Ponía precisamente el ejemplo de Ever Banega, que tuvo que salir cedido el año pasado al Atco. Madrid y este año ha vuelto para ser hoy el mejor del partido.

Comienza el espectáculo

Ya hay lista de convocados para el debut liguero en Valencia. Lo más significativo, las ausencias de Renato y Adriano por lesión y la del recién fichado Sergio Sanchez por decisión técnica. Sorprende y mucho que Jimenez deje en Sevilla a Sérgio y se juegue todo a la carta de Konko para ocupar el lateral derecho conociendo la fragilidad física del francés.

Tambien ha excusado el técnico la no convocatoria de José Carlos argumentando en este caso el mal estado del terreno de juego de Mestalla. “No estará el campo para muchas conducciones ni para mucho pase raso” . Algo parecido a lo que ocurrió con Capel en campo del Fenerbahce, que no jugó de inicio a pesar de ser el jugador más en forma porque el de Arahal consideraba que el terreno estaba demasiado duro.

Por último, remarcar las palabras del técnico en referencia al partido de anoche de la supercopa de Europa. Manifestaba Jimenez que “el Barça no es invencible pero no veo al Sevilla saliendo como el Shaktar a guardar la ropa desde el minuto uno para acabar muriendo en la orilla. Estamos obligados a salir a buscar al contrario por convicción y por exigencias internas y externas“. Podeis ver el video de las declaraciones y leer las reacciones de los aficionados pinchando aquí.

Con todos los condicionantes anteriores, el equipo que tiene más posibilidades de saltar al campo es el formado por Palop, Konko, Squillacci, Escudé (gracias Rafa) y Navarro en defensa; Zokora y  Duscher por el centro con Navas y Romaric escorados en bandas y arriba la dupla Luis Fabiano y Kanouté. Completan la lista de expedicionarios Javi Varas, Dragutinovic, Fazio, Perotti, Capel, Koné y Negredo.

Corrupción en la federación

De forma premeditada he preferido aguardar unos dias antes de escribir este post. Seguro estaba de lo que iba a ocurrir pero he optado no obstante por esperar a confirmarlo antes de publicarlo.

A la vista de lo ocurrido en la reciente final de Copa y el mutis por el foro que han hecho todos los medios de este pais, no tengo mas remedio que acordarme del famoso cántico. No  es de recibo que tras el “latazo” que un aficionado del Athletic propinó a Dani Alves, nadie haya puesto el  grito en el cielo. La Federación Española debía haber sido la primera en entrar de oficio y sancionar, sea al Valencia por los defectos de seguridad, sea al Athletic como responsable subsidiario de los actos vandálicos de sus aficionados o sea a la propia federación si la organización de la seguridad en ese partido estaba bajo su responsabilidad.

A los medios de comunicación de este país les ha faltado siempre tiempo para poner a parir  al Sevilla o al Betis ante el más mínimo incidente. Hace un año, el Betis fué vilipendiado y masacrado por la agresión de un aficionado al portero del Bilbao en liga. Aquel botellazo provocó rios de tinta en su momento y dió la vuelta al mundo en imágenes de todas las televisiones. Sin embargo, lo ocurrido en Mestalla, que es igual de grave, parece no haber ocurrido nunca. Ni en radio, ni en televisión ni en prensa se ha hablado practicamente  de un hecho tan grave como el ocurrido el miercoles. Parece ser que la única noticia de primera plana al margen del baño del Barça a su rival, es la no retransmisión en directo del himno español. Me parece una desvergüenza absoluta la connivencia de todos los medios de comunicación para hacer desaparecer el latazo como noticia de portada. La única explicación que encuentro (una vez mas) es que el hecho estuvo protagonizado por un aficionado de uno de los equipos del régimen, en este caso del régimen federativo. La falta de escrúpulos de nuestros dirigentes con Villar a la cabeza no tiene límites. Mi capacidad de sorpresa ante hechos de este tipo se agotó hace tiempo pero eso no impide que las entrañas se me revuelvan ante tanto despropósito. Y lo peor es que todos somos cómplices si no lo denunciamos.

