CD Tenerife 1; Sevilla FC 2. La pegada puede más que las bajas

No era Manolo Jiménez en sus inicios, ni mucho menos, un enamorado de las rotaciones. Partidos como el de hoy, sin embargo, le hacen ver que su reconversión no tiene más que elementos positivos. A pesar de las nueve bajas que se quedaron sin excursión al Teide, Jiménez ha maniatado con los once titulares de hoy (incluido Marc Valiente) a un Tenerife que fue de menos a más, pero que cuando llegó al más ya era demasiado tarde. Un espectacular Perotti y Renato, ya en la reanudación y con la pierna mala dejaron casi hecho un partido que complicó Nino. Al final los tres puntos viajan para la península para evitar que los dos de arriba se escapen. Con esto y ganando al Málaga el sábado, el segundo puesto será una realidad antes de diciembre.

A excepción de la sorprendente titularidad de Marc Valiente y la suplencia de Lolo, el de Arahal sacó lo mejor que tenía en cada puesto, y eso le bastó para saltar al terreno de juego con el bastón de mando agarrado. El Tenerife dudó en los primeros minutos y a punto estuvo de aprovecharlo el Sevilla nada más empezar, con un estratosférico pase al hueco de Luisfa que desaprovechó Kanouté con un tiro raso. Los locales no inquietaban a pesar del empuje de su hinchada, pero lo adelantado de su zaga permitía que nuestras afiladas bandas pulularan por los dominios de Aragoneses con peligro. En una de estas, a la media hora, galopada de Navas por la derecha que acaba en centro al segundo palo con Perotti solo. El “Monito” la ve venir y la mete para dentro sin contemplaciones. Esperemos que al argentino le haga crecerse el interés de los grandes, tanto como que Del Nido y Monchi aceleren su renovación y mejora de contrato.

Antes del descanso pudo Sicilia empatar de cabeza, pero su ocasión se marchó cerca del palo diestro de Javi Varas. Nada más retornar, Jiménez optó por volver a la táctica de un único punta y colocó a Romaric por Kanouté. La subida de Renato a la mediapunta provocó el cero a dos, pero a punto estuvo de salir más caro de lo esperado. Un error de Navas lo aprovechó el siempre atento Nino para robar y plantarse ante Varas. Valiente llegó haciendo honor a su apellido y le salió bien, aunque a punto estuvo de cometer penalti. Sin solución de continuidad llegó el segundo con un derechazo de Renato a la escuadra que parecía sentenciar.

Sin embargo, entre el acomodado marcador y la falta de otra referencia arriba además de Luisfa, los locales se fueron cada vez más arriba y más por empuje que por calidad comenzarona  merecer mejor suerte. Tanto que, cuando restaba un cuarto de hora para el final, Nino con una bonita volea daba carpetazo a más de dos meses de sequía goleadora. Con O´Fabuloso fundido, era la hora de Negredo para buscar la sentencia, pero el que más destacó fue Perotti aguantando balones y repartiendo el juego cuando más falta hacía. Al final no hubo sorpresa y conseguimos un triunfo sin demasiado brillo pero no por ello falto de trabajo. Ahora, sin deshacer la maleta, rumbo a Bucarest para dejar listo el liderato en Champions.

Por el Sevilla FC jugaron: Javi Varas (1); Konko (2), Squillaci (2), Marc Valiente (2), Fernando Navarro (2); Zokora (2), Renato (2), Jesús Navas (2), Perotti (3); Luis Fabiano (2) y Kanouté (1). También jugaron Romaric (1), Lolo (1) y Negredo (s.c)

