FC Unirea Urziceni 1; Sevilla FC 0. Con la mente en el Málaga

Si el Madrid tuvo su “Alcorconazo”, el Sevilla FC de Manolo Jiménez acaba de sufrir un “Urzicenazo” en toda regla y deberá asegurar en la última jornada el liderato del grupo G. Vale que el que escribe se colara en la tarde de ayer con el título de la previa de este partido, pero más delito tiene que los once sevillistas sobre el campo hayan permitido esta eurohumillación. Jiménez tendrá su parte de culpa, pero sólo guardó a Perotti, a Renato y a un cansado Squillaci en el once titular, por lo que había mimbres suficientes para al menos sacar el punto que hiciese intrascendente el partido frente al Rangers.

Vodpod videos no longer available.

Más allá de lo que pueda significar clasificatoriamente esta derrota, (para no ser primeros tendríamos que no ganar en casa al colista y que el Unirea venciera en Stuttgart), esta derrota demuestra que en Champions no te puedes relajar ni ante un grupo de rumanos, que sin calidad pero con esas ganas que no puso el Sevilla, se ha llevado tres puntos históricos para la modesta entidad de Urziceni. El partido ya comenzó con susto en el primer minuto, pero el polémico árbitro noguero Tom Hening anuló por fuera de juego un gol local. A partir de ahí el Sevilla se hizo dominador y tuvo incluso dos lanzamientos a la madera, uno al palo izquierdo de Kanouté y otro al larguero de Negredo, en uno de los pocos balones que tocó. Los rumanos, a excepción del citado gol inválido, no lanzaron ni una única vez a la línea de fondo defendida por Javi Varas, pero aún así se fueron por delante en el marcador al descanso. ¿Difícil de creer? No tanto cuando observamos el magnífico remate de cabeza en propia puerta de Dragutinovic ante el que nada pudo hacer Varas.

Inesperado escenario en el Ghencea que despertaba al Sevilla de su letargo. Llegó a alcanzar el 70% de la posesión en la primera parte, pero era más lo que se creía que harían que lo que realmente hicieron los sevillistas. En la segunda parte todos esperábamos una reacción que llevase inevitablemente al empate. Sin embargo, dirán en Urziceni que los trenes por allí no pasan tan a menudo como aquí, por lo que estaban dispuestos a cogerlo. Jiménez intentó reubicar a Negredo en la izquierda introduciendo a Luis Fabiano y Renato en el campo, pero el madrileño volvió a no tener su día y se tuvo que marchar. El único que dio la cara fue Perotti, curiosamente el último en salir. El recién estrenado como internacional mareó a sus rivales por la izquierda, pero no encontró compañeros a su mismo nivel esta noche. De hecho, exceptuando un descuento en el que tuvimos dos ocasiones clarísimas para empatar, fue el Unirea el que mereció más en los segundos cuarenta y cinco minutos. En la más clara de ellas se ganó Dragutinovic el 0 inapelablemente, pero por suerte los rumanos no tienen a nuestra delantera. De haber sido así, el “Urzicenazo” hubiese sido completo.

Con el triunfo del Stuttgart en terreno del irrisorio Glasgow Rangers, la cosa queda de la siguiente forma. El Sevilla sigue líder con los mismos diez puntos (ya no podrá mejorar ni igualar la fase de grupos de 2007), seguido del Unirea que tiene ocho. Los rumanos aún pueden ser líderes si ganan en Stuttgart y el Sevilla pierde con el Rangers, pero si caen en tierras alemanas se deberán conformar con la Europa League. El Rangers, con dos puntos, sólo tendrá el aliciente económico (que no es poco) en el Sánchez Pizjuán.

Por el Sevilla FC jugaron: Javi Varas (2); Sergio Sánchez (1), Konko (1), Dragutinovic (0), Fernando Navarro (2); Lolo (1), Zokora (1), Navas (1), Capel (1), Kanouté (1) y Negredo (1). También jugaron Renato (1), Luis Fabiano (1) y Perotti (2).