Yo mañana voy con Don Joaquín

No hace mucho, en este mismo blog, no nos ha quedado más remedio que rendirnos ante el FC Barcelona por el juego que despliega sobre el césped, distinto al del resto de equipos hoy en día al menos en España. Bien, mañana tienen la oportunidad de levantar su primer título en la era Guardiola después del patinazo del domingo. Lo lógico sería pensar que en este blog, deseásemos un triunfo azulgrana que hiciese justicia al equipo catalán.

Nada más lejos de la realidad. En un deporte en el que los sentimientos juegan un papel tan importante, mañana dejaremos a un lado las preferencias futbolísticas para dar rienda suelta a las personales. Aunque se trate del equipo que nos apeó de la final y que nunca ha sido muy bien visto entre la afición sevillista, queremos que sea el Athletic quien levante el trofeo en el palco de Mestalla. No por el club vasco, ni mucho menos. Lo queremos para que Don Joaquín Caparrós Camino, ese entrenador que nos sacó de Segunda y nos dejó en la Copa de la UEFA, sepa lo que se siente no sólo como aficionado, sino también como profesional. Una vez que ha encontrado el club que más se ajusta a su inagotable apuesta por los canteranos, Caparrós puede ver certificado su buen trabajo de tantos años con una Copa de España, esa misma que disfrutó en las gradas del Bernabéu en 2007.

Por él, y por otro jugador al que tanto le debe el sevillismo como Aitor Ocio, desde aquí nos posicionamos claramente por el Athletic Club de Bilbao en la final de mañana. Nos caigan mejor o peor los ex-sevillistas del Barcelona, está claro que ellos tienen muchas más oportunidades de tocar la gloria con su nuevo equipo, amén de haberlo conseguido ya con el nuestro.

¡A por ellos, Joaquín!

Valencia CF 3; Sevilla FC 1. Mal momento para perder la cabeza

El Sevilla se ha complicado y mucho la tercera plaza después de caer en Mestalla ante un equipo que sabía que se jugaba mucho y lo demostró. No dieron la misma impresión alguno de nuestros futbolistas, para los que tanta repetición de que en esta Liga estaba todo hecho, parece haberles afectado. Mención aparte para González Vázquez, que acribilló de tarjetas un partido (y especialmente a los nuestros) , que sólo se puso feo en los minutos finales.

Vodpod videos no longer available.

No empezó mal, de todas formas, la cosa. A pesar de contar con uno solo de los killers, el equipo salió muy valiente a por el primer gol y el Valencia se vio encerrado en su propia área. Adriano y Jesús Navas se encargaban de crear el 90% de las ocasiones por su banda, la derecha, aunque Romaric puso un balón desde la siniestra para Kanouté, que a punto estuvo de significar el cero a uno. No fue así, pero de ese corner, uno de los ocho que lanzamos en la primera parte, llegó un certero remate de Escudé que por fin hacía justicia. El equipo seguía bien posicionado, aguantando bien los arreones del Valencia y saliendo con peligro hacia arriba. En el primer tiempo fuimos infinitamente superiores y solo la mala suerte hizo que no nos pusiéramos con un 0-3.

Eso sí, si hay algo con lo que no se puede luchar es con las decisiones arbitrales. Al menos, desde el césped. Navas, Duscher, Squillaci y Adriano se vieron pronto con amarilla, los dos últimos en una jugada que terminó con bote neutral pero dos amonestaciones en una presumible falta. Todavía nos estamos preguntando porqué vio la tarjeta amarilla Adriano en una jugada donde no intervino en absoluto. Aún así, seguíamos llegando y el segundo podía convertirse en una realidad. Perotti tuvo la suya pero remató forzado y el bote permitió atrapar a César. Poco después, jugada con más de veinte toques que termina con un despeje de pómulo del meta a tiro de Romaric. Esa jugada, en la época de Juande le pegaba en la cara al portero y entraba.