Protagonista en un choque de altos vuelos

Hace sólo unos meses, la selección española era algo que el aficionado sevillista se podía tomar de dos maneras. Si el patriotismo se desprendía por alguno de sus poros, el aficionado sevillista se disponía a ver los partidos de la roja con el objetivo de dejar encarrilada esta u otra fase de clasificación. Si se trataba de un amistoso, pues de matar el gusanillo del fútbol de Primera. Otro tipo de sevillista menos “rojigualdo” no tenía otro remedio que pasarse a “La Noria” o al “Peliculón” del sábado por la noche. Afortunadamente para nosotros, esto ha cambiado. Esta noche, a una hora decente por fin (20.45), los sevillistas podremos disfrutar de un España – Argentina con tres representantes de nuestro club; Navas y Negredo por España y Perotti por Argentina. No se puede decir que sean tres piezas claves en sus combinados ya que entre los tres suman dos choques internacionales absolutos (ambos de Negredo), pero al menos hay un aliciente para el aficionado blanquirrojo. De hecho, a pesar de que Maradona sólo ha contado en esta ocasión con futbolistas que juegan fuera de su país, el Sevilla es el cuarto club del mundo que más jugadores aporta a este amistoso. Sólo estamos por detrás de Real Madrid, Barcelona y Valencia.

Por equipos, la distribución es la siguiente: El Real Madrid tiene 7 representados en este amistoso, seguido por el FC Barcelona (6), Valencia CF (5) y Sevilla FC (3). Con dos convocados están el Villarreal CF, Atlético de Madrid, Liverpool y Benfica. Por último, un representante de cada uno de estos equipos también estará en el Vicente Calderón: AZ Alkmaar, Catania, Newcastle, Bayern Munich, Marsella, RCD Espanyol, Rubin Kazan, Internazionale, Manchester City, Nápoles, Athletic Club, Arsenal y Fenerbahçe.

Esperemos que los tres tengan sus minutos, que no se nos lesione nadie y si ya podemos ver algún golito, pues mejor que mejor.

Toda la verdad sobre la tangana en el partido galáctico

En un día en el que la actualidad en sevillista vuelve a ser cortita con sifón, (lo más destacable es la llegada a los quioscos del álbum oficial de cromos de nuestro equipo con el que me he quitado 15 años de encima -en mi caso no son pocos-). Por ello, vamos a tratar temas menos trascendentales, debatibles y polémicos. Bueno, esto último según el cristal con el que se mire. El caso es que todos recordamos la tangana entre Zokora y Guti del último partido liguero, en el que también tomó parte Diego Perotti. Pues bien, después de muchas indagaciones, ya tenemos la conversación que desató la subida de tono sobre el verde del Pizjuán.

También sabemos el porqué de la manguita larga de Gutiérrez. Vaya tatuajito que se ha hecho el muchacho, digno de ser causado por una apuesta perdida. Se ve que se lo estaban terminando y no quería chafar la “exclusiva” que dos días más tarde dio en Marca.

Aquí teneis el video de la refriega:

Sevilla FC 2; Real Mallorca 0. Tremenda superioridad

Afrontaba el Sevilla una reválida más de su juego esta temporada (y eso que acabamos de empezar) ante un Mallorca que sorpresivamente llegaba por encima de los nuestros en la tabla. Ya sobre el césped, los de Jiménez dejaron las cosas en su sitio como lo hacían antes: matando el partido desde el arranque y dejándose llevar sin relajarse del todo hasta el minuto 90. Gran entrada en el Sánchez Pizjuán a pesar del intempestivo horario futbolísticamente hablando.

Jiménez volvió a rotar y dejó a Kanouté en el banquillo, mientras que Renato acompañó en el centro del campo al incombustible Zokora. Gran papel del brasileño, que volvió a demostrar que con él en el campo desaparece el socavón que impide que el Sevilla haga rodar el balón por la medular. No tardaron los nuestros en ponerse por delante, de hecho en el primer acercamiento llegaba un corner botado por Renato que cabecea bombeado Escudé en el punto de penalti y su compatriota Squillaci lo vuelve a rematar con la testa a la red. Se cantaba el “Antonio Puerta lololololololooo” y más se cantó para celebrar el uno a cero. Diez minutos más tarde, para qué esperar más, llegó la jugada de tiralíneas que cerraba el marcador con una entrada por banda de Luis Fabiano, que dejaba para que Navas centrase muy bombeado. En la línea de gol esperaba Perotti para hacer su segundo gol de la temporada y dejar el partido listo. El argentino va para figura y uno que lo vio y mucho en el filial, puede decir que cada partido en Primera es un master para este extremo que a estas alturas debe valer ya una pasta.