Sevilla FC 2; FC Unirea Urziceni 0. Sin florituras pero líderes.

Afrontaba esta noche el Sevilla uno de esos partidos que todo el mundo espera que se resuelva sin problemas y con un resultado abultado. Al final, el Unirea no resultó ser tan débil como se decía y aunque no causó apenas problemas, se mantuvo muy ordenado en la primera parte y a punto estuvo de marcharse al descanso con el resultado inicial. El Sevilla no pudo desplegar el juego vistoso que sí le permitió hacer el Zaragoza, por lo que tuvo que recurrir a su pegada para resolver y colocarse líder en el grupo G, gracias al empate a uno entre Stuttgart y Rangers en tierras alemanas.

El inicio dejó ver lo que se esperaba, un Sevilla que no se iba a volver loco arriba y un Unirea al que la UEFA no le permitió colocar el carrito de la Cruz Roja bajo su portería, aunque lo intentó. Luis Fabiano, otra vez, salió enchufado y dejó muestras de su gran calidad, mientras que a Kanouté se le notó la falta de ritmo después de una semana de parón obligado por su expulsión en Valencia. Del brasileño, dijo el entrenador rumano Petrescu en la rueda de prensa pos-partido que es el mejor delantero del mundo actualmente.

El centro del campo fue ocupado otra vez por la dupla Zokora-Renato. El primero demostró que cuando termine de acoplarse al sistema va a ser una pieza clave en el dibujo sevillista, creando mucho peligro con sus entradas por el centro con total verticalidad. Es un cruce entre Poulsen y Keyta porque tiene la capacidad de sacrificio del primero y la actitud ofensiva del segundo. En los primeros minutos el peligro sevillista llegó de la mano de Capel, que trajo por la calle de la amargura al lateral diestro rumano.

Sin embargo, los de Petrescu buscaban continuamente cortar el juego de su rival con numerosos parones fingidos e innecesarios. Tanto fue así que los dos equipos se encaminaban ya al descanso sin goles en el marcador hasta que, justo en el 45, Renato puso un balón al borde del área donde estaba Luis Fabiano. La conexión carioca funcionó y Luisfa de fuerte disparo logró su tercer tanto en cinco días para poner por delante a su equipo con un gol de esos que llaman psicológicos.

Ya en la segunda parte las cosas no cambiaron demasiado y el Unirea en ningún momento mostró ambición por mejorar el resultado. Por tanto, Jiménez tampoco se volvió loco y comenzó a pensar en el partido que se presume a cara de perro el sábado en Pamplona. El primer cambio del arahalense sacó del terreno de juego a Capel para buscar mayor profundidad con Perotti. El almeriense estaba siendo hasta ese momento uno de los mejores del partido pero parece ser que en la tablilla de cambios, siempre aparece su número. Juegue bien o juegue mal siempre es el primer sacrificado. Navas no estaba haciendo apenas nada y Jimenez lo mantuvo en el campo. Perotti por su parte volvió a demostrar que es uno de los más enchufados de la plantilla y sirvió de balones a la dupla ofensiva. Dicha pareja se vio modificada poco después para que Kanouté dejara paso a un Álvaro Negredo que no termina de dar lo que se espera de él aunque la grada le aplaude hasta cuando acude a la banda a beber agua. El madrileño, no obstante, gozó de una gran ocasión desde fuera del área con un disparo raso que acabó en corner. El Sevilla, sin poner toda la carne en el asador, buscaba el gol de la tranquilidad y llegó desde la esquina, con un balón al área pequeña que cabeceó Luis Fabiano hacia el segundo palo para que Renato lograse el dos a cero. Intercambio de papeles con respecto al primer gol que no daba opciones a los de Urziceni.

