Con nueve basta y sobra

Si ya se venían contando por finales todos los partidos que ha jugado el Sevilla últimamente, el de El Madrigal del sábado sí que tenía todos los ingredientes para serlo. Si las cosas se hubiesen dado de la peor manera posible, ahora mismo seríamos quintos en la tabla, es decir, fuera de los puestos de Champions League tras 20 jornadas ahí subidos.

Por suerte, lo que ocurrió fue lo contrario y, a excepción del no tan doloroso triunfo del Atlético de Madrid ayer, todo salió a pedir de boca. Con sólo cuatro jornadas por delante, ya se tiende más a hablar de puntos necesarios para certificar objetivos, en lugar de hacer referencia a las ventajas. Con doce puntos en juego, tal y como está la cosa nos bastarían nueve para terminar terceros sin depender de nadie. Eso quiere decir que sería suficiente con ganar tres de los cuatro que restan, siempre y cuando alguno de los perseguidores lo gane todo.  Con dos partidos en casa y dos fuera y viendo las estadísticas, no sabemos si decir que al menos los dos de casa o los dos de fuera tienen que ser victorias. La pega es que justo por detrás hay tres equipos muy pegados, lo que convierte en improbable que ninguno de ellos termine la temporada con un pleno, o casi.

Dejando prudentemente fuera de los cálculos al Deportivo, que se sitúa ahora mismo a siete puntos más el muy probable golaverage (1-3 en Riazor), pasamos a analizar el resto de rivales en la lucha, es decir, Valencia, Atlético y Villarreal. Antes que nada, comentamos que nuestro calendario no es para nada complicado, pues nos queda en casa un Mallorca sin nada en juego y un Deportivo que en la penúltima jornada podría estar jugándose la UEFA, o quizás los dos próximos envites ante equipos que luchan por la salvación, le pasen factura. A domicilio, el siempre hostil Reyno de Navarra con el aliciente de todo lo que se juegan los rojillos y para cerrar la temporada visita a Los Pajaritos ante un Numancia que a esas alturas podría haber bajado los brazos, aunque sus choques ante Recre y Getafe podrían hacerle llegar con vida.

Parece que lo de Pamplona es lo que más peligro tiene, aunque como hemos dicho nos está permitido al menos un pinchazo. Lo de Mallorca y Deportivo debe servir para reconciliarse con la afición, mientras que lo de Soria más vale analizarlo conforme a las necesidades de ese momento.

Centrándonos en los calendarios de los tres rivales por el objetivo de la tercera plaza (no concebimos conformarnos con la cuarta) este es el panorama:

Valencia: Real Madrid (L), Atlético de Madrid (V), Villarreal (V) y Athletic de Bilbao (L).

Lo mejor de todo es que se tendrá que enfrentar a los otros dos equipos, a parte del Sevilla, que pelean por el mismo premio. Parece que lo de la semana que viene será casi lo más fácil, pues el Real Madrid ha tirado la toalla y los chés en casa han demostrado que pueden plantarle cara incluso al Barcelona. La despedida del torneo parece que también será plácida, mientras que el meollo está en las dos jornadas intermedias, ambas con los valencianistas como visitantes. No hay que olvidar que aunque el Sevilla no volviese a puntuar, el Valencia necesitaría cuatro puntos para rebasarle. Un pinchazo ante el Madrid podría cerrarle muchas puertas.

Atlético de Madrid: Espanyol (L), Valencia (L), Athletic de Bilbao (V) y Almería (L).

Aunque parecían ya fuera de la pelea, esta jornada les ha permitido volver a meterse en la pomada, y podríamos decir que las circunstancias le convierten en el máximo rival del Sevilla sobre el papel. En primer lugar, afronta las dos siguientes semanas en casa, que siempre se nota a pesar del enfado colchonero. Un Espanyol que querrá certificar la salvación en casa y el Valencia en un partido a cara de perro, son las dos primeras etapas. Luego visitarán a un Athletic sin aspiraciones y quien sabe si con resaca copera. Para terminar, nada mejor que un Almería ya salvado y en casa por si hay algo que jugarse. Como decimos, los rojiblancos son los principales candidatos a al menos la cuarta plaza. Para superarnos, aunque no volviésemos a sumar, necesitarían, eso sí, la mitad de lo que hay en juego (cinco puntos + golaverage).