Mientras, el Mallorca permanecía como convidado de piedra a una fiesta a la que no estaba invitado. Los insulares, a pesar de su buen arranque, demostraron que no tienen nivel para estar donde estaban y que su situación era más bien circunstancial (sus dos victorias han sido en casa y ante los recién ascendidos Xerez y Tenerife). Ya en la segunda parte el Sevilla, aun saliendo más enchufado que su rival, dejó ver que el trabajo ya estaba hecho y que sólo había que mantenerlo. Aún así, se pudieron ver varias jugadas de tiralíneas que bien pudieron ampliar el marcador. Luis Fabiano se quedó con las ganas de hacer su golito, al igual que un peleón Negredo, que se marchó muy ovacionado por el público.

Al final, tres puntos más que permiten al Sevilla dormir tercero en la clasificación, ese puesto que le pertence por calidad y por plantilla y que deberá asegurar si sigue realizando un fútbol tan efectivo como el de las últimas semanas. El sábado, a las seis, a intentar comerse al león de la cabeza a la cola. Esperemos que esta vez no se nos atragante. Por cierto, curioso cuanto menos que precisamente hoy se lamente Jiménez por no haber ido a por más. Muchas veces ha sido el más feliz del mundo con un uno a cero pelado y mondado a última hora. En su descargo queda que por fin se está rotando bien a la plantilla, lo que permite que “todos” estén enchufados y listos para aportar.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Konko (2), Squillaci (2), Escudé (2), Adriano (2), Navas (2), Renato (3), Zokora (3), Perotti (3), Luis Fabiano (1) y Negredo (2). También participaron Capel (2), Fernando Navarro (1) y Koné (1).

Perotti, posible remedio a la crisis de la albiceleste

Reproducimos aquí un artículo de Waldemar Iglesias para el diario argentino Clarín, en el que aporta el nombre de Diego Perotti como uno de los jóvenes que pueden sacar a flote a la selección albiceleste, que actualmente pasa por uno de sus peores momentos hasta el punto de que peligra el Mundial 2010 para ellos. Gracias a Jorge Luis Do, socio de la ASR y compatriota de Perotti, por el reporte:

“Diego Perotti nunca jugó en la máxima categoría del fútbol argentino. Pasó sin escalas de Deportivo Morón al Sevilla. Y hoy, aun siendo casi un desconocido en nuestro país, aparece en el escenario de los posibles convocados a la Selección de Diego Maradona.

A Hugo Osmar Perotti le decían el Mono y jugaba mejor que bien en la Primera de un Boca para la historia. Con él como wing izquierdo y con Diego Maradona como número diez, el club de la Ribera abrazó la gloria de la consagración en el Metropolitano de 1981. Juntos se abrazaron bajo el cielo de La Bombonera en aquel 1-1 ante Racing que derivó en la vuelta olímpica. El fútbol quiso volver a juntarlos de otro modo: Maradona es ahora el entrenador del seleccionado nacional y el hijo de aquel delantero valioso se destaca en el Sevilla y aparece como un posible convocado para la última serie de partidos de las Eliminatorias sudamericanas para el Mundial de Sudáfrica 2010.

El último 26 de julio, Diego Perotti -el hijo del Mono- cumplió 21 años. Con él sucede algo curioso: en el fútbol de Argentina sólo jugó en la tercera categoría, para Deportivo Morón. Debutó en el Gigante del Oeste en 2006. No mucho tiempo después fue fichado por el Sevilla, a cambio de 200.000 euros. Entonces, pasó a formar parte del equipo filial, el Sevilla Atlético. El 15 de febrero de este año, debutó en la división principal del fútbol de España en un partido en que el Sevilla derrotó 2-0 al Espanyol en el Olímpico.

El Monito -ese apodo que le quedó por herencia- ya conoce lo que es jugar con la camiseta de la Selección. Claro, pero en juveniles: fue internacional por el Sub 20; estuvo preseleccionado para disputar el Mundial Juvenil 2007 de Canadá, pero finalmente quedó descartado del plantel que luego se consagraría con notables actuaciones de Sergio Agüero, de Maxi Moralez y de Mauro Zárate. Este año fue convocado para el Sub 21 de Sergio Batista que participó del Torneo Esperanzas de Toulon.

