Sevilla FC 1; R. Betis 2. Ya ni en el derbi…

Doce años. Uno detrás de otro. Todo ese tiempo llevaban los de enfrente sin saborear la victoria en Nervión y ha tenido que ser esta noche. Al menos, se lo han llevado con justicia y sin que ningún sevillista pueda justificar el horrendo papel de los suyos en la que es tercera derrota del equipo en la segunda vuelta (somos vicecolistas de esta vuelta junto con el Numancia, que tiene un partido menos).

La primera parte es copiar y pegar una y otra vez lo mismo. El equipo intenta llegar, alguna que otra llega a las bandas y un pequeño porcentaje de ellas acaba en centro al área. Pero la mayoría son balones y más balones a Kanouté por arriba, que cuando va a recibir la tercera, ya tiene a tres defensas impidiendo su trabajo. Un punta que juega de mediapunta pero al que no suplantan en su función, hace que el equipo no genere ocasiones. Sí, Acosta nos salvó en la Copa, pero no es el nuevo Messi y él solito no es capaz de sacar un partido adelante. Por lo demás, Duscher volvió a adueñarse del mediocampo, pero con un juego tan previsible que hasta Chaparro sale victorioso. Los verdiblancos buscaban una y otra vez a Oliveira, que tardó en enchufarse y el Betis ni inquietaba.

En la segunda parte, lo que parecía que se ponía muy bien se puso tan negro como nunca. Si el equipo solía arreglar las cosas en la reanudación, esta vez tocó estropearlo del todo. Al principio seguimos intentándolo arriba, pero cuando el balón en largo no funcionaba, la única solución era buscar el balón en muy largo. Atascados llegó la expulsión de un reventado Duscher a veinte del final. Poco antes había comenzado el “Cambio´s Show” de Jiménez, en el que no podía faltar su número “Adriano por Capel o viceversa”. Aunque el argentino dio muestras de su cansancio, al técnico arahalense le cuesta mucho salir del hombre por hombre, pues metió a Renato por Acosta sin que el dibujo cambiara un ápice, pero con menos velocidad.

Ahora es cuando viene decir que la expulsión condicionó el partido. Pero lo que condicionó fue el gol de Sergio García 30 segundos después. Os aseguro que con Duscher en el campo, este solo podría haber visto el balón elevarse, porque el gol del coleta llegó en una contra demasiado rápida para la defensa blanca en la que esta se quedó estática mientras Sergio les ganaba la espalda. A partir de ahí, el gran Maresca saltó al terreno de juego para perder un par de balones y demostrar que en la sala de prensa pierde las formas y en el césped pierde la forma y el fondo a pasos agigantados. Romaric, como no, fue el elegido para seguir jugando con un delantero a pesar de ir perdiendo. Tanto arsenal ofensivo llevó para colmo al cero dos en una jugada de Oliveira, aquel brasileño que en el mes de octubre salió ovacionado del Sánchez Pizjuán tras colarle dos golitos al Sevilla Atlético.

El equipo terminó reventado, pero no solo por el esfuerzo de la copa, sino por la inoperancia de un cuerpo técnico que no quiso reforzar al equipo cuando las carencias las tenía delante de las narices. Este equipo no puede depender de un Kanouté que está hecho polvo. Jiménez volvió a decir en sala de prensa que en defensa la cosa estaba controlada, pero se le olvida que el suyo era un equipo que si encajaba tres metía cuatro. Las cosas no salen, pero lo peor es que desde dentro se espera que salgan gracias a un balón bombeado que meta Kanouté. Y mientras, los técnicos rivales que da la casualidad de que no son ciegos, siguen tomando nota. El malí se encargó de maquillar el resultado, pero todos habíamos asimilado por entonces la derrota.

Para terminar, un ruego. Por favor Javier Cabrera, si nos lees, deja de tirar tu larga y respetada carrera periodística a la basura con tus preguntas que parecen sacadas de “No te rías que es peor” o “La gala de inocente, inocente”. ¿Pues no va el señor y le pregunta a Jiménez que como valora que se nos sigan dando mal los equipos pequeños? Deje de desprestigiar por favor el buen nombre del Sevilla FC. Ya sabíamos que los medios oficiales nunca supieron perder, pero esto ya se pasa de la raya.