Cuando todo hacía indicar que llegaríamos al descanso con un panorama muy soleado, las nubes acecharon en cinco minutos fatídicos. Primero, Adriano veía la segunda al cortar una contra aún cerca del área valencianista. Nada que objetar a esa tarjeta si hubiera sido amarilla, pero el psicópata de Gonzalez Vazquez tiró rapidamente de gatillo para expulsar con roja directa a nuestro jugador. Primera canallada consumada.

Cuando lo importante era, sea como fuere, terminar el primer acto por delante, jugada embarullada y Escudé sale a lo loco a por un balón y termina derribando claramente a Mata en el área. Villa no desaprovechó el regalito. Para mayor desgracia nuestra, Jiménez se encargó de empeorar la situación sustituyendo a Perotti, curiosamente uno de los pocos que no estaba amonestado, para colocar a Mosquera en el campo. Que me perdonen pero yo sigo sin entender algunas decisiones  de nuestro entrenador.

En la segunda parte Emery no tuvo más remedio que recoger el guante de su homólogo y mandó a sus tropas avanzar por la banda izquierda. A punto estuvo de sacarle el máximo rendimiento a la estrategia, pero por suerte Mosquera se fue entonando con el paso de los minutos. El Valencia, como era de esperar, llegaba y llegaba con peligro, aunque veíamos a un Sevilla que no se escondía aunque tampoco gozó de ocasión alguna para volver a desequilibrar. Romaric era el que más se esforzaba, mientras que Capel, que sustituyó a Navas (obsérvese que Jiménez utiliza dos cambios para una estrategia en la que le hubiese servido el de Capel por Navas), estaba muy desaprovechado como jugador más adelantado y por el centro. A nuestro juicio, Capel debió pegarse a banda izquierda y buscar provocar la segunda tarjeta al morenito Miguel. Pero nada, lo pegó a banda derecha y luego lo puso de punta.

Pasaban los minutos y a todos los sevillistas nos recorría esa sensación de que todo el trabajo acabaría tirado por tierra por una de esas jugadas a la contra a la que acostumbran Villa, Mata y compañía. Nada más lejos de la realidad, de hecho el asturiano se marchó con algunas molestias y fue sustituido por Morientes. Al final, el gol llegó, porque tenía que llegar, pero asombrosamente fue por demérito sevillista. Un Fernando Navarro que parecía bastante entonado hasta el momento, se permitió el lujo de saltar en el área ante un centro, bastante pasado, por cierto, para tocar con la mano y obligar a Bernardino a señalar otra vez el punto fatídico. Además, para rizar el rizo, Palop protestó la inexcusable acción y vio la quinta, por lo que Javi Varas tendrá que defender los tres palos en el Camp Nou.

Mata tampoco dudó y nos puso por detrás en el marcador, donde nos quedaríamos hasta el final. Luis Fabiano entró con ganas de arreglarlo, tantas que casi termina de estropearlo con una violenta acción que le costó la amarilla. Aunque Marchena estuvo listo para provocarle, no es menos cierto que el central sabía lo que hacía porque las revoluciones en las que andaba el carioca eran excesivas. Tampoco estará en el banquillo del coliseo culé Jiménez, expulsado por protestar.

El tercero del Valencia, ya sobre la hora, no fue más que una anécdota en un partido que nos hace pensar y mucho en la semana pasada. Como ya ocurriese hace unos meses, la gran racha de siete partidos invicto se sucede de dos derrotas seguidas. El problema es que los que vienen son Barcelona, Madrid y Villarreal. Al menos este último pasa por su peor momento. La racha es sólo de cinco puntos con el goalaverage perdido, por lo que más nos vale hacer algún milagro ante los dos imbatibles de esta liga.

Bernardino González Vázquez hizo honor a lo que se esperaba de él, un arbitraje teledirigido como siempre nos hace y dejándonos una vez mas en inferioridad numérica. Las tarjetas fueron excesivas por ambos bandos, aunque para nosotros las repercusiones acabaron siendo exponencialmente mayores. ¿Cuando dará Del Nido un puñetazo en la mesa como hizo el presidente de Osasuna en su momento ? Ya está bien de tragar y tragar y poner siempre la otra mejilla. Este árbitro impresentable debe ser recusado a perpetuidad por el Sevilla a la voz de ya.