En algún momento jugó en las inferiores de Boca. Pero supo que ese no era su lugar en el mundo. “Tenía sólo 12 años y en Boca te trataban realmente mal. Cuando sos tan chico, sufrís demasiado eso y los entrenadores que teníamos en ese momento eran muy poco pedagógicos. No les importaba dejarte sin saltar al campo en una práctica o siempre ser el último en todo. Ese trato me hizo dudar si podía jugar al fútbol. Yo no quería abandonar porque iba a sentir que todo era un fracaso, pero no me olvido las veces que volví llorando de los entrenamientos y lo que sufría cuando llegaba la hora de irme a entrenar”, le dijo este año al diario Sport.

Cuentan quienes lo conocen que no se olvida de los días en los que Salvador Daniele, técnico de Morón, le comunicó que quería contar con él. Perotti jugaba en la Quinta y tuvo que afrontar situaciones decisivas: la definición del campeonato perdido en la última fecha y una final posterior, con derrota frente a Estudiantes de Buenos Aires. Ese encuentro fue el último que disputó con el Gallo en el pecho. Lo quiso el Atalanta, de Italia, pero resolvió continuar su carrera en Andalucía, con el mejor Sevilla de la historia. Recuerda con frecuencia, cada vez que vuelve a la Argentina, aquellos recortes de su papá exitoso en Boca, que lo inspiraron en los tiempos de pibe.

Ahora, este Diego Perotti, capaz de ganarse espacio en la elite del fútbol español, aparece como alternativa en el amplio escenario de posibles convocados a la Selección de Diego Maradona. Es un mediocampista con recorrido y con capacidad para llegar al gol. Todo indicaba que su nombre era puro futuro. Ahora todo indica que también puede ser presente”.

Sevilla FC 4; Real Zaragoza 1. ¿Y porqué no así siempre, míster?

Para que luego digan que la crítica no es buena. Estoy convencido de que el aluvión de reproches que recibieron técnico y jugadores tras el partido de Valencia ha servido para que uno y otros se pongan las pilas. Hoy hemos vuelto a ver tensión, motivación, ganas, convicción en las posibilidades propias olvidándose por una vez de las ajenas. Ese mirar para adelante pase lo que pase que tantos éxitos ha traido a este club. Basta de jugar encorsetados, con ese lastre psicológico que supone el “mantener la portería a cero o morir”. El propio Manolo Jimenez reconocía en rueda de prensa que estaba muy cabreado por el gol encajado, ya que él prefiere siempre ganar por dos a cero que por tres dos. Pues mira Manolo, a veces hay que soltarse un poquito la melena y exponer aunque encajes un gol de vez en cuando. El aficionado  paganini lo agradece no sabes cómo.

Debut liguero en casa y deberes bien hechos ante un Real Zaragoza que no es ni mucho menos el típico recién ascendido. Los de Marcelino tienen nombres, varios de ellos muy interesantes, pero les hace falta cambiar el chip de la categoría y saber que no sólo el trabajo es el que trae los frutos en Primera. Aquí lo que más importa es la pegada, y el Sevilla por fin dio muestras de la suya en un partido de diez en lo que se refiere al acierto. Si en Mestalla tuvimos una sola ocasión, esta noche hemos vuelto por momentos al juego que trajo los títulos, alegre arriba y con la lucha y la velocidad por bandas como mejores aliados. Las bandas vuelven a funcionar y muchísima culpa de ello tienen los dos laterales de hoy, Konko y Adriano, inconmensurables atrás y sin miedo a subir cuando la situación lo requería. El centro del campo sigue siendo la asignatura pendiente. Ayer parecía como si en el círculo central hubiera un gran socavón porque todos los balones lo sobrevolaban sin rozar el cesped.