 En total desacuerdo también con Alvarado. Su crónica vuelve a insistir sobre lo de haber perdido con un equipo pequeño y se olvida de las carencias nuestras y de los errores impropios de un equipo que se ha marcado la Champions como objetivo. Que alguien me explique porque no ha habido refuerzos de invierno y siguen teniendo ficha Javi Navarro y Koné. Nuestro centro del campo no genera juego, el lateral derecho suele ser un coladero y la delantera depende en el 90% de un Kanouté que sigue cumpliendo años y que ya cuando era mas joven necesitaba ser dosificado para no romperse. Incluso nos permitimos el lujo de ceder a De Mul. Del entrenador no voy a hablar porque bastante leña le damos ya. En su descargo, decir que ha pedido jugadores y que no se le han traído, pero ese es uno de los inconvenientes de tener un entrenador de la casa.

Esto no es una mala planificación; es simplemente no querer ver la realidad. Se es consciente de donde están las debilidades pero el cuerpo técnico y el consejo siguen mirando para otro lado. Lástima de temporada. Esta generación de futbolistas dificilmente volverá a repetirse.

Para terminar con una nota positiva, felicitar de nuevo a la afición del Sevilla.De sombrerazo las 40.000 personas que se dieron cita en el coliseo . Ni el frío, ni la televisión ni el paupérrimo juego que ofrece el equipo consiguen que falte el aliento de los sevillistas. Y de mamazo el tifo de los Biris que se superan en cada nuevo reto.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Mosquera (1), Escudé (1), Squillaci (2), Fernando Navarro (2), Romaric (2), Duscher (2), Navas (1), Capel (1), Acosta (1) y Kanouté (2). También jugaron Adriano (1), Renato (s.c) y Maresca (0).

Encaje de bolillos para la expedición a Gijón

 Si quieres ver el partido por internet, pincha en el siguiente enlace.

Más de ocho años llevaba la primera plantilla sevillista sin visitar el vetusto Molinón. Esta cifra llega a los doce si hablamos ya de Primera División. Recién eliminado de la Copa, el Sporting se verá quizás afectado moralmente ante la visita del Sevilla, pero peor nos va a nosotros si de afecciones hablamos.

Como si el asunto de las lesiones no estuviese ya bien trillado, va Luisfa y se nos da de baja durante un mesecito. Ante todo esto, Manolo Jiménez ha tenido que ponerse serio con más de uno bajo mi punto de vista. Fazio y Acosta van a Asturias cogidos por las orejas. Al menos, este último no sabía la semana pasada si tendría que pasar por el quirófano para eliminar los “sucesos paranormales” en su sano tobillo. Sin embargo, misteriosamente ya está listo para jugar. Tampoco estarán el lesionado Adriano, el defenestrado Maresca y, de nuevo me sorprendo, el recuperado Mosquera, que se queda en casa cuando empezaba a coger confianza en el lateral derecho. Además de los “argentinos olímpicos”, son novedad Crespo, Chevantón y el riotinteño José Carlos, zurdo de mucha calidad que comenzaba a despuntar en el Sevilla Atlético.

Y hablando de chavales del filial; no entendemos muy bien el carrusel de futbolistas que ha convocado ya Jimenez con el primer equipo en lo que va de temporada. Hablando de memoria el técnico de Arahal ha tirado ya de Armenteros, Carreño, Fernando, Pukki, Pouga, Cordero y ahora José Carlos. Todos ellos pasaron sin pena ni gloria en sus escasas apariciones como no podía ser de otra forma. Sin embargo, a los que realmente están destacando en el Sevilla Atco. que son Cordero y Perotti, aún no les hemos visto salvo una fugaz aparición del lebrijano en copa frente a la Ponferradina. Esto parece un casting de operación triunfo. Vale que las lesiones obliguen a echar mano del filial mas de lo necesario pero si no dan el nivel, mejor retener a de Mul en lugar de cederlo, vamos digo yo.

Pues con todo eso tendrá que dar la cara el Sevilla este domingo (televisado por Canal +), para afrontar una semana de aupa en el plano psicológico. El miércoles podría abrir las puertas de una nueva final ante un Athletic al que últimamente le tenemos cogida la medida. Pero es que después llegará el derbi, puede que ante un Oliveira que salió aplaudido del Pizjuán allá por el mes de octubre pasado.

Sevilla At. 4-0 R. Zaragoza: Tremendo varapalo para el filial

Sólo llevamos ocho jornadas de liga pero la trayectoria del filial sevillista es mas que preocupante.

Con solo seis puntos, los cachorros de la carretera de Utrera se ven abocados a la parte baja, bajisima, de la tabla de 2ª división.

