No gana, pero al menos entretiene

Los sevillistas que han acudido a ver al filial en sus dos últimos partidos en casa, han podido ver un total de 10 goles en 180 minutos. Gran media, que palía en cierta medida la ausencia de victorias en el equipo sevillista. En la tarde del sábado, por primera vez en toda la temporada, el equipo fue capaz de hacer tres goles, aunque tampoco le sirvió para quedarse con los tres puntos.

El protagonista fue Lesma López, único árbitro que en su sano juicio es capaz de pitar tres penaltis al colista de la Liga Adelante en sólo 17 minutos. Los tres los provocó Pouga, que a pesar de su falta de olfato goleador, intimidó y mucho en el área. Antes de las tres penas máximas, Ochoa había permitido a los pimentoneros irse al descanso en ventaja, mientras que Bruno (otro ex-canterano que moja) parecía sentenciar pasada la hora.

A partir de ahí, Lesma le dio vida al partido con sus controvertidas señalizaciones al punto fatídico. No sólo el filial fue beneficiado, pues Bruno consiguió su doblete con otro penalti cometido por Fali que permitió a Bruno marcharse con doblete. También tuvo doblete José Carlos, que se estrenó como goleador en Segunda A. Disparó los dos últimos penaltis, y aunque falló el segundo, supo cazar el rechace y empatar.

Después de 24 jornadas sin ganar, Fermín Galeote ya tiene el record que buscaba (entrenador del equipo que acumula más partidos sin ganar en toda la historia de la categoría). Si Jiménez se está ganando la permanencia con trabajo, a este no le cuesta el trabajo (el empleo) nada de lo que (mal)hace. El Domingo de Ramos, a las 18:00, Hércules – Sevilla Atlético.

Urge que cambie algo en el Sevilla Atlético

Cuando casi nos preparábamos para contar aquí que la noticia había saltado, y que el Sevilla Atlético abandonaba la última plaza a costa del Alicante, un nuevo varapalo ha acabado azontando al filial. Un equipo que al descanso ganaba al penúltimo por dos a cero ha dejado escapar tres puntos que le hunden más si cabe en la tabla. La expulsión de Redondo en la segunda parte bloqueó a los sevillistas, que eran flanes a partir de entonces en cada ataque alicantinista.

Pero no queremos centrarnos en lamentos deportivos, pues el problema no creemos que sea siempre la mala suerte o la inexperiencia. Desde este blog venimos manteniendo que Fermín Galeote no debería tener carta blanca para hacer del filial lo que quiera, como así se lo han hecho saber los mandamases del club. El equipo está sumido en una tremenda depresión futbolística, y cuando parece que va a poder sacar la cabeza, le vuelven a dar con el mazo.

El crecimiento de los chavales tiene también, no lo olvidemos, un importante porcentaje de estado anímico. Ese estado que se va dinamitando semana tras semana al ver que pase lo que pase los resultados no llegan. Es necesaria para esa plantilla un cambio de manos, otra forma de ver el fútbol, de afrontar los partidos o de asimilar las derrotas. No es normal que, por mucha inexperiencia que se tenga, los errores se repitan una y otra y otra vez sin discriminación. Parece lógico que algo falla en la persona que maneja el barco. No sería necesario ni dejar de alimentar bocas amigas. Bastaría con permitir a Galeote dejar que siga haciendo grande al Sevilla C, mientras que Diego Rodríguez da el salto e intenta (sin que sea un gran reto) mejorar lo que hay.

Quizás de esta manera se darían oportunidades a otros futbolistas que no son del “agrado” de Don Fermín. Sin ir más lejos,  un centrocampista ofensivo como Mohammed es el delantero centro de ese equipo. A lo mejor lo está formando para que dé el salto, pero se me hace difícil, teniendo en cuenta sus 25 años y que lleva desde 2003 con Galeote en el Sevilla C. En la mediapunta le acompañó hoy Barranco, que debería jugar en su puesto natural de mediocentro. O José Carlos, que jugó en la medular cuando su situación ideal es arriba del todo (es el segundo máximo anotador del C). Mientras, futbolistas como Trecarichi, Igor, o el propio Pukki (fue suplente la semana pasada en Vigo), que como nuevos Messis, tienen más posibilidades de ir convocados con el primer equipo que de jugar con el segundo.

Para terminar, no me quiero olvidar de que el recambio atacante del filial es Fali (este año cumplirá 26 tacos) o de que el mejor jugador del juvenil campeón de Copa, el portero Juan Martín, es la cuarta opción para Manolo Jiménez (tras Palop, Javi Varas y Vargas) pero Galeote lo mandó al C para traer a un madrileño de 25 años.