A partir de ahí, poco que contar si obviamos una nueva ocasión de Renato, el mejor del partido, que esta vez acabó en el poste. Zokora, que dejó su puesto a Lolo, supuso el último recambio de un partido que no pasará a la historia futbolísticamente hablando, pero que deja al Sevilla como líder en solitario del grupo con las dos salidas más complicadas por delante. La primera será a una ciudad que nos trae inmejorables recuerdos. “Te quiero Glasgow”.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2); Sergio Sánchez (2); Squillaci (2); Escudé (2); Fernando Navarro (2); Navas (2); Zokora (3); Renato (3); Capel (3); Luis Fabiano (3) y Kanouté (2). También jugaron Perotti (2); Negredo (1) y Lolo (s.c).

Llegó la hora. A por el Unirea Urziceni

A uno que le gusta el fútbol internacional y la geografía, este Unirea Urziceni que nos visita esta noche es una auténtica mina. Mentiría si, como reconocía nuestro entrenador, dijese que jamás había escuchado el nombre de ese equipo, pero la verdad es que no tenía ni idea de sus muchas singularidades. Sobra decir, teniendo en cuenta que no ha disputado fase previa en el torneo, que se trata del actual campeón de la liga rumana. Lo que habría que preguntarse ahora es que cómo es posible que por el simple hecho de ser el ganador de esa liga, ya te den plaza directa entre los 32 mejores de Europa. Pues la respuesta es sencilla: para que el Steaua de Gigi Becali no tenga problemas. Ahora bien, tanto el CFR Cluj la temporada pasada como el Unirea esta, se están aprovechando y mucho de esta circunstancia.

Urziceni es una pequeña localidad de 17.000 habitantes (como Castilleja de la Cuesta, por poner un ejemplo). Sin embargo, en lo futbolístico se podría asemejar más a un Villarreal “galopante”. Fundado en 1954, vagó por categorías inferiores hasta la temporada 2006/2007, en la que se estrenó en la Liga I con un meritorio décimo puesto. Sin mayores escalas, a la temporada siguiente fue subcampeón de la Copa Rumana derrotado por el Cluj, campeón ese mismo año también en liga. Por ello, un Unirea sin apenas experiencia en su país, conseguía su primer boleto para salir a Europa. Fue en la pasada Copa de la UEFA, pero no duró mucho ya que el rival en la 1ª ronda fue el Hamburgo. Aunque en tierras germanas no hubo goles, el 0-2 de la vuelta acabó con el sueño del “Chelsea de la Ialomita” apodo que recibe el club por su estilo de juego conservador pero efectivo. Se puede decir por tanto que el Unirea Urziceni se estrena hoy en toda una Champions League sin haber anotado jamás un gol en competición europea.

Su presidente Dimitru Bucsauru mantiene un presupuesto de 4 millones de euros y con el mítico Dan Petrescu como entrenador, ha conseguido algo impensable para la poco numerosa afición del Unirea. De hecho, su vetusto estadio tiene capacidad para 7.000 espectadores, mil menos de los que caben en nuestra ciudad deportiva. Tan lejos está el recinto de cumplir las exigencias de UEFA, que deberán jugar sus partidos en el Ghencea Stadium, propiedad del Steaua y al que ya hemos viajado en dos ocasiones en los últimos años.

Otra de las curiosidades del Unirea es su indumentaria. Su proveedor es Joma, y jugarán en el Sánchez Pizjuán con el modelo que lucimos en liga la temporada pasada. ¿Dónde queda la exclusividad, señor Vizcaíno? Su camiseta es celeste con ribetes dorados, mientras que la calzona y las medias son de un azul más intenso. Más de un jugador del Unirea sueña hoy con levantar esa camiseta para celebrar un gol, pero al Sevilla no se le debe exigir menos de una goleada ante tal rival. Si decía que me sonaba el nombre del equipo antes del sorteo, no puedo decir lo mismo de la plantilla. De hecho pensé que sólo había oído hablar de Pablo Brandán, pero resulta que el que me suena es el brasileño Brandao, que juega en el Marsella y lógicamente nada tiene que ver.

Así será nuestro debut en Champions de esta temporada, con un partido que tiene sabor a primera ronda de la Copa de la UEFA (habría que echar a pelear a estos con el Nacional de Portugal o con el Atromitos). Eso sí, menos se esperaba del APOEL y que le pregunten al Atlético de Madrid…