Villarreal: Barcelona (V), Real Madrid (L), Valencia (L) y Mallorca (V).

Teniendo en cuenta todos los condicionantes, el equipo amarillo es el que más pinta tiene de quedar, como muy bien, en puestos UEFA. Para empezar tienen nada más y nada menos que un Barcelona en el Camp Nou que podría cantar el alirón. Justo después, reciben al Real Madrid y seguidamente al Valencia, por lo que sólo un pleno les garantizaría llegar con opciones al final. Al menos ahí el terreno se suaviza, con una visita a Son Moix sin relevancia para los bermellones. Si no volviésemos a puntuar, los de Pellegrini lo tendrían igual que el Atlético para cazarnos. Tal y como está el Villarreal, seis de doce se antojan demasiados puntos.

Anuncios

Encuesta: ¿Cuántos puntos serán necesarios para terminar en la tercera plaza?

Después de una semana de parón por algunos motivos, entre ellos el partido intersemanal, volvemos a poner en marcha nuestra encuesta, en la que siempre solemos reflejar las inquietudes de la afición sevillista. En esta ocasión vamos a pulsar el acierto matemático de nuestros lectores, quienes tendrán el reto de adivinar el número de puntos necesarios para terminar en la tercera posición a final de temporada. De haber mantenido el colchón, los puntos necesarios serían prácticamente testimoniales, pero en la situación actual parece que no serán pocos los partidos de triunfo obligado. Sin embargo, también cuenta el acierto o desacierto de los perseguidores, que no obstante ya son más de uno y vienen apretando.

Aquí podéis reflejar vuestra opinión:

Así les vimos: Navas y Palop vuelven a coincidir en el primer escalón

Después de varias semanas sin dedicar un post a nuestra clasificación de “Así les vimos”, volvemos a recordar a nuestos lectores que sigue siendo actualizada después de cada partido. En esta ocasión, la derrota ante el Real Madrid, cuarta consecutiva, provoca que de nuevo haya movimiento en la cabeza de la tabla. De hecho, a Palop sólo le ha durado tres días el liderato en solitario y ahora lo vuelve a compartir con Jesús Navas. Justo por detrás continúa el francés Squillaci, que no jugó.

Un poco por debajo se han producido un par de cambios de posiciones. Capel (9º), uno de los pocos que se salvaron en la segunda parte, ha adelantado al goleador Renato (10º). Además, Duscher (11º) se coloca por delante de David Prieto (12º). También ha habido premio para los minutos finales de Maresca (16º), que ha conseguido ascender un peldaño en detrimento de Konko (17º).

Si quieres participar con tus opiniones envíanos un correo tras el partido correspondiente y las incluiremos. Nuestro correo es :sevillistasderenault@yahoo.es. Tambien puedes introducir tus votos en el apartado  Comentarios que aparece al final de la crónica del partido pero recuerda que si votas debes hacerlo sobre todos los jugadores que hayan tenido minutos en ese partido concreto.

Valencia CF 3; Sevilla FC 1. Mal momento para perder la cabeza

El Sevilla se ha complicado y mucho la tercera plaza después de caer en Mestalla ante un equipo que sabía que se jugaba mucho y lo demostró. No dieron la misma impresión alguno de nuestros futbolistas, para los que tanta repetición de que en esta Liga estaba todo hecho, parece haberles afectado. Mención aparte para González Vázquez, que acribilló de tarjetas un partido (y especialmente a los nuestros) , que sólo se puso feo en los minutos finales.

Vodpod videos no longer available.

No empezó mal, de todas formas, la cosa. A pesar de contar con uno solo de los killers, el equipo salió muy valiente a por el primer gol y el Valencia se vio encerrado en su propia área. Adriano y Jesús Navas se encargaban de crear el 90% de las ocasiones por su banda, la derecha, aunque Romaric puso un balón desde la siniestra para Kanouté, que a punto estuvo de significar el cero a uno. No fue así, pero de ese corner, uno de los ocho que lanzamos en la primera parte, llegó un certero remate de Escudé que por fin hacía justicia. El equipo seguía bien posicionado, aguantando bien los arreones del Valencia y saliendo con peligro hacia arriba. En el primer tiempo fuimos infinitamente superiores y solo la mala suerte hizo que no nos pusiéramos con un 0-3.

