Sevilla FC 1; UD Almería 0. Un charco, tres puntos y poco más

Lo importante hoy era romper la inaceptable racha de resultados ligueros, tanto los de casa como los de 2010 en general, año en el que el equipo se acaba de estrenar en lo que a puntos se refiere. El equipo no desplegó un juego muy distinto al que le hizo caer ante Getafe o Racing, pero la falta de pegada almeriense permitió al Sevilla llevarse el triunfo sin hacer demasiados méritos. Aunque finalizó el partido sin pasar apuros, justo antes del descanso un arreón visitante pudo hacer que los puntos acabaran más repartidos.

Si decíamos en la previa que sería importante no empezar encajando como había ocurrido en las últimas citas en casa, parece que el hecho de advertir la estadística sirvió de maleficio para romperla. La incesante lluvia caída durante toda la jornada del sábado dejó un césped practicable en la mayor parte de las zonas, aunque el lateral Acasiete quiso dar un pase raso justo por donde no corría el balón. Su teórico receptor era el guardameta Alves, pero el cuero se frenó a medio camino y eso lo aprovechó Renato para asistir a un Negredo libre de marca y en boca de gol. Inicio prometedor de un partido que sin embargo no sacó del ya recurrente sopor a la parroquia nervionense. La seguridad del uno a cero permitió a Jiménez dejar de arriesgar un poco menos si cabe, optando por tener el control de la pelota e intentando visitar de vez en cuando a Alves.

Sin embargo, la nula aportación de la pareja Duscher-Romaric volvió a dejar de manifiesto el hueco entre la zaga y Renato tanto a la hora de defender como a la de atacar. Esto permitió al Almería llegar con peligro en varias ocasiones que no llegaron a buen puerto. Si Canales decidió el partido hace dos semanas, el Canales del Almería no tuvo la misma suerte. Un Crusat que viene ya de vuelta sólo consiguió inquietar alguna que otra vez a Dragutinovic, pero entre la falta de acierto de los de Lillo y la contundencia de los centrales, no parecía fácil que llegase el empate.

Y menos aún en la segunda mitad, en la que el Almería no volvió nunca a ser el que llegó al descanso y permitió al Sevilla contemporizar hasta llevarse los tres puntos. Tampoco mereció el local ampliar la renta aunque sí que dispusiera de alguna que otra ocasión clara, como un mano a mano de Negredo que ganó Alves o un disparo franco pero muy desviado del sustituto Capel. El de Albox sustituyó a un Perotti que no está al cien por cien recuperado. El que volvió a demostrar que quiere estar en un safari sudafricano es Navas, que volvió a desbordar como en Coruña pero bastante más tapado que entonces.

Nada cambió hasta que un excesivamente inglés Mateu Lahoz pitó el final de un encuentro en el que no tuvo demasiado trabajo, a excepción de una caída de Corona en el área que acabó con amarilla para el ex-zaragocista. La verdad es que, dadas las circunstancias, lo mejor es quedarse con los tres vitales puntos y pensar en noquear la eliminatoria copera el próximo jueves. A partir de ahí habrá tiempo para preparar la trascendental visita del Valencia, que podría volver a meternos de lleno en la lucha por ser terceros o hacer que empecemos a conformarnos con la fase previa.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Stankevicius (2), Escudé (3), Drago (3), Adriano (1), Duscher (1), Romaric (1), Navas (2), Perotti (2), Renato (2) y Negredo (2). También jugaron Capel (1), Fernando Navarro (s.c) y Luis Fabiano (s.c).

Carreño no es Ibrahimovic

Vaya por delante que el título de este post no tiene para nada la intención de menospreciar al delantero de nuestro Sevilla Atlético. Simplemente, es un aviso para que Diego Rodríguez intente cambiar el estilo de juego que tiene al equipo sin ganar desde hace seis jornadas. Reconozco que ayer fue la primera vez en toda la temporada que no vi al filial en la ciudad deportiva. Lo de hace dos semanas contra el Jaén me pareció demasiado, y me propuse tirar de SFC TV hasta que algo no cambiase. Podeis decir que eso es de mejor o de peor sevillista, pero es un esfuerzo que no más de 150 sevillistas realizan cada domingo y yo necesito que me ofrezcan algo de fútbol para acudir hasta allí.