El Real Zaragoza, visitante hoy del Pizjuán no ha tenido que esforzarse mucho para llevarse los tres puntos y además por goleada.

Es el problema de no tener pegada arriba. Los sevillistas juegan bien pero no le hacen un gol ni al arcoiris. Los refuerzos que han llegado de fuera como Pouga no están dando de sí lo esperado y a los otros atacantes, caso de Igor y Coto no se les ve talla para afrontar una competición tan complicada como la división de plata española.

Si a todo esto le sumas el hecho de que el rival es todo un Real Zaragoza que aún nadie se explica cómo está en segunda división cuando la temporada pasada aspiraba a los puestos de arriba en primera el resultado es el que se ha dado hoy.

Para colmo de males, el primer equipo ha tenido que tirar de algunos de los mejores jugadores del filial, caso de Armenteros, Fernando y Carreño que no han podido por tanto ayudar al equipo hoy.

A diferencia de los nuestros, si en el rival viene gente como Ricardo Oliveira sabes que si tiene una la va a meter. Y la metió. A la media hora. El tanto dejó al Sevilla vivo, hasta el punto de que su reacción le habría valido para empatar si aprovecha las ocasiones. Pero el que anotó fue de nuevo el Zaragoza, ahora por mediación de Gabi a pase del brasileño. 

 A falta de cinco minutos para el final de la primera parte Igor fallaba un claro penalti. Bueno, mas que fallarlo fué un acierto de Lopez Vallejo que mandó a córner el lanzamiento del brasileño .

Ante tanta desgracia solo faltaba que a los 20 segundos de la segunda parte Arizmendi hiciera el tercero, como ocurrió.

La segunda mitad fue un paseo militar para el Zaragoza. Los nuestros lo intentaban una y otra vez pero sin fortuna. Por el contrario cada llegada maña era medio gol.

El cuarto y definitivo lo hizo el mejor jugador del partido, Oliveira.

Lo que son las cosas. El Zaragoza llegaba a Sevilla después de un año sin ganar fuera de casa y acabó con la sequía en el Sánchez Pizjuán con un rotundo 0-4.  

El Sevilla formó con Vargas; Óscar Ramirez, Cala (Gallardo), Marc Valiente, De la Bella; Cabral, Cordero, Perotti, Mohamed, José Carlos (Coto), e Igor (Fali).  

Armenteros, único refuerzo del filial para viajar a Almería

Manolo Jiménez se lleva a Emiliano Armenteros a Almería dadas las lesiones de los extremos zurdos Capel y Adriano, aunque este último parece que llegará al domingo con opciones de jugar. Después de que se especulara durante la semana con una ‘revolución juvenil’ en la convocatoria procedente del filial, tanto José Carlos como Pouga han sido convocados por Fermín Galeote para este sábado.

Y es que a decir verdad y con todos los respetos, al aficionado sevillista de a pié le da más miedo el rival que tendrán enfrente los chavales del Sevilla Atlético que la propia UD Almería. El Real Zaragoza de Marcelino visitará el Sánchez Pizjuán mañana a partir de las 18:30, en partido que será ofrecido por Canal 2 Andalucía. Ver puerta es la prioridad de un equipo que no quiere quedarse descolgado en la tabla. Por otro lado, siempre quedará el morbo de ver a futbolistas como Fabián Ayala, Oliveira, Caffa o ‘el gran’ Doblas, más conocido como Toni D. enfrentando al segundo equipo sevillista.

Oliveira, el sueño de Jiménez

Desde Muchodeporte se apunta hoy al interés de Manolo Jiménez por el delantero brasileño Ricardo Oliveira, que con el descenso del Zaragoza tiene claro que no seguirá en el equipo maño. El Milán, propietario de sus derechos, estableció una cláusula de rescisión de 10 millones de euros, aunque ahora se concentra en subastar al jugador entre el mejor postor de la liga española. El Villarreal es por el momento el mejor colocado para hacerse con sus servicios, pero es inevitable sentir un cosquilleo con sólo pensar que el otrora “héroe verdiblanco” acabe perforando las redes del Pizjuán con la casaca blanquirroja.      

Por otro lado, parece que lo del costamarfileño Romaric está prácticamente hecho, y que incluso podría haber firmado ya su contrato con el equipo de Nervión tras pasar el reconocimiento médico. El Diario de Sevilla apunta que el precio oscila entre 8 y 10 millones de euros, aunque en esta cantidad podría ir incluída la ficha del guardameta Yohann Pelé, también del Le Mans y de 26 años: