FC Barcelona 4; Sevilla FC 0. Informe de un suicidio.

Sacó Jimenez una alineación que jamás habria sido adivinada ni entre un millón de posibilidades. Ni los más conservadores hubieran apostado por un equipo con hasta siete defensas como puso en liza de inicio nuestro entrenador. A los habituales Konko, Drago, Escudé y Navarro sumó tres centrocampistas de corte defensivo, Stankevicius, Lolo y Marc Valiente. Con semejante alineación , el guión estaba más que escrito, Barcelona machacando el área como martillo pilón y los nuestros defendiendo con uñas y dientes con el culo pegado a Palop.

Habrá quién piense que el fin (el resultado) justifica siempre los medios (renuncia descarada al ataque) pero un equipo que pretende ser grande creo tiene que dar otra imagen, un poquito más ambiciosa. Con el esquema puesto en juego hoy por Jimenez, el técnico ha mandado claramente un mensaje en el que dice que prioriza la copa sobre la liga. Yo no digo que hubiera debido alinear a todos los titulares pero sí que una mezcla de titulares y suplentes un poquito más homogénea habria sido quizás más conveniente. Y es que por renunciar, renunció de entrada hasta a Capel, que no está precisamente cansado porque ha jugado bien poquito este año.

Con una alineación por tanto que no hacía presagiar nada bueno, fue el Sevilla capaz de irse al descanso sin encajar gol. El asedio sufrido por los nuestros fue resuelto con solvencia gracias a un Drago nuevamente inconmensurable y a un Escudé que se convirtió en el mariscal del área. Pero fue precisamente el fino defensa francés el que le echó una manita a los culés y casi recién iniciada la segunda parte despejó erroneamente un centro de Alves y la metió por toda la escuadra de Palop. Nuevo autogol de los nuestros que últimamente le han cogido gusto a fastidiar la vida al valenciano.

Con el primer gol encajado, el Sevilla se fue timidamente arriba. Marc Valiente que ténía tarjeta había dejado su puesto en el descanso a Duscher y José Carlos, sorpresivamente, también se quedó en la caseta sustituido por Capel. Para colmo de desgracias, Konko se lesionó (otro más) y fue reemplazado por Adriano con lo que el Sevilla se quedaba sin jugadores de refresco al cuarto de hora del segundo tiempo. Con este panorama el Barça seguía fustigando sin piedad  el area sevillista. A Palop le faltaban manos y piernas para sacar el aluvión de remates barcelonistas y claró está, tanto va el cántaro que en un pase interior de Xavi, el recién salido Pedrito la picó por encima del portero haciendo el segundo. A partir de aquí, la defensa se descompuso perdiendo la solidez de la que había hecho gala en el primer tiempo y las ocasiones se sucedían. Hasta el final, machaqueo permanente de una máquina de hacer fútbol llamada Barça con unos jugadores que en ningún momento han parecido acusar el esfuerzo del miércoles en copa. Los nuestros por contra estaban reventados, lo cual da mucho que pensar. El bajón físico de los defensas lo aprovechó Messi que lo había intentado de todas las formas posibles. Cazó  un balón centrado al area haciendo el tercero tras un control inverosimil al alcance solo de los mejores. Para rematar la faena, el argentino se fabricó el cuarto en jugada personal a falta de un minuto para el final demostrando tener un fondo físico envidiable.

Palop ha sido el mejor del equipo con diferencia y creo que con eso está dicho todo. La carita del portero era para verla, harto de ser bombardeado durante los noventa minutos por un planteamiento ultradefensivo desde la caseta. Y  Koné, ese supuesto jugador que sigue contando con la confianza del entrenador, ha vuelto a demostrar que está a años luz de Luis Fabiano, Kanouté o incluso Negredo. Pués vale, sigamos dándole minutos y restándole oportunidades a los Rodri o Carreño, que igual no marcan pero seguro que demuestran mas criterio que el marfileño.

Resumiendo, cuando se sale a no perder lo normal es hacerlo. Finalizo con un recordatorio para los amantes de las estadísticas; llevamos un parcial de cero puntos sobre doce. Mañana puede que acabemos séptimos u octavos. A pesar de todo, Jimenez mantuvo en rueda de prensa pos-partido que sigue confiando en quedar entre los cuatro primeros. Ya veremos.

Jugaron Palop (3+); Konko (1); Drago (3); Escudé (2); Navarro (2); Stankevicius (1); Lolo (2); Marc Valiente (2); Navas (1); José Carlos (2) y Koné (1). En la segunda entraron Duscher (0); Capel (1) y Adriano (1).

Anuncios

FC Barcelona 1; Sevilla FC 2. Concentración + Intensidad = Triunfo

Pequeña revolución de Jimenez en la alineación inicial, con un trivote en mediocampo formado por Romaric, Lolo y Navas como electrón libre. Delante, un Koné en solitario que relegaba sorprendentemente al banquillo a Negredo. Renato era el otro teórico titular sacrificado hoy por el técnico sevillista. Con este esquema saltó el Sevilla al Camp Nou frente a un Barça también muy renovado con solo cuatro teóricos titulares; Alves, Iniesta, Messi y Pedro. Tremendo favor el que nos hizo Guardiola sacando a tantos suplentes; como si pretendiera contrarrestar su teórica ventaja por las numerosas bajas que teníamos nosotros. Seguramente ahora se estará arrepintiendo.