Si se justifica la posición clasificatoria con el cambio generacional, desde luego hay un dato que me baila. Si esa es la manera de promocionar a un equipo filial, parece que el trabajo deportivo del actual técnico sevillista está muy en consonacia con el del trabajo de club. Aún se está a tiempo de crear un equipo de garantías aunque se descienda a Segunda B. Esperemos que la directiva recapacite y deje que la incompetencia se  adueñe de otra rama más de nuestra entidad.

Deportivo LC 1; Sevilla FC 3. Con todo en contra, lo consiguió a la contra

Si pinchas en el siguiente enlace podrás ver videos de cada gol. Por cierto, vaya golazos, los tres nuestros.

Crónica:

Gran partido del Sevilla en La Coruña, en el segundo de los tres asaltos ante el equipo coruñés que de momento va 2-0. Cuando no hay nada que criticar los críticos se callan, por lo que no hay demasiado que objetar hoy a Jiménez. Quizá sólo que prefiriese a Maresca en lugar de Kanouté, aunque no tenía porqué saber como saldría del campo el italiano. Ante un Deportivo en racha, acabó aburriendo a la afición blanquiazul con un festival de efectividad que hacía del resultado mera anécdota con respecto a lo que se vio. Pero como la valentía también se premia, el Sevilla encontró el tesoro de los tres puntos al optar por no encerrarse a achicar balones desde el 1-1 hasta el minuto 94.

Todo empezó como últimamente en Liga y siguió mucho peor que últimamente en Liga. Pero; ver para creer, terminó mucho mejor de lo que el más optimista de los sevillistas podía vaticinar dadas las circunstancias. El equipo volvió a mostrarse como un grande a pesar de que Maresca se lo puso muy difícil con una estúpida autoexpulsión. Sin embargo, la segunda parte fue mucho más de lo que esperábamos. Con un gol en contra y un futbolista menos, una más que esperable sentencia gallega dejó paso a una auténtica revolución comandada por Kanouté.

El malí se quedó en el banquillo por estar supuestamente tocado, y Jiménez optó por Maresca en el mediocentro para adelantar a Renato. Sin embargo, el italiano volvió a demostrar que no está a la altura esta temporada y se fue del partido de motu propio. La primera parte es fácilmente resumible con un Sevilla que recordó a las primeras partes de Mallorca y Osasuna.  Al contrario de esos partidos, Palop se tragó un a priori fácil disparo de Bodipo que supuso el uno a cero. Para terminar de “bordarlo”, la ya comentada expulsión de Maresca al dar un claro codazo sin balón a Guardado justo delante de los morros de Rubinos. Al descanso con mala imagen, mala cara y pocas opciones de sacar algo.

En la segunda parte, Jiménez recapacitó y se pensó mejor la gravedad de la supuesta lesión que dejó a Kanouté en el banco. La pantera rosa sustituyó a Crespo y Adriano bajó al lateral diestro. Y sin que diera tiempo a sentarse, primera conexión Freddy – Luisfa y empate que te crió. El brasileño mandó a la red un balón muy complicado que Aranzubía no pudo ni intuir. Lógicamente, el equipo volvió un poco atrás pero nunca hizo ascos al contragolpe, motivo por el cual se consiguió la proeza.

Hasta seis ocasiones del Depor hacían más que factible que el sueño se terminara desvaneciendo, pero Palop estaba dispuesto a volver a ser el de las grandes ocasiones. El Sevilla no llegaba. No le hizo falta, porque para cuando lo hizo a doce del final tuvo la mayor de las punterías. Contra de libro que termina en un centro largo de Capel, que había sustituído a Luis Fabiano. El balón no llega a Kanouté, que tiene que ir al corner opuesto a buscar el cuero. Desde allí la puso de lujo para Renato, quien rodeado de cuatro defensas remató en plancha a placer el segundo.

Si Palop había sido clave hasta entonces, se terminó de salir con dos espectaculares acciones. Sergio y Juan Rodríguez  las disfrutaron, pero se encontraron con el crack de La Alcudia que se resarcía de su fallo en el gol. La situación era muy parecida a la que precedió al 1-2, y terminó de la misma manera. Otra contra que deja a Navas completamente solo. Junto al palo zurdo de Aranzubía ve la llegada de Capel, que ya en el descuento cierra la cuenta para firmar la segunda victoria liguera  en La Coruña en 55 años. Aunque en Copa nos ha ido algo mejor allí, no haríamos mal en confirmarlo el miércoles. Cualquier empate vale, pero mejor si la actitud se parece a la de hoy.

En cuanto a Jiménez, no creemos ni que él esperara tal vuelco en un partido que se iba. Aunque el último cambio de Escudé fue totalmente de la casa, hay que valorar las más que relevantes sustituciones con las que puso en el campo a Kanouté y Capel.