Lo peor son las secuelas, más que nada porque Mosquera se antoja como la sombra de Messi el miércoles, con todo lo que eso conlleva. No podremos contar ni con Jimenez ni Adriano ni Palop. Los sevillistas que queríamos más emoción en los partidos, aquí la tenemos. A partir de ahora un fallo más puede ser contraproducente. Que Henry y Eto´o nos cojan confesados. Y si puede ser, que no nos cojan.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Adriano (2), Escudé (2), Squillaci (1), Fernando Navarro, (0) Duscher (1), Renato (1), Jesús Navas (1), Romaric (2), Perotti (2) y Kanouté (2). También jugaron Mosquera (1), Capel (1) y Luis Fabiano (s.c)

Jiménez sorprende con una lista de 21 para Valencia, en la que están Konko y Acosta

Bastante sorprendente ha sido la inclusión de Konko y Acosta en la convocatoria para Valencia, pues ambos futbolistas, según los últimos partes médicos, aún estaban lejos de una óptima recuperación física. Además, David Prieto vuelve después de su fallo en la semifinal copera que le costó no volver a vestirse de corto. El técnico sevillista fue preguntado sobre ello tras el partido de Getafe, por lo que esto parece ser una respuesta para dejar claro que cuenta con todo el mundo. Los únicos que se han quedado en tierra son los tocados Dragutinovic y Fazio.

Aunque sería un poco ilógico pensar que se los lleva para pasearlos y que tiene la decisión completamente tomada, nos inclinamos a pensar que los tres que se quedarán en la grada de Mestalla son precisamente Konko, Acosta y David Prieto. En el caso de Konko incluso, ayer en la radio del club se anunciaba su vuelta a los entrenamientos, pero se dejaba claro que el francés estaba descartado para Mestalla y el Camp Nou, y por valorar su vuelta ante el Real Madrid. En cuanto a Acosta, tampoco estaba clara su entrada esta semana y no parece estar ni mucho menos al cien por cien. El que podría tenerlo menos complicado es David Prieto, pues Drago no está pero sí los otros tres centrales específicos.

Habrá que estar pendientes de eso y de como sale el equipo, porque la afición valencianista sabe que este partido puede ser definitivo para ellos y van a dejarse la garganta. Salir a verlas venir sería prácticamente un suicidio por nuestra parte, así que esperamos ver la versión valiente de nuestro esquema para dejar la tercera posición prácticamente en el bolsillo. De perder, desgraciadamente comenzarían a encenderse las alarmas.

Athletic Club 3; Sevilla FC 0. Lección del maestro al alumno

Ya lo decíamos en la crónica del pasado sábado. Si el Sevilla salía al campo con la misma actitud del partido de liga, la eliminatoria la pasábamos seguro. El problema es que hoy tocaba la de arena y los nuestros han recibido un soberano repaso de los vascos. Por mas veces que viene ocurriendo esta temporada y la anterior, no consigo acostumbrarme a las dos caras del equipo de Jimenez. Es capaz de lo mejor y de lo peor. Lo que no es normal es que siempre muestre su peor cara en los momentos decisivos.

Vodpod videos no longer available.

Todo lo que el técnico venía ensayando durante la semana se vino abajo en el minuto 2. El Sevilla salió al campo frio como la noche, todo lo contrario que el Athletic. En el primer saque de banda, cogen a nuestra defensa dormida, LLorente prolonga hacia atrás con la cabeza y Javi Martinez tiene tiempo de rematar hasta dos veces a gol ante la pasividad entre otros de Mosquera que se limita a mirar como Martinez recoge el rechace de Palop para enchufarla sin oposición.