Tengo que decir que no me desagradó en absoluto la primera parte jugada por los nuestros. Por fin hemos visto al Sevilla jugar por el centro gracias a las infiltraciones de Navas como cuchillo caliente en la mantequilla blaugrana, favorecido por la endeblez del centro del campo catalán de esta noche. Incluso se nos anuló un gol totalmente legal de Capel porque aunque estaba más adelantado que el último de los defensas, el balón le llega rebotado de Milito y por tanto anula la posición antirreglamentaria. Gol legal con el reglamento en la mano pero como era de esperar, ante la duda, la más cojonuda; osea pito fuera de juego y no me complico, que pensaría Pérez Burrul. El problema una vez más es que jugar con Koné delante equivale casi a jugar sin delanteros. Siempre recibía de espaldas y la jugaba hacia atrás. Eso en el mejor de los casos porque lo normal es que estuviera metido en fuera de juego. Pero lo peor del primer tiempo llega con la lesión de Navas que le obliga a retirarse a pocos minutos del descanso. Una patada creo que de Alves a la altura de la cintura le impide continuar.

Renato ocupa el lugar dejado por el palaciego y el Sevilla mantiene el mismo esquema de juego. Un juego basado sobre todo en la presión y la anticipación. Cada vez que un jugador contrario íba a recibir, los nuestros se adelantaban, encimaban y robaban el balón. Así una vez y otra, hasta anular la mayor parte de las incursiones de Iniesta y Messi, los dos futbolistas desequilibrantes del Barça. Este es el tipo de futbol que ha traido tantos éxitos al Sevilla, tanto en la época Juande como en algunas fases de la era Jimenez. Lástima que no juguemos siempre contra un grande.

En esta segunda parte pasaron cosas de todo tipo. Renato caza un balón al borde del área pequeña y su disparo lo saca milagrosamente con la pierna Pinto. Poco después el alegrón de la noche, con una galopada de Perotti por la izquierda, centra al punto de penalti para Renato que le da defectuoso pero la deja perfecta para Capel, que en el segundo palo la cuela sin oposición. Pasara lo que pasara luego ya era un notición, pero el Sevilla quería más. Por desgracia, cuando mejor “pintaba” la cosa llega la única desaplicación de nuestra defensa; balón bombeado sobre Ibrahimovic, Escudé que se queda clavado reclamando un fuera de juego inexistente y el sueco que consigue zafarse de Palop que salía a la desesperada haciendo el empate. Jarro de agua fría que no nos da tiempo a digerir porque todo es sacar de centro, contragolpe sevillista y el defensa ruso de nombre impronunciable agarra por la camiseta a Capel y el árbitro que decreta penalti. En la repetición se aprecia que el agarrón se inicia fuera del área aunque Capel habilmente continúa corriendo y cae dentro de la zona fatídica. Cuando veo al jugador que agarra el balón para lanzar el penalti casi me da un infarto. !! Negredo !!. Sí, Negredo. Quizás, el jugador con menos confianza en si mismo de toda la plantilla. Pero el tio con dos coj.., coge la pelota con decisión, lanza y la clava pegada al poste izquierdo de Pinto. Gol y otra vez por delante. Uff.

A partir de ahí, lo lógico; Guardiola da entrada a Busquets y a Xavi y nos encierra en nuestro campo. Dos jugadas claves; un gol anulado a Bojan por supuesta falta previa de Ibrahimovic -un pelín rigurosa siendo justos- y un nuevo gol anulado a Alves por fuera de juego suyo bien señalado. Muy valiente el árbitro en ambas jugadas. El balance de las jugadas polémicas podemos decir que queda en tablas porque en unas nos perjudica y en otras nos beneficia. Hay varias ocasiones más de Messi que el argentino no suele desaprovechar pero que hoy, gracias a Dios, no entraron.

En definitiva; buen partido por fin de los nuestros tras dos meses de sequía de juego. El secreto ha estado en jugar con intensidad, con anticipación y sobre todo con una gran ACTITUD. Es lo único que podíamos pedirle hoy al equipo teniendo en cuenta la gran cantidad de bajas que teníamos. Si el sábado pasado le dábamos un cero a la defensa, hoy le damos un diez. Drago inconmensurable, Konko muy bien, Navarro muy centrado y Escudé acusando un poco la falta de continuidad pero despejando todo lo que le llegaba. En el centro, Romaric bastante bien en la distribución y Lolo haciendo una labor oscura que se ve poco pero se nota mucho en positivo. Bien tambien las bandas, especialmente Capel, para mí, el mejor del partido. El único que sigue desentonando, Koné. Habrá que seguir esperandole.

La vuelta, dentro de una semanita. ¿ A que nadie soñaba con llegar al Pizjuán con esta ventaja?. LLenazo habemus en la Bombonera. Felicidades a todos los sevillistas y gracias al equipo y al míster por este maravilloso regalo de Reyes.

Jugaron por parte del Sevilla,  Palop(1); Konko(2); Escudé (2); Drago(3); Navarro(2); Lolo(2); Romaric(2); Perotti(2); Capel (3); Navas(2) y Koné(1). En la segunda participaron Renato (1), Negredo (2) y Duscher (sc).