Sustanciosa prima de la UEFA por las vacaciones de Palop “en la sierra”

La disolución del “incómodo” G-14, grupo que aunaba a las potencias futbolísticas europeas para reclamar sus derechos, le costó a la UEFA la instauración de unas cantidades a percibir por cada club, en concepto de cesión de sus internacionales. Hoy se ha publicado la lista de premios para cada entidad, una vez que la recaudación por el campeonato se ha calculado en unos 43 millones de euros.

La presencia de Andrés Palop en Austria, aunque no llegó a disputar un sólo minuto, le reporta al Sevilla un total de 306.693 euros, lo que le convierte en el séptimo club español en este ranking por detrás de R. Madrid, Barcelona, Valencia, Villarreal, Betis y Mallorca en ese orden. La cantidad a recibir por cada equipo no solo responde a la cantidad de futbolistas aportados, sino también al número de días que cada uno permaneció concentrado, lo que ha ayudado a aumentar el dinero a percibir por los nuestros.

El gordo ha sido para el Werder Bremen, que se lleva la nada despreciable cifra de 1.093.000 euros del ala. Detrás, equipos de la élite continental como Olympique Lyon, Bayern, Arsenal, Chelsea, Panathinaikos y el propio Real Madrid. La lista la podeis consultar en este enlace.

En lo que se refiere a federaciones, sorprende que la más beneficiada sea la alemana, única que supera los cinco millones de euros que van a parar a las arcas de Ángel María Villar.

Y yo con esta crisis…

Desde hace dias no se habla de otra cosa en este país. En los cuatro puntos cardinales se discute sobre la famosa prima de Ramón Calderón, máximo exponente de la mentecatez madridista actual, a sus niños mimados de la primera plantilla. Este señor parece estar por encima del bien y del mal, de la situación económica y sobre todo del sentido común.

120.000 euros por barba, se comenta. Y todo  por ganar cinco encuentros consecutivos. El primero ya se lo apuntaron en la tarde del domingo, frente al modesto decano del fútbol español. Y ayer cayó el segundo ante esa potencia futbolistica llamada BATE Borisov bielorruso.

¿Crisis? ¿What crisis? Que en tiempos tan complicados, todo un señor dirigente trate de subirles la moral a sus sufridos “trabajadores” a base de engordar sus ya de por sí repletisimas carteras, es cuanto menos aberrante e insultante. Pero más insultante aún es observar cómo los propios beneficiarios no dicen esta boca es mía.  Mientras miles de familias españolas las pasan canutas para llegar a fin de mes, estos señoritos privilegiados, dotados por la madre naturaleza con el noble don de saber darle patadas a un balón, hacen mutis por el foro (nunca mejor dicho), trincan la pasta y miran para otro lado.

Con la Bolsa en caída libre, las listas de desempleados creciendo como la espuma y los créditos bancarios «congelados», resulta grotesco  lo que acontece en la ilustre cabeza del señor Calderón. Con unos contratos blindados y sueldos estratosféricos, mis neuronas se resisten a encontrar una explicación a tamaño desatino.

 ¡Manda cojones que ni las primas millonarias pactadas antes del arranque de temporada motiven a estas “creaturitas”! Ayer, viéndoles celebrar el gol como si hubieran ganado la Copa de Europa mosquea un poquito tanto jolgorio por tan poca hombrada. Me alegro de no ser seguidor madridista. 

Yo sólo espero que a José María del Nido no se le ocurra nunca poner en marcha una bufonada de este calibre. O si lo hace, al menos que no trascienda. Emplear el dinero que tanto cuesta ahorrar al noventa y nueve por ciento de los socios en pagar los caprichitos de unos jugadores que no conocen el significado de la palabra crisis sería un insulto  tal, que no estoy seguro de que supiésemos perdonarlo alguna vez. Y es que yo soy sevillista, pero no primo.