Este Sevilla es otro en casa cuando el primer gol llega pronto, pues esto evita las prisas y los aturullamientos cuando se acerca el final con empate. Sin embargo, hoy el efecto fue el contrario y el tanto de listo de Abdoulay Konko no hizo sino provocar que el equipo se replegase durante veinte minutos en los que aparecieron de nuevo los malditos retrovisores y nos hicieron pensar en lo peor. Lo que hasta el primer gol eran subidas de los laterales sin miramientos dio paso a un dibujo estático y con el balón retrasado como mayor recurso. Cuando se juega a mantener el resultado, o te quedas igual o peor de como estás. A nosotros nos tocó la segunda opción con el gol de Arizmendi tras error garrafal en cadena de los centrales y el portero. Pero aunque Negredo no tuvo su día y no pudo demostrar nada en su debut casero, junto a él juega un punta que da la casualidad que es la estrella de la selección brasileña. Justo antes del descanso, sólo tuvo que recibir en el borde del área para batir por alto a Carrizo y volver a ponernos por delante. Hay que decir que en la primera parte tanto Negredo como Luis Fabiano tuvieron que bajar al centro del campo en varias ocasiones para recibir. Así es imposible que desarrollen su juego, que precisamente se caracteriza por definir dentro del área.

Sea como fuere nos marchamos al vestuario por delante, con un gol de esos que llaman psicológicos. Pero la psicología de poco sirve si no va orientada a ampliar el marcador y dejarse de racanerías. Por un momento pensé que nos tocaba sufrir en la segunda parte, pero Jiménez por una vez hizo caso omiso a sus convicciones y apostó a ganador. Con el permiso de su mister, este equipo sabe como matar los partidos y volvió a demostrarlo una vez más. Fazio, que estuvo muy mal en su faceta principal de central, sólo destacó con algunas incorporaciones al ataque. En una de ellas, justo después de un clamoroso error que hubiese significado el 1-2 de no ser por el fuera de juego de Arizmendi, arrancó con un robo de balón, autopase hacia la banda derecha y centro pasado al que llegó Perotti para fusilar y sentenciar.

El Sevilla ya era dueño de un partido que no se escaparía y todos querían participar en la fiesta. Konko, que ya tiene su cántico en la grada, volvió a demostrar que ni la afición ni la prensa se dedican a crucificar jugadores. Son ellos mismos los que se ganan los pitos y los aplausos con su trabajo. Konko no mereció ni un aplauso hasta esta noche, en los que los ha tenido a raudales. Sergio Sánchez debería preocuparse, porque con una competencia a este nivel lo tendrá complicado. No quedaba mucho pero Luisfa seguía con hambre. Y la sació casi al final con otra de sus típicas jugadas. Saque de corner de Capel, Lolo remata de cabeza al poste y trás dos rechaces el paulista la caza y la mete como siempre. Gol típico de los que saben situarse en el área.

Cuatro a uno inapelable y con sólo veinte minutos de desconcierto. Jiménez ha demostrado una vez más que jugando a lo que tiene que jugar no tendrá problemas para contentar a todos, no solo a los que le apoyan incondicionalmente. Luego la cosa será que el balón entre o no, pero curiosamente el Sevilla cuando gana en casa, suele hacerlo o bien por goleada (cuando todo se pone de cara desde un principio), o bien por la mínima (cuando el gol llega al final y de milagro). No hay más. Un Sevilla valiente no tiene rival al menos en casa. Sólo queda que el que mueve los hilos de esta plantilla se dé cuenta. Confiamos en ello, aunque explosiones de valentía como la de anoche ya hemos visto muchas y al final siempre se vuelve a las andadas. Por cierto, me resultó curioso ver como tras un primer y recurrente cambio de bandas entre Perotti y Navas, al minuto y medio volvió a dejar las cosas tal y como estaban. El argentino levantaba los brazos al banquillo pidiendo algo de lógica al asunto. Pero las penas con Luisfa, son menos. El miercoles, a corroborarlo en Champions.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (1); Konko (3); Fazio (1); Escudé (2); Adriano (3); Zokora (2); Renato (1); Navas (2); Perotti (2); Luis Fabiano (3) y Negredo (1). También jugaron Lolo (1); Acosta (1) y Capel (s.c)

Sevilla FC 2; Xerez CD 1. Esto es lo que hay.