Por el Sevilla jugaron: Palop (2), Crespo (1), David Prieto (1), Squillaci (2), Navarro (2), Maresca (0), Romaric (1), Navas (3), Adriano (2), Renato (2) y Luis Fabiano (2). También jugaron Kanouté (3), Capel (2), Escudé (s.c).

R.Madrid 3-Sevilla FC 4.Cúmulo de sensaciones con final feliz

Todavía tengo el corazón en la boca. Partido loco en el que pudo pasar de todo y en el que casi no nos dio tiempo de pasar de la esperanza a la alegría, luego el temor, decepción y otra vez alegría para celebrar una victoria en un estadio casi  inexpugnable para nosotros.

Ganamos demostrando una gran pegada en la primera parte, pero sin olvidar el espíritu conservador que casi nos cuesta una derrota ante una grada enfervorecida. Todo empezó de la mejor manera, con un golito de Adriano a los dos minutos que  incendiaba al ya de por sí calentito respetable del Bernabéu. Sin embargo, poco nos duró la alegría y Raúl empató al rematar una falta en la que Konko no estuvo demasiado avispado. Aún así y sin que sirva de precedente, Jiménez estaba dispuesto a atacar las críticas con hechos y demostrar que el suyo no es un equipo defensivo.

El gran protagonismo de Romaric y las incorporaciones de Renato permitían un fútbol dinámico que complicaba las cosas al Real Madrid. Y casi en la segunda llegada, falta que bota Renato y después de que pase de todo en el área, Romaric la manda a la red de cabeza. Sorpresivo comienzo de un partido que se ponía muy de cara para dar la campanada en la capital. Aunque Squillaci pudo ser expulsado por un claro puñetazo a Gago, hasta el árbitro parecía por la labor de que nos llevásemos el premio, algo que se acentuó con el tercer gol. Centro desde la izquierda, barullo en el área y un rechace para que Kanouté haga lo que mejor sabe, definir en el área pequeña.

La ventaja era de ensueño en el descanso, y la inoperancia e impotencia del Madrid invitaban a seguir creyendo y mordiendo. Pero, ay amigo, los instintos reservones volvieron a aparecer para desgracia del sevillista de a pié. El equipo sálió con la idea de que ya estaba bien por hoy y le pudo costar muy caro. La banda de Schuster no tardó en encerrarnos en el área y el público dejó de pensar en Calderón: combinación fatal.

Primero Higuaín con un buen disparo ajustado desde fuera del área (pasividad en la marca mediante), acortó distancias y nos hizo imaginar lo que no tardaría en llegar. Dos minutos después, a balón parado el empate, con un cabezazo de Gago sin oposición. Lo que todos sabíamos pero Jiménez se resistía a pensar acabó ocurriendo y el partido se nos iba, porque quedaban 25 minutos y los blancos querían más. Pero afortunadamente Robben demostró demasiado su ira por un posible penalti a Higuaín y le dio un plantillazo a Duscher que le supuso la segunda.

Ahora sí, que casualidad, el Sevilla recordó que su rival era Casillas y no el Pipita, lanzando un par de contras y estirando líneas. En una de ellas, a cinco del final, Kanouté centra desde la derecha y Renato cabecea solo entre dos centrales. Nuevo vuelco a un partido en el que se acabó haciendo justicia, pero en el que no se podrían buscar culpables externos de no haber conseguido los tres puntos.

El árbitro, de once, pues el Marca lo da como auténtico artífice de la derrota madridista. Con eso se dice todo.

En  el apartado de valoraciones , destacar el partidazo de Palop y la tremenda aportación de Renato delante y como engarce con los centrocampistas. Una vez mas se demuestra que lo importante no es poner muchos delanteros sino hacer que lleguen muchos balones a la olla. Muy destacable tambien la seguridad defensiva que aporta Squillaci. Javi Navarro puede retirarse tranquilo porque la plaza está bien cubierta.

Ahora que he recuperado la normalidad del pulso, recordaros que ya estamos de nuevo en puestos champions y que el  Tourmalet tenemos que coronarlo con una victoria ante el Villarreal si o si.

El Madrid, visto lo visto debería conformarse con no salir  humillado del Camp Nou. Otra cosa sería soñar. Hasta el propio Schuster ha declarado en rueda de prensa que: “Ahora mismo no es posible ganar en el Camp Nou”. El alemán es para echarle de comer aparte y sale a titular por declaración.

Por el Sevilla FC jugaron: Palop (3), Konko(2), Squillaci(3), Escudé(2), Fernando Navarro(2), Duscher(2), Romaric(2), Navas(2), Adriano(1), Renato(3) y Kanouté(2). También jugaron Capel(1), Fazio(2) y Dragutinovic(s.c.).