El Atlético Ciudad de Julián Rubio será nuestro primer rival copero

El CF Atlético Ciudad será nuestro primer rival en la presente edición de la Copa del Rey. El empresario murciano Evedasto Lifante, es el principal propulsor de este club nacido en 2007. Todos relacionarán este club con el Ciudad de Murcia que a punto estuvo de llegar a Primera división pero que fue vendido a Carlos Marsá para que crease, hace dos temporadas, el CP Granada 74, club por cierto ya desaparecido.

El caso es que la afición del antiguo Ciudad de Murcia, a pesar de no ser muy numerosa, se negó a quedarse sin equipo y apoyados por este empresario lograron llegar a un acuerdo con el EMD Lorquí de Tercera, pasando a denominarse CA Ciudad Lorquí. La idea era llegar cuanto antes a la élite y devolver el equipo a la capital murciana. El ascenso a Segunda B fue inmediato, pero conlleva muchos problemas, sobre todo económicos. Además, los acuerdos para encontrar un campo se van perdiendo y el equipo juega como local en Lorquí, Alcantarilla, Ceutí y Totana, por lo que decide cambiar su nombre al de Club Atético Ciudad. El octavo puesto final en el grupo II es el que les ha permitido clasificarse para la Copa del Rey.

Este año, encuadrados en el grupo IV, han vuelto al estadio Juan de la Cierva, en Lorquí. Tras siete jornadas, marchan en antepenúltima posición con seis puntos. De todas formas, el club ya ha pedido al Ayuntamiento de Murcia poder jugar en la vieja Condomina, aunque no descartan otros destinos cercanos como Elche, pues el estadio de Lorquí se quedará pequeño (2.500 localidades). En cuanto a la plantilla, lo más destacado en sevillista es su entrenador Julián Rubio y el guardameta Javi Muñoz, que ya se enfrentó al Sevilla en Copa cuando jugaba en el Rayo Vallecano.

La ida, en territorio murciano, o al menos como visitantes, será el 28 de octubre, mientras que la vuelta será el 10 de noviembre en el Sánchez Pizjuán.

No gana, pero al menos entretiene

Los sevillistas que han acudido a ver al filial en sus dos últimos partidos en casa, han podido ver un total de 10 goles en 180 minutos. Gran media, que palía en cierta medida la ausencia de victorias en el equipo sevillista. En la tarde del sábado, por primera vez en toda la temporada, el equipo fue capaz de hacer tres goles, aunque tampoco le sirvió para quedarse con los tres puntos.

El protagonista fue Lesma López, único árbitro que en su sano juicio es capaz de pitar tres penaltis al colista de la Liga Adelante en sólo 17 minutos. Los tres los provocó Pouga, que a pesar de su falta de olfato goleador, intimidó y mucho en el área. Antes de las tres penas máximas, Ochoa había permitido a los pimentoneros irse al descanso en ventaja, mientras que Bruno (otro ex-canterano que moja) parecía sentenciar pasada la hora.

A partir de ahí, Lesma le dio vida al partido con sus controvertidas señalizaciones al punto fatídico. No sólo el filial fue beneficiado, pues Bruno consiguió su doblete con otro penalti cometido por Fali que permitió a Bruno marcharse con doblete. También tuvo doblete José Carlos, que se estrenó como goleador en Segunda A. Disparó los dos últimos penaltis, y aunque falló el segundo, supo cazar el rechace y empatar.

Después de 24 jornadas sin ganar, Fermín Galeote ya tiene el record que buscaba (entrenador del equipo que acumula más partidos sin ganar en toda la historia de la categoría). Si Jiménez se está ganando la permanencia con trabajo, a este no le cuesta el trabajo (el empleo) nada de lo que (mal)hace. El Domingo de Ramos, a las 18:00, Hércules – Sevilla Atlético.