Eso sí, si hay algo con lo que no se puede luchar es con las decisiones arbitrales. Al menos, desde el césped. Navas, Duscher, Squillaci y Adriano se vieron pronto con amarilla, los dos últimos en una jugada que terminó con bote neutral pero dos amonestaciones en una presumible falta. Todavía nos estamos preguntando porqué vio la tarjeta amarilla Adriano en una jugada donde no intervino en absoluto. Aún así, seguíamos llegando y el segundo podía convertirse en una realidad. Perotti tuvo la suya pero remató forzado y el bote permitió atrapar a César. Poco después, jugada con más de veinte toques que termina con un despeje de pómulo del meta a tiro de Romaric. Esa jugada, en la época de Juande le pegaba en la cara al portero y entraba.

Cuando todo hacía indicar que llegaríamos al descanso con un panorama muy soleado, las nubes acecharon en cinco minutos fatídicos. Primero, Adriano veía la segunda al cortar una contra aún cerca del área valencianista. Nada que objetar a esa tarjeta si hubiera sido amarilla, pero el psicópata de Gonzalez Vazquez tiró rapidamente de gatillo para expulsar con roja directa a nuestro jugador. Primera canallada consumada.

Cuando lo importante era, sea como fuere, terminar el primer acto por delante, jugada embarullada y Escudé sale a lo loco a por un balón y termina derribando claramente a Mata en el área. Villa no desaprovechó el regalito. Para mayor desgracia nuestra, Jiménez se encargó de empeorar la situación sustituyendo a Perotti, curiosamente uno de los pocos que no estaba amonestado, para colocar a Mosquera en el campo. Que me perdonen pero yo sigo sin entender algunas decisiones  de nuestro entrenador.

En la segunda parte Emery no tuvo más remedio que recoger el guante de su homólogo y mandó a sus tropas avanzar por la banda izquierda. A punto estuvo de sacarle el máximo rendimiento a la estrategia, pero por suerte Mosquera se fue entonando con el paso de los minutos. El Valencia, como era de esperar, llegaba y llegaba con peligro, aunque veíamos a un Sevilla que no se escondía aunque tampoco gozó de ocasión alguna para volver a desequilibrar. Romaric era el que más se esforzaba, mientras que Capel, que sustituyó a Navas (obsérvese que Jiménez utiliza dos cambios para una estrategia en la que le hubiese servido el de Capel por Navas), estaba muy desaprovechado como jugador más adelantado y por el centro. A nuestro juicio, Capel debió pegarse a banda izquierda y buscar provocar la segunda tarjeta al morenito Miguel. Pero nada, lo pegó a banda derecha y luego lo puso de punta.

Pasaban los minutos y a todos los sevillistas nos recorría esa sensación de que todo el trabajo acabaría tirado por tierra por una de esas jugadas a la contra a la que acostumbran Villa, Mata y compañía. Nada más lejos de la realidad, de hecho el asturiano se marchó con algunas molestias y fue sustituido por Morientes. Al final, el gol llegó, porque tenía que llegar, pero asombrosamente fue por demérito sevillista. Un Fernando Navarro que parecía bastante entonado hasta el momento, se permitió el lujo de saltar en el área ante un centro, bastante pasado, por cierto, para tocar con la mano y obligar a Bernardino a señalar otra vez el punto fatídico. Además, para rizar el rizo, Palop protestó la inexcusable acción y vio la quinta, por lo que Javi Varas tendrá que defender los tres palos en el Camp Nou.

Mata tampoco dudó y nos puso por detrás en el marcador, donde nos quedaríamos hasta el final. Luis Fabiano entró con ganas de arreglarlo, tantas que casi termina de estropearlo con una violenta acción que le costó la amarilla. Aunque Marchena estuvo listo para provocarle, no es menos cierto que el central sabía lo que hacía porque las revoluciones en las que andaba el carioca eran excesivas. Tampoco estará en el banquillo del coliseo culé Jiménez, expulsado por protestar.