El caso es que en las últimas seis jornadas hemos cosechado un punto, y lo hicimos ante el paupérrimo equipo del Moratalla en casa. Desde entonces, derrotas en Caravaca y Estepona y en casa ante Real Jaén y Melilla. El dato más curioso es que en diez jornadas hemos hecho seis goles, cinco de ellos de jugada y uno de falta directa. El de falta lo hizo Rodri en El Ejido, y el resto Enrique Carreño. Es decir, el único finalizador que tiene este equipo hoy en día se llama Carreño. Si el utrerano, por lo que sea, no está acertado en algún partido, adiós al mismo. Y para el que vaya a la ciudad deportiva o vea al filial por la tele, puede constatar que no se trata de una exageración, pues el equipo juega por y para Carreño. Aunque Diego empezó a apostar por las bandas, Ikechi ha ido claramente de más a menos (desde su impresionante partido ante el Granada hasta su inapreciable actuación de ayer). Con un único punta y la figura de José Carlos cubriéndole las espaldas aunque ambos no consiguen acoplarse al juego del compañero, este Sevilla Atlético no carbura arriba. El Melilla, un atípico líder que vino ayer a encerrarse, encontró su premio en el minuto 86 en una de sus pocas llegadas, pero le sirvió. Los nuestros marearon la perdiz pero no consiguieron batir a Dorronsoro.

Si nuestro Ibrahimovic no tiene el día, que demasiado hace ya, estaría bien no hacerle tan responsable del éxito de un equipo en el que juegan otros diez. No haría mal Diego en buscar un sistema alternativo otorgando más profundidad al centro del campo (Sachetti es un Poulsen y Campaña tiene mucha calidad, pero también 16 años en una categoría de abuelos que se las saben todas). El juego debe desembocar en las botas de Carreño, pero siempre dentro del área y no con 30 metros por delante y en solitario.

El domingo, de nuevo en casa, toca recibir a la revelación, el San Roque de Lepe. Curiosamente este equipo se llevó un saco de goles, cuatro en concreto, en su visita al Sevilla C la pasada temporada. A ver si los hermanos mayores están a la misma altura.

Villarreal CF 0; Sevilla FC 2. Luisfa y Kanouté cortan la hemorragia

Después del partidazo que abrió la jornada, viésemos lo que viésemos en el Madrigal nos iba a saber a poco. Las predicciones se cumplieron con creces, pero al menos volvimos a saborear el triunfo un mes después. Éste se fraguó después de una primera parte en forma de somnífero que dejó paso a una segunda más o menos igual, pero con dos arreones de los de arriba. Era clave romper la hemorragia de derrotas y se consiguió.

Vodpod videos no longer available.

Jiménez apostó por incluir su sorpresa de cada jornada con la retirada de Navas y Capel del once inicial. En sus puestos, Perotti y Adriano comenzaron rotándose, pero aunque un recurso se repita hasta la saciedad, no tiene porqué funcionar algún día. De hecho, nada funcionó ni en el Sevilla ni en el Villarreal. Aunque los amarillos mostraban al menos algo de intención con el nervioso Nihat, en los nuestros Kanouté parecía peligrosamente desconectado del partido. Podríamos seguir hablando párrafos y párrafos sobre la primera parte, pero fue tan poquísimo lo que esta nos ofreció que será mejor pasar página. Ni un tiro a puerta, ya sea entre los tres palos o directamente a la grada. Ni Diego López ni Palop tuvieron trabajo y los equipos se fueron al descanso con las espadas en todo lo alto ;o mejor dicho, en todo lo bajo.

Por lo menos, llegada la reanudación las levantaron un poquito, para intentar demostrar que querían quitarse los puntos mutuamente. Nada más empezar, Squillaci con un cabezazo alto ponía en marcha la estadística ofensiva del equipo, aunque Godín no tardó en dar la réplica para que se estirase Palop. Los de arriba apenas habían aparecido, pero cuando lo hicieron fue de verdad. Corría el trece de la segunda cuando Luisfa mandaba a las mallas un centro de Kanouté, previo paso entre las piernas de Diego López. Vital bocanada de aire para un equipo que no había merecido tal premio, pero que no estaba dispuesto a dejarlo escapar.

Como era de esperar el partido se abrió, dejando atrás el pacto de no agresión planteado hasta entonces. Haciendo honor a su forma de ver el fútbol, Pellegrini alentó a los suyos para que tocaran y tocaran en busca de Palop, pero el valenciano estuvo bien y no se dejó batir. Ocasiones no le faltaron para ello, porque como era de esperar el equipo se echó atrás y se encomendó una vez mas a la Macarena. Mientras tanto, Perotti, una vez vaciado su depósito, dejó sitio a Jesús Navas.

Entramos ahora en el capítulo Iturralde, que hasta entonces había estado sospechosamente tranquilo y huérfano de protagonismo. Llegaba ya la media hora de la segunda parte cuando mostró a Konko la segunda amarilla por desplazar un balón con el juego detenido. Antes, en la primera parte, había visto otra por protestar. Aunque con el reglamento en la mano, el desplazamiento pueda ser considerado como tarjeta, los buenos árbitros saben contemporizar y se limitan a advertir verbalmente. Pero lo de buen árbitro no va con el vasco Iturralde que se empeña en convertirse en protagonista y siempre en forma negativa cada vez que por medio anda el Sevilla. En la recta final sacó inexplicablemente varias tarjetas mas que harán que ni Navarro ni Konko puedan jugar contra el Mallorca.  Parece cosa de la alineación de varios planetas que el francés pueda jugar dos partidos consecutivos. El del sábado próximo, comités mediante, tampoco lo será.