II Trofeo Antonio Puerta y buen ambiente en las gradas del Pizjuán, con una numerosísima afición xerecista entregada a la causa antibética común. En los prolegómenos del partido se ofreció un ramo de flores en memoria de Antonio y se emitió un vídeo recogiendo imágenes de jugadas en las que participaban conjuntamente Antonio Puerta y Dani Jarque. No hace falta decir que las lágrimas vovieron a aflorar en el estadio. En cuanto a las condiciones ambientales, el calor, que se dejaba notar en las gradas, debió ser impresionante a ras de cesped teniendo en cuenta que a la finalización del partido, el termómetro situado junto al Corte Inglés señalaba 35 grados.

Jiménez salió de inicio con un equipo de teóricos titulares, con la salvedad de un José Carlos que parece que contará más de lo esperado y la ausencia de Negredo por lo precipitado de su llegada. El Xerez salió con alegría al principio e incluso se atrevió a probar a Palop, pero los azulinos tienen mucho trabajo por delante si quieren hacer algo en Primera ya que se desfondaron media hora después del pitido inicial.

Los nuestros no tenían presencia atacante, pero al menos se pudo ver a un Romaric mas fino, mejor incluso que un Zokora del que se espera mucho pero que tiene pinta de ser de esos que se baten en la sombra y sin demasiadas florituras. Un Poulsen, vaya. Luis Fabiano no tuvo su día, mientras que a Kanouté se le vio tan participativo como siempre. Sin embargo, una vez más, el mejor fue Adriano. Sigue teniendo una velocidad más que el resto y lo hace bien donde lo pongan. Ahora bien, para abrir la lata hizo falta que el prometedor José Carlos aportase uno de esos destellos de calidad que le convierten hoy por hoy en nuestro canterano más destacado. El onubense lanzó una falta a un metro escaso del borde del área y la clavó en la escuadra izquierda de Renan, que no pudo hacer absolutamente nada. Quedaban cinco para el descanso, tras el cual curiosamente no hubo cambios.

El Xerez seguía agotado físicamente y el Sevilla tenía la pelota pero sin sacarle demasiado rendimiento porque abusaba de los pases horizontales y hacia atrás. Aunque de vez en cuando se conseguían engarzar algunas jugadas de toque, el segundo de la noche tuvo que llegar con un error no forzado del cancerbero brasileño que llegó cedido al Xerez por el Valencia. Disparo desde fuera del área de Perotti y manos de mantequilla de Renan. A partir de ahí el Sevilla, que no era mucho, se terminó del todo y llegaron los numerosísimos cambios que transformaron al cien por cien el equipo. De aquí se pueden sacar pocas conclusiones, a excepción de las buenas sensaciones de un Sergio Sánchez bastante ofensivo, aunque se le nota falto de ritmo. A poco del final, una relajación defensiva motivó un penalti que erró el mítico Míchel (que fuera Míchel II en el Sevilla de Caparrós) pero que aprovechó el rechace de Palop para poner emoción al final. Curiosamente, también tuvieron minutos con la camiseta azulina el sevillista David Prieto y los ex-sevillistas Armenteros, Abel, Antoñito y Redondo.

Vodpod videos no longer available.

En conclusión, partido tedioso a más no poder rayando el aburrimiento. Queda una semana para que empiece lo de verdad y este Sevilla no nos ofrece nada nuevo. El que quiera ver un juego más vistoso deberá cambiar de equipo porque Jiménez lo tiene muy claro. No se va a jugar a algo diferente. Sólo nos queda ya ver de qué es capaz un Negredo que se ejercitó sobre el impracticable césped de Nervión -más parecía la playa de Nervión- justo tras la entrega del II Trofeo. Para terminar, unas declaraciones cuanto menos curiosas del xerecista Moreno al finalizar el partido: “Estamos tranquilos aunque un poco nerviosos con el inicio de la temporada la semana que viene”. Eso es tenerlo claro…

PD: Como veis en el segundo vídeo, Aitor Puerta estuvo presente en el palco, tal y como ocurriese hace un año. Se le ve mucho más crecido, lógicamente. No sabemos porqué no salieron madre e hijo al centro del campo. Los emotivos momentos que se vivieron durante la proyección del vídeo preliminar se habrían elevado a la máxima potencia.