Partido de rivalidad en Nervión

A menos de 48h. del clásico Sevilla-Betis, las apuestas están muy igualadas en esta ocasión. Hasta en orgullodenervión, la balanza se inclina ligeramente en favor de los verdolaguines. Vienen creciditos ellos por la contratación de “er chico Oliveira”. Un chico que huyó de la casa verde hace 3 años vilipendiado por el dueño del Betis. Como un proscrito, fué acusado de quitarse del cartel y salir pitando cuando tenía contrato en vigor aprovechando aquella famosa lesión que se provocó contra “er Chersi”.

Ahora vuelve cual hijo pródigo al olor de los euros de Jabugo street para ayudar al tapado de la liga a salvar el culo. Don Manué, le ha dado un abrazo y pelillos a la mar. Todo aquello fue un malentendido, “fartaria mas”.

Los nuestros por contra andan muertos de cansancio de tantos minutos acumulados. Lo único bueno que nos ha pasado en los últimos meses es la reaparición anoche de Lautaro Acosta. ¡Y vaya cómo ha vuelto!¡ Qué velocidad, qué verticalidad, qué desborde, qué ganas, con qué rabia se empleaba en cada jugada! El laucha estaba reventando por volver a jugar para reivindicarse como lo que es, una nueva promesa en sevillista que a buen seguro dará mucho que hablar. Sin lugar a dudas, el mejor fichaje de invierno que podíamos soñar.

 En negativo , decir que las hordas verderonas, en un acto propio de la calaña de sus aficionados mas radicales, asaltaron hace dos noches un local donde los Biris acostumbran a construir sus tifos. Pero tranquis, que son tan torpes que lo único que no dañaron fue precisamente el tifo, asi es que muy pronto volveremos a ver la última creación de los artistas del gol norte.

El sábado a las diez de la noche, el sevillismo tiene que volver a rugir como una sola garganta al ritmo del Arrebato. Un sentimiento único, un pensamiento único, un grito único, una sola obsesión… ¡¡Sevilla, Sevilla, Sevilla!!

El gol norte se apunta a la moda turca

Ayer, con motivo del último partido liguero en el que nuestro equipo sólo se jugaba la honra, el gol norte del Sánchez Pizjuán estuvo especialmente motivado, coreando cánticos que nunca antes se habían oído por Nervión. Pero lo que más llamó la atención fue la coreografía “al estilo turco” que se marcaron durante la segunda parte, y que parece que marcará una nueva moda en España. Aunque no se ve muy bien al estar tomada desde arriba, puede observarse en los primeros segundos de este vídeo (no recomendado para quienes padezcan del cuello 8) ):

Aún nos queda para llegar al nivel de sus creadores, como podeis ver en este otro vídeo, pero por algo se empieza…