La camada que se nos fue

Hoy en día, el sevillismo anda resignado a que su primer filial será carne de Segunda B más pronto que tarde. Lejos de volver a entrar en el debate de si eso es lo que le conviene al club o no, no podemos olvidar que la cosa era bien diferente hace poco tiempo. De hecho, ese Sevilla Atlético que a base de esfuerzo se metió en la élite, era séptimo con 25 puntos a estas alturas el añop pasado. Ahora es 22º con sólo siete. Es cierto que la plantilla estaba mucho más cualificada en todos los sentidos que la actual. Pero también se ha repetido hasta la saciedad, que un filial está para que sus jugadores den el salto al primer equipo. Si algunos de ellos dan la talla para al menos probar suerte, no es justo que se tire todo el trabajo con futbolistas que se van a otros equipos gratuitamente. Los hechos están demostrando que, “más valen Salvas Sevillas o Pablos Sánchez en mano, que Cotos o Pougas volando”.

De una plantilla de jóvenes valores que se salvó con la gorra en Segunda División, únicamente Javi Varas y David Prieto han logrado dar el salto al primer plantel (el guardameta más por necesidad que por confianza de los técnicos). Otros, como Alfaro, Casado y Lolo, prueban suerte en la élite pero fuera del club como cedidos. Sin embargo, se ha sido tremendamente injusto con otros que están demostrando que merecieron al menos alguna convocatoria oficial. Son los casos de Salva Sevilla y Pablo Sánchez, que en poco tiempo se han convertido en auténticos referentes de sus respectivos equipos.

Al primero le bastó una semana para sentirse en el Helmántico de Salamanca como en su propia casa. Es un auténtico fijo para su técnico David Amaral y no sería extraño verlo en primera porque los charros marchan líderes. Ejecuta, como lo hacía en la carretera de Utrera, todas las acciones a balón parado de su equipo, lo que da muestra de su jerarquía a pesar de ser un rookie y lo que le ha ayudado a sumar ya tres golitos.

Por su parte, el gaditano Pablo se quedó con la espina de poder debutar con el primer equipo sevillista después de que el Cádiz prescindiese de él cuando tuvo la oportunidad de repescarlo. Arañándose la cara deberán estar en Carranaza al ver al extremo diestro ser la pareja de baile de Marcos Márquez en la isla. Su progresión es aún mayor de lo que muchos pensaban y también suma tres tantos. Tampoco andan mal las cosas para Jonathan, que tuvo la oportunidad de visitar el Pizjuán con la Ponferradina en Copa, aunque tanto por edad como por características, hubiese tenido más difícil aún su incorporación a  “los grandes”.

Quede aquí esta mención a futbolistas que lo dieron todo por el filial pero no pudieron subir el último escalón. Centrémonos ahora en uno que tampoco está pero a quien Monchi haría bien en no dejar escapar. Se trata del nuevo ídolo del tinerfeñismo, el palmerino Alejandro Alfaro. Después de contar y mucho en la mejor temporada histórica del Sevilla, bajó al segundo equipo para ayudar a mantenerlo, consiguiendo ser su pichichi con siete goles. Hoy en día en Tenerife ya ha igualado esa cifra. Se ha ganado a la afición con su gol en el derbi canario que dio los tres puntos a los de Oltra. Y sin ir más lejos, su doblete ante el Hércules del domingo permitió una nueva victoria in extremis. Os dejamos con el resumen de ese partido, esperando que pronto sean las redes del Sánchez Pizjuán las que pueda perforar Ale Alfaro:

Uno que entra y dos que salen

Como ya os adelantamos en exclusiva, Mario Ruyales se ha convertido hoy en nuevo portero del Sevilla Atlético para las dos próximas campañas. Procede del Atlético B, equipo con el que ha quedado libre por la enorme competencia que tenía en los porteros internacionales Bernabé y De Egea. En los próximos días puede haber más novedades en lo que se refiere a llegadas. Los barcelonistas Marc Valiente y Carles Coto son junto a De la Bella los más cercanos.

Por otro lado, el extremo diestro hasta hoy franjirrojo Pablo Sánchez, acaba de firmar por la UD Las Palmas. El gaditano fue cuarto máximo goleador del equipo con cinco dianas. Era además uno de los más cotizados en la “operación salida” del Sevilla Atlético. Otro de los pilares del filial hasta esta temporada, el astigitano Jonathan, también ha encontrado un nuevo destino. Sorprendentemente ha quedado vinculado con la SD Ponferradina, de Segunda B, con la que ya ha sido presentado. Alfaro podría ser el siguiente, con su más que probable cesión al otro equipo canario, el Tenerife.

Armenteros podría seguir ligado al Sevilla

Emiliano Armenteros es un mediocampista que puede jugar tanto en el centro como en la banda izquierda, que ha estado cedido esta temporada en el Sevilla Atlético procedente del Independiente de Avellaneda de su Argentina natal. El jugador de 22 años ha sorprendido gratamente a los técnicos sevillistas con sus siete goles, que le han convertido en pichichi del equipo junto con Juanjo y Alfaro.

Tanto es así, que desde el club se van a iniciar las gestiones para prorrogar el préstamo del jugador, que se integraría a la primera plantilla hispalense. Armenteros fue uno de los protagonistas de la última victoria franjirroja ante el Granada 74, anotando el segundo y el cuarto de los cuatro goles del filial.

En otro orden de cosas, el mediocentro Jonathan, el extremo diestro Pablo Sánchez y el delantero Juan Pablo ya no pertenecen a la disciplina del Sevilla Atlético al haberles sido rescindidos sus respectivos contratos con la carta de libertad. Los tres han pasado la barrera de los 25 años, por lo que la imposibilidad de saltar al primer equipo hacen obligatorias sus salidas. De la misma manera, Juanjo volverá al Racing y Julián al Espanyol tras finalizar sus respectivas cesiones.

El antiguo Sevilla “B” no lo tendrá este año próximo tan fácil para mantener la categoría, puesto que contará con una plantilla mucho más joven e inexperta procedente casi en su totalidad del equipo División de Honor Juvenil, que precisamente se juega este domingo su pase a la final de la Copa del Rey de su categoría.