A partir de aqui, el partido se le pone de cine al Bilbao para que Caparrós aplique sus conocidas técnicas de pérdidas de tiempo que tan bien nos venían cuando era nuestro entrenador. Además, fue tan listo como para no dejar recomponerse al Sevilla tras el mazazo del primer gol y en cada arreón que daban provocaban situaciones de peligro. Tanto es asi que en una nueva desaplicación del supuesto secante de LLorente, el joven delantero bilbaíno cabeceó un centro a placer de Yeste y pilló a Fazio despistado sin marcar a nadie. 2-0 y la cosa se ponía realmente fea.

No contentos con tantas facilidades, David Prieto se hace un lío en una jugada donde tenía el balón controlado, LLorente se lo roba y la pasa al tronco Toquero que solo como la una la enchufa batiendo a Palop. 3-0 y ahora sí que estaba todo perdido. Ni Squillaci ni Mosquera aciertan a marcar a Toquero. Por mas que miro la repetición, no consigo saber dónde estaba Mosquera teniendo en cuenta que el jugador que hizo el gol entró por su banda. Treinta minutos y tres goles  al equipo que se supone que mejor defiende. No se pueden cometer mas errores en menos tiempo.

Hasta el final de la primera parte, mas de lo mismo, mucha intensidad por parte de los vascos y cero por la nuestra. Navas no pasó nunca de su campo porque su marcador, bien aleccionado por Caparrós, le seguía hasta los lavabos y le hacía faltas contínuas para minar la moral del chaval  con la permisividad del árbitro, todo sea dicho. Los locales se adelantaban siempre, presionaban mucho y ponían diez veces mas cojones que los nuestros. Ya me dió mala espina la noticia de que Jimenez había descartado a dos jugadores ofensivos como Perotti y Acosta y prefirió mantener entre los convocados a Konko y Duscher. Esto era indicativo del espiritu con el que encarábamos el partido.

La segunda mitad fué un quiero y no puedo sevillista con tímidos ataques que casi nunca inquietaron a los locales. Solo en un cabezazo de Squillaci que salió fuera y un penalti de Aitor ocio al mismo jugador que el árbitro se pasó por el arco del triunfo conseguimos meter un poco de miedo a la parroquia bilbaína.

En el capitulo de cambios Jimenez volvió a demostrar poca cordura. En el minuto 35, cambia a Fazio, jugador en el que se supone había basado toda su estrategia para frenar a LLorente. Que me lo expliquen. Y cuando mas delanteros necesitaba el equipo, el tercer cambio fué de Romaric por Duscher. Vuelvo a quedarme pasmado. Quita a un jugador de creación para meter a uno de destrucción con un 3-0 en contra. Pero claro, en el banquillo solo quedaban jugadores de corte defensivo y ahí es donde nos acordamos de los descartes.

Uno de los males endémicos que para mi tiene Jimenez es su tendencia a pensar mas en contrarrestar las virtudes del contrario que en potenciar las propias. Esta obsesión nos está costando ya muchas decepciones. En los dias previos al partido solo  oímos hablar de cómo frenar a Llorente y nunca de como íbamos a encarar ofensivamente el partido.  Ya está bien, la afición se cansa de ver cómo su equipo no da la talla en los momentos claves como Fenerbahce, Lieja, Sampdoria y hoy Bilbao.

Si el sábado calificábamos la actitud de jugadores y entrenador como de “mamazo” hoy les damos a todos un cero. Ya hemos caido mil veces en el error de especular con el resultado y hemos vuelto a hacerlo aún sabiendo lo que nos jugábamos. Un equipo de aizcolaris con mas ilusión que otra cosa nos ha bajado de la nube. Valencia tendrá que esperar porque el que se va ver las fallas es el maestro Caparrós.

Solo encuentro un aspecto positivo a la decepción de hoy pero me la callo para no hacer mas sangre. Me voy a la cama.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (1), Mosquera (0), Squillaci (1), David Prieto (0), Fernando Navarro (1), Navas (1), Romaric (1), Fazio (0), Adriano (0), Renato (1), Kanouté (1). También jugaron Luis Fabiano (0), Capel (1) y Duscher (s.c)