El tercero del Valencia, ya sobre la hora, no fue más que una anécdota en un partido que nos hace pensar y mucho en la semana pasada. Como ya ocurriese hace unos meses, la gran racha de siete partidos invicto se sucede de dos derrotas seguidas. El problema es que los que vienen son Barcelona, Madrid y Villarreal. Al menos este último pasa por su peor momento. La racha es sólo de cinco puntos con el goalaverage perdido, por lo que más nos vale hacer algún milagro ante los dos imbatibles de esta liga.

Bernardino González Vázquez hizo honor a lo que se esperaba de él, un arbitraje teledirigido como siempre nos hace y dejándonos una vez mas en inferioridad numérica. Las tarjetas fueron excesivas por ambos bandos, aunque para nosotros las repercusiones acabaron siendo exponencialmente mayores. ¿Cuando dará Del Nido un puñetazo en la mesa como hizo el presidente de Osasuna en su momento ? Ya está bien de tragar y tragar y poner siempre la otra mejilla. Este árbitro impresentable debe ser recusado a perpetuidad por el Sevilla a la voz de ya.

Lo peor son las secuelas, más que nada porque Mosquera se antoja como la sombra de Messi el miércoles, con todo lo que eso conlleva. No podremos contar ni con Jimenez ni Adriano ni Palop. Los sevillistas que queríamos más emoción en los partidos, aquí la tenemos. A partir de ahora un fallo más puede ser contraproducente. Que Henry y Eto´o nos cojan confesados. Y si puede ser, que no nos cojan.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Adriano (2), Escudé (2), Squillaci (1), Fernando Navarro, (0) Duscher (1), Renato (1), Jesús Navas (1), Romaric (2), Perotti (2) y Kanouté (2). También jugaron Mosquera (1), Capel (1) y Luis Fabiano (s.c)

Alonso se encuentra con la lluvia en China y sólo puede terminar noveno

Día histórico para Red Bull, sin difusores y sin KERS Sebastian Vettel se impone en el GP de China Vettel ya acumula dos victorias en F1 Sebastian Vettel consiguió ayer la Pole en seco, pero hoy ha ganado sobre mojado el Gran Premio de China en el Circuito Internacional de Shangái. El alemán de Red Bull ha llevado a cabo una carrera magistral, sin un solo error y con un ritmo inalcanzable para sus rivales. Su compañero de equipo, Mark Webber, ha logrado el segundo puesto, su mejor clasificación en un Gran Premio de Fórmula 1, lo que completa un extraordinario doblete para Red Bull. Por su lado, los pilotos de Brawn se han tenido que conformar esta vez con el tercer puesto de Button y el cuarto de Barrichello. La lluvia ha vuelto a ser protagonista de un GP de Fórmula 1 en esta temporada 2009, pero esta vez desde el principio.

Vodpod videos no longer available.

La presencia del Safety Car ha inaugurado una carrera donde se han sucedido continuamente trompos, salidas de pista y toques entre coches debido al intenso aguacero que ha caído en China. Por ejemplo, Adrian Sutil ha clavado el morro en las barreras tras perder el control de su Force India a alta velocidad cuando ocupaba la sexta posición. El impacto ha sido impresionante, pero afortunadamente no le ha sucedido nada al piloto. Otro choque espectacular ha sido el de Kubica con Trulli. El alemán ha volado literalmente por encima del Toyota, destruyéndole la parte trasera del monoplaza de Trulli y obligándole a abandonar. Los Ferrari tampoco han tenido suerte este fin de semana. El monoplaza de Felipe Massa se ha quedado clavado en la pista por un problema eléctrico cuando el Safety Car estaba en el circuito a causa del incidente de Kubica con Trulli. Por su lado, Kimi Raikkonen tampoco ha hecho una buena carrera y ha acabado el el décimo puesto de carrera.

Fernando Alonso, que salía desde la segunda posición tras una calificación con poca carga de gasolina, ha tenido que repostar a las pocas vueltas de empezar el GP y ha quedado relegado a la última posición de la carrera. Desde ahí ha podido remontar, y cuando la quinta posición parecía un objetivo realista, ha cometido un error y su trompo le ha costado perder de nuevo posiciones. Desde el decimotercer lugar, Fernando ha vuelto a la carga y ha terminado la carrera en una aceptable novena posición. En cuanto a su compañero de equipo, Nelson Piquet, ha tenido que cambiar el morro de su R29 tres veces debido a sus salidas de pista, en una de las cuales se ha llevado por delante un cartel publicitario.