Ahora sí que la cosa tenía mala pinta y se esperaba el empate amarillo. Para nuestro temor, Luis Fabiano abandonaba el campo y Maresca le sustituía (lo de sustituir es una forma de hablar porque al italiano no se le vió aparecer), por lo que los temblores empezaban a aparecer. Menos mal que Kanouté siempre es Kanouté, incluso cuando parece que el león está dormido. Freddy, no contento con su asistencia, agarró un balón cerca de la medular, avanzó y tiró un latigazo imposible para Diego López, que sólo pudo verla entrar junto a su palo izquierdo. Colorín colorado para un choque que pudo acabar mucho peor de lo que lo hizo.

Más allá de pensar en que el juego sigue siendo indigno del tercero de la Liga, lo importante hoy es pensar que volvemos a sumar un mes después, que el Tourmalet se ha terminado y que lo que queda es bajar el puerto. Será mejor no pedalear en las curvas porque una caída puede ser fatal. De momento, dormimos con una renta de cuatro puntos que se podría volver a estrechar y mucho. Nosotros, que siempre hemos sido amantes de los periquitos, nos reafirmamos para mañana por la tarde.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (2), Konko (1), Squillaci (2), Escudé (2), Fernando Navarro (2), Duscher (2), Renato (2), Adriano (2), Perotti (2), Luis Fabiano (2) y Kanouté (2). También jugaron Jesús Navas (1), Maresca (s.c) y Drago (s.c)

Los sevillistas creen que sería necesario reforzarse este verano

Después de que tanto José María del Nido como miembros de la secretaría técnica dejasen claro que el equipo no sufriá muchas modificaciones este verano, la afición se ha pronunciado bastante en contra de este hecho. Tanto es así, que hasta un 70% de los encuestados cree que sería difícil o imposible competir en Liga, Copa y Champions con garantías con esta misma plantilla. Un 14% mantiene la duda debido a que las lesiones han mermado a muchas de las piezas claves durante este ejercicio, mientras que el 17% restante confía plenamente en lo que hay para afrontar lo que se viene encima, que esperemos que sea la vuelta a la máxima competición continental.

Decimos que esperamos porque, aunque hace una semana casi todos los sevillistas lo dábamos ya por hecho dada la enorme cantidad de puntos de colchón, ahora andamos con la mosca detrás de la oreja. No ya por el número de puntos de ventaja con el cuarto, que no obstante sigue siendo importante, sino más bien por la entidad de los rivales con los que nos veremos las caras en las próximas fechas. Por este motivo esta es la pregunta de esta semana: ¿Crees que el Sevilla aguantará hasta final de Liga en las posiciones que dan derecho a jugar la Champions, o acabaremos sucumbiendo al empuje de los que nos preceden?

Con seguir en la línea nos sirve

Lleva el Sevilla una buena racha de resultados en las últimas jornadas: trece de los últimos quince puntos en juego y, sobre todo, seis de seis en los dos últimos encuentros caseros. Aquí es donde el equipo se tiene que hacer fuerte, tal y como dijo el presidente entre semana. Si hay algo que impida que ahora mismo la clasificación para Champions no sea un hecho, esto es el bajón como local de gran parte de esta temporada. Mientras que los números como visitante son mejores que nunca, en el Sánchez Pizjuán llevamos “sólo” 26 de los 42 puntos que se han puesto en juego (no llega a los dos puntos por partido en nuestro feudo).

Vodpod videos no longer available.

Se ha hablado mucho de que los equipos ya saben como jugarle al Sevilla en su campo, de que vienen a encerrarse y a impedir el juego del Sevilla y todo eso. Estamos seguros de que el Almería sabía a lo que venía, y que hubiese sido muy posible que el partido se hubiese parecido mucho a la mayoría de sus precedentes. Sin embargo, aquel gol de Kanouté en el minuto cinco lo cambió todo. Esto quiere decir que si se va a por el partido desde el minuto 0, lo normal es que la pegada de este equipo le permita encarrilar otro buen resultado que nos ayude a consolidar el tercer puesto.

Para ello, Acosta, Konko y Escudé no estarán disponibles, pero es alentador que se pueda formar una lista de 20 hombres sin recurrir a miembros del filial. Hasta las 21 horas no sabremos que dos se quedan fuera, pero lo que sí esperamos es que Perotti no sea uno de ellos, porque ha demostrado que aunque no sea necesariamente desde el inicio, puede aportar mucho al juego de este equipo.

En la ida, el Valladolid ya nos remontó un partido en el que se autoexpulsó Luis Fabiano. Esperemos que mañana se pueda ver la réplica. Será, como casi siempre en La Sexta, y como no, como siempre, en este mismo blog por ASR TV.