Los sevillistas creen que sería necesario reforzarse este verano

Después de que tanto José María del Nido como miembros de la secretaría técnica dejasen claro que el equipo no sufriá muchas modificaciones este verano, la afición se ha pronunciado bastante en contra de este hecho. Tanto es así, que hasta un 70% de los encuestados cree que sería difícil o imposible competir en Liga, Copa y Champions con garantías con esta misma plantilla. Un 14% mantiene la duda debido a que las lesiones han mermado a muchas de las piezas claves durante este ejercicio, mientras que el 17% restante confía plenamente en lo que hay para afrontar lo que se viene encima, que esperemos que sea la vuelta a la máxima competición continental.

Decimos que esperamos porque, aunque hace una semana casi todos los sevillistas lo dábamos ya por hecho dada la enorme cantidad de puntos de colchón, ahora andamos con la mosca detrás de la oreja. No ya por el número de puntos de ventaja con el cuarto, que no obstante sigue siendo importante, sino más bien por la entidad de los rivales con los que nos veremos las caras en las próximas fechas. Por este motivo esta es la pregunta de esta semana: ¿Crees que el Sevilla aguantará hasta final de Liga en las posiciones que dan derecho a jugar la Champions, o acabaremos sucumbiendo al empuje de los que nos preceden?

Algo está cambiando, por fin

En nuestra previa del partido ante el Valladolid, pedíamos sin más que el equipo siguiese en esta línea de resultados para no bajar ritmo en el camino hacia la Champions. Sin embargo, nos sorprendieron con una goleada de las de antes ante un Valladolid al que no se le dejó jugar. Muchos vienen a encerrarse y sacan tajada, pero Almería y Valladolid iban perdiendo en Nervión antes del minuto 10. ¿De qué sirve entonces encerrarse? Ahí está la clave. A partir de ahí, estamos viendo a un Sevilla que empieza a renunciar a su tan manido pelotazo para volver al tiki-taka que le hizo grande. El sábado pasado volvimos a reencontrarnos con ese juego que tanto añorábamos. Incluso algunas jugadas que no llevaron a nada levantaron los aplausos de la afición para premiar la creatividad de los suyos. Eso es lo que queremos quienes exigimos más al equipo. Esperemos que por fin se nos entienda y que podamos seguir aplaudiendo hasta final de liga.

Con un partido a la semana, los jugadores que tienen que ser clave en este Sevilla pueden por fin dar lo máximo de sí mismos. En este punto destacamos a dos hombres principalmente. El primero de ellos es Ndri Romaric, que al ser el jugador con más minutos oficiales como blanquirrojo esta temporada, está agradeciendo más que nadie esta descarga de trabajo. Ahora, con el físico al 100% estamos viendo a ese mediocentro que encandiló a Monchi, del que hasta ahora habíamos vislumbrado pegada pero cuya lentitud le hacía difícil triunfar en nuestro fútbol. El Romaric “post-brecha” es otro y nosotros que nos alegramos. La otra pieza clave, sin ninguna duda es Freddy Kanouté. Aunque el malí nos tenía acostumbrados a partidazos cada cierto tiempo, la eliminación de las diferentes competiciones coperas le permiten llegar al domingo, o mejor dicho al sábado, en plenitud de condiciones para demostrar todo lo que lleva dentro. Quizás no mucha gente se ha percatado de esto, pero la pantera lleva nada más y nada menos que diez goles en los últimos siete partidos de liga.

Lo mejor de todo es que nosotros no estamos fallando (16 de los últimos 18 en juego), mientras que los demás sí que fallan y eso nos acerca cada vez más al objetivo. Sin ir más lejos, aunque ya no nos conformemos con eso, para sacarnos del 4º puesto tendrán que remontarnos casi la mitad de los puntos que quedan en juego. De esos 30, el Atlético está a 11 más otro que nos regala el golaverage. Por contra, ser tercero seguirá siendo complicado pues el Villarreal se mantiene a seis. Todo está por decidir en esta liga a falta de diez jornadas, y una de las cosas que más me gustan de ella es que muchos dicen que la liga se decidirá en el Sevilla – R. Madrid. Esperemos alirón culé para ese sábado a las diez de la noche…